jueves, 19 de marzo de 2015

¡Salió el 3° número de nuestra revista!

Click en la imagen para ir a la revista

Amigos,
Después de idas y venidas, atrasos y postergaciones ha llegado el 3° número de nuestra revista.
En este número les contamos cómo es el nuevo emprendimiento de Trapiche en Chapadmalal; el prestigioso escrito Gustavo Choren nos relata una de las historias olvidadas de Buenos Aires, los vinos de Caballito; Diego Migliaro nos habla sobre la fuerte tendencia de los vinos dulces, cómo se hacen y qué probar; Andrés Marcaccini de Rumbovino nos mantiene al tanto de los vinos del Viejo Mundo, más precisamente de unos Albariños dignos de un poema; también todos los premiados de los Argentina Wine Awards 2015 y una entrevista muy jugosa a Jancis Robinson. Además, mucha información, noticias y notas breves sobre el mundo del vino.
No les quito más tiempo, disfruten de esta nueva entrega de nuestra revista y recuerden que pueden leerla on line o descargarla para leerla después más tranquilos. Siempre gratis.
Gracias por el apoyo recibido en estos meses de espera y gracias por compartir y difundir a todos aquellos que lo hagan.



jueves, 5 de marzo de 2015

Sabor de verano

Este año más que otros he disfrutado mucho de los rosados. Salieron notas de algunos que me gustaron mucho, otros no pasaron el estándar y varios tal vez tengan su lugar más adelante. Sigo creyendo firmemente en el futuro del rosado argentino. Nuestra calidad de uvas y la “imaginación al poder” de nuestros enólogos están haciendo cosas muy interesantes. Además, el mercado internacional está muy sediento de rosados de calidad según nos aseguraron desde varias bodegas y no hay que desaprovechar esa oportunidad.
Afortunadamente hay una gran diversidad en la oferta de rosados nacionales. Predomina el rosado de Malbec, pero ya hemos hablado en este espacio de rosados de Bonarda, Cabernet Franc y varios que incorporan un pequeño corte de vino blanco para aportar complejidad y frescura.


El último rosado que probé es el Penitente Malbec Rosado 2013 y no podía dejar de hablar de él en este blog porque fue uno de los vinos más ricos del verano. Sus aromas agradables van desde los frutos rojos, como la frambuesa y la frutilla, hasta detalles especiados y de rosas. El pequeño paso por roble de 3 meses le dio un buen volumen y untuosidad. Es un vino de larga duración con un claro regusto a vainilla.
Líneas arriba dije “rico” y con rico me refiero a sabroso, gustoso. Es la primera sensación que me causó. Un rosado perfecto para tomar en la terraza/balcón/patio con una picadita o una pizza mientras se van yendo los últimos días de calor. Servido entre 6 y 8°C se vuelve un vino “peligroso” en estos días veraniegos por lo rico y fácil de beber.
Si sos de los que gustan de tener siempre un rosado fresco a la espera del momento justo este es una buena opción. Un estilo con más cuerpo, que se aparta de los que venía recomendando, pero que no defraudará a los tintófilos.
Yo ya tengo uno en la heladera.



lunes, 2 de marzo de 2015

La Foto del Mes (de febrero)

vía @EameoOK

Síntoma de todo el trabajo que vengo teniendo en estos días es que se me pasó la Foto del Mes de febrero que debería haber salido el sábado 28.  Lo peor del caso es que ya la tenía desde hace rato.  Me la pasó Rafa a través de Twitter y no podía dejar de hacerle un lugar en esta sección.
El creador/ora es la cuenta Eameo que se especializa en el retoque fotográfico o fakes muy graciosos. 
¿Quién se ha tomado todo el vino? No sé por qué miran para este lado. 



jueves, 26 de febrero de 2015

Dos novedades desde Cafayate

Este 2015 empezó con mucho trabajo. Además del trabajo que me da de comer y la familia, estoy terminando de dar forma al número 3 de nuestra revista (¡¡ya sale!!), preparando una novela (shhhh) y también trabajando sobre notas pendientes de vinos y reflexiones que quiero compartir con ustedes. Una de las notas pendientes que espero sacar pronto es la de mi visita a Bodegas Etchart y la charla que tuvimos con el enólogo Ignacio López. Como un adelanto quisiera comentar dos vinos que la bodega lanzó recientemente y que amplían su oferta de vinos de calidad y muy buena Relación Precio/Producto.


La primera novedad corresponde a la línea de varietales jóvenes. Se trata del Cafayate Chardonnay 2014, una buena y refrescante opción por menos de $50. Tiene muy buenos aromas que van desde el ananá, hasta la manzana verde y un sutil toque de melón. En boca tiene una buena acidez, el vino se centra en mitad de la lengua y aporta una sensación untuosa y cremosa ya que al 50% se le hizo una fermentación maloláctica. Todas estas características lo volvieron una gran compañía para la Corvina Negra que comimos en La Costa. Sugiero estar atentos a la temperatura, especialmente porque los días agobiantes todavía no se fueron.


La otra gran novedad proviene de su línea Reserve. Hasta ahora solo contaban con un Cabernet Sauvignon, un Malbec, un Torrontés y un Chardonnay. “Buscamos brindar un portfolio cada vez más atractivo, con etiquetas que brinden lo mejor de cada varietal gracias a la impronta indiscutida que les otorga el Valle de Cafayate” afirmó Gonzalo Baracat, Brand Manager de la marca. Por eso decidieron incorporar el Cafayate Reserve Syrah 2013, un tinto con toda la impronta salteña que esperamos. Sus aromas recuerdan a la fruta roja y las especias, algo de canela y leves notas tostadas producto de la crianza de 6 meses en barricas. Ya desde la nariz se reconoce el terruño Cafayateño, ese no-sé-qué de la zona. Es un vino fácil de tomar, pero con taninos firmes y de un rico regusto frutado y largo. Para acompañar el asado, sin vueltas.

Salta no deja de maravillarme. No solo su paisaje y su gente, sino su capacidad de hacer vinos que gustan y son auténticos, desde las líneas más económicas hasta las Premium. Hay que brindar por ello.
Vuelvo a trabajar.
Stay conected…

lunes, 23 de febrero de 2015

Las virtudes de la impaciencia

Todo aquel o aquella valiente que quiera hacer su propio vino tendrá que aprender a ser paciente. La ansiedad podrá matar a aquellos que quieran tenerlo de la noche a la mañana. Por menos pretenciosos que seamos un viñedo recién da buenos frutos a los tres o cuatro años, el proceso de vinificación lleva varios meses y si queremos que tenga paso por barricas de roble esto se puede extender a varios años más. Es el fruto de ese esfuerzo y trabajo constante lo que lo enaltece.
Si yo hiciera mi vino tendría en claro esos tiempos, pero no dejaría de ser un impaciente. Esperaría lo que haya que esperar, pero me comería los dedos de las ansias de que mi vino esté listo. Por eso me gusta el nombre de los vinos de Eugenio Battilana. Es un nombre realista.  El vino no sale de una cadena de producción y genera tanto apasionamiento que es imposible mantener la compostura y no volverse un impaciente.


Hace poco probé y comenté su Sauvignon Blanc y ahora es el turno de su Gran Impaciente Malbec 2012. También proviene de la pequeña finca de Agua Amarga en medio de Valle de Uco, pero a diferencia del otro Malbec que completa la línea este tiene una crianza de 12 meses en barricas americanas de primer y segundo uso. Es una partida muy limitada de apenas 1100 botellas elaborada en la bodega Vistalba por el enólogo Alejandro Cánovas.
Es un vino muy frutado, de fruta madura que recuerda a la ciruela, con toques especiados y tostados. Por sus aromas, claramente se nota su estirpe de Malbec. Su fuerte está en boca, donde es un tinto fluido, de entrada dulce y rico sabor que llena la boca y la recorre con cierta linealidad, fruto de su buena acidez. El correcto balance de sus atributos lo vuelven muy disfrutable y armónico.
No es un vino que haya que pensarlo, es un vino que se disfruta de punta a punta sin tener que buscarle la justificación.

Un vino para impacientes, digamos.




martes, 10 de febrero de 2015

Rejunte gastronómico

En los últimos días, vengo viendo, leyendo y probando algunas cosas ricas e interesantes que me gustaría compartir con ustedes.  Es un rejunte gastronómico, como una picada o como cuando juntás un montón de restos de comida.


Videos del Guerrillero

Primero, quiero comentar una novedad de un blog amigo muy conocido.  Desde hace muy poco tiempo La Guerrilla Culinaria tiene un canal de YouTube y está subiendo algunas de sus recetas.
Con cada video va ganando más onda y dinamismo.  Una iniciativa para aplaudir y a la que no me animo aunque ya son varios los que me piden video-catas.
Les dejo el video con la receta de un Pollo Kung Pao:




Tandil lo tiene más largo

Sí, en Tandil hicieron el salamín más largo de América.  Con un salame de algo más de 20 metros lograron batir su propio récord de 16 metros.  Además, bajo las normas de la Denominación de Origen Salame Tandilero.
¿Cuál es el más largo del mundo?  Según Guinness se hizo en Bélgica en 2010 y midió 1.152 metros.

Fuente: El Federal

Petrus: aceite de oliva recomendado

Recientemente cayó en mis manos un muy rico aceite de oliva de la región de Nonogasta, La Rioja. Petrus (como el famoso vino francés) es producido en la finca La Andaluza, que tiene unas 125 hectáreas de olivos de las cuales 20 están en producción en la actualidad con un bajo rendimiento.  Si bien así logran menos aceite, este es de mayor calidad.
Contacté al ingeniero Matias Caimi para que me cuente más sobre su aceite y me explicó que: "Los aceites verdes o de cosecha temprana tienen una muy baja acidez (menor a 0,5) lo cual es muy recomendable, tienen un mayor contenido en acido oleico que es el más buscado en el aceite de oliva por ser el que interviene previniendo la formación de colesterol en el cuerpo, y tiene mayor concentración de antioxidantes y polifenoles".
Es un aceite suave y sabroso, ideal para todo uso.  Sus aromas son marcados y recuerdan a la oliva y las hierbas.  Según sus productores apuntan a un público amplio que todavía no está acostumbrado a los sabores intensos, pero prometen una partida especial para este año.
Precio: $60 los 500 ml., lo que da una relación precio/calidad excelente.  Varios premios obtenidos lo avalan.
No sé en qué locales pueden conseguirlos, pero pueden llamar directamente a sus distribuidores:
Venta en Buenos Aires: 15-5747-8019 (Teo)
Venta en Gran Buenos Aires, Zona Oeste y Norte: 15-5875-1729 (Mónica)
Venta en La Rioja: 0380 (15)4280391 (Daniel)

Foto de Rosy Braile


Reflexiones de un cocinero

Hay cocineros que son estrellas cuyo fulgor ilumina a muy pocos y otros que dan su aporte de luz a todos.  Me gusta seguir a través de las redes sociales a estos últimos, los que te iluminan un poquito el día.  Quizás lo hacen a través de una receta realizable o a través de una reflexión admirable.  Uno de este grupo es Gonzalo Alderete Pagés, chef del exitoso Perón Perón, que siempre está tirando recetas geniales, modernas y reales; y sino, nos regala reflexiones como estas:






jueves, 5 de febrero de 2015

Finca Sophenia: un viaje a Gualtallary


Hay un chiste que se repite entre los amantes del vino que dice que aprendimos más de geografía estudiando sobre vinos que en la escuela. Es una exageración, por supuesto, pero que guarda alguna certeza. Cuántos recónditos puntos del mundo y nuestro país nos hemos esforzado en buscar en los mapas y entender como era su suelo y su clima. Es que cada botella de vino nos permite viajar. No es un viaje físico, porque no nos movemos, sino un viaje mental (¿espiritual?) a esas tierras muchas veces lejanas.
Unos días después de regresar de Cafayate ya estaba invitado a una nueva degustación. Todavía no se había borrado de mi boca el sabor de los vinos salteños y el abrazo de su gente cuando debía cambiar de geografía. Mi cuerpo había vuelto a Buenos Aires, pero mi mente seguía allí. La nueva cata me obligaba a moverme a Mendoza y más específicamente a Gualtallary. El vino nos permite viajar, yo conozco Gualtallary por sus vinos.
Los grandes medios se han hartado de decir que Gualtallary es la sub-zona top de la zona top que es el Valle de Uco. Creo que ya podemos dejar de decirle eso de sub-zona porque sus vinos se han ganado un lugar de merecidísimo respeto por el diferencial que traen consigo. Sobre todo, frescura y mineralidad, vinos de gran color, textura e identidad particular.  
Los blancos de este lugar tan particular de Mendoza están entre mis favoritos y por suerte la degustación trataba principalmente sobre las nuevas añadas de Finca Sophenia, una bodega que siempre hizo vinos que me gustan. Además contábamos con la presencia de Eugenia Luka (la –enia de Sophenia) quien nos aportó datos de primera mano sobre la nueva cosecha.

Eugenia Luka, representante de la bodega

De entre lo catado puedo obtener algunas impresiones generales, como la acidez marcada y agradable, la austeridad y la sutileza, vinos que se expresan lentamente con la fruta de fondo y trazos minerales que se perciben en boca. Nos confiaron que todo el equipo de la bodega, junto a los enólogos Germán Masera y Matias Michelini, está haciendo unos pequeños cambios en el estilo de sus vinos. La idea es bajar la graduación alcohólica (el Altosur Sauvignon Blanc tiene entre 11°-12°) y resaltar los rasgos de acidez natural y mineralidad de la zona. Todo sin llegar a extremos.
Además de lo anterior, podría agregar sobre cada vino catado las siguientes líneas:
  • Altosur Sauvignon Blanc 2014. Fresco y de aromas armónicos (ruda, fruta tropical). Por menos de $100 tenés un hermoso Sauvignon Blanc.
  • Sophenia Reserva Chardonnay 2013. Austero y con un pequeñísimo toque de madera que no lo vuelve gordo, ni mantecoso.
  • Altosur Malbec Rosé 2014. Lindo perfil de fruta fresca, envolvente, sabroso y balanceado en boca. Otro gran rosado para el verano.
  • Sophenia Synthesis Sauvignon Blanc 2012. Complejo, con la fruta de fondo. En boca, balanceado, austero y muy largo. Sutileza y austeridad en un SB de alta gama.
  • Sophenia Synthesis Sauvignon Blanc 2013. Lo note más cítrico en nariz y más fresco en boca, de acidez filosa y marcada mineralidad. Imperdible.
  • Synthesis Cabernet Sauvignon 2011. Lo probé en un par de ocasiones y puedo decir que está en un gran momento. Como los Cabernet de la zona cosechados maduros, hay mucha fruta roja, pimientos y algo vegetal. Todavía se lo siente estructurado, pero equilibrado, largo y de rico regusto. Lo probamos en copas normales y en unas Riedel para Cabernet Sauvignon y es increíble la diferencia, parecían dos vinos distintos (no me da el presupuesto para tanta copa, sino…)
  • Sophenia Extra Brut. Muy buena burbuja, constante y delicada. Austero en boca y con aromas de abundante fruta.
Si quieren darse una vuelta “virtual” por Gualtallary, o Alto Valle de Uco, estos vinos son una puerta de entrada muy recomendable.

Sophenia Synthesis Cabernet Sauvignon
en copa Riedel y común, dos mundos.