miércoles, 5 de marzo de 2014

El vino y la vida

 
Hasta el hartazgo nos han repetido que los vinos son organismos vivos, porque una vez que nacen, se desarrollan hasta morir. En esa evolución de su vida líquida sufren cambios, crecen y a veces degeneran. Nuestras vidas, no distan mucho de esto.
Hace un mes ya, nació nuestro primer hijo. Yo tenía guardado un vino para celebrar ese momento, un Gran Enemigo 2008. La anécdota cuenta que Alejandro Vigil, su enólogo creador, le puso ese nombre por el nacimiento de su hijo. Tal vez sí, tal vez no. Yo a los escritores y a los enólogos no les creo nada, porque inventan, hacen volar historias e ideas y las encierran, unos en un libro, otros en una botella. En definitiva, lo que importa es el mensaje.
Somos un armónico conjunto de órganos y sentimientos; pelos y gritos; luchas y sueños; errores y panes a medio cocer. Somos complejos, únicos, innegablemente hermosos. Por eso no podemos definir a los seres humanos. Como con los vinos, cualquier descripción es limitada y subjetiva. Y si lo lograra, vistas desde lejos todas las descripciones se parecerían.
Un vino no alcanzó y empecé a descorchar más. Al Gran Enemigo, le siguieron dos Bonardas, Caliche Bonarda 2011 y Cara Sur Bonarda 2012. Y a ellos le siguieron los espumosos, Margot Extra Brut y Cruzat Cuvée Réserve Extra Brut.
 

Como la vida, todos eran complejos, únicos. Vinos que saben a origen, a terruño, a esfuerzo humano. Conozco las historias de quienes los hacen, desde dónde vienen, cuántas millas han remado y por eso estoy seguro de lo último.
Nosotros somos iguales. Somos identidad, terruño, crianza y esfuerzo. También tenemos defectos y errores, porque no podemos ser perfectos. No creo en los vinos perfectos. De hecho, uno ellos, tenía un sutil defecto que lo volvía más mundano, sin tantas medallas y menciones.
Y los decorches no terminaron, lo sigo haciendo cada día desde hace un mes y lo seguiré haciendo hasta que la última célula de mi cuerpo deje de funcionar. Quiero brindar cada día por mi hijo, esa extensión de uno, tan independiente y tan uno. Como le escribió José Martí a su hijo en el Ismaelillo: "Espantado de todo me refugio en ti. Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud, y en ti. Si alguien te dice que estas páginas se parecen a otras páginas, diles que te amo demasiado para profanarte así."

Espero no aburrir, porque aunque parezca que hablo de mí y de los míos, estoy hablando de vinos. De lo que son los vinos auténticos, tan difíciles de describir que las notas de cata no les hacen justicia. Vinos que tienen eso que llamamos mineral, aunque no podamos definirlo, vinos que cautivan más allá de las palabras. Esa amalgama de aromas y el placer de comprenderlos no se transmite en un par de líneas. La textura, el sabor, el efecto reparador y de goce al tragarlo no pueden llegarnos a través de las palabras. La vida hay que vivirla. Pueden narrarla, pero hay que vivirla.
Como siempre, el poeta es quien mejor define las cosas indescifrables, esas para las que nuestra expresión es limitada. Y ni siquiera son infalibles, no hay un poema definitivo que condense la vida y su complejidad. Allí está el Si de Rudyard Kipling, las Hojas de hierba de Walt Whitman, la poesía combativa y tierna de Benedetti, los poetas malditos de todas la épocas y ninguno lo logra. Por eso creo que la literatura y el vino comparten un mismo anhelo de búsqueda. La literatura y el vino son como la vida, así de insondables.
Tal vez haya algo en esta Oda a la vida de Pablo Neruda que se acerque a lo que estamos hablando:

Vida,
eres
una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.
 
 

27 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Bueno. Muy Bien, Compañerito,,,
      Yo no sé su nombre, pero su padre conoce el mío, preguntelé a Don Ariel...
      Conozco el nombre de su Mamma, Ña Marcela... muy buenamoza por cierto.
      Y ya para ir "puertiando" le dejo un cariño grande para usted y su familia y sepa
      (que no es lo mismo que cepa, su padre le dirá) que la muy bella fotografía...
      está para "La Foto del Mes" y si la presentan por las Bodegas Argentinas,
      seguramente tendrá más de un Premio.
      Bueno Paisanito, lo dejo tranquilo y que tenga muy felices sueños..!!
      Cariño grande para los tres..!!

      pd : otro día hablamos de vinos, que hoy "usté" es lo primero. Felicidades..!!

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras Jorge, siempre firme junto a Vinarquía.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. hermoso post, el vino es en honor a mi amado hijo Juan Cruz Octavio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandro por dejar un comentario. Y gracias por la magia de tus vinos.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Primero gracias por incitarme a retomar a Rudyard Kipling y tomarme unos instantes con la poesía de Hojas de hierba Whitman.
    Me gusta lo que escribiste y lo comparto; pienso sucedería si alguna vez me encontrara con el "vino perfecto"; que sería de mí? se me terminaría la búsqueda !?
    Los libros, los vinos, el arte en sí, deben ser Imperfectos, para motivarnos a seguir buscando, acaso no se trata de eso?
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo Fabián. El If de Kipling es una poesía poderosa y motivadora.
      Brindemos por nuestras imperfecciones :)

      Abrazo

      Eliminar
  4. Un hermoso escrito Ariel. Escrito con todos los sentidos... creo que no te faltó ninguno!

    Los vinos son humanos, hechos por humanos y disfrutados por humanos... en la humanidad no se concibe la perfección. En la vida no se concibe la perfección. Vivimos en contra de las leyes de la naturaleza donde prima el desorden y hay que usar mucha energía para ordenarnos y vivir. A veces, cada tanto ocurre, que nos damos cuenta de eso y entendemos que debemos dar gracia a lo que somos. Una nueva vida, tu proyección, merece muchos descorches... humanos e imperfectos.

    Felicitaciones! Se te lee pleno...

    Salute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus palabras, a pesar de dormir cada vez menos soy feliz y todavía me puedo hacer un hueco para escribir. Y para descorchar, que de eso se trata este blog.
      Como le dije antes a Fabián: ¡brindemos por nuestras imperfecciones!

      ¡Salute!

      Eliminar
  5. Anónimo6/3/14 19:29

    Conozco las historias de quienes los hacen, desde dónde vienen, cuántas millas han remado... Esa amalgama de aromas y el placer de comprenderlos no se transmite en un par de líneas. La textura, el sabor, el efecto reparador y de goce al tragarlo no pueden llegarnos a través de las palabras. La vida hay que vivirla. Pueden narrarla, pero hay que vivirla... Sabias palabras. Me identifico con eso. Salud! Felicitaciones y abrazo. LAVACOPAS.-

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/3/14 23:22

    Que lindo texto Ariel...simple pero contundente! Hermosa foto tb! Beso grande! Constanza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Constanza, me alegro que guste.

      Abrazo

      Eliminar
  7. ARIEL:
    Tres palabras: Hermoso !! Profundo !! Puro !!
    Permiso para sacarme el sombrero y hacer una breve genuflexión ante el texto... jeje
    Y además para decirte... Escribís de "puta madre" !!
    No hay dudas que la paternidad te ha realizado. Y me alegro mucho por vos !!
    Un enorme abrazo desde Córdoba. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, gracias, gracias!
      Otro abrazo enorme.

      Eliminar
  8. ¡Chapeau!
    Gracias por regalarnos este post y recordarnos que con el corazón abierto las cosas son más simples y mucho más disfrutables!!
    Sos un groso de la pluma y el papel y Vinarquía es el reflejo de eso.
    Anda agendando... yo quiero escribir algunas palabras en el prólogo de tu primer libro de vinos que imagino ya tenés en mente editar algún día.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no es para tanto. Las vivencias son las que me inspiran y eso lo vuelve honesto creo.
      Te anoto para el prólogo, jaja. ¡No me tienten!

      Abrazo

      Eliminar
    2. ¡No me tienten!
      Y no te hacemos caso y esperamos tu "libro de vinos"... (*)
      Saludos Para Todos..!!

      (*) pd : copyright Sr. Esteban Bruno

      Eliminar
  9. Gran escrito Ariel, y la fotografía está aún mejor! Dormirán menos pero la dicha es fija, plena e insustituible. Aprovéchenlo porque cuando por el noveno mes empiece a gatear ahí mi amigo su tranquilidad acabará jeje..., (cuiden sus botellas), pero la felicidad de ver qué hace y cómo consigue cosas él solo es otra dicha igualmente hermosa.

    Abrazo! .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, Manolo, gracias por sus palabras. Estamos muy felices y somnolientos, jaja. Pero la felicidad es mayor.
      Por suerte mi cava de vinos tiene llave, sino...

      Abrazo

      Eliminar
  10. Anónimo8/3/14 20:00

    Cual te gustó más? el Caliche o el Cara Sur? Son estilos diferentes. LAVACOPAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lavacopas,
      disculpá la demora para publicar este comentario, había aparecido como spam.
      Son de estilos bien diferentes, tal como apuntás, y rondan más o menos el mismo precio. Si tengo que optar por uno me quedo con el Cara Sur.

      Abrazo

      Eliminar
  11. Te felicito por tu primer hijo por la hermosa nota que es para ponerla en un cuadrito y por la bella foto que esta para un póster! Abrazo. @angelyvino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres veces gracias Marío, la foto va en camino a un cuadrito.
      Abrazo

      Eliminar
  12. Hermosa columna.! Gracias.!!

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!