martes, 14 de octubre de 2014

Impresionante vertical de Mendel Unus con Roberto de la Mota


Para un amante del vino hay muchos momentos gloriosos, el más cotidiano es abrir una buena botella; otro puede ser conocer a un enólogo que respetás mucho, poder hablar con él y entender su filosofía creativa; otro es una vertical de ese vino icónico o superlativo; otro es compartir la bebida con amigos; etcétera. Imaginen todo eso junto y el 90% de esta nota estará dicho.
La convocatoria fue en el nuevo local de la Vinoteca Virtual Mr. Wines, que sigue siendo virtual pero tiene un bonito espacio para hacer entregas de mercadería y las degustaciones con que nos suele sorprender Fernando Musumeci. El asunto es que después de una serie de twits y aprovechando que iba a estar en Buenos Aires, Roberto de la Mota se ofreció a organizar una vertical de su icónico Mendel Unus. Por estos días Mendel está de festejos, hace 10 años que lograron su primera cosecha y este vino es la máxima expresión de sus viñedos y la mano del enólogo. Fue una de las únicas verticales que se hizo del Unus en Buenos Aires, e incluyó desde la añada 2004 hasta la 2012.
Para quienes nunca lo probaron el Mendel Unus es un blend de Malbec y Cabernet Sauvignon que ahora está incorporando pequeños porcentajes de Petit Verdot. “Siempre me gustó hacer cortes”, nos confiesa el enólogo mientras nos explica que el Malbec proviene de tres fincas ubicadas en Mayor Drummond, Perdriel y Altamira (la famosa Finca Remota, de donde sale su single vineyard), mientras que el Cabernet y el Petit Verdot provienen de Perdriel. Roberto de la Mota es uno de esos enólogos a los que la madurez les da cierta templanza para evaluar las cosas. Confía en la madera bien puesta y en la mano del hombre, que es la que hace el vino.


Fuimos probando de a dos vinos por vez, empezando desde la última añada. Así resultó más divertido y pudimos ir comparándolas. El Mendel Unus 2012 todavía no salió al mercado, es maduro, complejo, estructurado, con abundantes aromas de fruta negra y flores. Está muy joven aún y toda su opulencia resulta seductora. En cambio, el Mendel Unus 2011 es más austero, más liviano, con la fruta menos madura. Todo se vuelve equilibrado y sutil. Roberto nos irá explicando detalles de cada añada, por ejemplo estas incorporan Petit Verdot para darle complejidad. Quien nos habla es el hombre que introdujo en el país la cepa, junto con el Viognier, el Gammay y el Cabernet Franc. Para más datos, el Petit Verdot que tienen implantado es clonado de los de Château Margaux.
El 2010 iba en la línea del anterior, austero de aromas y estructurado en boca. Un vino largo que se abre muy lentamente en la copa y va ganando complejidad, en la boca tiene un juego como que “va y viene” por el paladar. El 2009 vuelve a la abundancia de aromas, fruta madura, flores. Es aterciopelado en la boca, más maduro y la evolución se siente un poco más. Este contraste se irá repitiendo de añada en añada, “es la diferencia entre años cálidos y años frescos” interviene el maestro. Los años cálidos dan fruta más madura y abundancia de aromas, por eso ganan altos puntajes cuando son bebidos jóvenes. Los años fríos son más austeros y frescos en boca, no impactan inicialmente pero son los que mejor evolucionan con los años. Es lo que pasa al contrastar las añadas 2008 y 2007. Mendel Unus 2008 es maduro, se siente el Cabernet Sauvignon y la evolución lo volvió más “pesado”; por su parte el 2007, tiene una buena acidez y una linda evolución, muy agradable, largo y de complejos aromas de flores silvestres y pimientos. “Fue una añada espectacular” dice De la Mota y le pone la firma.
Cuando inició el proyecto Mendel en 2004, compraron unos viñedos de 1928 que hubo que equilibrar. Recién en 2007 se pudo usar toda la viña y hoy ya está todo homogéneo y mejor trabajado. Quizás por eso los tres últimos que probamos (los tres primeros en salir) son algo diferentes a los anteriores. La fruta del 2006 tira hacia la mermelada, estructurado, pero grato. El 2005 comparte su “sucrosidad”, pero lo noté más complejo y con la acidez más marcada. Denso y con los taninos marcados, estaba impecable tras todos estos años. Por último cerramos con el 2004, el primer Unus y a la vez el menos Unus de todos. Complejo, maduro, conserva la fruta y notas complejas como las violetas. En boca se nota más la evolución, pero todavía está entero.
En una noche, probamos toda la historia del blend de Mendel y conseguimos una mejor impresión global.  Personalmente me quedo con las añadas frías, su concepto parece más sólido.  Sin embargo, cuando las añadas cálidas están jóvenes me gustan mucho porque te pasan por arriba.  En fin, hay un vino para cada consumidor y un momento para cada vino.  Afortunadamente hay quienes saben hacerlo bien y tienen la humildad para explicarlo.  Ya lo dije alguna vez, Roberto de la Mota brilla en el firmamento de los enólogos argentinos.

Una pequeña mirada al nuevo local de Mr. Wines



6 comentarios:

  1. Realmente IM-PRE-SIO-NAN-TE !!
    Que afortunado eres en poder asistir a semejante cata !!

    La verdad que Mendel es una bodega que tengo muy poco probada, quizás por que por aquí no tienen mucha difusión. Sólo tengo un buen recuerdo de su Semillón, que he probado en un par de añadas (aunque me parece un poco caro).

    Espero poder revisitarlos en alguna próxima feria !!

    Buena reseña, como nos tenes acostumbrados.
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto,
      se borró mi respuesta, así que va de nuevo.
      Mendel exporta la mayoría de lo que produce, por eso a veces no los vemos tan seguido en las góndolas. Sin embargo, son vinos impecables. Como no apuntan al impacto y requieren tiempo en la copa para ver sus múltiples capas, no son vinos de concurso, pero no hay un detalle a reprocharles.
      Suelen estar en Vinos de Lujo.
      Como siempre, gracias por tus palabras.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Muy buena la reseña Ariel.
    Personalmente he seguido Unus desde su segunda cosecha, año a año pruebo un par de botellas, por ese motivo para mi fue como un viaje al pasado y me resultó muy emotiva la vertical.
    Mas allá de lo superlativos que son los Mendel Unus, el haberla realizado con su hacedor y descubrir la maravilla de ser humano que es Roberto de la Mota, me ha llenado de regocijo.
    Salud y felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel. No puedo decir lo mismo en cuanto a la cantidad de vinos probados de esta bodega. Realmente los descubrí algo tardíamente, pero uno conoce el nombre De la Mota y ya te esperas una calidad sobresaliente. Poder compartir una charla con él fue grandioso, no importa si fueran nueve vinos o solo uno.

      ¡Salud!

      Eliminar

  3. Hola Ariel..!!

    Nada sé de vinos -más que tomarlos- pero siempre me han gustado mucho,
    las bodegas que mantinen el diseño de sus etiquetas, a través de los años...

    Ya sé:
    1 - nadie me preguntó nada
    2 - y nada significa que las etiquetas continúen idénticas, año trás año;
    es decir: el vino puede ser muy malo o muy bueno...

    Por último y ya "puertiando" me han gustado mucho,
    éstas del "Unus" del 2004 al 2012.-

    De esta bodega tomé Mendel Malbec 2010 - Extraordinario..!!

    Salute y siempre tus comentarios ¡MB10..!!

    Mi recuerdo para Don Raúl de la Mota...

    "Del mismo palo" - Zamba
    Letra y Musica - Oscar Valles

    Mi tata fue guitarrero,
    cantor de madrugadas,
    cumpa del Payo Solá,
    churo carpero de Salta...

    Ansí tenía que "salir" Don Roberto de la Mota,
    mesmamente... "Del mismo palo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge,
      gracias por tus comentarios y tus aportes folclóricos. Nada sobra en las opiniones de mis lectores.
      Ya que estamos hablando del tema, las etiquetas de Mendel son muy reconocibles en su sencillez, muy elegantes. A mí me gustan, su logo también.

      ¡Salute!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!