miércoles, 25 de abril de 2012

Vino y Literatura I

Hace poco leía "El escritor Maldito: Raúl Barón Biza", biografía de un escritor argentino bastante controvertido, de Candelaria de la Sota, y me encontré con un fragmento que me hizo volver sobre un tema recurrente: alcochol y literatura.  
Raúl Barón Biza había caído preso por su cercanía con el Coronel Atilio Cattáneo, que junto a un grupo de radicales intentaba derrocar al gobierno de Agustín P. Justo en 1932.  En su libro "Porqué me hice revolucionario", el escritor y millonario argentino confiesa que para mantener su estilo de vida apeló a la corrupción del Servicio Penitenciario y:

En mi celda llegué a batir un récord: bajo mi cama, y entre los prontuarios, en cierto momento existía según inventario una botella de Pommery, varias de discreto Medoc y dos de Fine Napoleón de 40 años, que guardábamos celosamente para el 24 de diciembre a la noche.

Este fragmento nos muestra cómo vivía la alta burguesía porteña de principios de siglo.  Pero más allá de eso, volví a pensar en la ya nombrada relación literatura-vino o literatura-alcohol.  Y también me dí cuenta de lo trillado del tema: hay una serie de poemas al vino (como los consabidos sonetos de Borges al noble brebaje o lo que escribió Neruda) que ya están muy quemados, muy vistos.  Empecé a pensar entonces en los otros textos, esos que no se repiten irremediablemente por toda la web, y emprendí mi búsqueda.

Charles Bukowski, tomándose una cervecita

Lamentablemente, la búsqueda me llevó al lado feo de las bebidas: el alcoholismo.  Escritores como Ernest Hemingway, William Faulkner, Edgar Allan Poe, Truman Capote, Malcolm Lowry, Dylan Thomas o el argentino Abelardo Castillo, sucumbieron ante la adicción.
De Poe sabemos que murió entre delirios producidos por el alcohol; Dylan Thomas, el genial poeta galés, muere tras al menos 18 vasos de whisky ("he bebido 18 vasos de Whisky, creo que es todo un record", fueron sus últimas palabras); Capote, mezclaba sus psicofármacos con bebidas alcohólicas ( "Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio", dijo); Francis Scott Fitzgerald pasó de bon vivant a borrachín y murió de un infarto, alcoholizado.  La lista es larga y triste.

No es la idea entristecerlos ni dejar ningún mensaje moral.  Volviendo a la idea inicial de esta entrada, me propuse una nueva busca, lejos de los consabidos poemas repetidos.
Y me encontré algunas joyitas en la biblioteca.  ¡Para leer con atención y disfrutar!


Renanas (noche renana) (I) - Guillaume Apollinaire (1880-1918)

Mi vaso está lleno de un vino tembloroso como una llama
escuchad la canción lenta de un marinero
que cuenta haber visto siete mujeres bajo la Luna
peinar sus cabellos verdes y largos hasta sus pies

De pie cantad más alto bailad en raudo corro
que no oiga más el canto de los marineros
y acercarme todas las mozas rubias
de mirada inmóvil y recogidas trenzas

El Rin está borracho donde se reflejan viñas
todo el oro nocturno y tiembla en sus aguas
la voz no cesa nunca de cantar
a esas hadas de cabellera verde que encantan el estío

Mi vaso se ha quebrado como una brusca risa


Un coño blanco (frag.) - Charles Bukowski (1920-1994)


Es un bar que queda cerca de la estación de ferrocarril, ha cambiado de dueño seis veces en un año. pasó de bar top-less a restaurante chino, después a mejicano y luego a varias cosas más, pero a mí me gustaba sentarme allí a mirar el reloj de la estación por una puerta lateral que siempre dejan entornada, es un bar bastante aceptable: no hay mujeres que molesten, sólo un grupo de comedores de mandioca y jugadores del volante que me dejan en paz. están siempre allí sentados viendo la aburrida retransmisión de un partido de algo en la tele, se está mejor en el cuarto de uno, por supuesto, pero hemos aprendido con los años de trinque que si bebes solo entre cuatro paredes, las cuatro paredes no sólo te destruyen sino que les ayudan a ELLOS a destruirte. No hay por qué darles victorias fáciles. Saber mantener el equilibrio justo entre soledad y gente, ésa es la clave, ésa es la táctica, para no acabar en el manicomio.

Rubayatt (frags.) - Omar Jayyam (1048-1131)

Todos saben que jamás murmuré una oración.
Todos saben también que jamás traté de disimular mis defectos.
Ignoro si existen una Justicia y una Misericordia.
Si las hay, estoy en paz, porque siempre fui sincero.

¿Qué vale más? ¿Examinar nuestra conciencia sentados en una taberna
o posternarnos en una mezquita con el alma ausente?
No me preocupa saber si tenemos un Dios
ni el destino que nos reserva.
(...)
Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana, esfuérzate por ser feliz hoy.
Toma un cántaro de vino, siéntate a la luz de la Luna
y bebe pensando en que mañana
quizá la Luna te busque inútilmente.
(...)
¿Cuándo nací? ¿Cuándo moriré?
Nadie recuerda el día de su nacimiento ni es capaz de prever el de su muerte.
¡Ven dócil bienamada!
Quiero olvidar en la embriaguez el dolor de nuestra ignorancia
(...)
¡Bebe vino! Lograrás la vida eterna.
El vino es el único capaz de restituirte la juventud.
¡Divina estación de las rosas, del vino y de los buenos amigos!
¡Goza del instante fugitivo de tu vida!
(...)
Escucho decir que los amantes del vino serán condenados.
No existen verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes.
Si quienes aman el vino y el amor van al Infierno,
vacio tiene que estar el Paraíso.


14 comentarios:

  1. Algún día nos tendríamos que sentar ha charlar de literatura con una copa de buén Pinot Noir de por medio.
    De todo lo que subiste me viene a la cabeza "El cruce del Aqueronte" de Abelardo Castillo que entiendo es un fragmento de una obra mayor "El que tiene sed" no?
    A esta altura sigo teniendo Sed de vino, no se si es bueno o malo, pero es una de las pasiones que aún ayudan a seguir adelante!!!!
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me atrapaste con la de Castillo, no lo leí. Pero acepto la propuesta de charlar sobre literatura acompañados de un Pinot ¡Qué placer!

      Eliminar
  2. Leete ese relato de Castillo que habla del alcohol, es muy bueno. Alan Poe era mi escritor favorito de la adolescencia; y me viene a la cabeza El Barril de Amontillado, que ademas de suspenso tiene a los vinos generosos en la trama.
    Salute y cuando vengas por la patagonia te espero con algún Pinot Negro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo voy a buscar, me interesó. De paso saldo deudas con Abelardo Castillo.
      Aquel que guste del suspenso y el misterio gusta de Poe, también mi favorito de adolescente.

      Espero ir pronto para allá

      Eliminar
  3. Muy buena nota!
    No tengo tanta literatura encima como vos, pero me gusta mucho Bukowski.
    Apoyo la idea de juntarnos a hablar de lo que sea copa de por medio, del Vino que sea, mientras esté rico... JeJe!!

    Fabián: sé que estuviste en los feriados por acá, aunque seguramente con la agenda llena o sobrepasada, pero para la próxima tendrías que hacerte el espacio de una noche por favor.

    Abrazo a ambos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, Bukowski es un grosso, maldito entre los malditos, alguien diferente y genial.
      Avisen que nos tomamos algo.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Que bueno...cuando lo hagan me gustaría estar....

      Vamos a tener que programar un finde en BUE y hacemos un BACANAL de BLOGUEROS !!!....uy...buena idea no...

      Genial la nota, felicitaciones !!!

      Eliminar
    3. Bacanal bloguera!

      Gracias, José

      Eliminar
  4. Ariel, muy buena nota. Sin caer en facilismos. También voto por Poe y Bukowski, aunque caigan en cierta imagen seductora de artistas genios incomprendidos y reventados.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, era un poco la idea. Hay una serie de poemas y canciones sobre el vino que ya están muy leídas y siempre es bueno el hacer nuevas búsquedas.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que groso ver como diferentes pasiones se unen. En este caso la literatura y el vino.
    Yo no soy muy literato, no paso más allá de algunas novelas de suspenso. Pero el tener un lado artista (hago magia y toco guitarra) hace que multiplique las sensaciones de placer cuando conjugos las artes con el vino que es una gran pasión.
    Felicitaciones por la iniciativa, y espero atento las próximas partes para desasnarme en el tema.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Este mundo pareciera tener cada vez menos magia, se necesitan más artistas, locos lindos y magos (algún día te hago un truco de los que aprendí de chico).

      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Muy buen post. Un tema que da para largo. Se me da por traer a colación una transitada cita de Hemingway: "Write drunk, edit sober". Por otro lado, un poema sobre embriaguez (por su origen, no creo que sea sobre vino, diría más bien que habla del faso, algunas flores o pulque, mezcal, no lo sé) que me gusta es de Nezahuacóyotl: "Estoy embriagado, lloro, me aflijo,/Pienso, digo,/
    En mi interior lo encuentro:/Si yo nunca muriera,/Si nunca desapareciera.
    Allá donde no hay muerte,/Allá donde ella es conquista,/
    Que allá vaya yo…/Si yo nunca muriera,/Si yo nunca desapareciera".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno lo de Nezahuacóyotl, el poeta azteca. Tampoco creo que sea vino, pero es sobre la embriaguez (en esa zona de América saben mucho XD ). La relación de literatura/alcohol es de muy larga data, no importa si es vino o whisky. Será genético?

      Gracias por pasar

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!