martes, 24 de septiembre de 2013

Boute, boute, boute, boute compagnon

Hace un tiempo andaba indagando en canciones populares para beber.  Canciones de taberna que hacen que cuatro, cinco o más personas canten dándose ánimos para tomar o que simplemente cantan porque están borrachos.  La nota quedó ahí, olvidada, hasta que cayeron en mis manos unos vinos que produce una familia argentina de ascendencia francesa.



Historia familiar

La familia Giraud Billoud tiene una historia que se entronca con la de los pioneros mendocinos, seis generaciones atrás.  Fue Ernesto Casimiro Giraud Billoud, hijo del pionero Pierre, quien en 1894 empezó a crear vinos en Cruz de Piedra y San Rafael bajo el nombre “El Gran Capitán”.  Cien años después, las fincas originales se encontraban dispersas por los azares del destino y, en 1983, Carlos Luis Giraud Billoud decidió hacer resurgir la bodega familiar.  Hoy, la bodega está a cargo de su hijo, Santiago Ernesto Giraud Billoud, enólogo de profesión.  Y de su mano han ganado numerosos premios, destacándose los de mejor Marsala del mundo en 2009 y 2011 de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores.

La historia de esta familia de ascendencia francesa fue la que me volvió a esas canciones populares.  Canciones que no inspiran a la búsqueda del aroma esquivo o la reflexión sesuda, sino que buscan el beber.  Los vinos están hechos para eso y si no es grato de beber, ¿qué estamos haciendo?
La canción del título, compuesta en el siglo XVII por Gabriel Bataille e integrada al repertorio popular,  pide que le llenen la copa una y otra vez, que ese es el objetivo.  Es decir, un vino debe ser fácil de beber.


Los vinos

Pude probar varios de sus vinos: los dos Malbec de su línea superior, el Cabernet Sauvignon de su entry level, los dos vinos licorosos que hacen y un espumoso Extra Brut.  
Empecemos por los tintos:

Barrica 29 Cabernet Sauvignon 2011 ($45).  En nariz abunda la fruta roja, con notas de pimiento y algo de especias.  En boca es un CS simple, amable, que se nota bien hecho.  Yo los prefiero más rudos, más brutos, pero a quienes lo bebieron conmigo les agradó.  
Para los que les cuesta tomar Cabernet machotes.

Domaine Le Billoud Malbec 2010 ($55).  Un vino muy expresivo en nariz, con aromas a fruta como la ciruela, frambuesa, toques de vainilla y especiados (algo de clavo de olor).  En boca es bien redondeado, frutado, de largo final.  El regusto recuerda su paso por barrica, que está bueno.  
Un vino de muy buena RPC.

Familia Giraud Billoud Malbec 2010 ($95).  Un gran vino, multipremiado en diferentes competiciones y eventos, como el Finger Lakes (95 puntos y Doble Medalla de Oro).  Sus aromas giran en torno a la fruta roja y negra, especias, toques florales y notas de la madera (vainilla, tostados).  En boca es redondeado, fresco por su buena acidez y de largo final.  
Como dicen los amigos de El Vino del Mes, te llena el paladar.  Un gran vino, sin dudas.


En cuanto a los vinos licorosos, la bodega los produce para comercializarlos por botella y también en grandes cantidades para uso en repostería y heladería.  Ambos han ganado múltiples premios y reconocimientos por su buena calidad.

Cantine Mirta Bertolino Oporto ($57).  Un vino de nariz compleja, de frutos secos, fruta cocida y pasa, caramelo y demás notas menos precisas.  En boca es dulce, pero equilibrado por su acidez, con un regusto que recuerda a las pasas de uva.

Cantine Mirta Bertolino Marsala ($61).  El proceso de un Marsala es mucho más complejo y sus resultados también.   Para hacerlo se le agrega alcohol vínico, mosto cocido y mosto de uva tardía.  Los aromas son más intensos que en el caso del Oporto, con notas de regaliz y fruta cocida.  Mucho más dulce que el anterior, sin llegar al punto de empalagar o ser pesado en boca como una miel, se desliza suave y deja un largo regusto licoroso y frutado complejo.

Como no me gustan las tortas “borrachas”, los prefiero como vinos de postre donde se destacan por su personalidad delicada y agradable.

Grenoble Extra Brut ($65).  Cerremos con el espumoso, un Extra Brut de verdad hecho con uvas Chenin y Chardonnay mediante el método Charmat.  Visualmente mostró una burbuja fina y persitente.  Sus aromas, de buena tipicidad, recordaban los cítricos, ananá y leves panificados.  En boca es seco, de buena persistencia y regusto de manzanas.  
Ideal para quienes gustan de un espumoso seco para las fiestas.

Unas últimas palabras

Los vinos de Giraud Le Billoud, son vinos interesantes, complejos y a la vez fáciles de beber.  Y rescato eso por sobre todo lo demás.   Vinos en que cada copa te invita a otra.
La Chanson à boire de la que vengo hablando inspira esto.  Beber, y beber bien, porque es saludable.  Porque si un compañero se nos muere, quién nos va a desafiar con una copa más.
Yo acepto el desafío y tomo una copa más.





12 comentarios:

  1. Gracias por la mención. Sin duda muy buenos vinos!
    Hemos probado los vinos junto al presidente de la bodega y realmente nos gustó mucho el Familia Giraud Billoud Malbec Reserva 2010 que fue justamente al que le otorgue la medalla de "El Vino del Mes" de mayo.
    Todas las líneas tiene muy buena RPC.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay porqué. Sí, los vinos tienen una buena RPC.
      A mí me gustaron mucho los Malbec y los Licorosos.

      Abrazo

      Eliminar
  2. No tengo suerte! Todavía no pude probar ninguno...

    Abrazo Ariel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya habrá oportunidad, Adrián. Hay tanto que nos falta probar.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Ariel no conozco nada de estos vinos, son de San Rafael? o de Mendoza?
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabián, son de Cruz de Piedra, Maipú.
      Son vinos que te pueden gustar.

      Salute

      Eliminar
  4. ARIEL:
    No conozco los vinos tranquilos de esta bodega, pero el Marsala es uno de los mejores fortificados nacionales que he probado -en un segmento de precios accesible-. Lo tengo pendiente de salir en una nota de vinos dulces y especiales...
    Un abrazo desde Córdoba. ROBERTO
    Un abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que tanto el Oporto como el Marsala me gustaron mucho y su precio es muy bueno para un vino que tiene tanto trabajo.
      Una anécdota de la bodega, ellos hacían un Marsala "normal" en términos de azúcar y los heladeros que lo probaban para fabricar helado de Sambayón quedaban fascinados, pero (siempre hay un pero) el gusto del consumidor estaba acostumbrado a algo más dulce y no lo querían. Como consecuencia tuvieron que hacer uno "extra dulce" para su uso en heladerías.

      Abrazo

      Eliminar
  5. Muchas gracias Ariel Rodriguez por tus comentarios, por demas elogiosos hacia nuestros vinos.
    Nos alegramos mucho que te hayan gustado.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/7/17 15:07

      Acabo de descorchar un Malbec 2010 reserva , mágico , acompañado de pastas caseras .

      Eliminar
  6. Anónimo2/7/17 15:05

    Acabo de descorchar un malbec reserva 2010 , mágico, acompañado de pastas caseras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar. Muy buen maridaje.

      Saludos!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!