viernes, 30 de noviembre de 2012

Foto del mes

Fotografía de Bogdan Grigore


martes, 27 de noviembre de 2012

3 Tempranillo al toque

 Recientemente los Blogueros del Vino coordinamos una nueva Lupa Bloguera, en este caso sobre la cepa Tempranillo, así que no quise sacar esta nota que ya tenía programada para que no se pisara con lo anterior.  Ahora le llegó su turno, je.
A los nuevos lectores de Vinarquía les explico que la sección 3 Vinos al Toque se caracteriza por rápidas notas de cata de vinos tomados en diversas situaciones, a veces no las más cómodas, pero sobre todo sin pretender ser técnico ni divagar mucho.

 
Santa Julia Reserva Tempranillo 2009.  Un vino aromáticamente intenso: fruta roja fresca, notas de caramelo y algo de vainilla, sutil especiado y coincido con la nota de cata "oficial" sobre el toque de hongos secos.  Antes de beberlo ya estaba entusiasmado.  Al beberlo no estuvo mal, pero esperaba algo más.  Me dejó sabores a mermelada, con un paso algo marcado y ácido y un final bastante largo.
En nariz me gustó más que en boca, aunque ésta no estaba mal.
Precio: $35 - Precio de supermercado Chino, en otros lugares cuesta un poco más
RPC: Correcta a buena.

La Celia Reserva Tempranillo 2007.  A este lo trajo mi concuñado, amante del vino también, y lo mirábamos con cierta desconfianza.  Bah, él no, yo sí porque no sabía si había aguantado 5 años de estiba.  Y, sin embargo, ¡estaba vivo!, con aromas a fruta madura y un leve especiado.  En boca, muy suave, nos recuerda que tuvo un pasado poderoso.  Lo disfrutamos mucho, supongo que hace un año o dos habrá estado mejor, pero por lo que averigüe en Internet (la web de La Celia es muy pobre) es una de las últimas añadas en el mercado.
Precio: $45, en Mercado Libre
RPC: N/C

Zuccardi Q Tempranillo 2009.  Este vino no fue tomado en las mejores condiciones de cata, como suele pasar con algunos que salen en esta sección de 3 Vinos al Toque.  Sin embargo, me dejó una impresión excelente.  Es un vino complejo, con notas de fruta madura, especiados y un interesante marco aportado por la madera.  En boca, sobresaliente, fresco y largo.
Precio: $145
RPC: Buena+ a Muy buena.  Uno de esos vinos de arriba de $100 que pude probar varias veces, nunca tranquilo en casa, pero siempre me gustó.


Para ver todas las notas de 3 Vinos al Toque click aquí.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Visita a Bodega Vulliez Sermet (Entre Ríos)

En uno de los fines de semana largo que afortunadamente tuvimos este año nos hicimos una escapada a Colón, Entre Ríos.  Hacía rato que no iba a pasear por esta provincia mesopotámica y me sorprendió gratamente el crecimiento de varias ciudades de la zona gracias al auge turístico de la última década.  Después de la consabida visita al Parque Nacional El Palmar y disfrutar de los pequeños placeres de los pueblos vecinos, nos dirigimos al acceso de Colón donde se encuentra la Bodega Vulliez-Sermet.


Perdón, ¿Cómo dijo? ¿Una bodega en Entre Ríos?  Sí, una bodega en Entre Ríos.   Si hacemos un poco de historia nos enteramos que gracias a la inmigración fomentada en la zona desde mediados del siglo XIX se instalaron allí franceses, suizos, piamonteses y saboyanos.  Estos inmigrantes trajeron sus costumbres, gastronomía y formas de producción.  Y, claro, también quisieron hacer su propio vino, como antes.
Hacia el año 1906 había 360.000 vides implantadas en Entre Ríos y era uno de los principales abastecedores de vino para Buenos Aires y el 4° a nivel nacional.  Pero (siempre hay un pero en estas historias) en 1936 se sancionó una ley que prohibía la vitivinicultura en esta provincia para favorecer a una región emergente: Cuyo.  No quiero entrar en polémicas ahora, hay quienes plantean que esa ley fue un producto de la corrupción y prepotencia del gobierno de Agustín P. Justo, otros que se lo hizo para impulsar la economía de las provincias cordilleranas.  Interpretaciones aparte, en 1998 esta ley fue abolida y empezó la expansión y búsqueda de nuevos terruños en Argentina.
En 2002 Jesús Vulliez, descendiente de aquellos primeros colonos, compró la antigua bodega de Joseph Fabré y comenzó a asesorarse en la producción de vinos.  No fue fácil, el terruño entrerriano no se destaca por la gran amplitud térmica, tiene mucha humedad constante y llueven más de 1000 mm anuales.  “Como en Francia”, me dijo Jesús, que conoce aquellas tierras.


Mientras probábamos sus vinos me explicó también que traer un enólogo desde Mendoza era un despropósito, por los costos y porque no conocen estas tierras y sus posibilidades.   Así que se trajo uno uruguayo, Jorge Pehar, que conoce de Tannat y de este clima y suelo.  Entre otras cosas diferentes eligieron un sistema de conducción único en el país: la lira.  En vez de ser guiadas en espalderas o parrales, las vides van en una especie de Y conocida como lira o cruceta.  El método fue inventado por Alain Carbonneau y favorece la salud de la vid y el aprovechamiento de los recursos hídricos extremos (click aquí para leer una conferencia de Carbonneau ).


Los vinos de Vulliez-Sermet son diferentes, como podíamos esperar de estas tierras.  Vamos a encontrar vinos con menos concentración y cuerpo que en los mendocinos, a veces con una acidez algo más marcada, pero en algunos varietales hay una elegancia y una impronta interesante.  Pude probar un Chardonnay 2012, agradable y buena opción; también su 4 Variedades 2009, un blend 40% Malbec, 20% Cabernet Sauvignon, 25% Merlot y 15% Tannat muy interesante.  Lo que más me gustó fue su Tannat 2010, bien al estilo de los premiados Tannat uruguayos: fruta negra, nariz elegante, potentes.


Como pasa en la Bodega Saldungaray, y otros terruños nuevos, todavía están experimentando, viendo qué es lo que mejor se puede dar.  Creo que la senda va por el Tannat, y no tanto por el Malbec, y seguir experimentando con el Sangiovese y el Pinot Meunier. 
Al margen de especulaciones, el proyecto va tomando forma y empiezan a surgir pequeños productores en la región así que todavía podemos esperar sorpresas del vino entrerriano.



Para ver más fotos los invito a hacerse amigos en mi Facebook (que en realidad es el Facebook del blog)



lunes, 19 de noviembre de 2012

Margot: la más linda del barrio



Sos el bordado lujoso
adorno de mi alpargata,
la empuñadura de plata
de mi cuchillo filoso.
Sos el acento armonioso
del fuelle que gime y llora,
la cadencia tentadora
del tango del barrio bajo...
Y sos la marca del tajo
de la mano vengadora.

Bodega Margot toma su nombre en honor al gran letrista de tango Celedonio Flores.  El tango Margot cuenta la historia de una mina del arrabal que dio “el mal paso” y se prostituye para escapar de la pobreza.  Las letras de Celedonio son así, una dura crítica social.  Yo prefiero imaginar a Margarita (Margot para los giles) desde otro lado: como “A la más linda del barrio”, haciendo homenaje a otra letra del Negro Cele.
Recientemente pude probar gran parte de los vinos de esta bodega de Chacras de Coria (con viñedos en Tupungato, Valle de Uco) junto a otros amigos Blogueros del Vino; Romina Carparelli, enóloga de la bodega, y Sabrina Facchin, de la parte de marketing.
El lugar elegido para la juntada fue Dambleé, en Once, un restaurante muy bueno y con cierta tendencia a la comida española, aunque no es lo único que preparan.  Para hacerla breve, comimos hasta casi reventar.  En serio.

Sos la fija batacazo
que se hace y da buen sport,
sos la voz del tallador
que domina el escolazo,
de las cuarenta del mazo
sos la carta salidora,
sos la banca tentadora
por la que siempre me seco...
Y sos el colgante fleco
de esta guitarra sonora.


Empezamos la reunión con Maula Sauvignon Blanc 2011 ($72), un buen exponente del varietal que me gustó mucho en boca por lo agradable y los trazos a pomelo y manzana verde que tenía.
El segundo vino fue el Maula Pinot Noir Oak 2011 ($84), un tinto del que había oído hablar muy bien y esperaba poder probar.  Es frutado, complejo, con agradables notas de la madera y más untuoso y pesado que los Pinot Noir del sur argentino.  Romina Carparelli dijo "con esto se demuestra que no sólo pueden hacer buenos PN en la Patagonia".  Claro, son distintos, pero bien interesantes.
Ya entrando en la parte más opípara de la cena descorchamos el Maula Malbec Oak 2011.  Si te gustan los Malbec con aromas florales, a violetas (¿rosa mosqueta, también?), tenés que probar éste.  En boca no defrauda nada  y, como el resto de esta línea, destaca su buen equilibrio en el paladar y su largo final.

Sos franja de mi león,
requinte de mi sombrero,
sos el remanye carrero
de mi fama de matón.
Mi saco negro y cortón
mi porra lustrosa y ruana,
y es tu cariño bacana
la que me guía y me encumbra...
Y eres el sol que me alumbra
cuando salgo de la cana.



El grand finale lo tuvimos con una novedad: la nueva añada de su vino ícono, Celedonio Gran Malbec 2011 ($165).  A dos meses de embotellado, se notaba su juventud, pero ya muestra tener sello y carácter propio.  Es bien Malbec, frutado y floral, equilibrado y de gran final.  En mi opinión hay que esperarlo, porque va a dar mucho de sí.
Si pudiera hacer una conclusión aquí sobre sus vinos "tranquilos" diria que todos tienen una impronta propia, fuerza y esa mirada altanera que sólo los guapos de los tangos sabían sostener.



Para culminar la noche y hacer el brindis final descorchamos Margot Extra Brut Blanc de Noirs ($109).  Realizado con el método champenoise este espumoso blanco de uvas tintas (de allí su nombre Blanc de Noires) resultó muy agradable, con buena burbuja, constante y elegante.  Muy agradable de beber y de excelente calidad final.  A tener en cuenta éste para las fiestas.


Quién sabe... quizás sea el champán que tomaba Margot en el tango... cuando me dejó para irse con los giles del Armenonville.


chán... chán...


jueves, 15 de noviembre de 2012

La Riojana: Bueno, Bonito y Barato

Si mencionamos a Bodega La Riojana tal vez no sean muchos los que hayan oído hablar de ella, pero si nombramos los vinos Santa Florentina la cosa cambia.  Tarde o temprano, todos vimos estos vinos económicos y los que los probamos sabemos su buena calidad.
La Riojana es más que una bodega, es una cooperativa que nuclea a unos 510 pequeños y medianos productores de La Rioja, un 70% del total. 

Junto a los amigos de Vinos en Buenos Aires y El vino del mes nos reunimos con Claudio Carabajal para hacer una barrida de los vinos de esta cooperativa.  En este caso probamos de la línea Reserva para arriba y todos sus espumantes, incluyendo novedades.  Esperamos hacer la barrida de la línea más joven dentro de poco.
Un resumen de lo catado:

Línea Reserva:
Santa Florentina Reserva Torrontés Riojano 2011
Santa Florentina Reserva Malbec 2011
Santa Florentina Reserva Cabernet Sauvignon 2011

Línea Raza Argentina:
Raza Argentina Torrontés Riojano 2010
Raza Argentina Malbec 2009

Espumantes:
Santa Florentina Brut de Torrontés
Santa Florentina Torrontés Dolce
Santa Florentina Malbec Rosé Dolce

¡Qué duro que es este trabajo!


Arranquemos por los blancos: probamos el Santa Florentina Reserva Torrontés Riojano 2011 y el Raza Argentina Torrontés Riojano 2010.  El primero bastante más joven, se puso muy  interesante a medida que tomaba temperatura (dato a tener en cuenta); el segundo, en un gran nivel aunque ya tenga dos años encima.  En conclusión, ambos grandes exponentes del Torrontés Riojano a unos precios geniales: $32 y $40.


Los tintos de la línea Santa Florentina Reserva y de Raza Argentina  tienen una crianza de 10 meses en roble francés y americano en porcentajes variables.  La principal diferencia entre ellos es la selección de uvas y la guarda en la bodega.  Claudio nos trajo el Malbec y el Cabernet de la línea Reserva con apenas días desde el embotellado, recién salidos del horno digamos.  Obviamente que a los vinos les faltaba botella y el roble estaba muy presente con intensas notas de vainilla, pero en boca se mostraron equilibrados y con buena tipicidad varietal.  Si tengo que elegir ahora entre uno de los dos me quedo con el Cabernet Sauvignon.  Hay que ver quién gana con unos meses más de reposo, pero ambos están muy bien para el rango de $32.
El Raza Argentina Malbec 2009, también conocido como el Malbec del Bicentenario o Edición Especial Bicentenario, se diferencia de la mayoría.  Además de los aromas frutados y de vainilla, presenta interesantes notas balsámicas y algo vegetal que no pudimos reconocer.  No gustará a todos, pero vale la pena probarlo alguna vez.  Me gustaría maridarlo (jugar) con unos quesos fuertes, por su intensidad y complejidad.
Su precio es de $50 y vale la experiencia.
 

Vamos a las burbujitas.
Con estos espumosos abrimos y cerramos la cena y cata de La Riojana.  Abrimos boca con el Santa Florentina Torrontés Brut.  Uno de los pocos espumantes de uva Torrontés y a un precio inmejorable: $34 para un espumante que en esta añada no se destaca por su expresión aromática pero sí por su armonía en boca.  Sigue siendo una gran opción para las fiestas.  Una nota anterior aquí.
La segunda opción entre sus espumosos son los dulces: Santa Florentina Torrontés Dolce y Santa Florentina Malbec Rosé Dolce, éste último una novedad recién salida al mercado.
Esta línea apunta a un público joven, con una imagen muy interesante: etiqueta transparente y corcho sintético de color.  Si tengo que elegir uno me quedo con este último, porque se siente menos lo dulce.  Es una cuestión de preferencias, los dos son buenos y al mismo precio: $34.


En conclusión, los vinos de La Riojana siguen siendo grandes campeones en cuanto a Precio/Calidad.  No hay con qué darle, merecen un aplauso de pie, porque sostener la calidad con los volúmenes que manejan es muy difícil.
Antes de que alguien levante el dedito, aclaro que no vas a pagar $30 y tomar un alta gama, no seamos zonzos, pero sí vas a pagar $30 sin sentir que te están robando, algo a lo que ya nos estamos acostumbrando en cuanto a vinos se refiere.


martes, 13 de noviembre de 2012

Lupa Bloguera: Tempranillo

Como les anticipé en la nota anterior, hoy llega una nueva Lupa Bloguera.  Todos los Blogueros del Vino nos unimos para catar en conjunto una cepa.  En esta oportunidad le tocó al Tempranillo.
Mi elegido fue Finca La Linda Tempranillo 2011 de Bodega Luigi Bosca.


De color rojo con toques violáceos de media profundidad típico del varietal.  Los aromas eran principalmente frutados, con algún toque floral y leves tostados aportados por los 6 meses de añejamiento.  En boca era equilibrado, agradable de beber, con taninos apenas notorios.
En conclusión, un vino que gustó, no deslumbró aunque todos coincidimos en que era grato beberlo.

Precio: $44
RPC: Correcta+



A continuación los vinos elegidos por los otros Blogueros del Vino:

El vino del Mes - Estiba I Rosado de Tempranillo 2012
Fabian Mitidieri - Santa Julia Tempranillo 2011
Mr. Wines - Tempus Alba Tempranillo 2006 
Rumbovino - Familia Gascón Tempranillo 2011
Vinos en Buenos Aires - Altocedro Año Cero Tempranillo 2010

Vinos en Córdoba -Fond de Cave Reserva Tempranillo 2005
WineMDQ - Zuccardi Q Tempranillo 2009



Les dejo también el enlace a las Lupas Blogueras pasadas:

Bonarda
Pinot Noir
Cabernet Franc


sábado, 10 de noviembre de 2012

Se viene una nueva Lupa Bloguera

El martes 13 de noviembre los Blogueros del Vino nos unimos en una nueva Lupa Bloguera.  Todos iremos tras vinos de una misma cepa tratando de cubrir la mayor parte de la góndola.  Ya lo hicimos con Bonarda, Pinot Noir y Cabernet Franc, y ahora le toca a la uva Tempranillo.


Recibe su nombre debido a que madura más temprano que otras cepas.  Recuerdo que cuando recién empezaba a tomar vino un amigo trajo un vino de este varietal y en nuestro desconocimiento pensábamos que el nombre provenía de uvas que se cosechaban antes de tiempo.  No estábamos tan errados, pero nosotros halábamos de una forma de vinificar y no de sus características particulares.
El principal productor es España, en especial en la Denominación de Origen Rioja, aunque nuestro país es el segundo productor mundial debido a nuestras raíces hispanas.

Viñedos de la Familia Eguren, Rioja, España

Y si de tradición española e historias viejas hablamos cómo no recordar aquí a José María Hinojosa, el Tempranillo, un bandolero español de principios del siglo XIX.  Los bandoleros eran asaltantes de los desolados caminos rurales españoles y algunos ganaron gran fama por sus golpes o por sus actitudes personales.  Entre estos últimos se destaca el Tempranillo, una especie de Robin Hood español que ayudaba a gente o pueblos necesitados además de a sí mismo.  Sus andanzas empezaron a los 17 años y por eso decían que había empezado "tempranillo".

José María Hinojosa (1805-1833), llamado "el Tempranillo"

Ante su fama creciente y la imposibilidad de atraparlo, el Rey Fernando VII indultó al Tempranillo a cambio de que aceptara convertirse en comandante de un escuadrón de caballería destinado a atrapar a otros bandoleros andaluces.  El Tempranillo aceptó y su cuadrilla fue muy exitosa.
Cuando murió se escuchaba la siguiente copla por Andalucía:

De Puente Genil a Lucena, 
de Loja a Benamejí, 
las mocitas de Sierra Morena 
se mueren de pena llorando por ti


Puesto que no somos bandoleros ni famosos vuelvo al principio: el martes los esperamos para que recorran todos los blogs y elijan su próximo Tempranillo.


jueves, 8 de noviembre de 2012

Para reírse un poco III

Hoy, que para muchos es un día de odio, prefiero compartir con ustedes un poco de humor (a buen entendedor...).

Hay un momento en que el vino nos vuelve brillantes, o como dirían en Los Simpsons la "etapa profesor Barney": parlanchín, coherente, incluso inteligente.
 

 Aunque podemos terminar así:

-¡Estás borracho!     -¡Callate!


Todos sabemos porqué el vino es bueno para la salud:


Lo importante es el detalle final: repetir

¿Muchos chistes en inglés?  A continuación algunos en castellano.
Primero el inefable amigo de las redes sociales: el Filosoraptor.



No es novedad, hace un calor insoportable y todavía nos falta el verano.  ¿Lo mejor? seguir el ejemplo de nuestros amigos los Hacedores de Vino Nudistas

Este mundo da para todo

 La siguiente va con mucho respeto:


La última es de un grande de la historieta argentina que se nos fue este año:



Ediciones anteriores:

Para reírse un poco I
Para reírse un poco II


martes, 6 de noviembre de 2012

3 Malbec al toque



En esta oportunidad, en la sección de 3 Vinos al Toque les presento tres Malbec que me dejaron gusto a poco.  O, en otras palabras, vinos que a un precio menor estarían bien.  Porque no todo es recomendable, vio?

Portillo Malbec 2011: Este tinto viene ganando premios en cuanto concurso aparece como mejor vino por debajo de los U$S10 y, por supuesto, tuve que probarlo.  De color violeta intenso (podés pintar la casa), aromas frutados principalmente, pero con toques florales y de vainilla.  En boca es muuuy fácil de tomar a pesar de su juventud.  Muy rico, muy moderno, pero tampoco es para tanta medalla y aplauso.  Entendámonos, está bien para el rango de precios, pero con tanto premio te esperás el vino.  No me cierra.
Precio: $30

Altos Las Hormigas Malbec Clásico 2010:  Esta línea a Altos Las Hormigas siempre me dió la impresión de estar justo de precio, muy al límite.  Se nota que tienen bastante laburo encima y una buena presentación.  En boca es jugoso, equilibrado e iba bien con el asado que lo acompañó.  Pero me dejó gusto a poco, esperaba más complejidad (y no precisamente tanta madera).  Su versión 2009 me había gustado más.
Precio: $55

Lorca Fantasía Malbec 2011: Todo lo que había probado de Lorca me había gustado, hasta acá... En nariz todo lo invaden los tostados de la madera, la fruta queda atrás.  Hay gente a la que le gusta ese perfil aromático, pero en boca desequilibra por todos lados: acidez marcada, poco cuerpo, el paso no es agradable.  Le tuve que meter hielo para poder tomarlo.
Precio: $58


viernes, 2 de noviembre de 2012

2 asados, 5 vinos

Tengo varias notas atrasadas que sacar, pero ésta queria publicarla lo antes posible para que no se pierda el contexto.  Es que pasaron varios asados familiares y pudimos compartir grandes vinos, aunque grandes los hace el momento y el hecho de compartirlos, ¿no?
Los asados en cuestión fueron para celebrar o acompañar momentos que seguro muchos de ustedes también festejaron, por lo que en el asado fuimos cientos: el Día de la Madre, y la previa del clásico Boca-River.
Por suerte los vinos gustaron, mucho, y eso que alguno era medio piletazo.  Además tienen el condimento de la variedad de cepas: Sauvignon Blanc, Bonarda, Cabernet Sauvignon y Malbec.


En el primer asado arrancamos con un Malbec joven: Lurton Reserva Malbec 2010.  Ya lo había probado en el WineMDQ Malbec Tasting y había resultado entre mis favoritos.  De hecho salió entre los cinco primeros en su categoría.
Este vino ronda los $65-70 y la verdad que garpa.  Me gustó disfrutarlo desde que lo abrimos hasta que se terminó porque fue cambiando continuamente en la copa: pasó de agradables aromas frutados a la complejidad que aporta la madera cuando está bien puesta.  En boca todavía conserva estructura y juventud y con el asado estuvo impresionante.  Me gustaría volver a probarlo en un año.

Después mi viejo no se achicó y sacó uno de sus vinos favoritos: Casillero del Diablo Reserva Cabernet Sauvignon 2007.  Éste es un vino de la bodega chilena Concha y Toro de gran y controvertida fama internacional que el viejo venía guardando y todos mirábamos con ganas.
El nombre de la etiqueta tiene una linda leyenda detrás: el fundador de la bodega, Don Melchor de Concha y Toro, guardaba para sí en un casillero apartado los mejores vinos que daba cada añada.  Para su sorpresa la reserva de vinos iba disminuyendo debido a los robos de sus empleados.  Así que un día difundió la leyenda de que en ese sector en particular se le había aparecido el Demonio.  Los empleados, asustados, no se acercaron más al lugar.
Más allá de la leyenda, está el vino.  La 2007 es considerada una Cosecha Histórica por la bodega debido a la calidad excepcional conseguida (entre otras cosas 30% menos de rendimiento por planta).  En nariz fue un vino complejo con aromas a cassis, especias, pimientos, con notas de chocolate y café.  En boca todavía vivaz, en un gran momento de su evolución porque todavía conserva parte de su estructura tánica, aunque bastante domada por los años y un largo final.  Tiene esa cosa de abrazo cálido que sólo los vinos guardados saben dar.
No conozco tanto de vinos chilenos y he escuchado voces críticas con respecto a estos vinos y su Cosecha Histórica, aludiendo a un puro fenómeno de marketing.  No sé, a mi me pareció excelente.


El otro asado arrancó con un blanco, como para ir haciendo boca mientras el aire se llenaba de aromas a carne asada y se palpitaba el SuperClásico del fútbol argentino.  Y probamos una novedad que va a dar que hablar mucho en los años venideros: el Sauvignon Blanc de Mar del Plata 2012.  Sí, es un Sauvignon Blanc que Bodegas Trapiche está produciendo en Chapadmalal, Mar del Plata.  La primicia la tuvimos de la mano de José de WineMDQ y pudimos probarlo en el Malbec Tasting que él organizó.  Ahora, y gracias a sus gestiones, pude probarlo por botella.  Tiene una impactante nariz frutada, de frutos tropicales, durazno, melón, algo herbal, floral y clavo de olor.  En boca tiene una acidez vibrante, pero no incómoda, lo que habla de su equilibrio.
Seguro estás pensando lo mismo que yo, cuando abran las puertas de este viñedo al público va a ser un fenómeno de ventas.  El lugar es ideal y los vinos están a un nivel acorde.  ¡Aplausos para Trapiche!

En cuanto a los tintos, empezamos por un viejo conocido: Doña Paula Estate Malbec 2010 ($65-70).  A este ya lo había probado anteriormente en una cata comparativa de Malbecs y me había gustado mucho.  En esta ocasión lo sentí menos complejo, con la fruta roja y las notas florales al frente.  En boca equilibrado y joven, acompañó bien el asado.  Debo aclarar que al igual que en la ocasión anterior es un vino al que le cuesta abrirse, una vez que lo hace se notan las notas de la madera: tostado y algo de tabaco.
 
El otro tinto fue un Bonarda que se robó el asado: Melodía Bonarda 2009.  Los vinos de Melodía Wines son un proyecto del Lic. Jorge Benítes a quien contacté directamente y compré una caja surtida de sus vinos.  Lo abrimos promediando el asado y maridó a la perfección con la carne.  Tiene una muy buena tipicidad y la fruta al frente, más algunas notas complejas e interesantes.  En boca es intenso, con un buen y untuoso final. 
¡Gustó tanto que sólo me dejaron probar una copa!  Así que vamos a tener que exportar algunos más de estos Bonardas, pero antes a probar el resto del surtido porque prometen mucho por los $65 de precio sugerido.
Para cerrar les dejo la frase de la contraetiqueta de esta cuidada línea de vinos:
 
El vino es el canto de la tierra expresado a través del trabajo del hombre.