martes, 28 de mayo de 2013

Pensando en el Día del Padre

El próximo 16 de junio es el Día del Padre y, por primera vez, seré previsor.  No voy a esperar hasta último momento para buscar un regalo y quiero pensar con ustedes algunas propuestas.

Un vino

Si a tu padre le gusta la noble bebida podés pensar en un regalo básico: una botella.  Regalar vino parece fácil, pero deberíamos ser más concientes a la hora de hacerlo.  Es decir, no nos guiemos solo por el precio sino que deberíamos tener en cuenta los gustos personales.  Podemos ir a lo seguro y regalar un Malbec a alguien que solo toma Malbec o arriesgarnos y regalar un Merlot como para que pruebe otra cosa.  Y si no sabés qué vino elegir, buscá su favorito o un clásico.
También podemos regalar una botella pensando en los gustos personales de nuestros padres indistintamente de qué vino tome.  Por ejemplo, para un padre motoquero podemos pensar en La Poderosa, la nueva línea de Bodegas del Fin del Mundo; o para un padre ecologista los Oso Hormiguero, de Finca Los Maza;  para un padre artista, alguno de los Colección Privada de Navarro Correas que tiene reproducciones de cuadros; etcétera, las posibilidades son infinitas y lúdicas.
En el blog encontrarás muchas opciones (aquí, aquí y en cada nota). 
No te olvidés una linda tarjeta.

Rue Mouffetard - Henri Cartier Bresson

Chucherías

Uf, chucherías para vinos hay miles.  Sugerencias para los que no se dan cuenta qué regalar:
  • Un decantador
  • Un sacacorchos original
  • Un aireador
  • Un termómetro digital (hay unos nuevos muy bonitos)
  • El inefable kit de vinos
  • Un juego de copas nuevas
  • Una linda frappera
  • Fundas para transportar vinos o conservarlos
Estas cosas son lindas, algunas útiles y otras discutibles, pero siempre logran ser un regalo efectivo y que tarde o temprano serán utilizados.
Un nota anterior sobre estas cositas: Chucherías


Hágalo usted mismo

Se puede dar un paso más adelante y hacer algo con nuestras manos.  Jugar un poco al Utilisima de los vinos, conseguir una canasta o caja bonita y meter allí un par de cosas.  Empecemos con un vino, por supuesto, o quizás dos o tres; agregamos alguna de las chucherías antes mencionadas; una tarjeta; algunos corchos para decorar; algún delicatessen o cigarros; etcétera.  Otra vez, los límites los pone nuestra imaginación y nuestro bolsillo.
En el siguiente video (en inglés) hay un bonito paso-a-paso, algo oneroso, pero útil para extraer ideas.



O podemos envolver una botella de su vino favorito con la antigua técnica japonesa de furoshiki, una envoltura en tela muy original:



Algo diferente

Esta es la opción que voy a elegir yo este año para agasajar a mi padre en su Día.  Es una propuesta del Centro Argentino de Quesos que consiste en un Taller de Cata Quesos y Vinos especial para el Día del Padre.
El Taller consiste en una introducción al maridaje de quesos y vinos tintos con productos de primera calidad, viendo sus posibilidades y límites.  Al final de la cata habrá sorteos y regalos para todos.
Me pareció una idea original y que sale del clásico sweater.  Más que regalar un objeto estamos regalando una experiencia y un aprendizaje.
Se hace el día miércoles 12 de junio de 19 a 21 hs. en la zona de Tribunales, Buenos Aires, y tiene un precio de $150.  Yo ya reservé lugares y espero contarles cómo salió todo en una futura nota.
Para más informes escribir a: info@centroargdequesos.com.ar


Y si ninguna de estas propuestas está dentro de tus posibilidades, recordá que un abrazo y compartir un momento siempre son suficientes.


12 comentarios:

  1. Hola Ariel..!!

    Escelente tu elección de la fotografía..!!

    Imagínate esa foto (1954) de Henri Cartier Bresson.. el padre que le dice al niño:
    - Eh, Phillipe... acheter un bouteille de vin..!!
    - Oui, mon père..!!

    Y el niño que se viene, con "DOS tebolles"...
    He ahí su carita de satisfacción y cierto orgullo.
    Te aseguro que cuando yo tenía más o menos, la edad de esa niño, todas las botellas de vino de Argentina, eran de ese tamaño.
    Ahora 750 ml. y cada vez se ven más, las de 375 ml.
    Mmmmhh..!! "tengo medo" que "triunfe" este último tamaño. Sólo el tiempo, lo dirá.-
    Salute y Muchas Gracias.-

    Y a todos los Padres: Feliz Día..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta esa foto de Bresson!
      La cara del nene es como la contás, llena de orgullo, porque se siente "grande". Como todo hijo que hace un regalo a su padre, no?
      Supongo que las botellas de 750 seguiran existiendo, pero quién dice...

      Saludos!

      Eliminar
  2. Anónimo29/5/13 7:25

    Hola Ariel exelente la foto del niño y muy buena la nota y sugerencias mi viejo es mecanico se me complica pensar el vino jajaja pero seguro algo de la patagonia seguro gran rivus que esta muy bueno, che tu viejo lee el Blogs si es asi anticipaste el regalo jaja, o no lo lee.... Abrazo Walter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Walter, gracias por tu comentario. Mi viejo lee el blog y ya sabe del regalo, perdió un poco de sorpresa pero no importa, jaja.
      ¿Tu viejo es mecánico de profesión o porque elige los vinos mecánicamente? Como sea, con ese Rivus quedás de 10.

      ¡Abrazo!

      Eliminar
  3. Quiero que mis tres hijos varones vengan como este niño con 2 botellas bajo los brazos cada uno !!!! Puedo elegir ?
    2 Chacra 32 Pinot Noir 2010
    2 Pura Sangre Malbec 2007
    2 Miras Cabernet Franc 2010
    Si a esto le sumamos que me hagan el asado, creo que sería un poco mas feliz de lo que soy.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te regalan todo eso podés considerarte un hombre afortunado por dos motivos: por tamaños regalos y porque tus hijos puedan pagarlos, jaja.
      Me parece que te vas a tener que conformar con el asado, no?

      Eliminar
  4. Muy buenas sugerencias!!!
    Hay que salir de lo común!!!
    (Me tentó la cata de quesos, quizas me anoto)
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy, ya reservamos lugares. Me pareció divertido y novedoso.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Qué grande! Una nota diferente y nada de publinota.

    Abrazo!

    Pd.: no me gusta nada la cara del pibe. Me da inaguantable... Jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el pibito debería ser un rompe, jaja.

      Eliminar

    2. Sí, muy inaguantable..!!
      Y marca el final de la II Guerra Mundial - 1945...
      La foto es de 1954 es decir: ¿9 añitos..??...
      Con 9 años (y tal vez menos) "tenemos" el derecho de "cancherear"...
      luego de tan extenso racionamiento.-
      Entonces: - No una, sino dos botellas...
      He ahí su "perfidita" carucha.-
      (Disculpen: es que con mis 61 "añitos", me siento ese niño,
      que se viene con dos "tebolles")

      Eliminar
    3. Muy bueno el análisis, Jorge.

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!