miércoles, 7 de mayo de 2014

Allamand revisitado


Allá por septiembre de 2012 saqué una nota donde hablaba de los vinos de Allamand y el eje de la nota giraba en torno a respetar la tierra que nos da los vinos.  Los definí como "vinos de nuestra tierra", porque realmente sabían a procedencia, a terruño, esa palabra tan manoseada en estos días.  Hace poco pude volver a probar todos sus vinos, ahora con nuevas añadas y profundización en las zonas de procedencia y no puedo menos que reafirmar lo que dije en ese momento.


Su enólogo Cristian "El Mudo" Allamand ha estado haciendo un fuerte trabajo en los viñedos buscando obtener la mayor identidad posible en sus vinos, sin taparlos de madera o desdibujando lo que nuestra rica tierra puede dar.
Como la bodega posee viñedos en Luján de Cuyo y Valle de Uco prefirieron diferenciar los vinos de una y otra zona bajo los nombres de Allamand y Luminis.  Un poco la propuesta de la presentación era ir enfrentando los varietales de las dos zonas en cuestión.  Arrancamos con el rey de los vinos tintos y comparamos Allamand Valle de Uco Cabernet Sauvignon 2012 y Luminis Luján de Cuyo Cabernet Sauvignon 2012 (ambos, $85).  Ambos tienen como puntos de contacto su facilidad para tomarlos y su entrada dulce.  El de Valle de Uco más terroso, pedregoso y fresco, el de Luján de Cuyo más intenso.
A los CS le siguieron los Malbec y aquí esperábamos el plato fuerte porque si hay algo que destaca en esta bodega son los Malbec.  El Allamand Valle de Uco Malbec 2012, proviene principalmente de Vista Flores y es un buen exponente de la zona: algo rudo, frutos negros y flores.  Por su parte, el Luminis Luján de Cuyo Malbec 2012 (ambos, $85) mostró un perfil más de fruta roja y violetas, algo astringente todavía, pero con grata acidez.  Todos condimentos que le pronostican buena guarda.


En una entrevista reciente que le hicimos a Marcelo Pelleriti hablábamos de zonas y de como estas eran cada vez más diferenciadas por los consumidores y respetadas por los enólogos.  La mayoría de los enófilos medianamente informados reconoce hoy la existencia de Valle de Uco y Luján de Cuyo, y muchos se arriesgan a diferenciarlos e incluso toman partido por alguna de estas zonas.  A muchos consumidores les interesa llegar hasta ahí, y a otros les interesa explorar las sub-zonas de estos parajes mendocinos.  Es algo que va más allá del snobismo o de la obsesión de filatelista, es una forma de comprender más nuestros vinos.  Aunque no sea algo estrictamente necesario para el disfrute aporta aristas interesantes.

La siguiente tanda de Malbec que probamos esa tarde se apoya en lo que decía en el párrafo anterior.  Verán desde los nombres que buscan profundizar en el terruño y por lo que vengo catando de las zonas en cuestión lo han logrado muy bien.  Un claro ejemplo es el Allamand Altamira Malbec 2012, un vino ameno con las características de elegancia, sutileza y complejidad que están haciendo que muchos vuelquen sus miradas sobre Altamira.  ¿Se viene una nueva zona top?
El compañero del vino anterior es el Luminis Perdriel Malbec 2012,  sus aromas y sabor recuerdan a la mermelada y las flores.  En boca es intenso y de buena fruta.  Ambos valen $150 y son una clara muestra de su origen.
Para cerrar la cata disfrutamos del H 2011, el blend ícono de la bodega, nombrado así en honor a su enólogo conocido como "El Mudo".  Aquí se busca un corte que exprese lo mejor de la cosecha del año en cuestión.  El 2010 había sido un corte 50 y 50, en el caso del 2011 hay un 60% de Cabernet y 40% de Malbec, ambos de Valle de Uco.  La añada que probamos está aun intensa, pero a la vez agradable.  Compleja de aromas y sabores, presenta flores silvestres, sutil fruta, pimienta rosa y una larga duración en boca.  Un muy buen vino de alta gama que se consigue a unos $200.

Fue un gran placer volver a probar estos vinos.  Me gusta que sean exponentes tangibles de su lugar de origen, sinceros, sin disfraces.  Vinos de nuestra tierra, que saben orgullosamente a ella.



Otras notas interesantes sobre estos vinos las pueden hallar en blogs amigos:
Rumbovino: Allamand Viñas y Vinos... buenas cosas
Vinos en Buenos Aires: Allamand y Luminis

4 comentarios:

  1. ARIEL:
    Hace rato que quiero probar esos vinos -incluso ellos me contactaron la primera vez para reunirnos- pero nunca logro coordinar un encuentro cuando viajo para Bs. As.... Lo parió !!
    Me parece que tendré que visitarlos cuando vaya a Mendoza...
    Buena nota, como ya nos tenés acostumbrado !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto,
      que bueno sería que los pruebes. Creo que te van a gustar y notará ese respeto por el lugar de procedencia que noto en estos tintos.
      Agendalos para tu gira mendocina.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Muy buena tu mirada Ariel.
    Por suerte compartimos una linda noche encima con muy buenos Vinos.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adrián. Si hay buenos vinos siempre se la pasa bien :D

      Abrazo

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!