jueves, 17 de diciembre de 2015

Vértigo

Fragmento del cartel de Vértigo, de Alfred Hitchcock

Los que siguen este blog con frecuencia habrán notado que les fallé.  Prometí una nota por día recomendando vinos para las Fiestas, pero el sábado salió la última y no hubo ni noticias desde ese día.
Los vinos están catados, alguna nota está medio escrita y ya tenía un cronograma armado.  ¿Qué pasó?  El sábado en que salió la última nota me tomó por sorpresa una dolencia llamada Síndrome Vertiginoso.  Todavía no tengo un diagnóstico certero, pero aparentemente su origen está en el oído.
Básicamente me da todo vueltas, a veces con mayor intensidad.  Vivo en un estado de mareo incesante y ocasionales períodos de vértigo.  Realmente es algo muy molesto y que me impide seguir escribiendo por un tiempo.  Escribir estas líneas me cuesta bastante, porque me marea un poco hacerlo.
Me temo que voy a dejarlos colgados hasta enero, si es que pueden curarme esta dolencia.  En las redes seguiré un poco más activo, porque son textos más breves y puedo manejarlo mejor.
En fin, si no nos vemos antes. ¡Felices fiestas y que tengan un gran 2016!




sábado, 12 de diciembre de 2015

Propuesta para las fiestas 5: Topo Lote 009 Merlot


Sigo tirándoles vinos recomendados probados en los últimos tiempos.  Tendrá sus limitaciones, como toda selección, pero la hago con la misma honestidad de siempre.
Y hablando de honestidad, los Topo son vinos honestos con el consumidor porque no lo engañan con el precio y falsas campañas de marketing.
El último lote tinto que sacaron fue un Merlot y nos sorprendió a todos, porque las bodegas tienden a elaborar cada vez menos esta cepa tan esencial en los mejores vinos del mundo y de tanta belleza.  El fenómeno parece extraño, pero es así.  Los amantes del vino tienen una gran estima hacia el Merlot, pero se vende muy poco.
Los Topos consiguieron un lindo Merlot y se la jugaron a embotellarlo y lanzarlo a la venta en su Topo Lote 009 Merlot 2014.  La uva proviene de la zona alta de Tupungato a 1300 metros, casi en el límite con Tunuyán, en el Valle de Uco.  Sus aromas son bien frutados, algo especiados y con notas de vainilla aportadas por los 5 meses en contacto con duelas.  Supongo que esta nota de vainilla se irá atenuando con la guarda, pero le aportan un detalle sabroso.  En boca es elegante, de cuerpo medio, buena estructura y largo final.
Me parece un vino muy versátil en muchos aspectos.  Por un lado, adaptable a todo tipo de platos, y por otro, a todo tipo de paladares.
Se vende directo (a través de su web) a $400 la caja, o sea unos $66,66 por botella.  Pulgares arriba.

Estén atentos que seguiremos con la difusión de vinos para las fiestas.  Hay mucho más para comentar.




viernes, 11 de diciembre de 2015

Propuesta para las fiestas 4 - Andeluna Sauvignon Blanc


En nuestra maratónica seguidilla de vinos recomendados para las fiestas no podía faltar un blanco fresco.  Porque va a hacer calor y porque muchas comidas de nuestras festividades van muy bien con vinos blancos: pavita, matambre relleno, vitel toné, etc.
Hace un tiempito hablamos de que Andeluna está renovando sus líneas de vinos.  Hay cambios estéticos y enólogicos que buscan una comunicación más clara y líneas de vinos más sólidas.  En su línea joven, los Andeluna 1300, el enólogo Manuel González busca transmitir toda la frescura y vivacidad de Valle de Uco.
Es una de mis cepas blancas predilectas y el de esta bodega siempre estuvo muy bueno.  El Andeluna 1300 Sauvignon Blanc 2015 tiene una paleta de aromas muy amplia: herbal, cítrico y con toques de duraznos.  En boca tiene una acidez marcada, chispeante, pero equilibrada, lo que lo vuelve muy agradable.  Cierra con un buen y rico final que invita a más.
Lo veo ideal para comidas livianas o para la tardecita de verano.
Buena compra por $115.

Aprovecho este vino para recordarles el tema de la temperatura (los blancos jóvenes se recomiendan en el rango de 6° a 10°).  Con los calores del verano se vuelve muy difícil mantener los vinos en valores que permitan disfrutarlos plenamente y echarles un hielo es un despropósito.  Así que tengan preparada una frappera con hielo para mantener su botella.





jueves, 10 de diciembre de 2015

Propuesta para las fiestas 3 - Topo Lote 008 Malbec


Seguimos con los tintos recomendados y vamos unos viejos amigos del blog: los Topo.  
Hace unos años, Juan Pablo Lupiáñez y Andrés Belinsky, dos amigos que conocen bastante la industria, decidieron saltearse todos los “detalles” que encarecen nuestra bebida nacional y ofrecer un vino Premium a mitad de precio de su competencia.  Decidieron no gastar en lujosas etiquetas, pasar por sobre distribuidoras y vinotecas y vender directo desde la bodega.  Así nació Topo Wines, una propuesta distinta que se sincera con el consumidor.
Ambos se definen como dos viejos “topos del vino”, haciendo honor a ese pequeño animalito que anda buscando por un mundo ajeno al nuestro, guiado por su gran olfato.  El topo anda por galerías subterráneas y en su búsqueda, intuyo, encuentra preciosos tesoros.  Así son Juan Pablo y Andrés que siempre andan buscando lotes de vino para venderlos a buen precio según su peculiar sistema de comercialización.  El comprador inteligente, agradecido.
Ya agotaron siete lotes de vinos y tienen tres más a la venta.  Del Topo Lote 008 Malbec 2014 queda poquísimo en stock y yo les diría que se apuren si quieren disfrutar de este Malbec juvenil.
Se trata de un tinto de Tupungato que tuvo un breve paso de 4 meses por barricas francesas de 2do y 3er uso.  Sus aromas recuerdan a las moras, con toques ahumados y herbales.  Hay que darle tiempo en la copa o decantar, porque es un poco remolón para alcanzar todo su potencial de aromas.  Como decía es un Malbec juvenil, y por lo mismo, vivaz e intenso, con algo salvaje.  Buena acidez y largo final cierran un vino muy interesante para estas fiestas. 
Se vende directo (a través de su web) a $400 la caja.  RPC asegurada.

En esta larga seguidilla de notas también comentaré el Lote 009 Merlot y el Lote 010 Extra Brut, estén atentos.




miércoles, 9 de diciembre de 2015

Propuesta para las fiestas 2 - BenMarco Malbec


Vamos con nuestra segunda recomendación para las fiestas.  Y vamos con un tinto, porque me imagino que en las mesas argentas, este fin de año serán la opción más elegida junto a las burbujas del brindis.
Los BenMarco son una línea de Susana Balbo Wines elaborados por el ingeniero agrónomo Edgardo del Pópolo que busca aquí tener un especial cuidado con la expresión del terruño.  Cosechar en el momento justo, poca intervención enológica, mínimos ajustes de acidez y poca intensidad de la madera son sus premisas a la hora de elaborar estos tintos de excelencia.
El BenMarco Malbec 2013 proviene de Vista Flores y tiene una crianza de 11 meses en barricas francesas de segundo uso.  Los vinos provenientes de esta zona del Valle de Uco suelen ser intensos y de aromas muy expresivos, algo que el winemaker ha sabido respetar aquí.
Sus aromas recuerdan a los frutos negros y las flores, con detalles especiados.  Van y vienen, mostrando su complejidad y muchos matices.  Como decíamos, Vista Flores se siente muy particular en boca, potente, con buena acidez, pero a la vez elegante y expresivo, con muy buen final.
Un vino ideal para el asado y la picada previa.  Pero también para disfrutar lentamente.
Tengo debilidad por las etiquetas de los BenMarco.  Me gustan estéticamente y expresan todo el trabajo que hay detrás de cada vino, porque para que una botella llegue a nuestra mesa se necesitan varios años.
Se consigue a $200 y me parece un muy buen precio para un vino así.





martes, 8 de diciembre de 2015

Propuesta para las fiestas 1 - Maipe Brut

Ya estamos en la recta final hacia las fiestas de fin de año y estoy tomando muchos vinos que me gustaría recomendarles para cerrar el 2015.  La idea es sacar una seguidilla de una nota por día durante las próximas dos semanas, tratando de cubrir un buen abanico de estilos y precios.  Seguro que algo te va a gustar.


Empezamos la seguidilla con un espumoso que vuele a hacer aparición por este blog después de tres años: Maipe Brut, de Bodegas Chakana.  Guardábamos un grato recuerdo de este champú y no decepcionó en el reencuentro.
Maipe es la marca de exportación de Chakana, que en su línea de vino espumoso está disponible en mercado interno.   Es realizado a base de un 50% de Pinot Noir de Altamira y un 50% de Chardonnay de Agrelo, ambos viñedos con certificación orgánica.  Su elaboración es a través del método charmat corto y es un claro ejemplo de un vino bien hecho con este método.
Al servirlo mostró buenas y persistentes burbujas.  Sus aromas frutados hacen pensar en la cereza del Pinot Noir.  Lo acompañan otros detalles aromáticos cítricos y de pan.
Tiene un azúcar residual de 8,5 gramos por litro lo que le da un toque dulce sin exagerar.  A esto debemos sumarle un agradable sabor y un buen balance general.  Estos detalles lo volverán un ganador en la mesa de fin de año porque gustará a un público amplio.  
Un espumoso muy rico que va perfecto para los postres y el brindis.  Saliendo del marco de las fiestas, en casa lo catamos acompañado de sushi (como hace tres años) y va de maravillas.
Por $100, RPC asegurada.

Estén atentos que mañana seguimos con otro recomendado para las fiestas.



jueves, 26 de noviembre de 2015

Mi relación con el decantador (y un caso práctico)


Tengo un decantador normal.  De cristal, sí, pero no de formas vistosas y retorcidas.  Sinceramente lo uso muy poco, la mayoría de los vinos nacionales se abren rápidamente en la copa y andar decantádolos a todos no tiene mucho sentido.  Después están aquellos muy añejos en que necesitamos el decanter para separar las borras o posos, pero esa función está fuera de esa discusión.
Me gusta tener vino en mi copa, agitarlo, percibir sus aromas y descubrir sus sutilezas cuando las hay.  Nuestra nariz nos dice mucho aunque haya quienes lo vean como un gesto snob.  Es una parte más del disfrute.
Mi vino girando vive un presente acelerado que siendo pasado de trabajo será futuro de gloria.  En una cena, no bebo un único vino sino múltiples y diferentes variaciones del mismo.
Pero no siempre es así.  Hay vinos que precisan un poco más de tiempo... o bastante más tiempo.  He descorchado vinos en una cena que decían poco de sí y ya al borde de terminar la botella son una belleza.  Eran vinos que necesitaban más tiempo que el que podían estar en mi copa.  Y ahí es cuando decís "este necesitaba el decantador", pero ya es tarde.
No hay reglas estrictas, pero cuando estamos hablando de vinos de guarda, con muchos meses en barricas, ediciones especiales o vinos que se expresan muy lentamente en la copa, suelo mirar para el lado de mi decanter.  Sirvo el vino una hora antes y, como soy un ansioso, voy probando copas y notando esa evolución.


Recientemente me pasó con una seguidilla de vinos y por eso traigo el tema, casi como pensando en voz alta.  Uno de ellos fue el Finca La Igriega Malbec 2012.  La primera vez que lo probé fue en la vinoteca Mr. Wines (casi un centro cultural del vino) y mi impresión fue que era un vino que necesitaba más tiempo para abrirse y mostrar sus diversas capas.  De hecho, otro de los concurrentes, Marío Ángel Ramos notó algo similar.
La semana pasada pude darle una segunda oportunidad a este vino y verificar mi primera impresión.  Lo mandé al decantador y me serví una copa para probarlo mientras cocinaba.  De entrada sus 14 meses de barricas francesas se muestran muy invasivas, aunque poco a poco van "corriéndose" las notas de la crianza.  Tras el paso por el decantador el vino era otro, se percibía mejor la fruta y toda la belleza de Altamira.  Esa hora de quietud nos permitió ver su complejidad y entender que era un buen merecedor de la Medalla de Oro en VinoSub30 con 93,75 puntos.
Al beberlo notamos un vino intenso, con taninos firmes, acidez marcada y muy buen final.  Por sus características me pareció muy versátil a la hora de acompañarlo con comidas.  Por supuesto va muy bien con carnes rojas, pero creo que me la jugaría también con un pollo al horno con papas, moarrones y cebolla; o una picada de gran calidad, con quesos selectos y otras delicatessen.
No hay que tener conflictos con el decantador. Es una herramienta más y se usa cuando corresponde, por ejemplo para vinos que valen ese ritual.

Marcelo Goldberg junto a su vino (Foto: gentileza de El Ángel del Vino)