jueves, 30 de agosto de 2012

Foto del mes



El WineMDQ Malbec Tasting 2012 sigue dando tela para cortar y me había dejado la frutilla del postre para este momento.
Luego del evento se hicieron sorteos de botellas y ¡afortunadas noches, amigos! mi novia y yo  tuvimos tanta suerte que ganamos uno cada uno: yo un Funckenhausen La Espera Reserva Malbec 2008 y ella un Goulart Gran Vin 2007, el Malbec de la noche.
Al Goulart lo firmó Erika Goulart, presidente de la bodega, y al La Espera me lo firmaron todos los Blogueros del Vino presentes.  Son dos de mis botellas más preciadas desde entonces.


lunes, 27 de agosto de 2012

Noches de porrón

Como ya dije alguna vez: no sólo de vinos vive el blogger.  Hace poco nos despachamos con unas cuantas cervecitas importadas.  Arrancamos con las lager y luego pasamos a las de trigo.  
Aquí va un racconto de lo bebido y un ranking final con nuestras preferidas.

En la foto hay colada una de trigo, ups

Birra Moretti: una de las marcas de cerveza italiana más famosa.  Color cristalino, aromas apenas cítricos, leve amargor y una frescura que invita a más.  Además una cerveza que dice birra es una mejor birra, je. $14

Leffe Blonde: belga, de claros aromas frutados, miel y algo de oliva y en boca dulce y frutada. Quizá demasiado dulce para mi gusto. Cerveza fácil, en boca no tiene complejidades ni sensaciones intensas. $12

Beck´s: una de las cervezas que más se vende en Alemania.  No porque sea alemana tiene que ser buena, es más bien plana, chata de aromas y simple en boca, algo amarguita.  Una cerveza industrial más, liviana y fresca.  $12

Quilmes 1890: el primer invitado de la noche, más bien un colado en la fiesta.  Sencillamente, es como la Quilmes Cristal (la común), pero con un poco más de aromas, cuerpo y sabor menos ácido.  Otro invento comercial de Quilmes, aunque coincido con quienes piden que esta debiera ser la Quilmes standard. $7


Vamos a las de trigo, mucho más interesantes por donde se las mire.  Quizá al cervecero menos entrenado le resulten raras, pero el estilo es único y la calidad de lo bebido, excelente.

Schöfferhofer Hefeweizen:  Es una cerveza de trigo alemana sin filtrar (Hefeweizen) al estilo de Baviera.  De aspecto turbio y con mucha espuma, presentó aromas a banana y algo cítrico.  Al beberla fue de un intenso y agradable amargor y te dejaba un claro sabor a clavo de olor. $15

Hoegaraden Wit-BlancheWit y Blanche significan en holandés y francés: blanco.  Es una cerveza de trigo belga, sin filtrar.  Color amarillo claro y turbio, raro para el tipo.  Aromas cítricos y claramente florales (parecía un torontés).  En boca, muy equilibrada, apenas amarga, de final breve y con sabor cítrico y a coriandro. $12

Franziskaner Weissbier: una de las cervezas de trigo más populares de Alemanía, color más cercano al caramelo, turbio.  Aroma levemente frutado-floral (difícil de explicar: muerdan un pétalo de rosa y me van a entender), levaduras.  En boca es menos intensa que las dos anteriores, en especial la Hoegaarden.  Era más amable de beber. $15

Paulaner Hefe-Weissbier: otra alemanita rica y que se consigue bastante fácil en el mercado.  Color dorado turbio y aromas a banana y un lejano clavo de olor.  En boca era bien cremosa.  Gustó mucho. $13

Patagonia Weisse: Otra invitada a la fiesta.  Elaborado por Cervecería y Maltería Quilmes, con extractos de naranja y coriandro, aunque en su web digan otra cosa la botella los desmiente.  No es fea, tiene aromas cítricos y a coriandro, sabe a cerveza de trigo, pero ¿es cerveza de trigo?  Comparada con las otras, quedó abajo.  La terminé repitiendo (en el mal sentido, se entiende). $20


Conclusiones:
Si tengo que elegir una de las lager me quedo con la Moretti sin pensarlo, lástima que no venga de a litro y a precio accesible.
De las de trigo, uf, qué difícil.  Me quedo con la Schöfferhofer y la Paulaner.  La primera me tira mucho más que la otra porque es más compleja, pero me gusto la cremosidad de la Paulaner.  La próxima les doy revancha a ciegas.


viernes, 24 de agosto de 2012

Rutini: hazte la fama...

Me gusta el fútbol, pero no apuesto.
A mi hermano le gusta el fútbol y apuesta.  Y a veces pierde.  Tuvo que pagarle a su suegro una bondiola a la parrilla y éste último se trajo un vino, un Rutini Cabernet-Malbec 2008.


Rutini debe ser una de los nombres y las etiquetas más reconocidas en el mundo del vino argentino.  En muchos restaurantes es el tope de gama y suele haber una o dos exhibidas como obras de arte.  También, para muchos consumidores es el paradigma de la alta gama.
Había otra opción para la cena, pero viniendo del invitado... además, y ya que estamos de refranes, a caballo regalado no se le miran los dientes, así que le entramos.  Y confirmó lo que yo ya sabía que iba a pasar.
El tinto es un blend 50% Cabernet Sauvignon y 50% Malbec de viñedos de Maipú y Valle de Uco (la web especifíca muy poco) que ha pasado 12 meses por barricas de roble francés y americano nuevas (50 y 50 también).
Presentó aromas a pimientos, especias, fruta y mermelada, además de toques de la madera.  Los descriptores esperados en un blend de estas uvas y esa crianza.  En boca fue equilibrado, todavía con cierta tanicidad.
En conclusión, el vino está bien.  Está muy bien, es interesante, agradable, equilibrado.  Pero caro, por ese precio hay opciones mejores.
En la mesa lo comprobó el silencio post-vino.  Lo probamos y nadie dijo nada, nadie dijo "qué vinazo" o algo similar.  Ante una botella de casi $100 que no te dice nada, la premisa pareciera ser "por las dudas, es mejor callar".  Es el miedo que instalaron los conocedores del vino, pero es una falacia.
Rutini es una marca instalada y conlleva cierta imagen. Quien lo compra sin ser un conocedor compra esa imagen en dos sentidos: por un lado la idea de que adquiere un vino de alta gama "certificado" entre un tsunami de opciones; por otro, compra estatus, porque es un vino caro y todos lo saben.

Precio: $90
RPC: Regular a mala.  Lo salva un poco que quizá lo podés guardar varios años.


martes, 21 de agosto de 2012

WineMDQ Malbec Tasting 2012

¿Vale la pena hacer 400 km de ida y 400 km de vuelta para tomar vino?
¿Valen la pena los gastos de hotel, peaje, nafta y comida para tomar vino?
Quizá suene exagerado, quizá en otro momento hubiera dicho que no, pero ahora puedo decir que sí.


Llegamos el sábado 11 de agosto a Mar del Plata en medio de una niebla de proporciones londinenses.  Mucho hotel con vista al mar, pero no podíamos ver la vereda de enfrente.  El viaje tenía varios motivos, pasear, visitar viejos amigos e ir a un evento en el Hotel Saint Jeanne: el WineMDQ Malbec Tasting 2012.
No vale la pena contar lo triste que parecía la ciudad con ese clima de niebla y lluvia amenazante.  Tampoco vale la pena contar los pequeños detalles secretos de una ciudad que todos conocemos.  Los lobos marinos de cemento siguen allí, los otros y las gitanas también.  En la escollera dos perros ladraban y querían morder las olas.  
Vamos al evento.


El lugar no hacía correlato de lo que pasaba afuera.  Estaba luminoso, arreglado, lleno de bullicio y esa leve tensión previa a grandes sucesos esperados.  Nos dio la bienvenida José Miranda del blog WineMDQ, organizador del evento.  Recibimos nuestra carpetita con las tablas de puntuaciones y nos ubicamos en la mesa.  Allí estaban: Adrián de Vinos en Buenos Aires, Maxi y Esteban de El vino del mes, Willie, y Mariano Martín de El disfrute.  Completaba la mesa quien escribe y su novia, Marcela, que es una de las partes necesarias para que este blog siga existiendo.
La ansiedad iba en aumento a medida que se acercaban las 20:30 y el lugar se llenaba con el resto de los 56 degustadores.  El ruido ambiente era calmo, cuan diferente se oiría unos quince vinos después.

José Miranda de WineMDQ en la apertura del evento

Para abrir boca y sorprender a los invitados José nos presentó el primer vino, un colado de esos que no te jode que estén en la fiesta: un Sauvignon Blanc.  Para ser más preciso, un Sauvignon Blanc de Mar del Plata, proyecto experimental de Daniel Pi y Bodegas Trapiche.  Sabroso, aromático, muy bueno.  Hacer vinos en esta zona puede ser un boom turístico.


Comenzaron los Malbec.  Uno tras otro, sin parar hasta que terminara el primer pelotón.  Casi ni tiempo de comentarlos en la mesa.  Hubo quienes se quejaron de la velocidad con que nos traían las muestras, pero esa ligereza era necesaria para poder catar tal cantidad de vinos.  Imagínense que arrancamos a las 20:30 y terminamos a las 3:00.  Si hubieran dado más tiempo todavía estábamos allá.
El tasting consistía en una gran cata a ciegas de 46 de los mejores Malbec del país divididos en tres grupos: Jóvenes, Reserva, Guarda/Íconos.  Había que ponerles un puntaje de 60 a 100, según cierto criterio, luego se sacaban promedios y se armaban los podios.  Qué difícil que es puntuar, qué soberbio.  Si me llaman a jugar, yo juego, así que traté de ser lo más objetivo posible y doy fe de que nuestra mesa también lo hizo así.  Por suerte, el promedio final limpia las subjetividades, las puntuaciones muy entusiastas y las muy negativas.


La cosa iba en serio con el tema de los vinos así que a escupir se ha dicho.  No podés tomarte casi 50 muestras de vino y terminar puntuando como corresponde, lo sé por experiencia.  Sí le hice el honor a alguno que me gustó mucho y a los del último fly: los vinos de muy alta gama e íconos. 
En una cata de vinos se hacen cosas que en una mesa normal son de mal gusto: meter la nariz en la copa, hacer "gorgoritos" para los aromas retronasales, escupir el vino, enjuagar la copa, tener un balde en medio de la mesa con cinco litros de vinos mezclados.  Cuánto cotiza un balde así un sábado a la noche.  ¡Si supieran que eran de vinos de más de $200!  ¿Cuánto valdría un mezcladito así?
Qué sorpresa cada vez que se develaban los vinos catados.  A algunos los conocíamos, a otros sólo nominalmente.  Qué chasco cuando un vino que tenías en gran estima salía mal puntuado por vos mismo, o al revés.
Los podios finales pueden consultarse en una nota anterior junto con mis elegidos: Resultados del WineMDQ Malbec Tasting 2012.


Antes de que alguno le mordiera un brazo a su vecino, nos trajeron la entrada: unas bruschettas gourmet muy ricas y equilibradas.  El plato principal estuvo igualmente acorde: entraña braseada a las tres pimientas con papas rústicas, y de postre:  cilindro de chocolate con corazón de chocolate blanco y semillas de cardamomo.  Supongo que todo creación de los chefs del hotel, bien por ellos.

Y así fuimos llegando al final, acompañando la comida con los mejor puntuados.  Hubo video de despedida, sorteo de botellas (después les cuento qué gané) y brindis con Alma 4 Chardonnay Roble para cerrar.
Pero faltaba algo.
Era tarde, cerca de las 03:00, la gente estaba alegre, a alguno se le recomendo no beber más.  Por ese día, claro.
Nos acercábamos a la puerta, pero todavía nos faltaba algo.
Y allí estaba: José.  Nos faltaba agradecerle por organizar todo esto.
Lo hicimos, nos fuimos.  Todavía nos quedaba medio día de un domingo de sol en Mar del Plata, una ciudad que amo, la que fuera mi segundo hogar y no veía desde hacía 20 años.




lunes, 20 de agosto de 2012

Buenas noticias

Malas noticias se escuchan todos los días.  Cansan.  Buscan cansarnos, también.
Leyendo algunos comunicados de prensa y levantando algunas notas del mundo del vino me encuentro con algunas buenas noticias de los últimos días que quisiera compartir con ustedes.
Por lo menos, entrás a este blog y nadie te ladra.




  • Argentinos nominados: hay argentinos nominados para los premios anuales de la prestigiosa revista Wine Enthusiast.  Uno de ellos es Jorge Riccitelli, de Bodegas Norton, nominado para winemaker del año.  El otro no es una persona sino la Bodega Colomé, nominada a mejor bodega del Nuevo Mundo.  Felicitaciones para ellos, esto le hace bien al vino argentino.
  • Vuelve Vinos y Bodegas: del 12 al 15 de septiembre de este año se llevará a cabo una nueva edición de Vinos y Bodegas, quizá la feria de vinos más grande de nuestro país.  Una vez más se realizará en La Rural, en el horario de 18 a 22 hs.  Precio: $120.  En cuanto sepa más, les cuento.
  • Lufthansa compra vinos argentinos: la compañía aérea de origen alemán adquirió recientemente 50.000 botellas de vinos varietales y premium de la bodega Huarpe Wines (Mendoza) para sus vuelos Business y First Class.  Lufthansa hacía un año que no servía vinos argentinos y luego de relevar más de medio centenar de bodegas argentinas y chilenas se decidió por comprar los vinos de Huarpe.  Estarán disponibles a partir de 2014.
  • Vamos a cumplir un año: contra todos los pronósticos (?) Vinarquía cumplirá el mes que viene un año de vida.  Habrá festejo, por supuesto, y novedades.

viernes, 17 de agosto de 2012

Resultados del WineMDQ Malbec Tasting 2012


Como ya sabrán, el fin de semana pasado se realizó en Mar del Plata el WineMDQ Malbec Tasting 2012.  El evento organizado por el blog amigo WineMDQ fue una gran cata a ciegas de 45 Malbecs divididos en 3 categorías.
Próximamente habrá una nota comentando el evento en sí, pero por ahora les acerco el podio de los ganadores y también cuáles fueron mis elecciones en cada categoría.
 

Primer Fly: Vinos jóvenes

Resultados generales
Resultados personales
Trivento Amado Sur Malbec 2010
Lurton Reserva Malbec 2010
Trivento Reserve Malbec 2011
Chakana Malbec Reserve 2011
Quieto Malbec 2010
Trivento Reserve Malbec 2011
Paz Malbec 2009
Melipal Malbec 2009
Piedra Negra (Lurton) Reserva Malbec 2010
Lágrima Malbec 2010



Segundo Fly: Vinos Reserva

Resultados generales
Resultados personales
Ramanegra Reserva Malbec 2010
Ramanegra Reserva Malbec 2010
Laborum Malbec 2007
Laborum Malbec 2007
Punto Final Malbec Reserva 2008
Ciclos Malbec 2010
Cichitti Gran Reserva Malbec 2008
Calypso Malbec 2010
Lunta Malbec 2009
Lagarde Malbec DOC 2010


Tercer Fly: Vinos de guarda – Íconos

Resultados generales
Resultados personales
Goulart Grand Vin Malbec 2007
Goulart Grand Vin Malbec 2007
El Enemigo Malbec 2009
Cichitti Edición Limitada Malbec 2008
Trapiche Gran Medalla Malbec 2008
Trapiche Gran Medalla Malbec 2008
D.V. Catena Adrianna Vineyard Malbec 2007
D.V. Catena Adrianna Malbec 2007
Giménez Riili Gran Reserva Malbec 2008
El Enemigo Malbec 2009

miércoles, 15 de agosto de 2012

Renacer en el Palacio de los Patos

El título quizá parezca una expresión de deseo, una experiencia metafísica o tal vez un ataque mesiánico, pero quédense tranquilos que vamos a hablar de vinos.
Hace poco tiempo me invitaron a una degustación de vinos y maridaje con chocolate. La idea era jugar con uno de los maridajes más queridos y controversiales en un ambiente distendido. Los productos a combinar eran de lo mejor: los vinos de la Bodega Renacer y los chocolates de Carmesí
Además de lo interesante de la reunión en sí, fue bueno también contar con la presencia de los responsables de ambos emprendimientos: Patricio Reich, presidente de Renacer, y Susana Koham, responsable de Carmesí Chocolates.

Patio central del Palacio de los Patos
El lugar elegido fueron las oficinas de la consultora Terre de Boisson, en el palermitano Palacio de los Patos. Este hermoso edificio de departamentos y oficinas data del año 1929 y ha sido lugar de residencia de muchos famosos.  Un dato anecdótico: parece que su nombre proviene de las  familias de alcurnia venidas a menos tras la crisis de 1929.  En lunfardo patos significa secos.
Renacer tiene bodega y viñedos tanto en Chile (Casablanca) como Argentina (Perdriel) y conocía sus vinos sólo superficialmente (ver acá y acá algunas referencias en ferias) y me había llevado una buena impresión.


Los vinos

Punto Final Sauvignon Blanc 2011. Este vino es traído directamente de Chile, ya embotellado. Un Sauvignon Blanc que es una delicia, con aromas a frutos tropicales, como la maracuyá, y cítricos, como el pomelo y la lima. De fondo aparecía levemente el aroma a ruda típico del varietal y un dejo a olivas. En boca es fresco, crujiente, de gozosa acidez y te deja sabores herbáceos, verdes.  ¡Chapó!
Precio: $59
RPC: Muy buena o mejor

Punto Final Cabernet Sauvignon 2010. Cuando lo sirvieron sus aromas invadieron rápidamente la sala. De entrada mostró unos aromas lácticos y luego aparecieron la fruta negra, los pimientos y notas de café y chocolate. En boca tiene unos taninos potentes como todo Cabernet de raza, gran estructura y un largo final que repetía las notas anteriores.
Precio: $59
RPC: Muy Buena

Punto Final Reserva Malbec 2008. A este le costó abrirse y mostrar su perfil. Los aromas de la barrica eran los más presentes, pero también había fruta oscura y notas de violetas. Un vino con mucha potencia en boca, tanicidad marcada. Me sorprendió esa potencia en boca.
Días después lo volví a probar en el WineMDQ Malbec Tasting 2012 y resultó ser uno de los ganadores. 
Precio: $98
RPC: Buena o mejor

Enamore 2009. Desde el vamos este es un vino complejo. Está compuesto de un 60% de Malbec, 23% de Cabernet Franc, 10% de Cabernet Sauvignon, 10% de Syrah y 3% de Bonarda. Estas uvas son sometidas a un proceso de secado natural (por acción del viento) conocido como appasitamento. De esta manera, las uvas ganan en azúcares y se obtienen vinos dulces. Al Enamore no lo hicieron tan dulce como otros passitos u otros tintos dulces, así que este detalle no es algo que abrume.
Para darle más complejidad aún, tuvo una crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble francés.
¿Qué surge de esto? Un vino complejo, con aromas florales, a miel y a fruta madura y algo pasa. En boca no es tan dulce como uno podría esperar. Es rico, suave, untuoso y con un largo final.
Precio: $125
RPC: Buena o mejor.  Debe ser el passito argentino de mejor precio.  La mayoría te cobra esto por sólo medio litro.

Sus vinos me llegaron por su contundencia. Son vinos directos, potentes y equilibrados. En el caso de los tintos con una estructura que les augura un largo aliento en nuestras cavas. Y en el caso del blanco, una frescura reconfortante y la posibilidad de tomar un vino importado a precio de mercado nacional.
Susana Koham y Patricio Reich

Una mención sobre el maridaje

Una mención aparte se merecen los chocolates de Carmesí y la historia de Susana Koham, una arquitecta que tras la crisis de 2001 tuvo que cambiar de rumbo, luchar para levantarse y salir adelante. Creo que no hubo uno de sus productos que defraudara a los presentes. Probamos:

Nueces espolvoreadas de cacao
Chocolate amargo al 90%
Chocolate con menta
Gajitos de naranja bañados en chocolate
Bombones rellenos

Debo reconocer que el maridaje de chocolates y vino no es de mis favoritos, aunque tampoco soy de los que dicen que es una herejía. Sin embargo, porqué no acceder al juego del maridaje.
Mis combinaciones favoritas fueron el chocolate con menta y Malbec, los gajitos de naranja y Cabernet Sauvignon y Enamore con bombones o las nueces espolvoreadas.

En conclusión, fue una buena experiencia porque pude probar cómodo los vinos de Renacer, probar un maridaje que no suelo practicar en casa y pasar un rato agradable con personas interesantes.

Agradezco a Valeria Orso y Claribel Terré Morell por haberme invitado al evento.

sábado, 11 de agosto de 2012

Me voy al WineMDQ Malbec Tasting 2012



Estoy saliendo ya!!!!

Esto es vivir el vino...



http://winemdqtasting.blogspot.com.ar/
https://www.facebook.com/WinemdqTasting
https://twitter.com/WineMDQTasting



miércoles, 8 de agosto de 2012

Visita a Bodegas Argenceres

En nuestras vacaciones en San Rafael pudimos conocer unas pocas bodegas y, sin dudas, la que más nos gustó visitar por muchas razones fueron las Bodegas Argenceres, de las que ya habíamos probado algunos de sus vinos.
Nos atendió María Elina Gaido, la enóloga residente de la bodega, que con una excelente predisposición nos mostró las instalaciones y el progreso de la nueva cosecha. Tuvimos el honor de probar los vinos directamente de los tanques y de las barricas, algo a lo que los enólogos están habituados pero que los consumidores podemos disfrutar rara vez. Los que pasaron por la experiencia saben que es algo fantástico.

Mientras nosotros recorríamos las instalaciones, afuera estaban en plena poda y atado de las vides

La familia Marchal viene desde España desarrollando proyectos en el área alimenticia. En nuestro país están llevando adelante una de las explotaciones oleícolas más grandes del mundo con 3000 hectáreas. En cuanto a viñedos tienen plantadas 120 hectáreas con las principales cepas y en 2010 tuvieron su primera producción.


La bodega trabaja con un sistema gravitacional, por eso las instalaciones están bajo el nivel del suelo. Esta característica que las bodegas más modernas están adoptando permite aprovechar la fuerza de la gravedad y no tener que usar bombas para transportar el vino. Con esto se gana un trato más amable hacia el producto y se evitan oxigenaciones innecesarias.


María Elina nos explicó que ella es la enóloga responsable de la bodega en este momento, pero que los lineamientos generales y la asesoría externa están a cargo de Fabricio Orlando, conocido por su trabajo en Pulenta. Más allá de ello, tiene suficiente libertad para trabajar y hacer propuestas porque, al fin y al cabo, es ella la que diariamente recorre los tanques y barricas testeando los vinos y sus procesos.


Como dicta la buena costumbre arrancamos con un blanco, el primero que producen, un Chardonnay que ya estaba listo y que sólo necesitaba filtrado y embotellado. Estaba espectacular, con una acidez crujiente y aromas cítricos. Se notaba una mirada de orgullo en la enóloga y Gustavo, encargado de la bodega. Esperemos a que esté disponible en las góndolas pronto para poder disfrutarlo por botella.


Luego continuamos probando el Malbec y Cabernet de la nueva cosecha. Por supuesto que todavía les faltaba, pero ya mostraban el perfil aromático de los anteriores y una tímida fruta. Con respecto a los aromas de sus vinos nos explicaron que refleja fielmente el terruño de suelos salinos donde están. Los aromas se repiten, terrosos, minerales, complejos.
Los vinos de las añadas 2011 y 2012 vienen muy bien. Los aromas son más complejos y al paladar han perdido un poco de la rudeza de la añada 2010. Esa rudeza, en especial en el Cabernet, a mí me había gustado mucho aunque a otros no tanto. Podemos decir que ahora se ha equilibrado un poco más la balanza. El Malbec de la nueva cosecha viene todavía mejor, seguro que repiten la medalla de plata ganada en Decanter o más.
Un aparte es el Bonarda, sabroso, frutado, equilibrado. Lo plantaron como una cepa más, quizá pensada para hacer cortes, pero parece que ha encontrado un buen terruño y está que explota.


Por último, pasamos a la sala de barricas y pudimos comprobar la influencia del roble francés y americano en el mismo varietal. El vino directo de la barrica es inolvidable, un maderazo en la nariz, pero increíblemente rico.


Por último sólo resta decir dos cosas: primero, la bodega está haciendo un gran trabajo y está apostando fuerte a las posibilidades de San Rafael; y, segundo, se nota en todos un gran entusiasmo por su trabajo y los proyectos (turismo, nuevos vinos y cultivos, etc).

María Elina, Cacho, Ariel y Gustavo

Desde ya les agradecemos a todos los que hicieron de nuestro paso por allí un grato momento: Rodrigo Marchal, Saúl Huerga de la Vega (Director Comercial), María Elina Gaido (Enóloga), Gustavo (Encargado) y Néstor Cacho Arraes (Transporte).

Más fotos en el perfil de Facebook.

lunes, 6 de agosto de 2012

Lupa Bloguera: Pinot Noir


Por segunda vez los Blogueros del Vino llevamos a cabo nuestra Lupa Bloguera.  Todos publicamos el mismo día un vino a elección de una cepa previamente acordada.  Es nuestra forma de mostrar de un golpe un panorama de qué hay en la góndola.  En la primera edición elegimos Bonarda, ahora le toca el turno al Pinot Noir.

Nuestro elegido fue un vino de bastante presencia en las góndolas de los grandes supermercados: Trumpeter Reserve Pinot Noir 2007 de Bodegas La Rural.
Debo confesar que tenía miedo y prejuicios por este vino.  El miedo era que no hubiera aguantado 5 años de guarda, no todos los Pinot Noir la toleran bien, y el prejuicio venía por el lado de la bodega, que tiende a hacer vinos que considero caros.
Aprovechamos la ocasión para maridar nuestro vino con sushi.  Creo que el PN es una de las pocas cepas tintas que se llevan muy bien con ese plato debido a su elegancia, sutileza y acidez.
Por las dudas teníamos un plan B (por si nos fallaba el vino) que pueden ver en la foto y que no voy a comentar aquí porque ya lo hice anteriormente.


Una de las grandes frases hechas del mundo del vino es la que dice que todos los vinos mejoran con el tiempo.  Esto es a medias cierto y a medias no.  La clave está en qué consideramos tiempo y de qué vino estamos hablando.  Hay vinos que se pueden guardar y otros que no porque no añejan bien, como la mayoría de los blancos o los tintos de gamas bajas de precio.  Por otra parte, la clave está en el concepto de tiempo.  Un gran vino francés o un Barolo italiano pueden precisar de un mínimo de 10 años para ir pensando en tomarlos.  En cambio, pocos tintos nacionales aguantan tanto.  Es una cuestión de terruño, ni mejor ni peor.
Cuando un vino se guarda bien durante un tiempo prudencial pierde ciertas cualidades y gana otras.  Los colores brillantes y de rojos intensos se van apagando y virando al marrón, los aromas a fruta fresca van dejando paso a aromas terciarios o bouquet, las sensaciones en boca se van puliendo y tornando aterciopeladas, etc.
Luego de tantos años nuestro Trumpeter tenía un color evolucionado, amarronado, típico de los Pinot añejos.  En nariz había perdido casi toda su fruta, apenas si notábamos unos lejanos toques, pero se destacaban los aromas de la crianza en roble (10 meses en roble francés, 50% nuevos y 50% de segundo uso): aparecían notas a cuero y chocolate.
Era muy suave al paladar, algo denso, con una presencia dulce y, aquí sí, frutada.  Hay que reconocer que perdió la frescura de un Pinot Noir joven y eso es algo que a muchos no les va a agradar.

Precio: $56
RPC: variable.  Es un vino que ha envejecido bien y que aquellos que gustan de los tintos con varios años encima gustarán de probar.  En este caso la RPC es Buena.  Ahora, si buscás un vino joven, frutado y con buena acidez quizá no sea tu vino.


Mirá los enlaces para saber qué eligieron los otros Blogueros del Vino:

El vino del mes - Saurus Barrel Fermented Pinot Noir 2008
Fabián Mitidieri - Séptima Noche Pinot Noir 2010
Mr. Wines - Padrillos Pinot Noir 2011
Vinos en Buenos Aires - Üdwe Pinot Noir 2010
Vinos en Córdoba - Maula Oak Pinot Noir 2010




jueves, 2 de agosto de 2012

De paseo por San Rafael

Aunque no siempre se puede, es lindo poder hacer un corte a mitad de año y cargar pilas para llegar hasta diciembre.  Es como cuando tenés un feriado a mitad de semana y te parece que es más corta.  Es una mentira, pero lo bien que nos hace...
Con esa intención planeamos nuestras vacaciones de invierno: la idea era desenchufarse, pero también conocer lugares nuevos y si había bodegas para visitar, mejor.  Entre idas, venidas y opciones de lo más diversas nos decidimos por San Rafael, en la provincia de Mendoza, un lugar para enamorarse de su paisaje, su gente y sus vinos, jeje.



La idea no era hacer un wine tour (agarrate Mendoza capital para el verano), sino pasear un poco, por lo que no fui a tantas bodegas como estarán pensando.  En el contado tiempo que estuvimos pude visitar un productor directo, una bodega chica y una grande.  En sucesivas entradas les iré comentando y mostrando fotos sobre las visitas.
Para los que no conocen, en San Rafael te podés encontrar bodegas como: Algodon, Alfredo Roca, Argenceres, Bianchi, Jean Rivier y un montón más de otras pequeñas bodegas y productores.  Por donde vayas hay viñedos.

También me pude encontrar con otro de los Blogueros del Vino, a quien hasta ahora sólo conocía virtualmente: Antonio Raviña de Vinos Oasis Sur.
Hospitalidad bloguera mediante, pudimos compartir con él y su familia unos ricos sorrentinos y ese fue nuestro cierre de una semanita en San Rafael.

Para ver más fotos te invito a mi perfil de Facebook: Ariel Rodríguez
(La fan page de Vinarquia está desactualizada, así que desde ahora uso sólo este perfil)