jueves, 9 de febrero de 2012

Carménère: la cepa perdida

El Carménère es una variedad de uva que se considera originaria de la región de Médoc en Burdeos, Francia, donde se cultivaba ampliamente hasta que Francia fue atacada en 1860 por la plaga de la filoxera, un bichito de no más de 5 milímetros que atacaba las raíces de las vides y chupaba su savia.  La plaga fue tan grande que se perdieron prácticamente todos los viñedos del Viejo Mundo.  Hubo que replantarlos injertándolos en raíces americanas, las que eran inmunes a la filoxera.  O sea, los mejores vinos europeos son americanos ;)
Bromas aparte, la crisis fue muy grande.  Se tardó 30 años en recuperarse y entre las consecuencias del ataque del bichito se perdieron algunas cepas como la Carménère.
En 1994 el ampelógrafo francés Jean-Michel Boursiquot advirtió que la fruta de algunas vides de Merlot chileno tardaban más en madurar que el resto.  Estudio de ADN mediante, se descubrió que gran parte del tan apreciado Merlot chileno era en realidad Carménère, la cepa perdida.
La respuesta probable de cómo pasó esto es que, introducidas juntas hacia 1850, las uvas se mezclaron con el paso del tiempo.  Como son uvas bastante similares, nadie notó la diferencia.  En Nueva Zelanda también la encontraron, pero mezclada entre plantíos de Cabernet Franc.  Te da qué pensar, no?
Las bodegas chilenas no desaprovecharon la publicidad del suceso y convirtieron el Carménère en su bandera.


En nuestro país hay poquísimo Carménère plantado lamentablemente, pero si buscás podés conseguir algunas etiquetas de la bodega Viniterra y el que probé recientemente: Santa Julia Innovación Carménère 2010.
Esta línea de Santa Julia es conocida por experimentar con cepas raras a muy buen precio antes de pasarlas a su oferta permanente.
En la web de Santa Julia no hay información de este varietal, sólo puedo decirles que maduró 6 meses en roble francés y que la partida fue de sólo 4200 botellas.  Color rojo profundo con bordes púrpura.  Aromas a fruta madura roja y negra, pimiento verde, chocolate y tabaco.  En boca fue un vino equilibrado, con taninos suaves como buen Carménère y un final bastante largo donde perduraba la nota de la madera: ahumado y a tabaco.  Me gustó beberlo.
En conclusión, una oportunidad para seguir conociendo una cepa que va recuperando su terreno con fuerza.    Me gustaría hacer tres observaciones:

1- Fue una de las pocas ocasiones en que coincido con lo descripto en la contraetiqueta.
2- El alcohol marca 13,5%, pero se hizo sentir más de lo normal.  Los Carménère por su alta cantidad de azúcar devienen en vinos de alta graduación.  Me dejó pensando.
3- Qué lindo sería que se plantara en el sur argentino.

Precio: $28
RPC: Muy buena+.  Esta línea de Santa Julia es genial.


12 comentarios:

  1. Tengo uno: así es que a abrirlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ábralo nomás que está bueno. Quizás los Carménère chilenos son más suaves, por lo menos desde mi experiencia.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Probé un innovación carmenere pero no recuerdo el año, sí note color intenso con los matices que describiste y buena nariz, pero en la boca estaba muy desequilibrado y con bastantes amargos. Intentaré nuevamente.
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fabián, no lo noté desequilibrado, por lo menos en esta añada. Las anteriores no las probé.
      Buscando información no encontré malas referencias. Intentá nuevamente :)

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Estos días en Chile tuvimos la oportunidad de tomar unos cuantos carmenere, aunque no tantos como pensábamos que íbamos a tomar. Es una cepa muy amable, que entrega vinos bien frutales, suaves y ricos. Según nos contaron tiene un gran problema y es que no envejece bien y es preferible tomar los vinos elaborados con ella en poco tiempo. Hemos probado el Viniterra de Argentina (no probamos el Santa Julia) y nos gustó mucho también. Este Santa Julia es una linda oportunidad para probar un cepaje diferente porque su precio es bien amigable y por lo que vos decís, es gustoso. Un abrazo y salute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que no envejezca bien, algo de eso había leído. Hay que hacer el esfuerzo de tomarlos rápido :D

      Eliminar
  4. Probe ese Carmenere en diciembre y coincido con tus apreciaciones, me gusto muchisimo (Mas aun si tenemos en cuenta el precio), es raro que no mejore con el añejamiento, cosa que el Merlot si hace.
    Se que la gente de Aguma estaba probando con un Carmenere de San Juan, habrá que probarlo.
    Por otro lado no encontre todavia un Carmenere Chileno, ni un Shiraz Australiano que me vuelen la cabeza, se ve que todavia no encontre la botella indicada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, hay que estar atentos al Aguma, también de buenos precios siempre.
      Pordríamos decir que el Carménère es "joven" todavía para la industria y todavía no ha dado su potencial o su mejor expresión. Hay que seguir probándolo.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Anónimo13/2/12 3:32

      Hola Ariel, te comento que tome un carmenere en las vacaciones y mucha intencidadd de color y aroma, tenia un atauqe dulce y bastante desiquilabrado (chileno), y el que pruebo esporadicamente o del que mejor recuerdo tengo es el de viniterra, que me gusta... abrazo

      Eliminar
    3. Hola anónimo, gracias por comentar. Hablando con un crítico de vinos conocido me decía que los Carménère argentinos tenían más potencial que los chilenos y que hasta podíamos desbancarlos en ese campo. El tiempo dirá, no?

      Abrazo

      Eliminar
  5. Hola Ariel. Te comparto este artículo que creo puede serte interesante: Otro mito que cae: la filoxera NO acabó con la uva carménère en TODA Europa.

    Personalmente, aunque la mercadotecnia de la industria chilena haya hecho a la carménère su cepa insignia, prefiero los vinos de cabernet sauvignon de ese país. Ese sí tienen muchísimos más años sabiendo qué cepa es la que están cultivando.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Rafa, muy bueno tu aporte! Hay mucho de marketing atrás de esto, sin dudas. De hecho Chipre, las islas de Creta y Canarias se mantuvieron libres de la filoxera.

      Saludos Rafa y espero que vuelvas a activar tu web!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!