jueves, 10 de enero de 2013

Bodega Altamira: Crónica de un tipo

El tipo llega tarde.  Tiene que cruzar la mitad del conurbano y la mitad de la Av. General Paz.  Es inevitable llegar tarde.  Lo sorprenden las cabezas equinas al llegar a The Lowland Club.  Le recuerdan a las que están en el Faena, aunque nunca las vió (fantasmas de la era Internet).
El tipo entra y se alivia de no haber llegado tan tarde.  Se perdió el vino con el que recibían a los invitados, pero todavía no habló Attilio Pagli ni sirvieron los vinos que se presentaban esa noche.
Cuando el enólogo italiano se acerca al micrófono al tipo se le nota la expectación en el rostro.  Ese hombre con cara de buen vecino es uno de los enólogos más respetados del mundo, autodidacta, un poco responsable del boom de los vinos supertoscanos, un hombre que dijo que Argentina “es un milagro productivo”.  Mucho no lo entiende al italiano, pero el tipo se queda con la idea de que la expresión frutal de los vinos argentinos son su identidad y que quiere hacer vinos de elegancia europea.
El tipo escucha atento y aprende más de una bodega de la que sólo probó un vino una vez.  Es una bodega que apunta a hacer vinos de gama alta, complejos, interesantes.  Las palabras de Pagli le siguen sonando, se le ocurre que el estilo inglés en Buenos Aires es análogo a la elegancia europea en un vino del Valle de Uco.  Son cosas que se le ocurren y que se van rápido, pero que generan dudas.


Ahora puede probar los vinos.  Arranca por la línea más baja ($70), los VAV Malbec 2011 y VAV Blend 2011.  Muy bien ambos, sobre todo el Malbec, joven y complejo, con buena tipicidad.  El Blend era para tomarlo más calmo y tratar de reconocer las capas que aporta un corte de Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Petit Verdot y Cabernet Franc.
El tipo circula entre las mesas.  Se encuentra con amigos y conocidos y esquiva a otros que no quiere conocer.  De pasada picotea algo del catering y sigue con los vinos.  Ahora va por el Altamira de los Andes Reserve Malbec 2010 ($120) y le encanta por su perfil elegante y mineral en nariz y su boca fresca, intensa, equilibrada.
Acá el tipo se entera de un dato clave, los vinos desde esta línea para arriba están compuestos por uvas provenientes de un viñedo de 60 años combinadas con uvas de viñedos más jóvenes.  No puede evitar que se le dibuje una sonrisa en la cara.
Le quedan dos vinos por probar, los topes de gama de la bodega, dos cortes de $250 cada uno.  El primero es el Altamira de los Andes Grand Reserve Winemaker’s Selection 2009, un blend 68% Malbec, 25% Cabernet Sauvignon y 7% Syrah.  Con la primera nariz, el tipo piensa que el enólogo sabe elegir muy bien.  Sus aromas son impresionantes, complejos, hay flores, fruta roja, toques de la madera que no apabullan a pesar de 2 años de añejamiento.  En boca está equilibrado, con los taninos suaves, pero potente.  Pide carne. “Yo lo invitaría a Attilio Pagli”, piensa el tipo, “yo pongo la carne y él el vino”.
Costó dejar para lo último el Altamira Navigato Family Selection Grand Reserve 2009 porque se lo recomedaba vivamente un amigo.  También es un blend con 2 años de añejamiento en barricas nuevas de roble francés, en este caso compuesto en un 46% de Malbec, 36 de Cabernet Sauvignon y 18% de Cabernet Franc.  Sus aromas son complejos, hay arándanos, pimientos, una nota mineral.  En boca está vivaz aún, con un gran final.  El tipo sabe que este vino va a crecer.  Y mucho.  Lo comenta, y le cuentan que la bodega les augura a sus gamas media y alta hasta 10 años de guarda.
El tipo se va, contento.  Los vinos le gustaron, algunos son diferentes a su estilo, pero valen la compra.
Al salir el tipo vuelve a ver el edificio y se pregunta si será un viejo club inglés.   Lo único que averigua es que es uno de los lugares más elegidos para festejos de casamiento.


10 comentarios:

  1. Buenisima la historia!,exelente manera de presentar los vinos !!!!!!,vamos a ver por donde los conseguimos para probar!
    Sludosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, hasta ahora no tienen mucha presencia en las vinotecas. Al menos, yo no recuerdo haberlos visto, pero puede ser que esta presentación haya sido el punto de partida para poder encontrarlos más seguido.

      Saludosss!

      Eliminar
  2. Muy buena crónica. Todavía no pude probar nada de Altamira y luego de tus líneas me dieron ganas, aunque el mayoritario Malbec que te ofrecieron me guste poco.
    Creo que hay posibilidades en un Italiano que haga Malbec no? los de Las Hormigas son buenos no? Mas tipo europeos, menos dulce y mas ácido, menos sobremaduros. Estos son así?
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las Hormigas me gusta, pero me parecen caros. Por lo menos en su línea baja que es lo único que he probado.
      En cuanto a estos, me parece que si apuntás al Navigato vas a encontrar algo más cercano a tu perfil.
      Salute!!


      PD: usted no tiene cura, Mitidieri, jaja

      Eliminar
  3. Me parece que al "tipo" lo conozco y me lo encontré allí. Jajajajaaa.........
    Muy linda nota Ariel!!!!!!
    Abrazo
    WILLIE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escápele a ese tipo, hágame caso, jaja.

      Abrazo!

      Eliminar
  4. Linda degustación...y hermoso lugar !!!

    Abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas, la elección de la locación y los vinos estuvieron a la par.

      Abrazo!!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!