miércoles, 12 de marzo de 2014

La posibilidad de beber parte de la historia líquida del mundo

Para la mayoría de la gente su cumpleaños es una fecha especial, tal vez una de las más especiales del año.  En la medida de sus posibilidades todos lo festejan, desde unas humildes pizzas en casa hasta celebraciones en salones suntuosos.  En el medio hay toda una gama de matices.  Lo mejor de los cumpleaños es la posibilidad de reunirse con nuestros afectos... y recibir regalos (yo sé que en el fondo solo quieren los regalos).  Es broma, yo sé que en realidad solo quieren tomar sin que nadie les reproche nada.
Me tildarán de amargo, pero yo no soy muy amigo de festejar mi cumpleaños.  Hay veces que sí y otras que no.  Por lo general, hacemos algo así nomás y ya está.  Este año, con el bebé recién nacido, opté por no hacer más que una mínima reunión con la familia más cercana.  Pero no me privé de descorchar algo especial, porque cualquier excusa es buena para abrir un rico vino.
 
 
¿Qué hay más especial que el vino del año de tu nacimiento?  Regalar o regalarse a uno mismo el vino del año de tu nacimiento es algo que no se borra más.  Para un amante del vino es algo único.  La posibilidad de beberte una parte de la historia líquida del mundo. 
Muy pocas bodegas hacen vinos como para que duren al menos los 18 años que necesitamos para  beber la añada de cuando nacimos legalmente.  Una de ellas, a la que respeto mucho, es Bodegas López.  Uno puede comprar sus vinos y guardarlos durante años, cuidando las condiciones de conservación.  O también puede contactarse con la bodega y preguntar por las añadas que tienen en estiba.  Hay guardados Montchenot desde el 1956 hasta hoy, casi sin faltantes. 
Éste es el caso de mi Montchenot 20 años 1980.  No voy a decir que me tembló el pulso al descorchar, pero algo de emoción y nervios hubo.  Como ya venía desde la bodega no había riesgos de que estuviera malo ni de que se rompiera el corcho (son reencorchados), pero son 34 años. 
Abrir una etiqueta así no es algo de todos los días.  Por supuesto, son esos momentos donde uno saca el decantador, abre la botella con esmero, la muestra y escucha las ovaciones del público, se sonríe de lado ante la botella verde por su simpleza y estilo vintage.
Los aromas de este vino son algo difícil de encontrar en otros.  Por supuesto, sentimos su evolución, sus notas licorosas como de cobija en invierno, mermelada, hierbas y especias, detalles de café y todo un delicado bouquet.  Un vino que pareciera remitirnos a noches más frescas que las del verano.
El punto álgido era al llevar la copa a nuestros labios, hasta dónde nos gustaría un vino con más de 30 años encima.  Como todos los Montchenot era de una gran suavidad y delicadeza, equilibrado, con rica acidez y un largo regusto a mermelada y roble.  Dejando de lado lo especial del momento, un vino excelente, de sabor neto y apasionante.
A veces me gusta pensar que si los vinos son seres vivos escuchan lo que se habla en las bodegas.  Guardan en sus memorias de cristal secretos, historias y risas.  Este guardaba la noticia de la Guerra de Malvinas, los jubilosos gritos del retorno a la Democracia, el terror del terremoto del 85 en Mendoza, el festejo de los goles y tantas cosas de la historia reciente argentina.
Yo no sé si exagero, pero algo de todo eso trajo mi botella.
 
 
Notas relacionadas:

 
 

11 comentarios:

  1. Qué bueno!!
    Muy buena crónica de tu historia hecha Vino.
    Festejar es lindo y festejar con Vino también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, siempre hay que festejar con vino :P
      Esto de tomar el vino de tu año de nacimiento es muy divertido y, en mi caso, muy rico. El vino estaba buenísimo.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Felicitaciones!!! Uno de los grandes vinos de Argentina.
    Salute!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kuari, coincido totalmente con vos.
      ¡¡Salute!!

      Eliminar
  3. Excelente nota loco.
    Espero algùn dìa encontrar un cosecha '77 para intentar hacer lo mismo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, gracias por leer y comentar.
      Una recomendación, para añadas con tantos años lo mejor es gastarse unos pesos más y contactarse con la bodega. Te van a responder con buena onda y asegurar que el vino sigue tomable. Digo esto porque suelen aparecer vinos así en Mercado Libre o guardadas en la casa del abuelo, pero las condiciones en que estuvo 30 o 40 años no son las mejores y el vino está "hecho pelota".

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Estimado Ariel..!!

    Siempre me digo: - No lo voy a jorobar más al bueno de Ariel, con mis "plomadas"...
    Pero... Muchachoooo...!! Si cada vez que imprimes tus letras aquí, no hay manera
    de no escribirte algo y de tal forma, agradecerte por tus excelentes notas y tus bellas palabras.-

    Ahora, al vino: dos hijas nacidas en 1981 y 1983 y en el medio: "la incestuosa guerra"...
    "Madre antigua y atroz de la incestuosa guerra,
    "borrado sea tu nombre de la faz de la tierra. El Hambre J.L.Borges

    Entonces siendo padre no ejemplar, pero dándole preferencia a "las nenas"...
    iré por alguno de estos tres:
    Cecilia - 1981
    Malvinas - 1982 (por qué no..??)
    Sofía - 1983

    Abrazo y Mil Gracias.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge,
      todos los comentarios son bienvenidos, los blogs los necesitan para seguir vivos. Y no hay ninguno que me resulte un plomo.
      Si vas a querer conseguirte eso tres vas a tener que desembolsar unos cuantos manguitos. Pero será un regalo único.

      Abrazo

      Eliminar

    2. Ariel..!!

      Otrosí digo: "iré por alguno de estos tres" (sic)

      Abrazo y Salute..!!

      pd : aclaro, nomás y todos tus comentarios también son bienvenidos
      y tal cual tu definición; "te van a responder con buena onda" (sic)
      aseguro que es así, ya estuve hace tiempo atrás, por la calle
      Godoy Cruz 2000 (Bs.As.)

      Eliminar
  5. ARIEL:
    Me encantó el título y la nota !!
    Hay muchas cosas adentro de una botella con tantos años, incluso también vino... jeje
    No pude probar exactamente esa añada, pero viniendo de la familia López no dudo que haya estado impecable !!
    Me parece que "me hiciste bien la cabeza"; ahora quiero conseguirme un Montchenot de 1976... jeje
    Abrazo desde Córdoba. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... no sé si tienen vinos tan viejos, jaja.
      Hablando en serio, pensé que se me había ido la mano con un título tan largo.
      Buscando informes de añadas me encontré con que la 1980 fue Regular. Lo leí antes de abrir la botella y me dio miedito. Pero recordé algo que explicó una vez Carlos López (h), la bodega tiene tantas hectáreas que siempre hay uva buena para elegir. Quizás bajen el volumen, pero en la selección hacen la diferencia.

      Abrazo grande.

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!