jueves, 18 de diciembre de 2014

3 burbujeantes novedades para estas fiestas

Pasaron casi diez días desde la última nota donde hablábamos de la aparición del 2° número de nuestra revista digital.  Si bien fue bastante extenuante, la verdadera razón de la ausencia de notas fue un virus que me tomó de sorpresa y me tuvo toda la semana con fiebre.  No tenía ganas de escribir y casi no hubo interacción en las redes.  ¡Y con tanto atrasado que tengo para contarles!
Así que vamos a lo importante.  Se vienen las Fiestas y más allá de sus creencias es un momento de reunión y festejo, porque siempre es lindo tener un motivo para festejar... y descorchar.  
De las novedades en espumosos surgidas en los últimos tiempos hay tres que pude probar y quiero recomendarles.  Los tres son Brut Nature (menos de 7 gramos de azúcar por litro), se ubican en el rango de $100-145 y son una buena opción para estas noches especiales.


Amalaya Brut Nature
La bodega salteña lanzó su primer espumoso hace unos meses y como en todos sus vinos apuesta al corte, buscando complejidad y originalidad.  En este caso repiten la fórmula de su Amalaya Blanco pero invertido.  En este Brut Nature un 80% está compuesto por Riesling y el 20% restante por Torrontés.  Francisco Paco Puga, su enólogo, fue muy cuidadoso con la elaboración del vino base para mantener frescura y fruta en este arriesgado corte.  El resultado es un espumoso de aromas frutados que recuerdan a la manzana y el durazno con algunos toques más sutiles como las flores.  Donde destaca es en la boca por su equilibrio y delicadeza.  Tiene el toque justo de dulzura y frescura como para que guste a un público muy amplio.  Un espumoso amigable, rico y que quedará bien en cualquier mesa.

CarinaE Chin Chin Brut Nature
Este espumoso es una edición de 6000 botellas que la bodega lanzó en conmemoración a sus primeros 10 años en el país.  "Para nosotros, los 10 años en la vitivinicultura merecían un brindis con burbujas, así nació nuestro Chin Chin", explicó Philippe Subra.  El vino es un clásico corte Chardonnay-Pinot Noir elaborado con el método charmat largo que logra una abundante y fina burbuja, además de aromas a fruta tropical, durazno y algo de cereza.  En boca está muy balanceado en todas las sensaciones que otorga al paladar y destaco su buen final, persistente y agradable.  Otro espumoso amigable y con un divertido nombre que será otro tema de conversación en la mesa navideña.

Las Perdices Brut Nature
Para quienes disfrutamos del método champenoise, Las Perdices acaba de lanzar un nuevo espumoso a su bien nutrida oferta de burbujas.  En este caso, compuesto por el clásico corte 80% Chardonnay/20% Pinot Noir y una estiba de 18 meses sobre borras.  El resultado es un champú de delicadas y abundantes burbujas, con intensos aromas frutados, florales y de panificados.  En boca tiene buena acidez, se siente cítrico y con un sabor que nos hacía recordar el pomelo rosado.  Es de un estilo más "seco" que los otros espumosos y de un largo final.  Aunque es el más clásico de los tres (sin que eso sea algo malo), me pareció bastante versátil como para entrada o brindis.

En conclusión, tres novedades pensadas para engalanar nuestras mesas sin gastar un dineral.




martes, 9 de diciembre de 2014

Ya salió el Nro 2 de la Revista Vinarquía

Click en la imagen para ir a la revista

Después de un duro trabajo de dos meses, ya está en la web el segundo número de nuestra revista digital.  
He quedado muy conforme con el diseño general y el contenido, aunque siempre queremos algo más.  De hecho, cada número termino odiando la revista por el trabajo que implica.  Pero todo cambia cuando uno ve el resultado final.
Para esta segunda publicación he tomado varias decisiones como la apertura a otros temas y el no querer incluir publicidad.
Verán que no solo hablamos de vinos, sino también algo de gastronomía y cultura.  Todavía necesitamos más colaboradores para cubrir otras áreas como el turismo, por ejemplo.  Pero vamos de a poco.
Me dejo de chácharas y los dejo disfrutar de este número que viene con jugosas 66 páginas de puro contenido.



PS: Solucionado el problema que impedía descargar la revista.



miércoles, 3 de diciembre de 2014

Las Perdices Ala Colorada Cabernet Franc


Cuando los españoles llegaron a América, encontraron un grupo de aves que denominaron perdices, por su semejanza con las europeas.  Pero como pasó con muchos animales “descubiertos” por los españoles en el Nuevo Mundo, el parecido era solo superficial, ya que no están emparentadas y tienen hábitos muy diferentes.  La Perdiz Ala Colorada (Tinamú Rojo o Martineta de Alas Coloradas) es una especie muy apetecible para la caza, difícil de ver y solo vuela cuando está en peligro.  Al hacerlo el reflejo del sol en sus alas presentan un tono rojizo muy marcado.
Haciendo honor a esta pequeña ave terrestre, la bodega Viña Las Perdices lanzó una nueva línea al mercado.  “Por el momento, solo tiene un exponente, pero la idea es ir en un futuro incorporando otras variedades, siempre menos convencionales y de producciones pequeñas”, dijo el Ingeniero Juan Carlos Muñoz, winemaker y cara visible de la bodega.  Como la Perdiz Ala Colorada, son ejemplares raros, que se ven poco y, por eso, codiciados por el consumidor.  El primero en salir al mercado fue el Cabernet Franc, la nueva joyita de la que todos queremos aprender más.
Las Perdices Ala Colorada Cabernet Franc 2012 es fiel al estilo de la bodega.  Vinos rotundos, bien hechos, de sensaciones marcadas, en cierto modo clásicos, pero sin caer en lo anticuado.  Si alguien me preguntara cómo es un Franc argentino, creo que esté es un claro exponente de lo que podemos esperar.  Sus aromas mostraban muy bien el perfil del varietal y tendían hacia la fruta negra y cerezas, pimientos y notas herbales.  Lo noté un vino robusto, bien balanceado e intenso que se comportó genial antes y durante el asado.
Entre otros detalles, me dio la impresión de que un año o dos de guarda le van a sentar muy bien a este vino.  Creo que habrá un lindo crecimiento en botella, aunque está muy disfrutable hoy.  O sea, hay que comprar varias botellas e ir probando.

Terminando esta pequeña nota me pregunto cuál será el próximo Ala Colorada, ¿Petit Verdot? ¿Tannat? ¿incorporarán a esta línea su Albariño? Paciencia, parece que Las Perdices tiene un par de cartas bajo la manga

Perdiz Ala Colorada

domingo, 30 de noviembre de 2014

Foto del mes


Tenía pensada otra foto para la sección fija de La Foto del Mes, pero ya la vengo atrasando en dos oportunidades así que una más no será problema.
La imagen en cuestión es uno de los chistes casi diarios que saca el ilustrador chileno Alberto Montt en su blog.  Como fue publicado este mes no quería dejar pasar la oportunidad.

Aprovecho la oportunidad para contarles a los amigos que está ansiosos con la salida de un nuevo número de la revista que la fecha de salida del Número 2 es el 9 de diciembre y les adelanto la portada, aunque pueda sufrir algunas modificaciones menores.
Para los que recién llegan a Vinarquía recuerden que nuestra revista es una publicación digital, bimestral y gratuita que se puede leer desde aquí mismo.






viernes, 28 de noviembre de 2014

Punto Final Cabernet Franc 2011

El Cabernet Franc está de moda, lo sabemos.  Pero tiene con qué.  Desde que se empezó a hablar fuerte de él en el país y luego en el exterior, vengo pensando qué es lo que lo hace tan atractivo.  Más allá de cuestiones de marketing, creo que parte de su gracia radica en el contraste que logra frente al Malbec.  Los enófilos inquietos a veces nos sentimos "aburridos" de los Malbec amplios, dulzones y pesados.  Para esas ocasiones en que te sentís agotado de estos vinos, la elegante austeridad del Franc es un bálsamo.  Por otro lado, gran parte de los enólogos coinciden con su capacidad "plástica", es decir, lo maleable de la cepa.  Se pueden lograr multiplicidad de estilos y se adapta de distintas maneras a cada terruño.  Es por todo eso que el Franc se vuelve versátil.  Además como todavía los gurúes no nos han instalado "el estilo correcto", tenemos una gran variedad para probar.
En el próximo número de la revista de Vinarquía, que sale el 9 de diciembre, desarrollaremos más estas ideas y una docena de enólogos nos ayudarán a entenderla un poco mejor.  Estén atentos.


Uno de los últimos Franc que tomé generó bastante curiosidad en Twitter.  No sé si es que todos lo han probado y coinciden conmigo o si es curiosidad, pero merece una nota propia.  Me refiero al Punto Final Cabernet Franc 2011 de la conocida bodega Renacer.  Por primera vez se decidieron a embotellar una edición limitada de este varietal que antes solo usaban para pequeños cortes en su vino ícono.  La edición es muy escasa, con solo 2000 botellas, así que apúrense.
Para más datos, el vino tiene una crianza de 24 meses en barricas de roble francés y 12 meses más de estiba en botella, por eso recién sale a la luz.  Ya está listo para tomar, pero el enólogo Pablo Sánchez le augura hasta 10 años de guarda.  Yo no me aguanté y liberé esta bestia enjaulada.
En un vino así esperamos encontrar varias capas de aromas y este mostró frambuesas, cassis, especias, algo de tabaco y sándalo.  En esta etapa de la degustación me gustó mucho, pero como sabemos, la boca manda y el Punto Final no se achicó.  Es muy equilibrado y sabroso, con una sensación dulce de entrada.  Al mismo tiempo es austero, con buen cuerpo y un largo regusto de frutos rojos.  Fue un gran disfrute de principio a fin y se combinó muy bien con carne al horno.
Este vino es una muestra de lo que se puede hacer con Cabernet Franc en cuanto a vinos con gran cuerpo y balance.  Del otro lado hay Francs más lánguidos y vegetales.  Lo grandioso es que no haya un estilo definido y único, por lo que los catadores ávidos de novedades podríamos pasarnos un buen tiempo descubriendo el varietal.  Esperemos que siga así.




miércoles, 26 de noviembre de 2014

Un almuerzo con Matias Riccitelli


A Matias lo había visto en algunas ferias y apenas si cruzamos unas palabras al probar sus vinos poderosos y multipremiados. El ritmo atronador de la feria impide cualquier comunicación seria, pero afortunadamente pasó por Buenos Aires para presentar sus nuevas etiquetas y fui invitado a un almuerzo en Aldo´s para degustarlas con tranquilidad. Poder tener una charla amena y que transmita su visión sobre lo que hace es enriquecedor y permite comprender mejor cuál es el mensaje de sus vinos. Además tuvimos un exquisito maridaje propuesto por el nuevo chef de Aldo’s, Nacho Pérez.
La idea era catar las nuevas incorporaciones de su línea The Apple doesn’t fall far from the tree que como tiene un nombre tan largo la llamaremos simplemente The Apple o, como bromeábamos, El Apple.
Empezamos con su nuevo The Apple Rosé 2014. Hecho a base de Malbec y Pinot Noir, sorprendió a todos los concurrentes. Un rosado espectacular pensado desde un primer momento de esta manera, es decir que no es parte de la sengría de un tinto. “Quiero reivindar el rosado en Argentina”, comenta Matias y agrega que “fue muy bastardeado por malas prácticas”. El suyo abunda en fruta roja y notas florales. Tiene gran presencia en boca, fresco, con buena acidez y una cierta sensación mineral. Para encargar de a cajas.
Para su segundo vino el The Apple Sauvignon Blanc 2014 trabajó con gran diversidad de viñedos y hasta 10 microvinificaciones para encontrar el estilo buscado. De esta manera logró un perfil de aromas internacional (herbal, tropical), pero con toda la potencia de sabores y sensaciones que transmite el terruño mendocino. En boca es explosivo, con una acidez muy filosa y un largo final. Ideal para comer.
El próximo blanco fue más discreto o quizás el SB lo opacó un poco. The Apple Torrontés 2014 se aparta del estilo del NOA y busca elegancia y sutileza. “Es el Torrontés como nos gusta a nosotros”, confesó el enólogo. Conserva su tipicidad de durazno y flores blancas, pero sin ser esos aromas de impacto que pueden ser cansadores. Al beberlo se siente muy ameno y cómodo. Uno de esos vinos que no te tapan la comida.

Finalmente llegó la hora de los tintos. Son sus Malbec los que lo volvieron conocido en el mercado doméstico, cosechando premios y aplausos. El primero fue uno que ya había generado muchos comentarios en las redes sociales por su llamativa etiqueta de estilo comic, el Hey Malbec! 2013. Surgió pensado como un vino de entrada a los productos de Riccitelli y podemos decir que no es puro marketing. Un Malbec de impacto, con mucha fruta fresca, gran cuerpo, largo y carnoso. Apuesta a la simpleza, con tipicidad y frescura. Uno de esos vinos que puede ser el punto de entrada para muchos, porque lo tiene todo para gustar.
La segunda novedad fue el Riccitelli Vineyard Selection Malbec 2012. Es de otro estilo, más complejo de aromas, muestra fruta negra y flores, es estructurado en boca, pensado para aguantar varios años. Te deja un largo regusto a ciruelas y me parece ideal para maridar con carnes como la carrillera de ternera que tienen en Aldo’s.
La presentación tuvo algo de sorprendente porque es un enólogo que se hizo conocido por sus contundentes Malbec, pero ahora que se amplían las líneas podemos afirmar que Matias Riccitelli tiene algo más que decir. Y eso está bueno.




viernes, 21 de noviembre de 2014

5° Degustación anual de Clusters y Cabaña Piedras Blancas

Si hay una combinación de la que nadie duda es la del queso y el vino. Imagínense lo mejor de ambos mundos de la argentina y entenderán el placer de ir a la feria anual que hacen la distribuidora Clusters y la quesera Cabaña Piedras Blancas. Quizás suene exagerado, pero una mirada más atenta disipa las dudas. Clusters distribuye los vinos de Viña Cobos, Sottano, Riglos, Marchiori & Barraud, Tacuil, Dieter Meier, Kaikén y Cruzat. Un portfolio impresionante de bodegas que acumulan premios y altos puntajes. Por su parte, Cabaña Piedras Blancas está claramente posicionada como una de las mejores queseras del país con productos de oveja, cabra y vaca de inspiración francesa que destacan en un mercado de marcada chatura.
Lamentablemente la feria es solo para el trade y prensa, pero hay que insistirles y veremos si se animan a abrir las puertas. Más allá de ese detalle, quería comentar los vinos que pude probar y comentar principalmente las novedades. No voy a aburrir escribiendo de cada vino, sino que me limitaré a los que más me gustaron, tratando de dar algunas apreciaciones generales sobre las bodegas y sus líneas.


Para ser un poco organizado primero hice una recorrida de blancos. No había muchos, pero algunos destacaron como el nuevo RD Torrontés 2014 de buena nariz y amable en boca, ideal para el verano. Asímismo, Tacuil llevó una nueva añada de su Sauvignon Blanc, que cada año sorprende aunque no logre mantener un estilo claro. La añada actual es una explosión de fruta, muy sabroso. Otro Sauvignon Blanc siempre rendidor es el Quinto de Bodega Riglos, que esta añada se nota más austero que la anterior. Los tintos de estas dos bodegas son ya viejos conocidos, ampulosos y de impecable factura. Si tengo que elegir dos que me gustaron mucho esa tarde me quedo con el Riglos Gran Corte 2012 y el 33 de Dávalos 2012.
Había muy pocos rosados, a pesar de ser un sector que está creciendo muchísimo, pero uno que destacó fue el Puro Rosé 2013, de muy buena fruta y muy agradable de beber. Esta bodega también presentaba como novedad el Puro Grape Selection 2012, un Malbec muy amable y de buena tipicidad.


Algo nuevo en el portfolio de la distribuidora es la incorporación de la Bodega Kaikén. Por primera vez pude probar con detenimiento todo lo que hacen (que es bastante) y hay que reconocer el buen nivel de sus vinos. Entre los blancos se destacó mucho el Kaikén Terroir Series Torrontés 2014, de los mejores blancos de la feria junto con el Kaikén Ultra Chardonnay 2011, de otro estilo por tener madera. Entre sus tintos me gustó mucho el llamativo corte del Kaikén Terroir Series Malbec-Bonarda-Petit Verdot 2012; el Kaikén Ultra Malbec 2012, del que pudimos probar sus componentes por separado; y, por supuesto, el Mai 2009, ícono de la bodega.
El tema de los espumosos estaba acaparado por Pedro Rosell y sus Cruzat, cuya calidad superior es indiscutible. Pueden leer una nota anterior y detallada sobre ellos haciendo click aquí. Sin embargo, era altamente recomendable el nuevo espumoso de Kaikén y muy interesante de probar el nuevo Sottano Extra Brut, elaborado a base de Viognier y Chardonnay.


Donde también hubo nuevas incorporaciones fue en Viña Cobos que amplía su oferta y agrega nuevos Malbec a su línea Bramare Vineyard Designate. Además de los Marchiori Vineyard Malbec y Rebon Vineyard Malbec, ahora se suman los Touza Vineyard Malbec y Zingaretti Vineyard Malbec. Todo lo de Cobos mantiene un estilo similar de vinos amplios, “gorditos” y complejos. En el caso de estos dos nuevos integrantes, Zingaretti es de Villa Bastías y es más lineal y de estilo Valle de Uco; Touza es de Las Compuertas, con abundantes aromas donde destaca la fruta negra y un gran equilibrio en boca. Por supuesto, estuvo todo el resto de su línea y se pudo probar sus Cobos Volturno y Cobos Malbec. Ambos vinos impecables a los que no se les puede reprochar nada.
Fue una linda degustación con lo mejor de la distribuidora Clusters y los quesos de Cabaña Piedras Blancas que siempre estuvieron a disposición de los catadores. La quesera presentaba además su nueva línea Bonne Vie, baja en lactosa y con el mismo nivel de siempre. De los productos de Piedras Blancas no me canso de repetir que su calidad y diversidad de oferta supera con creces la media de la industria nacional. Gracias por estos quesos.
Ahora hay que esperar un año hasta la próxima edición. Yo ya les reservo un espacio en mi agenda, porque es de esos eventos imperdibles.