martes, 29 de noviembre de 2011

El Cabernet que latía en la cava

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen... y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Así empieza El corazón delator de Edgar Allan Poe, el archiconocido cuento donde un joven asesina a un viejo y lo entierra bajo el piso.  Cuando la policía hace una requisa él se delata porque "siente" latir el corazón bajo las tablas.  
No maté a nadie, pero había un vino que sentía latir en la cava desde hace un buen tiempo.  Lo compré el año pasado y le di su tiempo para que estuviera en su mejor momento.  Le tenía muchas esperanzas, vaya uno a saber porqué intuición.


Y esa es mi historia, lo esperé hasta que su llamado fue insoportable y acabo de descorcharlo.  Se trata del Latente Cabernet Sauvignon Oak 2008, también conocido como Latente Etiqueta Azul.
Es un vino de La Consulta, en el Valle del Uco, de la bodega Cuarto Surco.  A diferencia de otros vinos de esta bodega, éste pasó nueve meses por barricas de roble francés.
Su color, otrora más violáceo, ahora es de un rojo rubí evolucionado.  Tiene unas piernas breves que parecen una corona sobre el vino.  Aromáticamente es intenso, aunque no tan rico: aromas típicos del varietal como pimientos verdes, especias y un toque tostado y de vainillas.  En boca: luego de un par de años el vino perdió la tanicidad intensa del Cabernet, lo que lo hizo amable, aunque algo flojo de cuerpo para mi gusto.
En conclusión, el vino estuvo correcto.  No fue un Cabernet rudo, al contrario, como que le faltó algo de  intensidad y cuerpo.  Pero viene bien para acompañar las comidas no tan pesadas del verano.
Precio: $45 y aquí se presenta un dilema, porque yo lo compré hace un año o más y, por supuesto, lo pagué algo menos.  Por ese precio, tiene una RPC casi correcta, pero para quienes busquen un Cab potente les sugiero rumbear para otros lados.  Acá, depende de los gustos personales.



2 comentarios:

  1. No conocíamos de nada ese vino Ariel! Bueno... hay tanto vino dando vueltas que es imposible conocer todo! Por la descripción que hacés nos da la sensación de que es un vino que no nos gustaría... Lo dijimos en un nota... solemos preferir la desfachatez y la irreverencia de la juventud! Claro... hay de todoooo. Un abrazo y salute!

    ResponderEliminar
  2. Hay tantas etiquetas en el mercado que uno no puede conocerlas todas y ahí está la clave para sorprenderse, no?
    A este vino, aunque correcto le faltó ese toque irreverente.

    Abrazo y salute!

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!