viernes, 21 de noviembre de 2014

5° Degustación anual de Clusters y Cabaña Piedras Blancas

Si hay una combinación de la que nadie duda es la del queso y el vino. Imagínense lo mejor de ambos mundos de la argentina y entenderán el placer de ir a la feria anual que hacen la distribuidora Clusters y la quesera Cabaña Piedras Blancas. Quizás suene exagerado, pero una mirada más atenta disipa las dudas. Clusters distribuye los vinos de Viña Cobos, Sottano, Riglos, Marchiori & Barraud, Tacuil, Dieter Meier, Kaikén y Cruzat. Un portfolio impresionante de bodegas que acumulan premios y altos puntajes. Por su parte, Cabaña Piedras Blancas está claramente posicionada como una de las mejores queseras del país con productos de oveja, cabra y vaca de inspiración francesa que destacan en un mercado de marcada chatura.
Lamentablemente la feria es solo para el trade y prensa, pero hay que insistirles y veremos si se animan a abrir las puertas. Más allá de ese detalle, quería comentar los vinos que pude probar y comentar principalmente las novedades. No voy a aburrir escribiendo de cada vino, sino que me limitaré a los que más me gustaron, tratando de dar algunas apreciaciones generales sobre las bodegas y sus líneas.


Para ser un poco organizado primero hice una recorrida de blancos. No había muchos, pero algunos destacaron como el nuevo RD Torrontés 2014 de buena nariz y amable en boca, ideal para el verano. Asímismo, Tacuil llevó una nueva añada de su Sauvignon Blanc, que cada año sorprende aunque no logre mantener un estilo claro. La añada actual es una explosión de fruta, muy sabroso. Otro Sauvignon Blanc siempre rendidor es el Quinto de Bodega Riglos, que esta añada se nota más austero que la anterior. Los tintos de estas dos bodegas son ya viejos conocidos, ampulosos y de impecable factura. Si tengo que elegir dos que me gustaron mucho esa tarde me quedo con el Riglos Gran Corte 2012 y el 33 de Dávalos 2012.
Había muy pocos rosados, a pesar de ser un sector que está creciendo muchísimo, pero uno que destacó fue el Puro Rosé 2013, de muy buena fruta y muy agradable de beber. Esta bodega también presentaba como novedad el Puro Grape Selection 2012, un Malbec muy amable y de buena tipicidad.


Algo nuevo en el portfolio de la distribuidora es la incorporación de la Bodega Kaikén. Por primera vez pude probar con detenimiento todo lo que hacen (que es bastante) y hay que reconocer el buen nivel de sus vinos. Entre los blancos se destacó mucho el Kaikén Terroir Series Torrontés 2014, de los mejores blancos de la feria junto con el Kaikén Ultra Chardonnay 2011, de otro estilo por tener madera. Entre sus tintos me gustó mucho el llamativo corte del Kaikén Terroir Series Malbec-Bonarda-Petit Verdot 2012; el Kaikén Ultra Malbec 2012, del que pudimos probar sus componentes por separado; y, por supuesto, el Mai 2009, ícono de la bodega.
El tema de los espumosos estaba acaparado por Pedro Rosell y sus Cruzat, cuya calidad superior es indiscutible. Pueden leer una nota anterior y detallada sobre ellos haciendo click aquí. Sin embargo, era altamente recomendable el nuevo espumoso de Kaikén y muy interesante de probar el nuevo Sottano Extra Brut, elaborado a base de Viognier y Chardonnay.


Donde también hubo nuevas incorporaciones fue en Viña Cobos que amplía su oferta y agrega nuevos Malbec a su línea Bramare Vineyard Designate. Además de los Marchiori Vineyard Malbec y Rebon Vineyard Malbec, ahora se suman los Touza Vineyard Malbec y Zingaretti Vineyard Malbec. Todo lo de Cobos mantiene un estilo similar de vinos amplios, “gorditos” y complejos. En el caso de estos dos nuevos integrantes, Zingaretti es de Villa Bastías y es más lineal y de estilo Valle de Uco; Touza es de Las Compuertas, con abundantes aromas donde destaca la fruta negra y un gran equilibrio en boca. Por supuesto, estuvo todo el resto de su línea y se pudo probar sus Cobos Volturno y Cobos Malbec. Ambos vinos impecables a los que no se les puede reprochar nada.
Fue una linda degustación con lo mejor de la distribuidora Clusters y los quesos de Cabaña Piedras Blancas que siempre estuvieron a disposición de los catadores. La quesera presentaba además su nueva línea Bonne Vie, baja en lactosa y con el mismo nivel de siempre. De los productos de Piedras Blancas no me canso de repetir que su calidad y diversidad de oferta supera con creces la media de la industria nacional. Gracias por estos quesos.
Ahora hay que esperar un año hasta la próxima edición. Yo ya les reservo un espacio en mi agenda, porque es de esos eventos imperdibles.



4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí, sobre todo el ambiente y la calidad general de todo lo expuesto.
      Abrazo

      Eliminar
  2. ARIEL:
    Esta es una de las ferias que más me dolió perderme este año !! Jeje
    La Universidad no me ha dado tregua... veremos que pasa en 2015.
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noviembre fue una locura de presentaciones y eventos.
      El año próximo tendrías que hacerte un hueco para poder probar estas joyitas.

      Abrazo

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!