martes, 21 de agosto de 2012

WineMDQ Malbec Tasting 2012

¿Vale la pena hacer 400 km de ida y 400 km de vuelta para tomar vino?
¿Valen la pena los gastos de hotel, peaje, nafta y comida para tomar vino?
Quizá suene exagerado, quizá en otro momento hubiera dicho que no, pero ahora puedo decir que sí.


Llegamos el sábado 11 de agosto a Mar del Plata en medio de una niebla de proporciones londinenses.  Mucho hotel con vista al mar, pero no podíamos ver la vereda de enfrente.  El viaje tenía varios motivos, pasear, visitar viejos amigos e ir a un evento en el Hotel Saint Jeanne: el WineMDQ Malbec Tasting 2012.
No vale la pena contar lo triste que parecía la ciudad con ese clima de niebla y lluvia amenazante.  Tampoco vale la pena contar los pequeños detalles secretos de una ciudad que todos conocemos.  Los lobos marinos de cemento siguen allí, los otros y las gitanas también.  En la escollera dos perros ladraban y querían morder las olas.  
Vamos al evento.


El lugar no hacía correlato de lo que pasaba afuera.  Estaba luminoso, arreglado, lleno de bullicio y esa leve tensión previa a grandes sucesos esperados.  Nos dio la bienvenida José Miranda del blog WineMDQ, organizador del evento.  Recibimos nuestra carpetita con las tablas de puntuaciones y nos ubicamos en la mesa.  Allí estaban: Adrián de Vinos en Buenos Aires, Maxi y Esteban de El vino del mes, Willie, y Mariano Martín de El disfrute.  Completaba la mesa quien escribe y su novia, Marcela, que es una de las partes necesarias para que este blog siga existiendo.
La ansiedad iba en aumento a medida que se acercaban las 20:30 y el lugar se llenaba con el resto de los 56 degustadores.  El ruido ambiente era calmo, cuan diferente se oiría unos quince vinos después.

José Miranda de WineMDQ en la apertura del evento

Para abrir boca y sorprender a los invitados José nos presentó el primer vino, un colado de esos que no te jode que estén en la fiesta: un Sauvignon Blanc.  Para ser más preciso, un Sauvignon Blanc de Mar del Plata, proyecto experimental de Daniel Pi y Bodegas Trapiche.  Sabroso, aromático, muy bueno.  Hacer vinos en esta zona puede ser un boom turístico.


Comenzaron los Malbec.  Uno tras otro, sin parar hasta que terminara el primer pelotón.  Casi ni tiempo de comentarlos en la mesa.  Hubo quienes se quejaron de la velocidad con que nos traían las muestras, pero esa ligereza era necesaria para poder catar tal cantidad de vinos.  Imagínense que arrancamos a las 20:30 y terminamos a las 3:00.  Si hubieran dado más tiempo todavía estábamos allá.
El tasting consistía en una gran cata a ciegas de 46 de los mejores Malbec del país divididos en tres grupos: Jóvenes, Reserva, Guarda/Íconos.  Había que ponerles un puntaje de 60 a 100, según cierto criterio, luego se sacaban promedios y se armaban los podios.  Qué difícil que es puntuar, qué soberbio.  Si me llaman a jugar, yo juego, así que traté de ser lo más objetivo posible y doy fe de que nuestra mesa también lo hizo así.  Por suerte, el promedio final limpia las subjetividades, las puntuaciones muy entusiastas y las muy negativas.


La cosa iba en serio con el tema de los vinos así que a escupir se ha dicho.  No podés tomarte casi 50 muestras de vino y terminar puntuando como corresponde, lo sé por experiencia.  Sí le hice el honor a alguno que me gustó mucho y a los del último fly: los vinos de muy alta gama e íconos. 
En una cata de vinos se hacen cosas que en una mesa normal son de mal gusto: meter la nariz en la copa, hacer "gorgoritos" para los aromas retronasales, escupir el vino, enjuagar la copa, tener un balde en medio de la mesa con cinco litros de vinos mezclados.  Cuánto cotiza un balde así un sábado a la noche.  ¡Si supieran que eran de vinos de más de $200!  ¿Cuánto valdría un mezcladito así?
Qué sorpresa cada vez que se develaban los vinos catados.  A algunos los conocíamos, a otros sólo nominalmente.  Qué chasco cuando un vino que tenías en gran estima salía mal puntuado por vos mismo, o al revés.
Los podios finales pueden consultarse en una nota anterior junto con mis elegidos: Resultados del WineMDQ Malbec Tasting 2012.


Antes de que alguno le mordiera un brazo a su vecino, nos trajeron la entrada: unas bruschettas gourmet muy ricas y equilibradas.  El plato principal estuvo igualmente acorde: entraña braseada a las tres pimientas con papas rústicas, y de postre:  cilindro de chocolate con corazón de chocolate blanco y semillas de cardamomo.  Supongo que todo creación de los chefs del hotel, bien por ellos.

Y así fuimos llegando al final, acompañando la comida con los mejor puntuados.  Hubo video de despedida, sorteo de botellas (después les cuento qué gané) y brindis con Alma 4 Chardonnay Roble para cerrar.
Pero faltaba algo.
Era tarde, cerca de las 03:00, la gente estaba alegre, a alguno se le recomendo no beber más.  Por ese día, claro.
Nos acercábamos a la puerta, pero todavía nos faltaba algo.
Y allí estaba: José.  Nos faltaba agradecerle por organizar todo esto.
Lo hicimos, nos fuimos.  Todavía nos quedaba medio día de un domingo de sol en Mar del Plata, una ciudad que amo, la que fuera mi segundo hogar y no veía desde hacía 20 años.




12 comentarios:

  1. Me la perdí! y lo que mas lamento es ese Sauvignon Blanc Marplatense.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chiste de la noche era: el mejor vino del Malbec Tasting es el Sauvignon Blanc. Era sólo una broma, pero daba idea de lo bien que estaba el vino. Digamos que estaba a la altura de lo que vino después.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Gran noche!! Buen relato!!
    Me mató la foto con el cielo totalmente despejado con los lobos...
    Nosotros llegamos y nos fuimos con lluvia y neblina... recién se despejó cuando estábamos a la altura de Maipú poco menos de una hora de habernos ido.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran noche, coincido!
      Al otro día estaba fresco, pero había sol. Aprovechamos para pasear y sacar fotos.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Otra muy buena nota y con muy buenas fotos!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adrián, me estoy esforzando con la fotografía!!

      Abrazo!

      Eliminar
  4. Una excelente nota Ariel!! Ya te lo hemos dicho antes, pero lo repetimos. Nos gusta mucho el estilo de redacción que usas en el blog, las notas se hacen llevaderas y divertidas!
    Otro punto aparte merece JOSE, un maestro que hace todo esto por pasión! Aplausos para él también! Salute!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no me tiren tantas flores que me la voy a terminar creyendo, jaja. Lamento no tener tanto tiempo para escribir como me gusta. Quizá si pusiera unas publicidades no tendría que trabajar tanto, jajaja. Nooo.

      Me sumo a los aplausos para José!

      Salute!!

      Eliminar
  5. ¡Qué buena reunión! Sí, me imagino que debe ser difícil barajar la idea de escupir los íconos, la mejor decisión es la que comentas, directo al gaznate no más. En estos casos ¿los vinos dentro de sus respectivas categorías fueron servidos aleatoriamente?

    Felicitaciones por la nota y la experiencia Ariel,

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena pregunta. Sí, no hubo un orden de menor a mayor precio o algo similar. Así se ganó en objetividad. Por ejemplo, en la segunda categoría el ganador fue la muestra nro. 3, lo que habla bien del evento.

      Salud!!

      Eliminar
  6. Viste que MDQ vale la pena! ... fue un placer compartir la mesa con amigos del vino que ya conocia y nuevos comos ustedes Ariel! Como siempre digo lo mas maravilloso del vino es crear poesia y que une! Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Igualmente, fue un gusto compartir la mesa con vos y el resto de los amigos que me va dando este blog.

      Salud!!!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!