lunes, 18 de febrero de 2013

¿Y si te digo vino de Tandil?

Todo ocurrió de casualidad.  Estábamos cenando en Tandil, pasando una grata velada, y el propietario de Tierra de Azafranes (ver nota aquí) nos dijo que un amigo suyo estaba haciendo vinos en Tandil.  Inmediatamente me pasó su número y me contacté con él para ir a visitar los viñedos y de ser posible probar sus vinos.


Matias Lucas empezó a plantar en un pequeño campo familiar de una hectárea en 2008 y en 2011 empezó con las microvinificaciones sacando una primer añada de 400 botellas de Merlot y 200 de Sauvignon Blanc.  El proyecto es muy pequeño y totalmente a pulmón, sin grandes capitales ni nombres famosos.
Muy amablemente, Matias nos hizo un recorrido entre las hileras de su viñedo, explicando las dificultades y ventajas del terruño: gran amplitud térmica, las lluvias que le permiten trabajar en secano (sin sistema de riego),  las suaves pendientes que ayudan a drenar el suelo, etc.  También hay anécdotas que nos hablan del terruño, como los animales de los campos vecinos que se escapaban a pastar entre las vides.
Al igual que ocurre con otros emprendimientos jóvenes de zonas no tradicionales (ver notas en Saldungaray y Colón) por más talentoso que sea el enólogo se encuentra sobre un terreno desconocido, con un realidad poco estudiada y la experimentación juega un rol fundamental.  Matias Lucas plantó Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Sauvignon Blanc, Tempranillo y sigue experimentando con Cabernet Franc y Carménère.  Probar, innovar es la clave.  Parece fácil y divertido, pero para quien hace esto a pulmón es un costo muy alto y que depara momentos gratos y otros duros.
Actualmente, la gran apuesta de Cordón Montés va de la mano del Merlot, el Sauvignon Blanc (quienes lo probaron dicen que estaba muy bueno) y el Cabernet Franc.


Me pude traer una botella de su Cordón Montés Merlot 2012 (el precio es anecdótico) y probarlo tranquilo en casa.  Esta añada es oficialmente la primera, el primer vino embotellado de Tandil.  Un vino de vibrante color rojo rubí, de profundidad media.  Sugirieron decantarlo y así lo hicimos, sus aromas son preponderantemente frutados, no de fruta muy madura, más un toque vegetal, como si fuera rústico.  En boca tiene un cuerpo liviano, acidez marcada y un largo final.  Me pareció un vino correcto, distinto a lo que nos ofrecen los terruños andinos y bastante más cercano al estilo de vinos argentinos tradicionales como Weinert.  Más allá de esto, no me parece que sea válido comparar este vino con los que da Mendoza, es un vino de Tandil, un terruño desconocido y joven, que tiene sus propias características y una identidad por descubrir.  Por eso hay que bancar estos nuevos emprendimientos, porque aportan diversidad, favorecen la industria turística local y porque contagia a otros (ya hay otros productores plantando).
En resumen, un proyecto a base de fuerza, coraje y entusiasmo.


Más fotos en Facebook


16 comentarios:

  1. Impresionante esto !!! ademas una grata noticia que se dedique al noble merlot y al sauvignon blanc. Hay que apoyar estos emprendimientos, porque muchas veces con pasión se llega mas lejos que con técnica y tecnología.
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... si no tenés esa pizca de locura no llegás a nada, no? Creo que hay una posibilidad allí y el turismo será el gran apoyo económico que necesita esa locura para continuar.

      Salute!

      Eliminar
  2. Muy bueno que comuniques estas cosas. No probé ningún vino de Tandil, aunque sabía de su existencia por Pablo Monti que viaja regularmente. Que bueno que existan estos proyectos pequeños, ojalá se sumen muchos mas en cada rincón de la república.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kuari, coincido plenamente. Me encanta que haya cada vez más proyectos en regiones nuevas. Creo que nuestro país está en un buen momento para que estos proyectos surjan. Por ahora están en una etapa de crecimiento, luego vendrá la búsqueda enológica sofisticada.

      Saludos!!!

      Eliminar
  3. Que bueno !!!...cada dia tenemos que recorrer menos kilometros para visitar un viñedo ja ja !!!

    Gracias por el dato !!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! Desde MDQ tenés cada vez más opciones. Dentro de poco va a ser Burdeos, jaja

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Buenísimo Ariel!

    Argentina necesita explorar nuevos terruños y ofrecer nuevas propuestas... Bancamos como blogueros todos estos proyectos nóveles, que funcionan por amor y la pasión al vino! Aplausos... a buscar!

    Salute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscar, hablar con la gente, interesarse, darles una mano. Lo demás viene sólo.
      Por otra parte, si tenés atrás tuyo una empresa internacional o dinero proveniente de otras industrias, es un poco más fácil. Ese no necesita de un blog.

      Salute!

      Eliminar
  5. Muy linda la nota! Matías es un copado, es un pibe joven y eso creo que va a ser bueno para el empuje y garra que se necesita ponerle a un negocio de estos, mas tratándose de una zona no tradicional, donde como vos decís, casi todo es experimentación y ver que pasa.

    Creo que tiene muy claro lo que quiere hacer, y la ausencia de malbec en sus viñedos habla de ello. No sé si te contó, pero cuando compró las plantas la 1era vez le vendieron malbec por error, que el no había pedido, y luego lo terminó sacando. También tiene tannat.

    Pude probar el sauvignon blanc (bien en tipicidad, pero le faltó algo de acidez) y el merlot, que lo volví a tomar recientemente y coincido bastante con tus impresiones, un lindo perfil frutal-vegetal sostenido por una mas que interesante acidez. Para la cosecha 2013 tenía algunas ideas dándole vuelta la cabeza, entre ellas un maceración carbónica, esperemos las pueda concretar.

    No sé si te lo comentó, pero suele realizar periódicamente jornadas gastronómicas en uno de los viñedos (seguramente el que vos visitaste, La Helena), con comida a cargo de un chef local y degustación de los vinos. Para alguno que vaya de visita y le coincide, es una linda posibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablamos bastante con Matias en el poco tiempo que estuve en sus viñedos y me dejó una buena impresión. Me contó lo del Malbec y seguramente no será ni la primera ni la única planta que tenga que tirar. Es difícil saber como se van a dar las cosas acá. Lo del Tannat lo sabía, pero no estaba seguro (mi memoria...) y no quise poner algo equivocado. Todavía el Tannat no dió lo suyo.
      Gracias por aportar datos del SB y corroborar mis observacines sobre el Merlot.
      Lo de la maceración carbónica no lo sabía, pero habla del entusiasmo de este pibe y sus ganas de superarse.
      Lo de la comida en el viñedo La Helena lo vi en su Facebook, pero no sabía que era algo sistemático. Linda propuesta.

      Para los lectores que quieran comunicarse con él pueden buscarlo en Facebook como Cordón Montés.

      Saludos y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  6. Excelente nota y sobresaliente el aporte de los comentarios!!!!!!
    Muchas gracias.
    WILLIE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Willie. Creo que los comentarios son de lo que se nutre todo blog.

      Gracias a vos por comentar y leer.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Muy buena!! Qué lindas estas cosas del Vino, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si señor, siempre hay una sorpresa a la vuelta de la esquina o, en este caso, a la vuelta del viñedo, jeje

      Eliminar
  8. Buenas!!! soy estudiante de enologia y quisiera saber si se hacen visitas en la bodega, y en caso de haberlas como me contacto?, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      tengo un mail que tal vez no siga corriendo, pero te invito a buscarlos como Cordón Blanco en Facebook. Tuvieron que cambiar el nombre por alguna razón. Desde allí te podrán dar información.

      Saludos

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!