sábado, 29 de septiembre de 2012

Allamand: vinos que hablan de nuestra tierra

Siguiendo a tono con la nota anterior hay algo que siempre me llamó la atención de la música auténtica: la referencia al lugar de origen, la tierra en que se vive o que se quiere homenajear.  Como sea, siempre se hace referencia al lugar.  Pienso en nuestro folklore y abundan las referencias a lugares, provincias y zonas, incluso desconocidas para la mayoría.  Pienso en el tango y aparecen barrios, calles, personas.  Pienso en música auténtica de otras latitudes, como el blues, el jazz o cierto rock y pasa lo mismo.  Pienso en el pop, en las bandas que salen de un reallity show o cualquier expresión comercial y no veo esas referencias, buscan ser universales, gustar a todos, son artificiales.
Hay una idea que me viene dando vueltas en la cabeza: con los vinos pasa igual.  Están aquellos que te muestran de dónde vienen, que saben a su tierra o son buenos sólo en ese lugar.  Y están los otros, fotocopias, un vino que se pudo haber hecho en cualquier país.  No soy el único, hace poco dijo Neal Martin, el nuevo crítico de Robert Parker para Sudamérica y España:
Ha habido una preponderancia de lo que yo llamo 'roble porque sí'. Para que se sepa: un golpe de roble francés nuevo no es un requisito previo para obtener una alta calificación ni, desde luego, para justificar un alto precio. Desde luego, utilicen el roble si resalta su fruta y no oscurece el terruño ni la personalidad del vino. Desgraciadamente, he catado muchos vinos hechos según una fórmula idéntica, abrumados por la madera, a menudo acompañada de niveles excesivos de alcohol y de una botella pretenciosa y a prueba de balas. Son tan carentes de alma como los vinos peores de la cooperativas, pero mucho más caros. El resultado es que este estilo de mosto fermentado se está convirtiendo en genérico a través de las zonas vitícolas, hasta el punto de que muchos vinos de postín podrían proceder de cualquier parte del mundo. Nota completa aquí.

Tampoco es cuestión de rasgarse las vestiduras y decir que es el no-va-más de los vinos, pero sí deberíamos pensar más sobre cómo respetar el terruño, que al fin y al cabo es nuestra identidad. Debemos buscar el equilibrio entre las formas de vinificación moderna, que han llevado el vino a un nuevo nivel, y el terroir, el lugar de origen, la expresión particular.

Ian Feld nos cuenta sobre los vinos de Bodega Luminis

Recientemente, gracias a El Cuervo Adrián de Vinos en Buenos Aires, pude conocer los vinos de Bodega Luminis y me llevé la grata impresión de que hay gente que también está pensando sobre lo que escribí antes.
Luminis es una bodega que arrancó hace sólo un par de años y ya recibieron los aplausos del afamado crítico Patricio Tapia. Pudimos probar los tres vinos disponibles en este momento: los vinos de su línea terroir del Valle de Uco y un corte con lo mejor de cada añada.
Tanto en el Allamand Cabernet Sauvignon 2011 y en el Allamand Malbec 2011 noté las notas terrosas y minerales propias de la zona de donde salen estas uvas y eso fue lo que los diferenció de tanto vino “apto para todo público”. Un vino auténtico, de su tierra, que no reniega de ella y te la muestra. Y como buenos tintos argentinos la fruta y la calidez del alcohol bien puesto está presente.
Si hay algo que los defensores del terroir han dicho hasta el hartazgo es que el terruño no es sólo el suelo y el clima sino también las personas que hay en él y que lo intervienen.  En Bodega Luminis no buscaron nombres rutilantes, pretensiosos o modernos para nombrar sus vinos sino el de su enólogo (en un porcentaje, dueño también), Cristian “el mudo” Allamand. Y eso es importante, porque el vino no se hace solo.
El corte H 2009, por la letra “muda” del alfabeto, es un corte de lo mejor que dan los viñedos, una selección de Cristian Allamand que fatiga esas viñas desde hace 15 años. Las notas de la madera se sienten, pero están bien porque no tapan esas características del suelo. Es un vino complejo en nariz, difícil. En boca es muy equilibrado aunque con una estructura notoria que le augura una larga guarda.

Qué más… vinos de nuestra tierra. Vinos bien hechos.


4 comentarios:

  1. Lindo enfoque, linda nota.

    Abrazo y que viva el disfrute de los buenos Vinos!

    ResponderEliminar
  2. Nacho V.2/10/12 0:21

    Hola Ariel, estos vinos no los tengo vistos en mi ciudad., Donde se pueden conseguir?

    PD: Muy bueno tu blog, lo sigo desde hace unos meses y me gustó mucho el estilo que van teniendo las ultimas notas.

    Salud,
    Nacho V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nacho, estos vinos no se consiguen casi en ninguna vinoteca, la única opción por ahora es escribir a la bodega. La podés buscar en Facebook o contactar desde su web: www.allamand.com.ar muy buenos precios.
      Con respecto a lo otro, gracias, creo voy encontrando un estilo con el que me siento cómodo, no tan técnico.

      Salud!!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!