martes, 6 de diciembre de 2011

No más puntajes

A surgido una movida a nivel internacional para teminar con los famosos puntajes de 50 a 100 que popularizaran los norteamericanos. Productores, enólogos, blogueros,etc. están firmando un manifiesto (Vinarquía ya lo firmó) que pueden leer a continuación:




El Manifiesto scoREVOLution

El vino es una expresión gustativa del lugar donde sus uvas crecieron y los métodos con que fueron cultivadas, estos métodos se han desarrollado en el tiempo para enfrentar la variabilidad de la naturaleza. La combinación de tierra, clima, cultura y filosofía conforma el terroir. Lo ideal sería que un vino evocase una comprensión de la región productora e incluso del viñedo individual que le da origen.
La expresión sutil del vino se entiende mejor a través del contexto de su geografía. Hay muchas acciones en el proceso de elaboración que finalmente afectarán a un vino, pero si el objetivo es abordar el tema desde una mirada minimalista, o sea alterar o influir en el proceso lo menos posible, mientras se previenen infecciones y su deterioro, entonces seguramente la esencia del terruño se conserve.
Si nos basamos en los paladares parciales de unos pocos – y la boca no puede ser imparcial, dado que el proceso de cata es algo sumamente personal – que nos diga que es lo bueno y lo perfecto, entonces no habremos sacrificado nuestro propio entendimiento personal del vino, y de esta manera ¿cuál sería el objeto de beberlo?
El sistema de puntuación de 100 puntos es una herramienta torpe e inútil para el examen de vino. Si el vino es, como creemos, algo subjetivo, sutil y vivencial, por naturaleza no es cuantificable. Las puntuaciones impuestas a los vinos son simplemente un símbolo estático, una definición absoluta basada en un singular contacto con un vino y así completamente ineficaces cuando se aplican a un producto dinámico, cambiante y polifacético.
Discutir los taninos de los vinos, su acidez, equilibrio, estructura, fruta, etc., es esencial. Compartir nuestros pensamientos y experiencias con otros seres humanos es posiblemente una de las partes más importantes de beber vino. Pero introducir una puntuación a este proceso es a menudo una actitud inexacta condescendiente y excesivamente simplista.
El vino es infinitamente variable. Esta es la naturaleza del terruño, y también de la humanidad, que inexorablemente está hermanada con el terruño.


La idea es discutible, los motivos son bastante convincentes y creo que la discusión pasa por cuanta consideración y acatamiento damos a las opiniones de ciertos sujetos.  Sabemos que las opiniones de los grandes expertos se pueden "adornar" e incluso podemos dudar de sus métodos de catar vinos en forma "industrial" o "en serie".  Por mi parte, tomo las opiniones como referencias, lo que me importa es la subjetividad de mi paladar.
¿Ustedes que piensan?


Pd: ya vuelven las catas...


3 comentarios:

  1. Hola Ariel. Pues ya leí el manifiesto, pero se me hace que la idea base no es que desaparezcan las puntuaciones en sí mismas, sino las puntuaciones tramposas, ésas otorgadas para que la gente que las usa como referencia compre cierto vino, pues el productor le dará un porcentaje al calificador. Ese es el problema. No el que diga "90 puntos", sino si esos 90 puntos son sinceros.

    Personalmente no sé, ni me interesa, saber si los vinos que compro fueron calificados por los "famosos" (WS, RP). Confío más en las recomendaciones de mis amigos.

    Saludos desde México.

    --Rafa Ibarra
    El mundo de Rafa Ibarra

    ResponderEliminar
  2. Temazo!! Nosotros en lo personal adherimos a cada letra escrita en ese manifiesto... pero claro, como todo, es muy difícil salirse del sistema y ocasionalmente hemos puntuado vinos (de diferente manera, pero lo hemos hecho). No obstante siempre tuvimos posición tomada a ese respecto y en ese sentido estamos convencidos que no se puede puntuar un gusto subjetivo... Ahora, nosotros queremos hacer otra pregunta: ¿qué piensan los enólogos, vitivinicultores, bodegueros, Ing. Agr, etc. etc. vinculados a la enología, sobre puntuar los vinos? Lo preguntamos porque tenemos la sensación de que si se hiciese un plebiscito, probablemente gane el SI puntuar. Dejamos la inquietud. Salute!

    ResponderEliminar
  3. Dos miradas distintas pero parcialmente coincidentes!
    Como dice el Manifiesto podemos discutir, incluso describir, aspectos del vino, pero dar un puntaje y pensar que éso es universal es soberbio.
    Coincidimos los tres en que debemos divulgar y así ir conociendo lo que nuestros amigos tienen para contarnos sobre los vinos que se prueban. Si vemos las recomendaciones de los bloggers y los de las revistas especializadas veremos cosas bien diferentes.
    Igualmente, en defensa de los grandes críticos y los grandes medios diré un refrán archiconocido: La culpa no la tiene el chancho sino quien le da de comer. Muchos, por suerte no todos, siguen a ciegas sus recomendaciones, sus puntajes y sus omisiones.

    Saludos a los tres!

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!