martes, 21 de octubre de 2014

Novedades de altura

Hace casi un mes (uf, cómo estamos de falta de tiempo) estuve invitado a la Vinoteca del Palacio en el Palacio Duhau – Park Hyatt para probar algunas novedades de Bodega Colomé. El evento contó con la presencia de Thibault Delmotte, su enólogo principal, quien nos contó en detalle los cambios que está teniendo la bodega salteña y algunos datos claves imperdibles. Además, había una pequeña sorpresa, la maitre fromager del hotel, Paula Maroni, preparó una selección especial de quesos con mucho tino para acompañar los vinos.


Abrimos boca y despertamos los sentidos probando la novedad blanca de la bodega, el Colomé Torrontés 2014. Es muy expresivo de aromas, buena fruta tropical y flores blancas. En boca guarda la esencia arisca del torrontés sin dejar de ser moderno. De hecho, lo noté más “rústico” que en la añada anterior. Guardate uno en la heladera para “los calores” que se vienen. Lo acompañamos con queso Brie.
Luego empezó el desfile de los tintos. En esta oportunidad el enólogo quiso mostrarnos los 3 componentes separados que constituyen el Colomé Estate, uno de los caballos de batalla de la bodega, y que se pueden comprar por separado. ¿Te gusta jugar a hacer blends?
Antes de comentar cada uno, deben saber que estos componentes del corte final se comercializan como Lote Especial Malbec y representan tres viñedos de características y alturas muy diferentes. Se venden en conjunto, como un combo. Sólo se puede conseguir por separado el de La Brava, salvo que vayan a la bodega donde pueden comprar los otros individualmente.
El primero que probamos fue el Colomé Lote Especial Malbec La Brava 2012. A 1750 mts. es el viñedo más bajo de la bodega y da vinos menos extremos, más fáciles de beber. En este caso encontramos fruta madura y algo de tostado aportado por la madera. Un Malbec compacto e intenso que te muestra todo de golpe. Muy agradable, anduvo de maravillas con un queso de cabra montañés.
Vamos subiendo la cuesta y llegamos a los 2300 metros donde está el viñedo más grande, antiguo y que da nombre a la bodega. De allí proviene el Colomé Lote Especial Malbec Colomé 2012, algo más concentrado, de aromas que tienden a la fruta negra y un interesante especiado. En boca es intenso de taninos y acidez. Anduvo muy bien con un Cheddar estacionado.
Finalmente llegamos a uno de los terruños extremos de la bodega, a 2600 metros. Un viñedo que lo traía loco a Thibaut Delmotte hasta que pudo encontrarle la vuelta. “El Malbec es el único que se lo banca”, dijo el enólogo mientras comentaba lo difícil que fue la cosecha 2012. De estos terruños difíciles salen los vinos distintos, como este Colomé Lote Especial Malbec El Arenal 2012. Aquí aparecen las notas florales acompañando la fruta madura como las frambuesas. Tiene taninos notorios, es largo, mineral, distinto. El que más rápido bajó en la copa. Por su carácter intenso lo acompañamos con Queso Azul.
Fueron tres Malbec bien diferentes. La Brava, fácil de tomar; Colomé, maduro y especiado; El Arenal, mineral y distinto. Juntos forman el corte final del Colomé Estate que antes incorporaba porcentajes variables de Tannat y Cabernet Sauvignon principalmente. Ahora es todo Malbec, un corte de terruños con un 5% de La Brava, 70% de Colomé y 25% de El Arenal. Thibault explica que los Cabernet y Tannat que obtenían eran muy duros y vegetales, demasiado morrón y taninos, bastante lejos del estilo “listo para beber” que buscan. En el Colomé Estate 2012 se nota la integración de los tres viñedos, tiene algo de todos para lograr un vino complejo y corpulento. Hay aromas florales, herbales, minerales, etc. En boca es amable, pero con estructura y largo final. Un vino que se puede disfrutar ya o guardar unos años.
Hablando con Delmotte pudimos saber que el viñedo más alto del mundo, Altura Extrema, a 3111 metros sobre el nivel del mar ya está dando sus primeros frutos aunque sigue en etapa experimental y secreto de sumario. ¿Cuándo saldrá el Lote Especial Altura Extrema? Y sobre todo, ¿qué crecerá bien allá arriba, en el viñedo que cuidan los ángeles?
Otro dato que nos tiró el enólogo francés fue que estemos atentos a la añada 2014 cuando salga. “Hay que ver cómo evoluciona, pero fue perfecta”, dijo entusiasmado.
Mientras esperamos que salgan esos vinos que prometen ser memorables tenemos bastantes cosas interesantes para descorchar. Los vinos de esta bodega salteña ya son unos clásicos que los enófilos no podemos dejar de seguir.




4 comentarios:

  1. Qué buena experiencia, envidiable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es lindo poder conocer los vinos a través de sus enólogos y el trabajo que hacen. No es tirar todo junto y que fermente, hay un trabajo más profundo que a veces no vemos pero que es esencial.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Rafa Rdgz23/10/14 0:45

    Muy bueno!...Dos cosas que me gustan: vinos y quesos. Saludos Ariel!

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!