martes, 25 de marzo de 2014

Convertir un tocadiscos en bar

Desde hace tiempo tenía en mente el proyecto de reciclar un viejo tocadiscos combinado y convertirlo en un pequeño bar hogareño.  Simplemente quería un espacio para guardar copas, enseres de la vida de borracho y algunas botellas que no van en la cava de vinos. Quienes me tienen como amigo en Facebook habrán visto algunas fotos del proceso y debo reconocer que nunca pensé en hacer una nota de esto, pero luego pensé que puede ser inspirador para otros, que incluso lo harán mejor.

Así lo compré (fotos de Mercado Libre)

¿Por qué un tocadiscos? 
  • en una época donde todo es melamina, son bellos muebles de madera;
  • no son caros si no funcionan;
  • tienen una onda vintage a la que le podemos dar toques de modernidad si nos gusta;
  • son un foco de atención en nuestra decoración y un tema de conversación;
  • su diseño nos brinda buenos espacios para que cumpla la función de bargueño;
  • es un lindo proyecto de transformación, relativamente sencillo, y no hay nada más lindo que hacerlo uno mismo.
El primer paso es conseguir un viejo radio-tocadiscos o combinado que no funcione. Si no funciona te saldrá más barato y no sentirás pena (y quejas) de desarmar una pieza de la historia de la música. Yo lo compré por Mercado Libre e insistiré en que se fijen bien en el estado general de la madera, así no tienen que hacer una restauración profunda y costosa o que supere nuestras posibilidades hobbistas. También les recomiendo que se fijen bien con cuánto espacio cuentan y qué espacios de guardado les brinda el diseño del tocadiscos. No todos son iguales y algunos no nos servirán para nuestro proyecto.
Luego de una obligada limpieza en profundidad procederemos en desarmar todo lo desarmable. Fundamentalmente hay que quitar el tocadiscos, la radio y los parlantes. Por lo general, los parlantes traían una tela al frente o una especie de esterilla que suelen estar rotos, descoloridos o frágiles tras los años. En el mío, la tela estaba desteñida y rota en algunos puntos y decidí quitarla porque además es lo que más aspecto a viejo le daba.

Desarmado y lijado
 
Una vez quitada toda la electrónica y elementos que no nos interesen comenzará el proceso de lijado. Y sí, a nadie le gusta lijar, pero si el acabado del mueble no es el mejor deberemos hacerlo. Una vez pasada la bronca inicial, entramos en armonía con el universo (?) y profundizamos nuestra relación con el mueble, viendo detalles que antes habíamos pasado por alto: quizás una pata rota o detalles en el enchapado que habrá que reparar.  Luego, hay que barnizar.  Yo opté por la laca melacrílica, un producto caro, pero que me ha dado resultados fenomenales.
Al eliminar ciertos elementos del tocadiscos como la radio o la tela que cubría los parlantes se darán cuenta que no todas las superficies están preparadas para quedar a la vista. Hay que pensar en cubrir esas superficies. Las posibilidades son varias: enchapado (lo venden en las madereras), algún papel decorativo, postales, diario, espejos, tela, cuerina, etc. Tras una larga búsqueda me decidí por un papel de pared, porque tienen lindos diseños y son más durables.

 
Un lindo detalle es ponerle iluminación interior. Otra vez, las posibilidades son varias. En este caso, compré una tira de leds (alrededor de $100 el metro).  Iluminan muy bien, vienen de varios colores y se pueden cortar (hay un punto específico cada 3 luces para hacerlo). Los leds utilizan un transformador de 12v, no se olviden de comprarlo.   Este punto puede ser el más complicado para quienes no estamos familiarizados con las instalaciones eléctricas, pero no tengan miedo porque es muy sencilla su colocación.  Si optan por leds necesitarán también una soldadora de estaño para "pegar" los cables y no se olviden de colocar un botón para que se apague la luz al cerrar las puertas del mueble.
Como repetí a lo largo de la nota, las posibilidades son múltiples y cada proyecto es único. Si se organizan puede ser un lindo proyecto de fin de semana largo.

Resultado final, con mi cava al lado


Agradecimientos: a Sony, por su cámara H-200 que saca fotos de tan mala calidad.  Al lado había una ventana recibiendo luz natural.


 

18 comentarios:

  1. JaJa!! Sony y la pmqtp... JaJa!!
    Muy buena!

    El espacio central de abajo quedó sin uso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      No, al espacio central le puse una bisagra y conseguí un gran espacio para meter cosas menos "lindas" como una frappera y cajas de copas de agua. También alguna botellita.

      Abrazo

      Eliminar
  2. ARIEL:

    Usted es increible !! No solo poeta, si no también artesano...
    La verdad es que quedó espectacular !! FELICITACIONES !!
    Será que soy tan inútil para las habilidades manuales, que estas cosas me impresionan...

    Me encanta el porrón catalán que tenés de adorno encima !!
    Ya colaboraré con alguna botellita para el bar, alguna vez que te visite por allí..

    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para tanto. Me gusta hacer cosas, aunque no siempre me queden muy bien.
      El porrón viene de herencia, lo trajo mi abuelo de España. Algunos lo confunden con una "bota", cuya función es similar, pero es otra cosa.

      Abrazo y ánimo que no es tan difícil.

      Eliminar
  3. Excelente idea,te quedo muy bien!!

    ResponderEliminar
  4. te quedo bueno , che, estas aprendiendo, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, viste? ¡Nadie tiene en cuenta cuántos arruiné para llegar a este! XD

      Abrazo, Dani

      Eliminar
  5. Buenísimo!!! Gran idea Ariel, te felicito. Lo único que me permito un comentario jocoso y te digo que es algo hipster, a mas de uno que ronda por mi barrio le encantaría jajajaja! Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí, seguramente. Conseguime un local que los empiezo a producir en serie y los vendo.

      ¡Salud!

      Eliminar
  6. Muy bueno Ariel
    falataba la foto con guardapolvo gris y estamos en teleescuela técnica.
    Es pura envidia, me gusto la realización, doy fe a nadie le gusta lijar.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Máximo, por momentos era desopilante, porque no soy un carpintero profesional.
      El proceso de lijado es el más denso y sucio, pero el resultado final es inmejorable.

      Abrazo

      Eliminar
  7. También me declaro totalmente inútil para cualquier trabajo manual. Por aquí los toca discos están re-caros (los antiguos, los nuevos peor) y cuando llega alguno que no funciona a alguna tienda lo mandan arreglar quedando como nuevo. Quedó muy bien el contraste del mueble vintage con la moderna adega.

    Felicitaciones por la obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea era lograr ese contraste. Inicialmente no sabía si iba a lograrlo, pero me gustó el resultado y parece que al resto también.
      No soy un tipo muy hábil con las cosas manuales, pero me gusta hacerlas. A veces no sale, otras sí y lo encuentro muy gratificante.

      ¡Saludos!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!