domingo, 13 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Malbec por todo el país


Por si no lo sabían este 17 de abril próximo se celebra un nuevo Día del Malbec. La fecha se eligió porque un 17 de abril de 1853 Domingo F. Sarmiento presentó una propuesta para ampliar y diversificar la industria vitivinícola nacional junto al agrónomo francés Michel Aimé Pouget.  En 2011 Wines of Argentina eligió la fecha para difundir nuestros vinos a nivel global y desde que este blog está en línea nunca nos perdimos un festejo.  En 2012 lo hicimos tímidamente con un vino, en 2013 duplicamos la apuesta incluso con dos notas, y en 2014 nos aventuramos con esta #SemanaDelMalbec que recién empieza y que incluirá vinos representativos de las principales provincias productoras, la entrevista a un enólogo genial, la visita a una bodega "malbequera", y algunas perlitas más que (no lo comenten) todavía se están produciendo.
No voy a contarles qué es el Malbec porque todos lo conocemos.  Sabemos que viene de Francia y que encontró su mejor hogar en nuestro país; sabemos que es la uva más plantada en Argentina; sabemos que es un boom en los mercados externos; sabemos que es nuestra cepa tinta de bandera; sabemos que es gentil, agradable, comprador; sabemos que la información abunda y, a veces, confunde.

¿Dónde encontrar el Malbec?

En todos lados.  Son muy pocas las bodegas que no tienen plantado algo de Malbec y es absolutamente imposible ir a un supermercado/vinoteca/restaurante y no encontrar varias etiquetas del varietal.  Si se fijan en el mapa verán que la mayoría de las provincias tienen plantado algo de Malbec.  No a todas le sale bien, pero no debemos culparlos por intentar.  A nivel global se está viviendo un gran auge del vino fortalecido por el entusiasmo de mercados tradicionalmente poco habitués de nuestro concepto de vino como China e India y todos quieren prenderse en el negocio.
El Malbec tira.  El consumidor lo conoce y lo pide.  Por eso algunas bodegas de zonas no muy aptas para esta uva (como Entre Ríos, zonas de Córdoba y Buenos Aires) se resignan y lo plantan.  En estos lugares especialmente el turismo interno es el gran respaldo que tienen los productores para poder vender sus vinos.

Datos: INV

¿Para dónde vamos?

Los argentinos solemos tener una memoria corta.  O nos acordamos y nos hacemos los tontos.  Pero es la memoria de los hechos pasados en la que se basa la experiencia de todo ser humano.  Hasta hace unos años, cuando estábamos entrando en la actual y brillante etapa enológica hacíamos vino por imitación.  Hay quien se enojará, sin embargo es bastante claro que teníamos modelos exitosos en mente y queríamos repetir su fórmula.  Una vez consolidada la industria, ganado un respeto y ampliado el conocimiento empezamos a valorizar nuestra identidad.  Es un proceso totalmente entendible.  Pasamos de disfrazar todos los vinos con madera a buscar la identidad del terruño.  Ahora queremos que nuestros vinos tengan características propias del lugar de procedencia, su suelo, su clima, su gente.  Se empieza a profundizar el conocimiento de las zonas, yendo cada vez a puntos más precisos del mapa.  Luján de Cuyo hace mucho que dejó de ser una zona, dentro de él debemos distinguir Agrelo, Perdriel, Lunlunta, etc. y lo mismo pasa con, por ejemplo, Valle de Uco, el lugar de moda.


El problema de la zonificación es que nuestra patria es tan grande que las clasificaciones de este tipo pueden equivocarse.  Por eso muchos prefieren profundizar en el conocimiento y clasificación de los suelos.  Hace poco, convocados por el sommelier Marcelo Figueredo, nos juntamos algunos enófilos a probar unas muestras cedidas gentilmente por Leonardo Erazo Lynch, enólogo de Altos Las Hormigas.  Las tres muestras correspondían a distintas zonas del Valle de Uco: Altamira, Gualtallary y Vista Flores.  Las tres fueron vinificadas de forma similar y buscan ser una clara expresión de la zona.  Y las tres eran muy distintas.  Altamira era fruta negra y delicadeza; Gualtallary, mineral y extremo; Vista Flores, corpulento y con la fruta intensa.  Además de la altura, la diferencia está en la composición de los suelos.  Comprenderlos nos permite ir un nivel más alto, no importan los nombres sino qué hay bajo tierra.

Estamos en un punto de la discusión donde muchos consumidores levantan la ceja, empinan el vaso y dejan la mesa.  Es que se está volviendo tan técnico, preciso y hasta obsesivo que a muchos deja de interesarles el tema.  Pareciera que repetimos el viejo modelo de que el vino es solo para entendidos.  Personalmente me parece excelente esta profundización en el conocimiento de nuestros terroirs y la experimentación con nuevas técnicas.  Lo que no debemos dejar de hacer nunca es vinos para disfrutar.




14 comentarios:

  1. Vamos con el Malbec carajo !!! Voy demasiado complicado con mis tiempos y por eso casi no puedo comentar, perdón por eso.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonado. ¡¡Gracias por el apoyo!!

      Abrazo

      Eliminar
  2. Excelente comienzo Ariel,gran semana la que se viene con el querido Malbec.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nico,
      gracias por leer y por el apoyo. Daré mi mejor esfuerzo.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. ARIEL:
    Vamos con la semana del Malbec !!
    Hago propia tu última frase: "hay que hacer vinos para disfrutar". Hace rato que prefiero los vinos más simples, más abarcables, más bebibles... Entiendo que es una tendencia irreversible !!
    Éxito con esta nueva movida !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos con tutti, terminaré agotado, pero cerraré la semana con algún vino hecho para disfrutar fácilmente.

      Abrazo

      Eliminar
  4. Se agradece el gran trabajo que están realizando. Y se disfruta mucho. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Koba por leer y comentar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Creo que en el "para dónde vamos" había un gran componente comunicacional de pocos independientes y de parte de las bodegas -de las grandes y algunas medianas- algo medio bizarro, mezcla de viejo marketing y veteados aspiracionales europeos.
    Con el menemismo y su 1 a 1, cambio algo el marketing de las grandes, virando más, hacia que nuestra madre era EEUU.
    Con la implosión del 1 a 1, se nos llenó el barrio de franceses, yanquis y españoles y la comunicación mejoró, aunque también llegaron los gustos yankis por la maderización y las concentraciones francesas modernas.
    Y todo esto había que comunicarlo, sea mostrando la realidad, lo bueno que es lo que hacemos o por donde vamos...
    Y desde hace unos añitos, rizando el rizo, mostrando desde más adentro las bodegas y los viñedos y todos los Nortes que tienen las brújulas de las bodegas, los enólogos y los agrónomos... Y ahí medio que uno s epiere porque hay demasiadas verdades y demasiados caminos. Todos los caminos conducen a Roma, pero uno nunca llega y entre que se llena de nubarrones y que parece que nos lleva un avivado taxista porteño, las zanahorias colgando son tantas que nos mareamos y ni hablar cuando estás frente a un catálogo o nota moderna de Vinos ¿Qué tomar? ¿Por dónde ir? ¿Qué conocer? ¿En qué gastar?...
    Y el disfrute cotidiano?
    Y la fija? La etiqueta de cabecera?
    Y nuestro presupuesto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo de la gastronomía y en este caso el del vino da para este tipo de discusiones. Es el terreno del gusto y para colmo en plena postmodernidad cada uno cree tener una verdad (no LA Verdad) que defiende y comunica. No debemos esperar un único camino. Son tiempos difíciles para las categorías rígidas, todo lo sólido se desvanece en el aire.
      Sin embargo, entre todo eso hay que apostar por la comunicación sincera, de par a par, y dejar de lado la imagen seductora de los grandes presupuestos. Por eso el público se vuelca a los blogs y la recomendación en las redes sociales.
      Abrazo

      Eliminar
  6. Acá en Brasil el problema no se queda en los tecnicismos pero en el precio. Si están tan diferentes vinos que se hacen de un mismo lugar, que estupendo! Vamos a probarlos!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe, Argentina tiene una gran diversidad para mostrar. En Brasil todavía están en la etapa de experimentar, definir qué crece mejor, cómo vinificarlo. Cuando eso esté superado seguramente vendrán este tipo de discusiones. Siempre hay algo que hablar en el mundo del vino :)

      Abrazo

      Eliminar
  7. Estuvimos desconectados de todo por casi tres semanas hasta hoy lunes que es feriado por acá, así q ahora nos pondremos al día con tus notas sobre la semana del malbec. La botella q teníamos reservada para el 17 la abriremos recién el fin de semana q viene. Luego de leer el presente escrito nos preguntamos si hay alguna bodega q no produzca malbec allá? No lo imaginamos, pero al parecer la hay. El malbec es un viejo compañero del cual hay mucho aún por descubrir.

    Un abrazo!

    PD: Ya vimos q te piratearon una nota y sin poner la fuente. Eso significa que lo que haces lo haces cada vez mejor, aunque igual joda tal acción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deben ser contadas las bodegas sin Malbec. Algunas, por cuestiones enológicas como el novel proyecto de Tandil; otras, por diferenciarse. Pero son contadísimas.
      Lo de la nota ya se solucionó pero es un parámetro del éxito logrado.

      Abrazo

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!