jueves, 6 de diciembre de 2012

Descubriendo Hacienda del Plata

No sé si te pasó, pero a veces ocurre algo que me molesta mucho: compro un vino varietal y cuando lo pruebo no encuentro ese varietal.  Es decir, compro un Merlot o un Cabernet Sauvignon y me encuentro con un caldo que no se parece en nada a ese varietal.  No estoy hablando de las características del suelo o de la defensa del terruño, voy a algo más básico: el gusto típico de la uva.  Es como esos Syrah apto para todo público que están saliendo ahora.  Muy suavecitos, muy bebibles, pero dónde queda la impronta del Syrah.  O esos Cabernet repletos de madera que gustan hasta a los paladares menos acostumbrados.
Por suerte hay gente que sigue haciendo vinos con buena tipicidad y a precios inmejorables.  Y por suerte, gracias a este blog y a los amigos blogueros puedo conocer esos vinos.

Hacía rato que El Cuervo Adrián de Vinos en Buenos Aires venía insistiendo con una degustación de la bodega Hacienda del Plata que se había suspendido por problemas que no vienen al caso.  Finalmente, un día pudimos hacerla y Juan Pablo González Toso se apareció con ocho botellas de su bodega.
Nos contó las peripecias que tuvo, y tiene, que vivir para entrar en el mercado porteño, con sus mañas y sus vicios.  Algún consejo y advertencia le pudimos dar, aunque su idea no es copar las góndolas sino el boca en boca y el trato directo con el consumidor (al final de la nota les pongo el link a la bodega por si les interesa recibir precios y promociones).  También nos contó que los nombres de los vinos provienen de los personajes que pueblan las Memorias de Carlos E. González O’Donnell, su abuelo y hablan del respeto por el trabajo y la tradición.


La primera línea que probamos fue Zagal, que cuenta con un Malbec, un Cabernet Sauvignon y un Syrah, todos 2010.  Son sus varietales jóvenes (zagal significa eso) con apenas 6 meses de roble de segundo uso.  No voy a aburrir con una nota de cata de cada uno, simplemente voy a decir que se destaca la tipicidad de la que hablábamos al principio de la nota.  El Malbec era frutado, algo floral, rico e intenso.  El Cabernet y el Syrah tenían toda la garra y la impronta de estas uvas.  Además, y esto no es poco, cada botella es un exponente de calidad de la cepa.
Después pasamos al Arriero 2009, un blend de 60% Malbec, 26% Cabernet y 14% Syrah.  Acá la presencia de la madera es mayor, pero no tapa al vino, sino que se vuelve un marco interesante.  Este es un vino más complejo, jugoso, equilibrado y de buena estructura.
Por último pasamos a su gran vino: Mayoral Malbec 2009, con uvas que provienen 100% de sus viñedos más viejos (80 años) y 18 meses de roble francés (30% nuevos) que, otra vez, no te tapan el vino.  Un tinto de una armonía indescriptible que muestra la gran mano que tiene Matías Prieto, su enólogo.  Dicen en la bodega de este vino: “Poco para describir.  La autoridad no se anuncia, solo se percibe, se acepta y se respeta”.  Eso era un mayoral y tiene el nombre bien puesto.


La charla continuó amena mientras comíamos y aquí creo que el lugar elegido para la presentación merece un punto aparte: Brut Nature, en Peña 2066, CABA.  Es un restaurante tipo familiar donde la comida es abundante, rica y los precios de los vinos son casi de góndola.  Increíble un lugar así en Recoleta.  Hay que reservar porque se llena.

Hacienda del Plata tiene además otro proyecto vitivinícola: los vinos Nombrado.  Para hacerla corta, es algo así como “hacé tu propio vino”.  A diferencia de otros proyectos similares, uno no compra una parcela de tierra sino la producción de una serie de vides y puede ir tomando decisiones durante todo el proceso.  Podés elegir el tipo de poda, cuánto roble ponerle al vino, cuánto estresar a la planta y una infinidad de detalles técnicos.  El resultado: 300 botellas de TU vino. 
Pudimos hacer una pequeña vertical de tres estilos diferentes de estos vinos hechos a la medida: 2006, 2007 y 2008.  Todos distintos, interesantes.  Un proyecto para ese enólogo que todos llevamos dentro.



Enlace a la página de la bodega:


12 comentarios:

  1. Coincido totalmente!

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, y pensar que casi no voy, jaja.

      Abrazo!

      Eliminar
  2. ARIEL:
    Muy interesante la nota !!
    Sabés que no me suenan para nada esos vinos !! Ojalá desembarquen pronto en Córdoba con alguna presentación como esta... jejeje
    Tirate los precios de las líneas, por favor...
    Un abrazo. Nos vemos. ROBERTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto, es una producción bastante pequeña la que hacen. Además, se exportaba casi todo creo. La última vez que intercambié mails con Juan Pablo González Toso me pasó la siguiente lista de precios: Zagal $60, Arriero $80, Mayoral $120, todos precios muy buenos por la calidad del vino.
      Si te contactás con la bodega hacen precio por cantidad.

      Eliminar
  3. No conocemos los vinos de esa bodega. Nos gustaría poder probarlos...

    Además nos parece muy interesante la propuesta de nombrado! A los mejor podemos hacer nuestro vino, porque el cabernet venadense este año fracasó! jejeje.

    Abrazo y salute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena oir eso! Más allá de los resultados la experiencia fue divertida imagino.
      El proyecto de vinos Nombrados es muy interesante, quién no quiere hacer SU vino y después, claro, vanagloriarse de él, jaja.


      Abrazo!!

      Eliminar
  4. Muchas gracias Ariel por tan linda nota para la bodega Hacienda del Plata.
    Mi nombre es Inés, soy la hermana más chica de Juan Pablo.

    Voy a publicarla en nuestra página de facebook para que nuestros amigos la lean.

    Gracias a todos por los comentarios, pueden contactarse a mi mail si quieren averiguar sobre los vinos. igonzalez@haciendadelplata.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inés, gracias por comentar y me alegro que les haya gustado la nota.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Ariel,
    quieto a la sombra a de un bondadoso árbol, moviendo lo indispensable para no aumentar el calor de esta mustia tarde mendocina, leía tu nota sobre Hacienda del Plata.
    Me encantó. Más allá de encontrar "conocidos" me pareció espontánea, fresca y desacartonada.
    Yo no "vengo" del vino, sí de los viñedos (donde nace) y del campo. Ya "madurito" me enamoré de la maravillosa transformación que le da su origen. Descubrí, como en todo proceso de la naturaleza, que sólo hay que "acompañar", con delicadeza, sin apuro y con cariño.
    Tu nota tiene un fluir muy parecido. Se hilvana en la franqueza de Juan Pablo, en una historia de valores y remata con elegante y justa sencillez en la descripción de algo "hecho" por esa gran maestra. Nada que agregar entonces. Sólo agradecer y disfrutar.
    Un afectuoso saludo, muchas gracias y me alegra encontrar gente como vos en el mundo del vino!

    Pablo (el papá de Juan Pablo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, me alegro mucho que le haya gustado la nota y le agradezco sus palabras por lo emotivas y sinceras. Siempre son buenas y dan fuerzas para seguir.
      Yo tampoco tengo más para agregar, simplemente gracias.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Muy buena experiencia Ariel!!
    Mas allá de los vinos que, desde ya voy a probar en algun momento, igual que Rumbovino me resultó interesante la propuesta...

    Como la ven para que el 2013 nos encuentre gestando "El Vino de los Blogueros" (300 botellas, 10 blogs, 30 botellas cada uno ... 5 cajitas!!... OJO eh!!!, se las dejo picando...)

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Epa, hay que recoger ese guante. Me imagino la pelea por cómo vinificarlo, tenemos gustos bastante diferentes a veces.
      Pero... me gustaría!!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!