jueves, 31 de octubre de 2013

Foto del mes


A vineyard of legend, vía Dumaker

Ya al filo de que termine el mes no crean que me olvidé de la Foto mensual, simplemente ando tan enloquecido con el trabajo y otras cosas que no tuve tiempo ni de dejar programada la nota.
En esta oportunidad la foto viene de la mano de un artista español que se identifica en la web como Dumaker.  El dibujo se títula A vineyard of legend, Un viñedo de leyenda, y vemos una añosa vid, retorcida por el paso del tiempo, que en su forma nos recuerda al Caballero de la Triste Figura y los molinos de viento contra los que luchaba, alucinado.

Nota del mes
Tal como prometí en la Foto del Mes anterior voy a elegir la nota que más me ha gustado de todo lo que leo en la blogósfera principalmente y el resto de Internet en menor medida.  No creo que sea fácil, hay mucho y bueno.
En esta ocasión la nota que más me gustó fue Viticultor de la Ribeira Sacra: en primera persona, de los amigos blogueros de Rumbovino. Mi elección se basa en el valor de crónica de la nota y el énfasis puesto en el culto al trabajo noble y sincero y el placer que nos deja eso que hicimos con nuestras propias manos.


martes, 29 de octubre de 2013

Crónica de una visita a Bodega Casarena


Cuando participé en junio del III Encuentro de Vinos de Autor pude probar todos los vinos de Bodega Casarena y ratifiqué la impresión positiva que me había causado lo poco que conocía de ellos (hay algo aquí y aquí).  Ese día  estaba presente Bernardo Bossi Bonilla quien, con la asesoría de Alejandro Sejanovich, está a cargo de la enología de Casarena.  Hablamos cinco minutos (tal vez menos) y acordamos que iba a pasar por la bodega durante las vacaciones de invierno.


Era la primera bodega que visitábamos de todas las programadas y quedamos en llegar temprano para que Bernardo nos mostrara las instalaciones.  La visita iba a ser relativamente breve porque esperaban la llegada de compradores del extranjero, pero fue suficiente para probar muchas cosas y  lograr una impresión muy vívida.  El exterior conserva los rasgos de la antigua Bodega Carlos Bertona (luego Bodega Filippo Figari), restaurada en 2007 para albergar unas instalaciones modernas que no desprecian en nada la tradición de Luján de Cuyo.

-¿Pudiste probar todos los vinos en la Feria? –me preguntó Bernardo Bossi Bonilla apenas empezamos a hablar.
-Sí.
-Ok. Entonces vamos a probar de los tanques.

 Y así empezamos, yendo de aquí para allá, probando directamente de los tanques y de las barricas.
Bernardo, el Bernie como le dicen, es inquieto.  No para, te lleva a una punta para que pruebes un rosado y de ahí te hace volver a la puerta de la bodega para que pruebes un tanque donde un Cabernet se comporta rebelde pero genial.  Lo guía su entusiasmo y es fácil dejarse llevar, seguirlo tras vinos y conceptos.  Así conocimos el actual Casarena 505 Rosado, antes de que fuera embotellado, un corte 70% Malbec y 30% Cabernet Franc fresco y vibrante, una delicia.


Hablamos del Petit Verdot de Agrelo, una cepa y una zona que se conjugan para dar vinos únicos y con mucho potencial.  No es el Petit Verdot “pura estructura” para corte, sino algo mucho más elegante que se está desarrollando magistralmente en la zona.  Y también le llevé mis inquietudes sobre el Viognier, una cepa blanca que viene silbando bajito y está agazapada, pronta para el disfrute de los enófilos.  Sobre este varietal está experimentando para su proyecto personal Mythic, un corte con Chardonnay de muy rica expresión.
Ya en la sala de barricas, pudimos probar sus single vineyards en proceso.  Tienen dos Malbec, uno de Perdriel y otro de Agrelo, que fueron vinificados de la misma manera.  Puestos uno junto al otro se entiende qué es un single vineyard porque son increíbles las diferencias entre sí, a pesar de que la distancia es relativamente corta.  Uno, más sensual y clásico; el otro, más vibrante.  Ambos, vinos de gran elegancia.

Perdriel y Agrelo, cara a cara

“Soy culo-inquieto”, admite Bonilla y nos lleva a probar un tardío de Cabernet raro e interesante a la otra punta del edificio.  Y después volvemos a la sala de barricas e improvisamos cortes, probamos cosas que tal vez nunca vean la luz, tratamos de entender la evolución de ciertas regiones, nos sacamos fotos en poses raras, y hasta comemos alfajores bromeando sobre la rivalidad Rosario-Santa Fé.  
Sé que no suena a una visita típica, pero Bernardo no es un enólogo típico sino más bien uno de la línea “loco lindo”.  O, simplemente, un tipo apasionado, que vive con alegría lo que hace y lo contagia.

Final con alfajores y Pinot Noir

Pronto subo más fotos de la visita a Facebook, hay mucho por ver.

Otras notas de nuestro tour por Luján de Cuyo (ya sale el resto):
Recuerdos del futuro
Una noche en Casa Margot



jueves, 24 de octubre de 2013

Lupa Bloguera: Blancos

Como anticipé vía Facebook, una vez más los Blogueros del Vino llevamos adelante nuestra Lupa Bloguera.  A través de la Lupa tratamos de hacer el mayor barrido posible de productos, una cata en conjunto donde cada blog elige su vino bajo ciertos parámetros.  Hoy, decidimos que sea de Blancos, sin límite de etiquetas, ni de precios, ni de cantidad de vinos.  Hay mucho por probar.
Como yo estoy de Luna de Miel, el amigo Willie, columnista itinerante de los Blogueros del Vino es quien nos cuenta sobre dos ricos vinos.


Hace unos días tuve oportunidad de asistir a una degustación en la cual pude probar dos vinos muy particulares y que no visito frecuentemente. Se trata de dos vinos de Finca La Anita en una nueva etapa de la bodega con el Asesoramiento Enológico de Susana Balbo, particularmente en la actualización tecnológica de la bodega.  La Enóloga Soledad Vargas es quien actualmente define las líneas y marcas.
Desde sus comienzos Finca La Anita contó con tres variedades plantadas en la zona de Agrelo: Semillón, Syrah y Tocai. Con producciones reducidas de vinos muy especiales, esta bodega supo hacerse de sus seguidores.  Particularmente probé el Tocai con mucha expectativa por ser de los primeros vinos de esta bodega. Como la oportunidad también me permitió probar el Chardonnay, lo incluyo en este comentario.


Finca La Anita Tocai 2010 ($115)
Se presentó con un color amarillo pálido bastante transparente y con muy buen brillo. En nariz resultó muy cautivante con aromas alimonados y frutales, durazno y  algo herbáceo. Ingresa en boca muy suave y fresco con muy buena acidez en algo de untuosidad terminando con un leve amargor final. Se percibe también un leve dulzor entre tantas diferentes y agradables sensaciones. Un vino muy bien balanceado que se apoya en su estructura para brindar lo mejor de Agrelo en esta variedad.


Finca La Anita Chardonnay 2011 ($115)
Muy buen color amarillo dorado, suave a la vista con cierta transparencia y brillo. En nariz es algo muy atractivo porque se anuncia con una serie de aromas agradables en los cuales sobresalen las flores blancas brindándole una elegancia muy particular. Ingresa suave por el centro de la boca con frescura, buena acidez casi burbujeante y un leve dulzor.  Al final se aprecia una untuosidad típica de los viejos métodos de elaboración de esta variedad, que los convertía en vinos muy pesados y pastosos en boca. Bien, éste no es el caso, creo que han trabajado para obtener esa leve untuosidad que pude apreciar y que complementa brillantemente a este vino. Correcto balance con una persistencia media alta dentro de su complejidad.


WILLIE
williedalerojo@hotmail.com
@ggwillie



Los elegidos del resto de los Blogueros del Vino:

El Vino del Mes: Uxmal Finca Tilia Sauvignon Blanc-Semillon 2012 / Taymente Torrontés 2012
Fabian Mitidieri: Castel Chandon (falta añada)
Mr. Wines: Innovación Albarinho 2012 / Los Cardos Chardonnay 2012 / Tacuil RD Sauvignon Blanc 2013
Rumbovino:  Condes de Albarei 2012 / Pazo de Baión 2012
Vinos en Buenos Aires: Trapiche Alaris Sauvignon Blanc 2013
Vinos en Córdoba: Piatelli Torrontés Reserva 2012

WineMDQ: Santa Julia Sauvignon Blanc 2012 /Lindaflor Chardonnay 2011






lunes, 21 de octubre de 2013

Humor: etiquetas de vino divertidas

Navegando y navengando en la web uno se encuentra con etiquetas de vinos curiosas, algunas espectaculares y otras que nos provocan risa.  Esta pequeña selección es sobre estas últimas.  Hay mucho en Internet sobre el tema, así que preferí mostrarles solo aquellas que no están taaaannn quemadas.

Si viviéramos en España sería un problema:



Bueno, más o menos...

Cojón de gato y Teta de vaca

Las "Tetas de la sacristana"


Esta creo que está bastante vista:



Acá tenemos el Gran Enemigo, en España el Gran Cerdo.



Esto no sé si causa risa o provoca suicidios:


La última, vía El Espíritu de los Cínicos (recomendada), no es exactamente sobre vinos, sino sobre otras bebidas alcohólicas y escritores:




miércoles, 16 de octubre de 2013

¡Sí, acepto!

Como el blog ya es parte importante de mi vida les cuento de algo que muchos saben y otros no.    El viernes me casé y estuvimos todo el fin de semana de festejos.   No voy a contarles mucho de los entretelones de una fiesta privada que terminará aburriéndolos, salvo el punto que a todos nos interesa en este blog: los vinos. 


La fiesta fue para 70 personas, más de lo que uno puede recibir en su casa y menos que otros casamientos.  No queríamos grandes lujos, ni una fiesta que estuviera más allá de nuestras posibilidades.  Por lo tanto, pensé en vinos que tuvieran una excelente Relación Precio/Calidad y recurrí a la vinoteca virtual Mr. Wines, del amigo bloguero Fernando Musumeci, para hacer la compra y recibir algo de su asesoría.


Finalmente, los elegidos fueron dos vinos de Bodega Séptima, que suele tener muy buena RPC en sus productos.  En cuanto al tinto me decidí por Los Pasos Malbec-Cabernet Sauvignon 2012 ($32), un blend de 60% Malbec y 40% Cabernet Sauvignon muy rendidor.  En nariz es especiado, con rica fruta y sutilezas del tostado. Tiene unos 6 meses de contacto con roble, supongo chips o duelas.  En boca es de cuerpo liviano, taninos redondeados, de sensación "picante" aunque equilibrada con el dulzor del Malbec y buen final para el rango de precios.


Para el brindis, elegimos un espumoso que ya se ha convertido en un clásico en mi casa por la calidad que ofrece: María Codorniú Sur Extra Brut ($70).  Un shampoo de buena burbuja, aromas a manzanas verdes, con buen equilibrio en boca. Me parece que está saliendo menos dulce que antes.  Gustó mucho entre todos los concurrentes.

Parte del catering (entradas)

Ahora viene la Luna de Miel.  Atrás quedaron el  ajetreo previo a la fiesta, la locura de los mil detalles, la tensión de qué vino elegir para la boda, qué estilo darle a la fiesta.  Ahora tenemos la felicidad, los deseos compartidos y la frase que elegimos como leitmotiv:

El amor es como un rompecabezas…
Siempre existe en el mundo una persona que completa a la otra.
Y cuando se cruzan,
Las piezas cobran sentido.



jueves, 10 de octubre de 2013

Mesa de Bonardas 2013

Creo que como todos los argentinos tengo una relación difícil con la Bonarda.  Durante años se la utilizó para hacer volumen y cortes destinados a vinos de poca calidad.  Y durante mucho tiempo me quedé con esa imagen, como todos.  Poco a poco, la industria vitivinícola empezó a prestarle más atención a esta rara cepa que en realidad se llama Corbeau Noir.  Y, claro, yo también empecé a prestarle atención.  Todavía me encuentro con amigos que me dicen “ese es un vino de mesa” y tengo que abrir una botella para convencerlos de que no es sólo eso.  Su desprestigio va en retroceso, pero hace un tiempo nos juntamos con amigos blogueros a descorchar 14 Bonardas por si nos quedaban dudas de la capacidad de la cepa.

Foto gentileza de Mr. Wines

La idea de la Mesa de Bonardas surgió en 2011 de la mano de ese gran buscador que es el bloguero amigo Fernando Musumeci  (blog Mr. Wines ) y se terminó convirtiendo en la tradición anual de un grupo de freaks del vino con los que pude compartir la mesa.  Porque yo también soy un freak del vino, está claro.
La cata fue a ciegas, con picada de por medio y dividida en dos tandas.  Las siguientes son unas notas rápidas que tomé:


1° Tanda - $44 a $85

Pulcu Bonarda 2012 ($89), un vino simple pero efectivo, con todo bien puesto para su rango de precios: buena fruta, estructura, acidez y final.  Ser el primero nunca es fácil, pero se defendió más que bien.

Chayee Bourras Bonarda 2011 ($70), inicialmente cerrado en nariz, con la aireación apareció la fruta y se disperso lo barricoso.  En boca, taninos marcados y buena acidez.

Altosur Bonarda 2013 ($59), este era una muestra que probamos a días nomás de ser etiquetada y distribuida.  Pura fruta.  Un vino amable, de rica y fresca acidez.  De esas botellas que bajan muy rápido.

Montesco Bonarda 2012 ($75), el que menos me gustó de este pelotón.  Fruta muy madura, con notas melosas y de café.  Algo corto en boca y con algún amargor.

Gualá Bonarda 2012 ($75), un vino que quería probar.  No pudo ser, nos falló la botella.

Tupún Bonarda 2011 ($44), gran equilibrio de aromas entre la madera y la fruta.  Algo astringente en boca y de largo final.  El de mejor RPC, sin dudas.

Zuccardi Serie A Bonarda 2011 ($85), con la fruta bien madura y la madera presente, pero bien integrada (tengo un recuerdo horrible del Malbec de esta línea).  Buena estructura y acidez.

Sinfín Guarda Bonarda 2011 ($67), un vino agradable, con la fruta bastante madura.  En nariz está mejor que en boca, donde es algo corto.  Había obtenido una mejor impresión el año pasado.

Mis 3 elegidos  de esta tanda:
  • Zuccardi Serie A Bonarda 2011
  • Tupún Bonarda 2011
  • Altosur Bonarda 2013

2° Tanda - $120 a $250

Nanni Reserve Bonarda 2010 ($120), el más especiado de la noche, con una importante estructura en boca y menos acidez que los anteriores.  Rápidamente descubrimos su origen salteño.  No  me entusiasmo.

Algodón Estate Bonarda 2010 ($132), rica fruta con alguna leve nota floral.  Buena estructura,  elegante, buen final.  Pareció un término medio entre esta tanda y la anterior.

Emma Bonarda 2011 ($220), a este vino de Zuccardi le tenía ganas desde hace rato, pero me desilusionó bastante.  Muchos tostados como aroma, concentrado, gana puntos en boca por su buena acidez y taninos redondeados.

El Enemigo Bonarda 2009 ($259), me había gustado a mitad de año y, ahora, puesto a ciegas salió mal parado.  Está muy lejos de mi recuerdo, sus aromas no son atractivos y en boca “se cae”.

Durigutti Reserva Bonarda 2010 ($152), rica fruta madura con notas herbales complejas.  En boca es fresco, con buenos taninos y da la impresión de que necesita un poco más de guarda.

Colonia Las Liebres Bonarda Argentina Reserve 2011 ($168), con muy buena fruta, muy agradable, bien redondo en boca, amplio y de largo final.  ¡Bonardón!

Mis 3 elegidos de esta tanda:
  • Colonia Las Liebres Bonarda Argentina Reserve 2011
  • Durigutti Reserva Bonarda 2010
  • Algodón Estate Bonarda 2010

Notas de otros blogueros que estuvieron presentes:



martes, 8 de octubre de 2013

López de punta a punta con Miguel Brascó

Bodegas López debe ser la bodega más conocida por los consumidores.  Quién no tomó alguna vez un López Clásico, un Vasco Viejo o, afortunado, un Montchenot.   Cada cierto tiempo, la bodega hace una presentación con todos sus productos en sus depósitos llamada “López de punta a punta”, si bien no es la primera vez que me invitan a este evento, sí es la primera vez que el trabajo me permitió ir.  Y además pude escuchar a un grande del periodismo de vinos argentinos: don Miguel Brascó.


Como yo no creo en dioses, tampoco soy de la idea de elevar a un hombre a la altura de un dios como hizo Fabricio Portelli.  Pero sí es una persona que respeto muchísimo: el primer tipo al que escuché hablar de vinos y que le haya prestado atención.
Él, amigo de la familia desde hace mucho (generaciones, me atrevo a decir), conoce como pocos el llamado estilo López.  Divertido y provocador, no escatima elogios y no teme comparar estos vinos con los de Francia. 
Siempre tira guiños al público, guiños que van en contra del snobismo, “somos privilegiados absolutos porque tenemos la posibilidad de capitalizar los benefiecios de una familia que ha conseguido sobrevivir, no sólo fisiológicamente sino psicológicamente,  a los cambios generacionales y ha mantenido una tradición y un producto que no es nada fácil de mantener en la Republica Argentina”.  Su estilo, a pesar de los años, es implacable y preciso: “Todas las generaciones son trémulas y titubeantes y caen fácilmente en el error de ‘hagamos la novedad’.  Y  López nunca ha hecho la novedad.  Tuvo la perspicacia de hacer sus vinificaciones en toneles grandes en madera de roble antiguo, honestas, (…) que no existen más en el mundo.”
No quise (o no me animé) a saludarlo.  Tal vez sea un tipo jodido como Jauretche que te mandaba lejos cuando se acercaban a hablar con él los jóvenes.  Me dicen que no, que Brascó es buen tipo.  No importa, guardaré con agrado este recuerdo.


Yendo a los vinos pude volver a probar los clásicos vinos de la bodega: López, Casona López, Rincón Famoso, Château Vieux, Montchenot y algunas cosas que no veo habitualmente.  La calidad es siempre impecable y su estilo, definido.  Añada tras añada los vinos de la bodega se mantienen, apoyados por la gran cantidad de hectáreas plantadas y un sistema de producción estandarizado.
No voy a hablar de todos los vinos, pero sí me interesan dos novedades que se presentaban ese día y algunas perlitas interesantes.  Entre lo nuevo está el Montchenot 115 años cosecha 1988, salido para conmemorar el 115° aniversario de la bodega con una añada excepcional de sus vinos guardados.  Por supuesto, se notaba una gran evolución, con aromas complejos y boca sedosa.  Debido al buen desarrollo de este tinto y las cualidades del año, no lo noté tan evolucionado como otros que pude probar recientemente.  Dijo sobre este vino el viejo Brascó: “El 115 años es una experiencia única que seguramente no se va a repetir.  Y si se repite va a ser un rencor y no un descubrimiento de sabores.”
La otra novedad era el Montchenot Joven cosecha 2009.  Es el Montchenot clásico (misma uva, misma vinificación, etc) con la salvedad que no sale con los años de guarda en botella que hace la bodega.  De esta manera se logra un vino más fresco, frutado y con menos evolución, aunque quizás más simple.  El consumidor habituado a otros vinos sabrá disfrutarlo. 


Entre otras cosas, pude probar algunas etiquetas que no se encuentran fácilmente o que hacía rato no visitaba.  Por ejemplo, el Jerez Federico López, muy rico y un precio increíble ($45); sus espumosos, donde descolla el Montchenot Brut Nature; el Miguel Brascó Tinto 2002, un corte de Syrah y Cabernet que tolera muy bien la década que lleva encima; o el Federico López cosecha 1996, un vino casi agotado (¿saldrá nueva añada? En eso andan), con una estructura y frescura increíbles.

Sinceramente, esta bodega, así de clásica como la vemos, puede volver a sorprendernos.  Y permítanme volver a citar a nuestro amado crítico de vinos para cerrar esta nota: “No se puede desarrollar un vino en el Nuevo Mundo a espaldas de la experiencia de los vinos del Viejo Mundo.  Nosotros somos los beneficiarios de un producto que no se produce más.”



viernes, 4 de octubre de 2013

Salón de Vino de Altura - Buenos Aires 2013

Por lo general, espero un tiempo para sentarme a escribir sobre las ferias y degustaciones, pero últimamente ando un poco ansioso así que no quiero esperar para describir lo vivido anteayer en los salones del Hotel Faena.  Una vez más los vinos salteños se lucieron en Buenos Aires, con menos bodegas que el año anterior (aunque con novedades) y una mejor organización que permitió que el evento no se colapsara.


Los nuevos

Hubo dos bodegas debutantes en el Salón y que me concentré en conocer: Isasmendi y Piatelli Vineyards.  La primera proviene de Cachi, en el oeste de los Valles Calchaquíes, a 2200 metros y la segunda es parte del proyecto de la bodega mendocina Piatelli.
De Isasmendi me quedo con su Cellarius Blend (60% Malbec, 20% Cabernet y 20% de Uva Criolla), aunque lo sentí un poco alcohólico, por $50 estaba muy bien.  Piatelli trajo los vinos de su línea Premium Reserve, un Malbec y un Cabernet 2012 que estaban durísimos pero que con un poco de guarda serán un deleite.  Además, nos permitió probar un blend impresionante que todavía está en proceso de elaboración y será la base  para un futuro Gran Reserva.

Una mirada distinta del Faena Hotel + Universe

Los Torrontés

No sé usted, pero a mí me gusta mucho el Torrontés.  Hubo algunos edulcorados que prefiero no nombrar y otros que estaban para sacarse el sombrero.  Entre los mejores no puedo dejar de mencionar el Mounier 2012, del tipo que más debe saber de esta cepa en el país; el Cafayate Gran Linaje 2012 (antes Etchart Gran Linaje), una de mis debilidades; y el Tukma Reserva 2012, de excelencia y a $69.
Una tendencia que cada vez se nota más es la de fermentar o criar Torrontés en barricas.  En muchos de los vinos probados me pregunté ¿para qué?, no me gustaban nada los resultados.  Pero hubo uno que me sorprendió y me pareció un norte a seguir, el Félix Torrontés 2011.  Un 20% del vino se fermenta y guarda 6 meses en barricas, este “toque” ni se nota en nariz, pero le otorgó potencial de guarda.  Hoy, a dos años, está impecable.


Los rosados

Los rosados salteños son poderosos, mucho más pesados y concentrados que los de otras zonas.  Algunos parecen tintos y quizás por ese lado ganen muchos adeptos.  Me gustaron mucho el Amalaya Rosado de Corte 2012 (con un 5% de Torrontés), mucho más rico que el 2011 y el Coquena Malbec Rosado 2011, casi un tinto.  Del otro lado de estos rosados con mucho cuerpo hubo alguna propuesta más liviana (hasta donde lo permite Salta) como el Tukma Rosé 2013 creado con solo una noche de contacto con los hollejos de la uva.

El super-aireador de Tukma

Los tintos

Este era el plato fuerte de la noche.  Cómo contarles de todos los grandes tintos que probé.  Voy a elegir cinco, y con eso seré muy muy injusto, porque hubo más de cinco que me gustaron mucho.

Quara Single Vineyard Tannat 2010. Un Tannat con todo lo que tiene que tener la cepa y la potencia del terruño salteño.
Yacochuya Malbec 2009.  ¿Necesitan comentarios? Hay una nota anterior.
Nanni Syrah Reserva 2011.  Muy interesante Syrah orgánico, para degustarlo lentamente.
Cafayate Gran Linaje Malbec 2011.  Con un pequeño corte de Bonarda, se lleva el premio RPC ($85).  Ganador en el Desafío Federal.
Tukma Gran Corte 2010.  Esta bodega es una de las que se llevó las palmas para mí, y ojo con lo que están preparando en Jujuy porque la van a descoser.


Los dulces

Aunque pocos, hubo algunos vinos dulces.  Me gustaron mucho el Amalaya Dulce de Corte 2013 y el Torrontés Dulce Natural 2013 de Finca Gualinchay, ambos porque no eran empalagosos y porque su simpleza conmovía.  Me quedo con los dulces naturales, no fue una noche de cosechas tardías para mi paladar.


Una conclusión

Cada vez banco más a Salta y sus vinos.




miércoles, 2 de octubre de 2013

Dos ferias de vinos para esta semana

Para los que gustamos del vino, no hay nada peor que perdernos de una feria por no habernos enterado a tiempo.  Siempre me reventaron las notas del día después en diarios y revistas, "por qué no avisaron" pensaba.
La última parte del año suele ser abundante en ferias y eventos grandes así que a estar atentos porque no voy a publicarlos todos.  Pero para esta semana les cuento de dos que lanzan su edición 2013 y que les pueden interesar.

Fotos de la edición 2012 de la feria de Tiempo de Sabores

Salón de Vino de Altura 2013
Una vez más llega esta feria con lo mejor de los vinos del Norte Argentino.  Al igual que el año pasado se realizará en los salones del Faena Hotel (Martha Salotti 445, Puerto Madero).  Pero a diferencia del año anterior habrá dos días para asistir, el miércoles 2 sólo para prensa y trade, y el jueves 3 para el público general.  De esta manera pareciera querer mejorarse la organización del año pasado que se vio colapsada.
Precio: $250, solo entradas anticipadas (ver en su Facebook)
Día y horario: Jueves 3 de octubre de 17 a 22 hs.
Lugar: Faena Hotel, Martha Salotti 445, Puerto Madero

Notas del año pasado:
Salón de Vino de Altura: una crónica
Salón de Vino de Altura 2012 (por Willie)
Los vinos del Salón de Altura


V Feria Tiempo de Sabores
La edición 2013 del evento que todos los años organiza la vinoteca Tiempo de Sabores, de Villa Devoto.  Con mucho esfuerzo y dignidad, esta vinoteca de los márgenes porteños vuelve a sacar adelante su feria de vinos, espumosos y productos gourmet.
Los participantes tendrán la posibilidad de degustar vinos de una gran variedad de bodegas, espumantes y cervezas. Del mundo gourmet se presentarán un surtido de aceites de oliva, conservas, pastelería e infusiones.  Todo en el ambiente cordial y cálido de una vinoteca que se ha convertido en referencia indiscutible de la zona.
Precio: Sin cargo (aprendan).  Traten de registrarse vía t.sabores@gmail.com con el asunto FERIA 2013 para facilitar las cosas
Días y horarios: viernes 4 y sábado 5 de octubre de 18 a 22 hs.
Lugar: Vinoteca Tiempo de Sabores, Av. Francisco Beiró 5325, Villa Devoto

Nota del año pasado:
Es tiempo del sabor