miércoles, 2 de septiembre de 2015

4 años y nuevas búsquedas



Estimados amigos de Vinarquía,

Hemos llegado a un nuevo aniversario del blog, nuestro cuarto año en la blogósfera.
A veces lo hicimos bien, a veces nos equivocamos, pero estoy muy orgulloso de lo logrado. A pesar de que cada vez cuesta más conseguir tiempo para escribir, no hemos aflojado y conseguimos que nos reconozcan como una voz válida en el mundo de la comunicación de los vinos argentinos. Un reconocimiento que viene de parte de los consumidores, al fin de cuentas ese es el público al que siempre apunté.
Sin embargo, creo que Vinarquía necesita un cambio. No solo un cambio estético, que tal vez venga o tal vez no, sino un cambio en sus búsquedas. Sinceramente ya me aburrí de hablar del día a día de los vinos catados y las degustaciones a las que tengo la fortuna de asistir. Siempre me gustaron las historias y anécdotas del mundo del vino, y algunas fui mechando. Disfruto mucho escribir esas crónicas que usted podrá contar en la sobremesa y para allí va el nuevo camino de Vinarquía. Vamos hacia esas historias alrededor de una copa, como dice nuestra revista digital.
Igualmente vamos a hacer un espacio para los vinos catados, pero serán agrupados en una nota con lo recomendado del mes.
Hay muchos detalles que organizar aún y por eso vamos a estar unas semanas con poca actividad.
Algunos van a disfrutar el nuevo estilo, los curiosos, los que gusten de leer. Otros se alejarán irremediablemente, aunque seguiremos siendo amigos.

Sea como sea, hoy alzo nuevamente mi copa y propongo un brindis con mis lectores a la distancia.

¡gracias!



lunes, 31 de agosto de 2015

Foto del mes

Wine, por Michal Dziekan para Wall Street Journal

Otro mes llega a su fin y para cerrarlo siempre tenemos una foto aguardando.  En este caso elegí una del ilustrador polaco Michal Dziekan que trabaja gran cantidad de temas con un estilo muy mordaz y esta ilustración me parece perfecta para cerrar el mes en que se dieron a conocer los puntajes de Wine Advocate del influyente Robert Parker Jr.
Para los que no se enteraron, el viernes se publicaron las puntuaciones que dio Luis Gutiérrez a 1056 vinos argentinos.  El español es el encargado de catar para la prestigiosa revista norteamericana y como siempre hubo grandes ganadores y grandes que quedaron afuera.  La lista completa pueden leerla en el blog amigo Kuari.
No voy a entrar en debate aquí sobre los puntajes, concursos y demás asuntos similares porque ya lo he hecho en varias oportunidades.  Más allá de ser reacio (y hasta incrédulo) no puedo negar lo bueno que son en lo suyo quienes catan nuestros vinos y sus puntajes son una referencia más a tener en cuenta como consumidores (solo una más).  A la hora de vender vinos estos puntajes son fundamentales, sobre todo cuando hablamos de exportar.  Eso hace que muchos elaboren el vino que quiere el catador internacional y no el vino que ellos quisieran o que históricamente hicieron.  Hoy noto una gran búsqueda de nuevos horizontes, Luis Gutiérrez lo supo premiar, así que esperemos que la imagen en cuestión solo sea un reflejo de tiempos pasados. ¿Será?




lunes, 24 de agosto de 2015

Mi experiencia Bag in Box


Este año se está hablando mucho del Bag in Box, que parece que está logrando (¡al fin!) afirmarse en el mercado.  El concepto ya es un éxito en otros mercados, pero acá el tetra arrasa entre los vinos de mesa.  Este año el INV le dio su apoyo y se sumaron varias bodegas que hacen vinos copados, lo que hizo que todos los enófilos pongamos los ojos sobre esta "cajita feliz".
El concepto es sencillo.  Una bolsa de materiales especiales, con vino envasado al vacío, dentro de una caja.  Trae una canillita incorporada que sacás cuando abrís la caja y ¡voila! ya tenés vino.  Simple, limpio y, como está al vacío, tenés garantizada una duración prolongada del producto.
Nuestro vino tiene una relación de amor/odio con el oxígeno.  Por un lado lo necesita para "expresarse", por eso agitamos nuestras copas, y evolucionar en las botellas.  Pero por otro lado, el oxígeno lo oxida y lo mata.  Un vino abierto, puesto en la heladera, no mantendrá sus mejores atributos luego de dos o tres días por más corcho o bomba de vacío que usemos.  En el caso del Bag in Box nos garantizan un vino en perfectas condiciones por unos 30 días, aunque según mi opinión y la de varios amigos del vino el tiempo máximo de tres semanas es el más prudencial.  A partir de allí comenzaremos a percibir que el vino va perdiendo alguna de sus propiedades.
El formato me parece genial, es muy cómodo y práctico de almacenar y transportar.  Es muy bueno para tomar una copa con la comida (o fuera de horario) sin tener que abrir una botella, casi un desperdicio a veces.  El que beba poco o se tenga que levantar a las 5:30 de la mañana sabrá entenderme.  Además, me imagino en el próximo asado familiar o de amigos con una "cajita" en medio de la mesa. Diversión asegurada y un producto de calidad.


En este caso particular probé en casa el de Las Perdices que lleva el nombre de By the Glass y trae tres litros de rico Malbec al precio de tres botellas de 750 cc.  El Bag in Box no debe ser entendido como sinónimo de vino de baja calidad, en este caso el contenido es Las Perdices Malbec 2013 que tiene una crianza de 12 meses en barricas nuevas y ya hemos probado y aprobado.  Un vino agradable, frutado y con otros lindos detalles aromáticos.  Su estructura y cuerpo lo hacen ideal para una gran variedad de comidas, sobre todo carnes y pastas. La duración del envase nos permitió ver su versatilidad con otras comidas como chocolate, quesos o una ensalada con hongos y camarones salteados.
Recuerdo que tiempo atrás alguien me consultó por mail cómo hacer para vender vino por copa en su pequeño restaurante.  Yo le di la respuesta clásica de conservación de una botella abierta, pero no terminó de convencerlo.  Ahora los restauranter cuentan con un poderoso aliado, al igual que los vinotequeros.  De hecho ya he visto que vinotecas amigas hacen más placentera la experiencia de la compra sirviendo una copa desde esta "cajita feliz".





miércoles, 12 de agosto de 2015

XXVII Cabernet Sauvignon 2013

La historia de Bodega XXVII empezó hace unos 5 años, cuando el emprendedor y apasionado winelover Nicolás Hurtak conoció a Gustavo Brega (50 Quintales) quien le facilitó la posibilidad de cumplir el sueño del vino propio.  En 2010 "apenas" fueron unos 1000 litros, pero el vino salió tan bueno que se vendió todo y al año siguiente doblaron la apuesta.  Ahora, siempre de la mano del enólogo Marcos Gasparini, tienen un Malbec, un Cabernet Sauvignon, un Sauvignon Blanc y un Reserva Blend.  Porque el entusiasmo siempre nos lleva más lejos.
El nombre tiene un significado especial para Nicolás, su hija nació un 27 de abril, cuando su madre tenía 27 años.  Cuando a la pasión por la familia sumamos la del vino todo cobra otra dimensión.
Las uvas provienen de fincas de Nuevo Mundo, en Rivadavia, Mendoza y en el caso del XXVII Cabernet Sauvignon 2013, pasaron 8 meses en barricas de roble francés y americano después de su fermentación.
Noté un Cabernet muy frutado, con abundancia de fruta roja como la frambuesa y algunos detalles provenientes de la crianza como la vainilla y el cacao.
En boca el vino tiene una buena estructura, con taninos firmes, pero no incómodos, que es lo que todos esperamos de un Cabernet, y un agradable final.
Acompañó de maravillas una carne al horno, por su sabor y estructura.  Finalmente, con unos quesos como postre se comportó como todo un señor y cerramos una linda cena.




lunes, 10 de agosto de 2015

Andeluna Altitud Malbec 2013


En 2003 Herman Ward Lay y Ricardo Reina Rutini fundaron la bodega Andeluna en el corazón de Gualtallary.  Por aquel entonces poca era la fama del Valle de Uco y prácticamente nadie hablaba de Gualtallary.  Pero siempre hay visionarios y diez años después la zona se volvió la más codiciada y afamada.

En 2013 la bodega fue adquirida por la familia Barale, que cuenta con una trayectoria que se inició con Finca Martha en Villa Autel.  Los nuevos dueños llegaron con nuevos bríos y el mismo espíritu pionero, invirtiendo mucho dinero tanto en la finca como en la bodega, apuntando a la innovación y con la mano experta del enólogo Manuel González, poeta de los viñedos, y la asesoría de Michel Rolland.
La renovación de la bodega llega de la mano de una renovación estética en sus botellas y también con ajustes en sus líneas de vinos que por ahora son tres: Andeluna 1300, Andeluna Altitud y Andeluna Pasionado.  Dentro de cada línea hay varios varietales y un blend.
De sus renovados vinos pude probar el Andeluna Altitud Malbec 2013, un 100% Malbec con una crianza de 12 meses en barricas de roble francés.  De entrada te invade con su perfil floral y esa es para mí la puerta de entrada para el disfrute, amo los vinos así.  Lo acompañan los frutos rojos típicos del Malbec y la ciruela.  Al beberlo sentimos que nos llena la boca y su textura aterciopelada y hermosa acidez hace que el contenido de la botella baje rápidamente, pero nos deje un largo regusto. 
Un vino que yo llamaría "neto" por la definición del diccionario: "limpio, puro, claro y bien definido", o sea sin buscar una complejidad que confunde.
Recomendado y para seguir con un ojo puesto sobre la bodega.



miércoles, 5 de agosto de 2015

7 Sauvignon Blanc para el disfrute

Sauvignon Blanc 2015, foto de Juan Pablo Michelini

Dicen que las variedades felices no tienen historia y esta frase está a la medida del Sauvignon Blanc. Sí sabemos que su origen es francés (más precisamente de Gironda, Burdeos) y junto con el Chardonnay es considerado uno de los varietales más finos. Muy sensible al terruño en que esté implantado, en climas cálidos desarrolla aromas de frutas tropicales y en los más fríos, cítricos, herbales y salvajes. Si no se lo cosecha muy maduro da vinos elegantes, frescos, crispy según los angloparlantes y que llenan la boca.
En nuestro país, la tendencia actual apunta hacia ese último perfil, buscando vinos con mayor acidez, chispeantes, frescos, donde los aromas sean complejos y abarquen todo el abanico que nos ofrece la variedad y el terruño. Las zonas que mejor calidad están obteniendo son aquellas que tienen climas fríos como la Patagonia, pero la joyita siguen siendo los altos viñedos mendocinos, con el Valle de Uco a la cabeza.
Se lo suele asociar con el verano por su carácter refrescante, pero se los puede disfrutar todo el año porque acompaña de maravillas a los pescados y el sushi, pastas sin salsas pesadas y, por qué no, una pizza.
Algunos ejemplos de variados estilos y para todos los bolsillos:

Nampe Sauvignon Blanc S/A ($35): No hace falta gastar una fortuna para probar un buen exponente del varietal aunque debemos convenir que son pocos. Este de Los Haroldos anda muy muy bien, con notas frutadas, cítricas y de ruda. Sumado a una acidez crocante y largo final se le para a cualquiera de mayor precio.

Impaciente Sauvignon Blanc 2014 ($65): Todavía no está en la calle, pero ya no tarda en aparecer. Esta nueva añada retoma la línea de aromas a durazno blanco, cítricos y minerales, pero en un estilo más sutil que la añada anterior. En boca también ganó en sutilezas aunque mantiene una acidez vertiginosa que lo vuelve un vino ágil y de rico final. En Buenos Aires distribuye Mr Wines.

Los Cardos Sauvignon Blanc 2014 ($85): El Doña Paula Estate es uno de los primeros vinos que se nos vienen a la mente cuando hablamos de este varietal, sin embargo su hermano menor no se queda atrás y cuenta con la garantía de una bodega referente en el tema en nuestro país. Aromas cítricos, manzana verde y ruda son su rica paleta que se complementan de maravilla con el carácter salvaje y untuoso de este vino.

La Linda High Vines Sauvignon Blanc 2014 ($135): Este vino es una novedad de Finca La Linda, línea de entrada de Luigi Bosca, y apunta a esa paleta de aromas variados cítricos y de ruda, con sensaciones minerales y herbales en boca y una acidez que lo vuelve “crocante”. Para disfrutar de punta a punta sin cansarse.

Salentein Reserve Sauvignon Blanc 2014 ($145): Este es un ejemplo de SB más sutil y elegante. Todo está en una suave armonía en este clásico del Valle de Uco. Ninguna sensación domina sobre otra, hay duraznos y frutas tropicales, pero también mineralidad y toques herbales. Ideal para que el vino acompañe la comida y no sea lo único que destaque.

Sophenia Synthesis Sauvignon Blanc 2014 ($200): Proveniente de Gualtallary, la zona del Valle de Uco de la que todos hablan, tiene un estilo fresco y vivaz, de acidez filosa y marcada mineralidad. Un vino imperdible de Germán Masera que cuenta con el asesoramiento de uno de los enólogos que mejor comprenden la variedad y el terruño, Matias Michellini.

Altura 2670 Sauvignon Blanc 2014 ($170, botella de 500 ml): ¿Te animás a probar un Sauvignon Blanc de Jujuy? Este vino proviene de Huacalera, en la Quebrada de Humahuaca, a la altura que marca su nombre, una zona difícil y fría que da una bajísima producción y de ahí su elevado precio. El resultado es un vino único, fresco, con aromas cítricos y de espárragos que te sacude apenas lo probás. Para empezar a prestar atención a estos viñedos extremos de nuestro país.




viernes, 31 de julio de 2015

La Foto del Mes

"A la gilada, ni cabida"

Hace no tanto Paz Ferreyra dejó de lado definitivamente su vida como psicóloga y productora televisiva para adoptar Miss Bolivia, su nombre de guerra, y dedicarse de lleno a la música.  Hoy su particular estilo suena fuerte en los boliches y su voz de protesta hace llegar reclamos a todo latinoamérica.
Buscando cosas sobre vinos, como no podía ser de otra manera, me encontré en su cuenta de Twitter que estudia sommelierie  y no pude resistirme a agregarla a la Foto del Mes copa en mano, como corresponde.
Si se toma la carrera con la pasión y determinación que le pone a todo en su vida seguramente oiremos hablar mucho más de ella en el mundo del vino.  De hecho ya dejó entrever algo, un Cabernet Franc de La Pampa (¿Bodega del Desierto?).

¡Salud por ella y porque acerque a más jóvenes al disfrute de los buenos vinos!