jueves, 25 de octubre de 2012

Aramburu: uno de esos gustos...

En la breve historia de este blog hubo notas que me costaron más que otras, pero esta se lleva todos los premios. La escribo y la reescribo, la encaro de muchas maneras y nunca quedo conforme. Alfonso Reyes y Borges decían que uno publica para dejar de corregir y les doy la razón.
El problema radica en cómo puedo contarte la que creo que fue la mejor experiencia gastronómica de mi corta vida gourmet.


El restaurante Aramburu se destaca por su propuesta novedosa, con algunos platos de cocina molecular y otros que pasan por la innovación y exaltar todos los sentidos.
El lugar es pequeño como suele pasar con este tipo de locales donde la atención al detalle de cada plato llega a niveles obsesivos. Afortunadamente, nos tocó una mesa que da directamente a la cocina así que pudimos ver todo el proceso y llevar la cena a niveles de obra teatral.
El menú es fijo y consta de 12 pasos que a esta altura cambiaron pensando en la propuesta de primavera-verano. Nosotros nos encontramos, por ejemplo: salmón en cocción unilateral, lo que te da diferentes sabores y texturas del salmón; salteado de mariscos ahumados con pino en el momento; una ensalada con 12 tipos de brotes y hojas; una deconstrucción de tamal; lomo con diferentes texturas de papas y un montón de detalles más que no se pueden describir, sino que se deben sentir. No exagero, su propuesta apunta a que todos los sentidos entren en juego.
Elegir un vino para tantos pasos fue complicado, porque eran bastante disímiles y no los conocía. Por suerte, pudimos hablar con la sommelier Agustina de Alba (flamante Mejor Sommelier Argentina 2012) y arrancamos con un espumante para las entradas y luego elegimos un Merlot.
El espumante fue el Alma Negra Blanc de Blancs, un 100% Chardonnay delicado y de buena burbuja. Bien, pero tampoco la locura.
El tinto fue el Marcus Gran Reserva Merlot 2008. Un Merlot con buena tipicidad, aromas a fruta roja fresca, ciruela, cereza y notas de la madera que van de la vainilla a los tostados según pasa el tiempo. En boca impacta su presencia, pero el final es suave y bastante largo, con dejos a tabaco. Cada copa invitaba a una nueva. Lo recuerdo y se me hace agua la boca.


Para mí que estoy realizando un estudio sobre la Postmodernidad se me disparaba la mente para un montón de conceptos y teorías sobre la cultura contemporánea y su relación con la gastronomía: la deconstrucción de algunos platos, la reinterpretación de otros, la gastronomía como un espectáculo, la realidad fragmentada que presentan los platos lo acercan claramente a la estética posmoderna.
Cuando el único tema de conversación de una cena es la cena misma, sabés que estás viviendo una gran experiencia gastronómica. Y así pasaron los platos, conversando sobre ellos, entendiéndolos, pensándolos.
Al final, el chef y propietario Gonzalo Aramburu se acercó entre los comensales y recibió saludos, halagos, se sacó fotos. Más que haber terminado de comer parecía que había terminado una función teatral. Y quizá había mucho de ello, mucho de espectáculo.

Telón... y aplausos!


Les dejo la web de Aramburu, allí pueden consultar el menú y precios actualizados:


También pueden visitar mi Facebook donde acabo de subir más fotos: Ariel Rodríguez


8 comentarios:

  1. EXCELENTE esta experiencia!!! Tengo guardada la ficha de cata y foto de este Gran Marcus Merlot 2008, no sabía si subirlo al blog porque ya vengo aburriendo con mi cepa favorita. Ahora me diste ganas de subir este Merlot 2008 de mi provincia.
    Salute
    PD. menos mal que no seguiste corrigiendo... en una de esas si corregis mucho salis parecido a Sábato, que ademas no sabía escribir JE JE! mejor hacele caso a JLB.. que así salió muy bién la nota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, a Sábato no, jajaja. Gracias Fabián. La verdad que fue una gran experiencia y el Gran Marcus me gustó mucho. Pude reprobarlo recientemente en una feria y sigo pensando que es un gran vino, la madera un poquitín al frente, pero muy bueno.

      Salute!

      Eliminar
  2. QUe buena experiencia !!!

    Es verdad uno publica para dejar de corregir...

    Lo voy a tener en cuenta...creo que vale la pena la inversión !!!!

    Abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, vale la pena. A vos que te gustan estas cosas sé que lo vas a disfrutar.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muy buena nota!
    A este restaurante le tuve muchas ganas en su momento y después se me olvidó visitarlo... Así es que, lo anoto de nuevo!
    Los Vinos, entiendo son de la carta y el Merlot por botella. Pero el espumante también? o por copa?

    Eran 2? JeJe! Tomaron eh!

    Abrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Adrián. Los vinos son de la carta, y hay que reconocer que no me los cobraron una exageración. El espumante fue por copa.
      Tienen una oferta de vinos bastante surtida que apunta bastante al mercado internacional (entiéndase mucho Malbec de Rutini y Catena), pero hay algunas cositas interesantes. Si no me equivoco tienen descorche.

      Nos bajamos un tubito tinto y dos copitas de espumante. Está bien, no?

      Abrazo grande!

      Eliminar
  4. Esa noche fue una velada hermosa y sorprendente. Quizás la fecha o por los nuevos sabores que estábamos a punto de probar … ese salteado de mariscos ahumados o las diferentes texturas de ese salmón (que volvería a comer) y el postre con ese jugo de albahaca, (que valió la pena degustar) acompañados por un espumante y merlot muy delicados, como era la ocasión.
    En cuanto, la atención fue impecable. La vista incomparable, primera fila observando como en un recital los pormenores del hacer y saber cocinar en tiempo real. Los chefs que preparaban los platos, estaban cada uno dedicado a lo suyo, cuidando el mínimo detalle: cocción y presentación de estos.
    Y el lugar, qué decir, es pequeño, con un desnivel rodeado de rejas que otorga profundidad al ambiente. Las mesas están bien distribuidas y arregladas a la espera de los comensales. Un lugar cálido a media luz: íntimo acompañado con música suave para una noche especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido completamente con lo especial y sorprendente de la noche. Y el resto de las observaciones también, claro.

      Gracias por el comentario Chelita!!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!