lunes, 8 de julio de 2013

Flores y brisas de renovación en Finca La Anita

Finca La Anita cumplió 20 años e hizo una presentación en Buenos Aires de sus nuevas añadas.  El lema era “Brisas de renovación”, algo que me pareció justo porque no fue un huracán renovador, sino un toque de frescura para esta bodega que se caracteriza por sus vinos de corte clásico.  Hubo mucho para probar y, fiel a mi estilo, les cuento todo.


El lugar
La presentación de la nueva añada se realizó en la Florería Atlántico (Arroyo 872), un novedoso bar-vinoteca-florería ubicado en Retiro.  Sí, leyeron bien.  Arriba, la vinoteca se entremezcla con las flores y discos en venta y, en el subsuelo, un bar con coctelería de la que no puedo opinar porque no probé y comida que sale 100% de la parrilla.  Un lugar raro, pero agradable.  Me da como hipster.


Los vinos
Arrancamos con los Luna ($90), línea de vinos jóvenes, frescos, ágiles y fáciles de tomar con un paso de 9 meses por barricas de segundo uso.  Probamos:

Luna Merlot 2011
Luna Syrah 2011
Luna Malbec 2012
Luna Cabernet Sauvignon 2012

Mis favoritos fueron el Cabernet Sauvignon y el Syrah.  Ambos de buena tipicidad, taninos firmes y muy interesantes para arriesgar un maridaje bien criollo.  
El Merlot y el Malbec fueron mucho más rápidos en boca, con un perfil más tradicional.

A diferencia de otros invitados y demás concurrentes de este tipo de eventos, me gusta ser ordenado.  No arranco por el vino más caro, empiezo por la línea más baja y voy subiendo de a poco, tratando de respetar las cepas también.  Así, luego de los Luna pasé por la línea de varietales Finca La Anita, viejos conocidos para el consumidor avezado.  Acá ya estamos hablando de una mayor selección de uvas, viñedos más añosos, suave molienda y 12 meses de crianza en barricas de roble francés de Alliers.

Finca La Anita Chardonnay 2011 ($129)
Finca La Anita Rosado Petit Verdot 2011 ($129)
Finca La Anita Petit Verdot 2011 ($225)
Finca La Anita Malbec 2011 ($240)
Finca La Anita Syrah 2011 ($225)
Finca La Anita Cabernet Sauvignon 2012 ($225)

Esta línea está viviendo un gran cambio de la mano de la nueva enología.  Algo diferente a lo que se venía haciendo hasta ahora, pero manteniendo esa impronta clásica que les da identidad.  El Chardonnay fue muy fresco, de buena acidez y un gran caudal de aromas que recordaba a los caramelos Sugus de ananá; el Rosado de Petit Verdot es algo único que te transmite las sensaciones de un tinto y la frescura de un rosado; del Petit Verdot estaba esperando el golpe rudo de la cepa en el paladar y me encontré con un vino elegante, de taninos redondeados y un final larguísimo; el Syrah y el Malbec destacaron por su elegancia juguetona (así los sentí); y el Cabernet estaba con días de embotellado, muy joven aún.
En líneas generales me pareció una línea muy sólida, de vinos elegantes, sutiles.
La línea que lleva el nombre de la bodega suma también tres blends o cortes ante los que no podés quedar imperturbable:

Finca La Anita Corte G – Impredecible 2011 ($345)
Finca La Anita Corte Aniversario 2011 ($345)
Finca La Anita Blend 2012 ($345)

El Corte G surgió de la mano del sommelier Phil Crozier del restaurante Gauchos Grill de Londres.  Junto a él realizaron un corte de 50% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon, 15% Syrah y 5% Petit Verdot que recibió el nombre de Impredecible ante la incertidumbre de cómo iba a evolucionar en las barricas.  El resultado fue espectacular.  Un vino complejo y que te sorprende en boca por su acidez, taninos y largo final.  Un vino de impacto que invita a seguir bebiéndolo.  Más que impredecible, imperdible.
El Corte Aniversario está compuesto de Syrah y Petit Verdot, los dos varietales que más me gustaron de Finca La Anita en esta añada.  Fresco es la palabra que mejor lo define, un vino de pura y explosiva expresión frutal.  Este corte, hecho para celebrar los 20 años de la bodega, es una novedad que se presentó ese día.
El Blend fue el que menos me impactó, pero supongo que se debe a su juventud.  Era otro vino recién embotellado y estos vinos ganan con la guarda.


Como diría Martín Fierro, “vamos dentrando recién a la parte más sentida” y no porque sea dolorosa, sino por lo que tiene para transmitir.  Todavía quedan dos etiquetas más por presentarles y una sorpresa final.  Los restantes eran los dos vinos Top de la bodega:

Finca Tinto Corte Clásico 2012 ($420)
Varúa Merlot 2011 ($705)

El Finca son 2662 botellas de un corte tipo bordelés de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot.  Me pareció un vino muy equilibrado, complejo en nariz y sabroso en boca, con los taninos astringentes aún por su juventud.
El Varúa es la máxima expresión de la bodega.  Solo se hace con la mejor cepa del año, siempre y cuando se alcance un nivel excepcional.  Si le sumamos la selección grano a grano, la fermentación en barrica y el reposo de 15 meses en roble francés entendemos porqué estas 885 botellas son lo mejor de lo mejor de la bodega.  Noté un vino de buena tipicidad de aromas frutados y balsámicos.  En boca es equilibrado, con taninos intensos y una estructura impecable.

Soledad Vargas, enóloga, y Manuel Mas, dueño de Finca La Anita

La enóloga
Actualmente, la enología está a cargo de la Ingeniera Agrónoma Soledad Vargas, que se incorporó a la bodega en 2010 y poco a poco fue aportando su juvenil frescura.  
Me interesa nombrarla porque era el último eslabón de la larga fila de vinos que probamos en la Florería Atlántico y estuvo muy dispuesta a escuchar nuestras opiniones y responder las preguntas que le hacíamos.  La impresión que me dejó fue la de mucho entusiasmo y honestidad por el trabajo y los vinos.


La sorpresa
A la salida, cuando uno se iba contento de haber probado tamaña calidad de vinos, nos sorprendieron con una selección de vinos añejos de la bodega, demostrando la gran capacidad de guarda de sus caldos.  Allí estaban un Semillón 2004 (impresionante e impecable tras 9 años de guarda), Syrah 2002, Merlot 2003 y Malbec 2005.  Todos vinos que lograron una buena evolución, con bouquet y aun buena tipicidad.  Para los que gustan de los buenos vinos guardados.

El precio
A la hora de escribir esta nota había un tema que me incomodaba: el precio.  Claramente, están un pico más arriba que otros de la competencia.  Pero merecen un ejercicio de reflexión: son vinos que ganan mucho (mucho) con la guarda y tienen un potencial de añejamiento real de, al menos, 10 años.  Hay quienes gustan de poder guardar un vino en sus cavas, cuidarlos, mimarlos.  Y eso vale.
Más allá de eso, son vinos de una factura impecable, a contramano de las modas, con identidad y elegancia propias.  Y eso también vale.
Se debatirá sobre el precio, lo sé.  Pero que cada uno juzgue de acuerdo a sus gustos y su bolsillo.

Soledad y Manuel, jugando en la vereda


15 comentarios:

  1. Que bueno !!!

    Contame, el Blend de Cosechas el de "etiqueta naranja"..cuanto está y que te pareció...estoy un poco confundido con las etiquetas nuevas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José, ahí está el precio en la nota ($345). De los cortes es el que menos me motivó, pero no estaba para nada mal. Lo que pasa es que los otros son arrolladores.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Querido ARIEL:
    Me encantó la nota !! Una de las mejores que he leído en un blog !!
    Y que buena experiencia probar semejantes vinos todos juntos !!

    No hay dudas de que son vinos costosos, pero creo que en general lo valen !!
    Lamentablemente no degusto estos vinos con la frecuencia que desearía, pero mis pocas experiencias con esta bodega siempre fueron muy satisfactorias !!

    Coincido contigo también en que son vinos con un notable potencial de guarda.

    Tengo grandes recuerdos de: Luna Syrah 06, La Anita Rosado 11, Merlot 09, Malbec 09 y del Blend de Cosechas (el que menciona José en un post anterior).

    Hace rato que me debo una visita a la Bodega. Hice un cursos en el INTA junto a Soledad Vargas en 2011, y desde allí que tengo pendiente la invitación...
    Voy a ponerme en campaña para visitar la bodega en breve !!

    De nuevo, excelente post !!
    Un abrazo desde Córdoba. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roberto. Muchas gracias por tus palabras, es un gran halago viniendo de vos.
      Sobre el potencial de guarda no hay mejor ejemplo que ese Semillón: 9 años y todavía fresco e interesante. Todos estábamos gratamente sorprendidos.
      Soledad me pareció una persona muy afable y con conocimientos sólidos sobre lo que hace, así que me imagino que visitar la Finca junto a ella sería más que interesante.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Los hermanos Mas vivían en Banfield y solía comprar su Syrah, para mí lo mejorcito que hacían, a precio de ganga por venta directa. Luego explotó la fama de La Anita y los vinos se apreciaron demasiado, como bién escribiste, son impecables y de estilo; pero demasiado caros por lo que entregan. Creo que pasaron a ser un snobismo, pero muy vendible. Habría que ponerlos a ciegas y en paralelo con vinos similares a ver como salen en RPC.
    Por el Varúa Merlot 2011 haría el esfuerzo de comprarlo solo para ver como se desempeñó mi cepa favorita a pleno.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez haya algo de ese snobismo Fabián, es posible. Hay consumidores para todo, jaja. Pero no se les puede reprochar la calidad y la personalidad que tienen.
      El Varúa tuvo una de las mejores tipicidades que he visto. Apenas te llevabas la copa a la nariz decías: esto es un Merlot. Y en boca se ratificaba la idea. Lamentablemente no pude volver a llenarme la copa porque me tenía que ir, pero juro que me acordé de vos al probarlo.

      ¡Abrazo!

      Eliminar
  4. Ummm... No sé si hablar, porque sé bastante de Finca La Anita.
    Más allá que Manuel me ha defraudado recientemente al no invitarme a probar sus Vinos, al pasar por la bodega en mi reciente vuelta por Mendoza (con eso lo que quiero decir es que lo contacté para pasar y me dijo que estaría en Punta para esas fechas y seguidamente se terminó la charla) y que me intrigaba por qué no me invitaba a repasar su actualidad en Vinos, digamos en 2012, siendo que me estima y hemos tenído una relación importante, igual puedo analizar el panorama que contás. La realidad de Fca La Anita contada a través de tu nota.
    Me parece muy bien que no hayan presentado nada hecho por Antonio Mas, enólogo hasta Agosto de 2010 (http://www.ieco.clarin.com/empresas/Divorcio-hermanos-famosa-bodega-boutique_0_328167419.html).
    Tengo que confesar que me asustaron los precios...
    Pero lo que me extraña es lo barato que está ahora (en relación a los demás) el Varúa, puesto que en 2008 (cuando salió) estaba $ 540 (los demás han aumentado rondando el 100% y este es nada más que un 30%+).
    Permitime dudar de una gran buena guarda, más que nada en Tintos, que ya con Antonio se complicaba.
    Ahora, con este estilo más moderno, con Vinos más frescos y que salen más nuevos pero más listos al ruedo, no juego un mango por los 10 años.
    Ya el histórico Finca Tinto 2002 (una añada excepcional argenta) no llegó a los 10 (aunque puede haber botellas que lleguen, pero cuantas tenés que abrir para que pase, por eso lo de buena guarda).
    Me dan ganas de probar todo esto nuevo a ver como vienen.

    Te dejo los puntajes Parker que hay como referencia:
    Finca La Anita Petit Verdot 2011 ($225) WA 86, Drink: 2012 - 2016, us$ 35
    Finca La Anita Malbec 2011 ($240) WA 89, Drink: 2012 - 2016, us$ 32/35
    Finca La Anita Syrah 2011 ($225) WA 92, Drink: 2012 - 2018, us$ 35
    Varúa Merlot 2011 ($705) WA 90, Drink: 2012 - 2018, us$ 99

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la guarda diré que tengo que remitirme a la prueba de lo catado ese día. Yo no tengo guardados vinos de esas añadas como para refutar o comprobar. Pero esa tarde había vinos de hasta más de 10 años. Lo nuevo no sé cuánto durará.
      Sobre los puntajes de Parker, cada vez desconfío más. Nuestro país está adquiriendo conciencia de su propio terruño y no me parece que los midan con parámetros de afuera. Prefiero ese Petit Verdot que el Malbec. Además, tan poco de margen para beberlo... mmmm... 4 años nomás, me parece pijotero.


      Eliminar
  5. Ariel, estuve en FLA en abril de 2012. Los conocí en 2010, acá en Rio de Janeiro, en una degustación. Son vinos bellísimos, de autor, y la finca es un lugar muy agradable, así como Soledad y la equipe.

    Abrazos.
    Felipe.
    http://bebadovinho.blogspot.com.br

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felipe, gracias por tu comentario.
      Son varios los que me han hablado bien de la visita a la finca y de cómo los reciben.

      ¡Abrazos!

      Eliminar
    2. Respecto a la guarda, de los nuevos, imposible saberlo.
      De los viejos, con 18 años elaborando de la misma manera, hay una idea.
      He probado, bebido, comprado y guardado mucho Finca La Anita...
      Pero ojo que no es que FLA sea una isla dentro de lo argentno, creo son contados con los dedos de una mano (no sé si de 2) que se guardan bien por 10 años. En mi experiencia, ninguno. Porque no vale una botella o 2. Vale un consenso.
      Todavía estoy esperando comprobar 10 años de buena guarda con un vino argento. Pero sí apostaría por ciertas añadas de Yacochuya o Colomé Estate. Aunque seguro debe haber etiquetas más costosas que posiblemente, pero lo que pasa es que no lo comprobé.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Muy buena nota Ariel!!! Completa y exhaustiva. Es verdad lo de los precios (para mi excesivos siempre en estos vinos) pero tienen su público y quienes les gusta. Con respecto a guardarlos, indudablemente para el que le gusta guardar y ver como evolucionan debe estar buenísimo, pero no es lo mío. Recuerdo cuando estuve de visita en la bodega en 2006 nos dieron de probar una botella de semillón de cosecha vieja, de la década del 90 (no recuerdo si era 94 o 96) y estaba increíble de buena. De todas maneras, me gustaría probar estas nuevas versiones (sobre todo la línea Anita los varietales) y ver el cambio que le está imprimiendo la nueva enóloga. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Pablo!
      Como toda bodega, tienen su público. Yo disfruto todo, vinos guardados y vinos nuevos. Todos tienen su encanto y no me va esa dicotomía que a veces se plantea.
      Pero, repito que son perfiles de consumidor.

      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Yo prefiero los vinos mas frescos o en su mejor momento, pero cuando hay algo viejo que evolucionó bien sé disfrutarlo. Ah, otra cosa: acertadísima la observación sobre Florería Atlántico. Paso seguido por ahí (mi trabajo queda a pocas cuadras) y de afuera transmite mucho hipsterismo. Personalmente no es un lugar que me sienta atraído a visitarlo. Saludos!

      Eliminar
    3. Sí, me imagino que no vas a despreciar un vino de buena evolución, no quise decir eso.
      Yo no fui al bar más allá de esta presentación así que es una mera impresión. Por lo que vi en web, lo aman o lo odian casi por partes iguales como suele pasar con los lugares de moda. Además, su estilo rústico (paredes despintadas, vigas a la vista, vasos raros) a algunos les cae mal.

      ¡Saludos!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!