lunes, 26 de enero de 2015

8° Degustación de los Vinos del Valle Clachaquí

Como les contaba en la nota anterior, en noviembre me pude hacer una escapada a Cafayate convocado por el CoProVi (Consejo de Profesionales Vitivinícolas del NOA) para la 8° Degustación de los Vinos del Valle Calchaquí. El objetivo es mostrar y promocionar los vinos que se elaboraron en el Valle en la añada en curso. La degustación es a ciegas y de hecho algunas muestras ni siquiera procedían de una única bodega sino que eran un corte que los enólogos elaboraron ad hoc para el evento. La idea es que nos llevemos una impresión general de la cosecha, borrando un poco el toque personal de quienes lo elaboran, pero confirmando los informes que vamos leyendo a lo largo del año.

El evento en pleno desarrollo

El primer vino presentado fue un Cabernet Franc. Quizás no es la cepa más representativa del Valle, pero si una muestra de sus posibilidades y su capacidad de adaptación a las tendencias del mercado. Este Franc no se anda con sutilezas, es todo abundancia, casi violento y con muy interesantes aromas que ya se aprovechan en algunos cortes de la zona.
Si hay un varietal del que todos captan velozmente su impronta salteña es el Cabernet Sauvignon. Sus aromas que recuerdan a los pimientos son muy notorios, pero algo que aprendimos recorriendo las bodegas y en la Degustación es que la búsqueda actual del Cabernet salteño se aparta de la exageración del morrón verde. Las muestras 2 y 3 fueron de esta cepa y notamos un perfil elegante, con aromas complejos y un rico regusto final.
Después nos llegó una panzada de tres Malbec seguidos que representan distintos estilos y posibilidades del terruño vallisto. El primero era un Malbec joven, ameno y con la fruta al frente. El segundo ya entraba en aromas complejos, toques de la madera y mucha potencia que pedía comida. El tercero era algo más desconcertante, se abría lentamente y necesitaba más guarda. De este fue el único del que nos aportaron algún dato: provenía de alturas extremas y ese diferencial se notaba. De los Malbec presentados podemos extraer como conclusiones que se apartan de la sobremadurez, son balanceados, fáciles de tomar y no están cerradas las puertas a nuevas apuestas como alturas elevadas y nuevos terruños.

Sergio Maza y Francisco Paco Puga controlando las muestras

Luego de los Cabernet Sauvignon y Malbec solo quedaba aplaudir, pero la organización se guardaba un par más de tintos y los blancos. El primero fue un Bonarda de estilo maduro y voluptuoso. Todavía le faltaba encontrar un poco de balance, pero lo noté con estructura firme y buena acidez. El último tinto fue otro para aplaudir, un Tannat complejo que marca el rumbo que va tomando la cepa en el Valle y en especial en Cafayate. Para muchos, el futuro de la zona está en continuar desarrollándolo y domándolo.
Para finalizar probamos 3 blancos. El primero, un Sauvignon Blanc, uno de los nuevos niños mimados de la zona que aprovecha los viñedos de altura. Su estilo se aparta mucho de lo que dictan las regiones más tradicionales y tiende a la exuberancia de aromas, mucha fruta tropical, una acidez menos marcada y buen volumen en boca.
Para cerrar, nos aguardaba el Torrontés en dos versiones muy diferentes. El primero nos sacudió un sopapo con su acidez marcada y el segundo nos mostró todo el perfil de elegancia, casi sensual diría, que puede llegar a adquirir el Torrontés. Nuestro blanco de bandera parece tener todo para dar el gran salto.

Momento emotivo, el homenaje de despedida del legendario Palo Domingo a Víctor Castro, quien fuera uno de sus enólogos

En la nota anterior y en la revista, recalcábamos que los enólogos y agrónomos veían la cosecha 2014 como una añada excepcional y los que estuvimos en la cata no podemos negar la gran calidad de los vinos obtenidos. Ya hay varios salteños 2014 en las góndolas (especialmente Torrontés y Rosados) y tendremos que esperar un poco más para la alta gama. Pero lo que rescato, más allá de la cosecha, es el grupo humano de enólogos y agrónomos jóvenes que “coparon”, en más de un sentido, el Valle Calchaquí. Su mirada nueva, su forma de trabajar la tierra y tratar los vinos, son una renovación de la vitivinicultura de la zona. Déjenme fantasear un poco y decir que quizás esta no sea una añada excepcional, sino la primera que muestra el trabajo que vienen haciendo desde hace varios años. La añada excepcional está por venir.

Los motores de la Degustación: Francisco Puga, Rafael Domingo, Mariano Quiroga Adamo, Alejandro Nesman y Sergio Maza


miércoles, 21 de enero de 2015

De visita por las bodegas salteñas

Cardones entre los viñedos de El Porvenir

En noviembre me pude hacer una escapada a Cafayate convocado por el CoProVi (Consejo de Profesionales Vitivinícolas del NOA) para la 8° Degustación de los Vinos del Valle Calchaquí. La idea de esta degustación es invitar al público general y especializado a probar a ciegas vinos representativos de la cosecha para así darnos una idea de cómo viene la añada en curso.
Por razones personales, laborales y otras prioridades propias de fin de año no pude escribir nada sobre el evento y el viaje, salvo la nota de tapa del 2° número de nuestra revista, dedicada a El Porvenir de Cafayate. En esta primer nota voy a comentar un rápido tour que nos hicieron por las bodegas organizadoras del evento. Fue una fugaz visita para tener una impresión macro de cómo trabajan. En notas subsiguientes comentaremos la degustación propiamente dicha y la visita a otras dos bodegas que estaban fuera del circuito organizado, pero a las que no podía dejar de ir.
El punto de partida fue en El Porvenir, donde Mariano Quiroga Adamo nos esperaba con una rica copa de su Torrontés, seguramente uno de los mejores de todo el Valle.
La familia y la bodega comparten una filosofía de respeto por la historia y por eso está llena de detalles y antigüedades. Y también por eso se conservaron la fachada de adobe y esos grandes toneles. Mientras esperábamos la llegada del resto de comunicadores del vino convocados, Mariano nos explicaba sin poder disimular su entusiasmo lo excelente de la cosecha 2014. No será el único, la mayoría de las bodegas de la zona considera la pasada como una añada excepcional. Las uvas crecieron lentamente alcanzando un grado de madurez balanceado y óptimo, y ahora basta esperar que se terminen las crianzas en barricas o las estibas de los vinos más jóvenes.


De allí partimos para una rápida visita entre los tanques de Amalaya. La bodega (de la que comentamos algunos de sus vinos aquí y aquí, entre otras) está comandada por Francisco Paco Puga, quien prefirió mostrarnos los varietales menos tradicionales que maneja en Amalaya. Probamos un excelente Cabernet Franc y un sabroso Riesling que forman parte de los cortes de sus vinos. Otra cara de Cafayate.
De las bodegas jóvenes pasamos a una de las más clásicas de la zona, El Esteco. Allí vimos parte de la historia de Cafayate, la de los antiguos toneles y el estilo arquitectónico colonial. El Esteco hace millones de litros anuales de vino, por lo que te da una perspectiva opuesta a la de las otras bodegas. Todo es más grande sin descuidar la calidad. De la mano de Claudio Maza llegamos a donde se crían sus vinos más preciados, los que van al Altimus o al Pequeñas Producciones. De las cubas pudimos probar un gran Cabernet Sauvignon con toda la impronta salteña y la finura que se le está dando al varietal. También una rara sorpresa, un Pinot Noir al estilo del norte, con mucho color y buen cuerpo, aunque sin perder las características varietales.

Parral centenario en Domingo Molina

Si bien Cafayate está en un valle y allí se encuentra la mayoría de los viñedos, el recorrido no estaría completo si no hubiéramos subido a los cerros. Allí nos esperaban para llevarnos a conocer la bodega Domingo Molina, enclavada en los 2000 metros de altura. Probamos varios Malbec de diferentes procedencias, desde terruños extremos hasta viñedos casi centenarios, todos diferentes y exquisitos que muestran la versatilidad de la cepa y de Cafayate. Antes de irnos para nuestro destino final, los enólogos que nos acompañaban insistieron para que Rafael Domingo nos hiciera probar un pequeño tanque de acero inoxidable apartado al final de la sala. Era un Cabernet Sauvignon tardío, rebelde y tal vez irrepetible que espero que salga al mercado alguna vez así lo tomamos con unos quesitos.


Nuestra última parada fue la bodega Piatelli, también en la altura. Impresiona su arquitectura, al mejor estilo de las bodegas norteamericanas y aprovechando la imponente vista del Valle que aportan los cerros. Allí comimos unas empanadas y una picada para cerrar la mañana, acompañado de algunos de los vinos salteños de la bodega, que orgullosamente nos presentaba Alejandro Nesman, su enólogo. Quien haga una visita a la hermosa Cafayate no puede olvidarse de ir a comer a esta bodega, uno de los puntos más requeridos por el enoturismo vallisto.
Todavía no terminaba el día. Nos quedaba el plato fuerte, la degustación de los vinos de la cosecha por la noche y la fiesta de cierre. Así que siesta y a ponerse bonitos. Pero eso se los cuento en la próxima nota.




jueves, 15 de enero de 2015

Paint it Pink 2

En la nota anterior decíamos que el predominio de los rosados es del Malbec, pero hay otras cepas que piden cancha a la hora de los rosados. Los hay a base de Cabernet Franc como el de Benegas, los hay de Bonarda como el de Marco Zunino y ayer nomás hablábamos en este blog del rosado de Riccitelli elaborado en parte con Pinot Noir. Yo lo veo como una buena noticia, que se abra el panorama a nuevos sabores, aromas y tendencias.
A recomendación del amigo bloguero y merchant de vinos Fernando Musumeci compré Los Cardos Grenache Rosé 2014, una novedad de la línea económica de Doña Paula anunciada como el primer rosado de Garnacha (o Grenache) del país, algo bastante discutible. Su página web indica que “La fecha de cosecha de nuestro Grenache es a mediados de Marzo, buscando favorecer el carácter fresco y evitar la sobre-madurez”.
Como suele pasar las recomendaciones de Mr. Wines son muy acertadas, el rosado está muy bueno y no hay que gastar una barbaridad. Abunda en fruta como la frambuesa, notas cítricas y algo herbal y silvestre. En boca lo sentí fresco, untuoso y con regusto herbal y de té.
Un rosado más que recomendable para este verano agobiante.



martes, 13 de enero de 2015

Paint it Pink

Los rosados están a full, en parte porque cada vez le salen más ricos a las bodegas, en parte porque el mercado externo los pide mucho y en parte porque se adaptan muy bien a la gastronomía y el agobiante calor del verano.
Si usted todavía tiene prejuicios con este tipo de vino lo invito a cerrar los ojos, dejar de decirle “rosadito” y subirse a sus aromas francos y frutados, y su envolvente fragilidad. Los hay de todo tipo, los robustos, con mucho color y cuerpo, como algunos salteños; y los otros, los que a mi manera de ver son los más interesantes (sino tómese un tinto), de acidez un poco más alta, cuerpo liviano y sabor duradero.

Un punto interesante es que se está dando mucho juego con los rosados, los hay de varietales raros y cortes particulares. Esta semana, voy a comentar dos que me dieron mucha satisfacción y que quizás no son tan tradicionales.
El primero es el Piatelli Reserve Rosé de Malbec 2014, un vino elaborado con un 93% de Malbec de Agrelo (sangría o extracción que se hace del Malbec Grand Reserve) y el resto de Torrontés de Cafayate. La bodega tiene un pie en Mendoza y otro en Salta, por eso se permite estas cositas, logrando un corte muy interesante.
Aromáticamente es un vino de cierta complejidad, donde predomina la cereza y la acompañan notas de manzanilla y una nota herbal algo salvaje. Al beberlo se siente apenas dulce, untuoso casi cremoso y muy duradero con un regusto frutado. Claramente un rosado para disfrutar de punta a punta, con aromas agradables y cómodo de beber. Para aplaudirlo.
Desde la bodega lo definieron como “un rosado mendocino con notas de dulzura cafayateña”, yo agregaría que combina lo mejor de dos zonas privilegiadas de la viticultura argentina: el Malbec de Agrelo y el Torrontés de Cafayate.

martes, 6 de enero de 2015

Seguir firmes en 2015

Hola amigos, aquí seguimos en 2015.  Me estoy tomando unos días de vacaciones para recargar las pilas, pero sigo preparando notas para publicar en estos días, así que manténganse atentos.  Como buen enófilo me traje 2 cajas de vinos y tengo mucho para contar porque están buenísimos.  El problema es que tengo "conexión limitada o nula" y el 4G de la Costa (JeJeJeJe) no ayuda.
Enero es un buen mes para pensar y escribir, al menos para mí.  Estoy escribiendo cosas que todavía no pueden salir a la luz (¿saldrán a la luz?), reflexionando sobre temas del vino y otros temas, pensando en nuevas propuestas para el blog y la revista (recuerden que es gratuita y se lee online haciendo click aquí).  De hecho, enero es un mes tan tranquilo para la mayoría que veo bastante difícil la salida de la revista de febrero ya que no hay mucho movimiento de los colaboradores.
Para cerrar la seguidilla de notas del tipo "lo mejor de 2014" quiero compartir algo que escribí para los amigos de Puerto Rico Wine News.  Es mi Top10 de vinos del 2014.  O uno de los Top10 que podría armar, porque no soy amigo de las listas definitivas.  Verán que cada vino está enlazado a su nota correspondiente.


Mi Top 10 del 2014
Este ha sido un año muy movido. Hemos catado muchos vinos en casa y en eventos, hemos viajado para conocer los vinos in situ y de la mano de sus creadores y todo eso es difícil de reflejar en un ranking. De hecho, no soy muy amigo de los rankings, pero haré el esfuerzo de pensar en cuáles fueron los vinos más significativos del 2014, pensando además en ofrecerles la mayor oferta posible en cuanto a varietales y estilos. Por cuestiones de la economía local argentina, es muy difícil tener acceso a vinos del exterior, así que notarán que todos los elegidos son argentinos.

  1. Gran Enemigo Malbec 2008 – Porque lo tomé en el mejor momento de mi vida y porque es un vinazo intraducible
  2. Mendel Unus 2007 – Porque Roberto de la Mota puede hacer vinos casi perfectos.
  3. Cara Sur Bonarda 2013 – Porque se puede hacer algo distinto en Argentina
  4. Montchenot 1980 – Por el viaje a través de la historia del vino que me permitió vivir
  5. Sophenia Synthesis Malbec 2011 – Por lo complejo y porque está entre mis favoritos de siempre
  6. Rutini Chardonnay 2012 – Porque me sorprendió
  7. Barroco Corte 2012 – Por el nuevo estilo que propone, fresco, divertido
  8. Cruzat Cuvée Reserve Nature – Porque hay espumosos argentinos de nivel internacional
  9. The Apple doesn’t fall far from the tree Rosé 2014 – Porque reivindica el Rosado argentino
  10. Cafayate Gran Linaje Torrontés 2014 – Porque el Torrontés puede ser cosa seria.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Foto del Mes - Feliz 2015


Como no podía ser de otra manera, la Foto del Mes de diciembre anticipa el inminente 2015.
Aprovecho para desearles que pasen un lindo fin de año y espero que sea con quienes más quieren.
Por supuesto, mis deseos por un 2015 mejor que el 2014 para todos.  Espero que podamos seguir recorriéndolo juntos.
De paso una imagen extra que encontré en Twitter y que me gustó:




lunes, 29 de diciembre de 2014

Las 10 notas más leídas del 2014


Si bien este no es el tradicional resumen semestral del blog (saldrá en los primeros días de enero), quisiera poder hacer un breve repaso por las 10 notas más leídas entre lo publicado en 2014.

  1. Ya salió el Nro 2 de la Revista de Vinarquía: A pesar de haber salido este mes, se lleva las palmas y habla de la expectativa y reconocimiento que logró la revista.
  2. El vino y la vida: Emotiva nota salida en honor al nacimiento de mi hijo en febrero.
  3. Catena Zapata: hogar del mejor Malbec del mundo: la crónica de nuestra visita a la bodega Catena Zapata 
  4. Mi paso por Vinos de Lujo 2013: Un resumen de lo catado en Vinos de Lujo el año pasado
  5. TOPO Wines RPC a prueba de todo: Los TOPOs, vinos que no le meten la mano en el bolsillo al consumidor
  6. Lo que veo: Mi respuesta a una entrada del blog de Alejandro Vigil
  7. Sophenia: camino al vino perfecto: La primera nota del año, donde repasamos todos los vinos de Finca Sophenia
  8. Un Tinelli más: La presentación del vino de Marcelo Tinelli
  9. Variété de vinos por menos de $65: una nota buscando vinos rendidores y de buen precio.
  10. #SemanaDelMalbec - 6 curiosidades sobre el Malbec: en el marco de nuestra Semana del Malbec, 6 datos curiosos sobre nuestra cepa de bandera 

¡¡Gracias por estar ahí!!