martes, 8 de octubre de 2013

López de punta a punta con Miguel Brascó

Bodegas López debe ser la bodega más conocida por los consumidores.  Quién no tomó alguna vez un López Clásico, un Vasco Viejo o, afortunado, un Montchenot.   Cada cierto tiempo, la bodega hace una presentación con todos sus productos en sus depósitos llamada “López de punta a punta”, si bien no es la primera vez que me invitan a este evento, sí es la primera vez que el trabajo me permitió ir.  Y además pude escuchar a un grande del periodismo de vinos argentinos: don Miguel Brascó.


Como yo no creo en dioses, tampoco soy de la idea de elevar a un hombre a la altura de un dios como hizo Fabricio Portelli.  Pero sí es una persona que respeto muchísimo: el primer tipo al que escuché hablar de vinos y que le haya prestado atención.
Él, amigo de la familia desde hace mucho (generaciones, me atrevo a decir), conoce como pocos el llamado estilo López.  Divertido y provocador, no escatima elogios y no teme comparar estos vinos con los de Francia. 
Siempre tira guiños al público, guiños que van en contra del snobismo, “somos privilegiados absolutos porque tenemos la posibilidad de capitalizar los benefiecios de una familia que ha conseguido sobrevivir, no sólo fisiológicamente sino psicológicamente,  a los cambios generacionales y ha mantenido una tradición y un producto que no es nada fácil de mantener en la Republica Argentina”.  Su estilo, a pesar de los años, es implacable y preciso: “Todas las generaciones son trémulas y titubeantes y caen fácilmente en el error de ‘hagamos la novedad’.  Y  López nunca ha hecho la novedad.  Tuvo la perspicacia de hacer sus vinificaciones en toneles grandes en madera de roble antiguo, honestas, (…) que no existen más en el mundo.”
No quise (o no me animé) a saludarlo.  Tal vez sea un tipo jodido como Jauretche que te mandaba lejos cuando se acercaban a hablar con él los jóvenes.  Me dicen que no, que Brascó es buen tipo.  No importa, guardaré con agrado este recuerdo.


Yendo a los vinos pude volver a probar los clásicos vinos de la bodega: López, Casona López, Rincón Famoso, Château Vieux, Montchenot y algunas cosas que no veo habitualmente.  La calidad es siempre impecable y su estilo, definido.  Añada tras añada los vinos de la bodega se mantienen, apoyados por la gran cantidad de hectáreas plantadas y un sistema de producción estandarizado.
No voy a hablar de todos los vinos, pero sí me interesan dos novedades que se presentaban ese día y algunas perlitas interesantes.  Entre lo nuevo está el Montchenot 115 años cosecha 1988, salido para conmemorar el 115° aniversario de la bodega con una añada excepcional de sus vinos guardados.  Por supuesto, se notaba una gran evolución, con aromas complejos y boca sedosa.  Debido al buen desarrollo de este tinto y las cualidades del año, no lo noté tan evolucionado como otros que pude probar recientemente.  Dijo sobre este vino el viejo Brascó: “El 115 años es una experiencia única que seguramente no se va a repetir.  Y si se repite va a ser un rencor y no un descubrimiento de sabores.”
La otra novedad era el Montchenot Joven cosecha 2009.  Es el Montchenot clásico (misma uva, misma vinificación, etc) con la salvedad que no sale con los años de guarda en botella que hace la bodega.  De esta manera se logra un vino más fresco, frutado y con menos evolución, aunque quizás más simple.  El consumidor habituado a otros vinos sabrá disfrutarlo. 


Entre otras cosas, pude probar algunas etiquetas que no se encuentran fácilmente o que hacía rato no visitaba.  Por ejemplo, el Jerez Federico López, muy rico y un precio increíble ($45); sus espumosos, donde descolla el Montchenot Brut Nature; el Miguel Brascó Tinto 2002, un corte de Syrah y Cabernet que tolera muy bien la década que lleva encima; o el Federico López cosecha 1996, un vino casi agotado (¿saldrá nueva añada? En eso andan), con una estructura y frescura increíbles.

Sinceramente, esta bodega, así de clásica como la vemos, puede volver a sorprendernos.  Y permítanme volver a citar a nuestro amado crítico de vinos para cerrar esta nota: “No se puede desarrollar un vino en el Nuevo Mundo a espaldas de la experiencia de los vinos del Viejo Mundo.  Nosotros somos los beneficiarios de un producto que no se produce más.”



14 comentarios:

  1. Cuando pienso en la continuidad del estilo Lopez y su tradición sostenida a lo largo de los años; y que sus vinos son identificables solo con su aroma; siento la seguridad de que el mundo del vino argentino al menos tiene un eje sobre el cual moverse. Esto es lo que no entienden los que utilizan técnicas foráneas para elaborar vinos o los que innovan continuamente. Acaso no es necesario definir un estilo para que los vinos se identifiquen?
    Salute
    PD. tuve la suerte de degustar varias veces con Brasco y Barny Duane; y te aseguro que Miguel es un tipo muy atento y accesible; seguramente hubieras mantenido una charla enriquecedora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabián, coincido con tus palabras. Yo soy un amante del vino de todos los estilos y en todas sus expresiones, pero también me da pena que a veces se dejen de lado tradiciones, costumbres y deás para copiar las de otro lado.
      Brascó es un buen tipo, pero imaginate que en un evento grande como "López de punta a punta" era imposible acercarse a él y hablarle dos minutos al menos. Todo el mundo quería su foto y su saludo, así que lo dejé para otra oportunidad.

      Salute

      Eliminar
  2. Hola Ariel..!!
    Qué bellas y sentidas palabras has tenido para el genial Miguel Brascó que a esta altura del partido,
    ya lo conocemos bien y aceptamos sus chicanas, sabiendo que nos macanea un "poquitín".-
    También muchos -entre los que me encuentro- lo queremos, como se quiere a un buen amigo.-
    Siempre que pude leí a Brascó, desde que escribía en la revista "Adán", dirigida por Dereck Foster,
    también "escritor-de-vinos" y cada tanto "retomo" de Miguelito, sus Guías de Vinos.-
    Me has traído un muy lindo recuerdo de mis comienzos con los "vinachos" y a propósito, déjame decirte
    que anoche "justamente", me he tomado un estupendo Casona López Cab.Sauv. 2009.-
    Salute y Muchas Gracias..!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos volvemos sobre Brascó, un grande. Además es un tipo que sabe, pero que también se hizo como todos nosotros, tomando, principalmente tomando. Después viene la especialización técnica.
      Los Cabernet de López me gustan.

      Salute, Jorge.

      Eliminar
  3. ARIEL:
    Me ha tocado la suerte de compartir mesa con Brasco, y es una persona bastante accesible. Hay que aguantar su lengua incisiva -a veces te joden un poco algunas cosas- y su estilo algo "aporteñado", pero para un enófilo es muy interesante escucharlo hablar...
    Yo lo leo seguido, pues me gusta también como escribe. Tiene guiños humorísticos muy sutiles e interesantes para quien está metido en este mundillo, que me generan carcajadas...
    En cuanto a los vinos, me encanta el estilo López !! Te digo más, mis preferidos son los blancos de la casa (El López clásico -de semillón- y el Chateau Vieux -de chardonnay-).
    No he probado nada de lo nuevo (excepto el López Dulce), pero me lo agendo para descubrir...
    Buena nota como siempre !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto, probá el Montchenot joven, va a salir alrededor de los $80, pero es una experiencia interesante ver cómo son recién salidos de los toneles estos vinos.
      A mí me gusta su estilo también. Bah, a mí me gustan todos los estilos.
      Sobre Brascó, es una persona que respeto muchísimo por lo que hizo y hace. Y también porque encendió ese bichito en mí que unos años después me llevó a profundizar en el tema.

      Abrazo

      Eliminar
  4. Muy linda nota, Ariel. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia, un gusto haberte conocido ese día.

      Saludos

      Eliminar
  5. No pude ir a esta barrida, por lo cual me perdí estas 2 novedades: me gustaría probar cuanto antes el Monchenot Joven!
    Voy a comprar un par de Blancos de la bodega para tratar de meterlos en la barrida del 24 (si iba me iba a dedicar basicamente a los Blancos).
    De Brascó no voy a decir más que lo seguí y respeté mucho en su momento, pero hace muchos años que dejó de ser mi guía y mi maestro. El Vino con su nombre lo probé 2 veces y ninguna me gustó ni un poquito.
    El Jeréz de López tiene una RPC Excelente, lástima que le sacaron la añada.
    abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Montchenot Joven está muy interesante y aparentemente tuvo buena recepción. Este mes debería estar apareciendo en las góndolas y es posible que con algún descuento.
      Sobre Brascó, es alguien a quien todos le debemos respeto por su trabajo y trayectoria. Calculo que también tiene mucho de personaje y representa una forma de comunicar lejos de muchos snobismos y modas.

      Abrazo

      Eliminar
  6. Hoy sábado 10 de mayo de 2014; a los 88 años se fue Don Miguel Brascó.-
    Ycon tu permiso Ariel, no quería dejar pasar este día sin recordarlo con afecto,
    aprovechando tu excelente y sentida nota, de aquel martes 8 de octubre del años pasado.-
    Muchas Gracias, Ariel y...
    ¡Salute para Miguelito..!! y para todos los que nos gusta el Vino.-
    Abrazo.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo Jorge. Hay que recordarlo sin desanimos, porque el vino es alegría.

      Abrazo

      Eliminar
  7. Una copa por Don Miguel. Sin "piripipi", como le gustaba decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una copa en alto con un vino para acompañar la comida de punta a punta.

      ¡Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!