lunes, 17 de noviembre de 2014

En que anduve estos días

La vista desde Domingo Molina (Cafayate, Salta)

Amigos, vengo de dos semanas de locura y tengo mil cosas que contarles.  Además de la locura diaria que llamamos rutina, noviembre estuvo repleto de eventos vínicos como ferias, degustaciones y un hermoso viaje a Salta.  Y también estoy trabajando a toda máquina con el segundo número de la revista.  Por eso por momentos no puedo contestar o publicar sus comentarios o interactuar cómodamente en las redes sociales.
En esta nota van algunos adelantos para que vayan viendo lo mal que lo estoy pasando.  Espero esta semana poder sacar las primeras notas.

Ferias
Noviembre es temporada alta de vinos.  Asistí al relanzamiento de Vinos & Bodegas en La Rural, donde probé muchas cosas interesantes, algunas absolutamente desconocidas para mí.  También pude ir un día (luego de mil peripecias) a Vinos de Lujo, la clásica feria de vinos premium que año a año muestra lo mejor de los vinos nacionales.
En noviembre también tuvo lugar la clásica Degustación Anual de Clusters y Cabaña Piedras Blancas, un feria solo para trade y prensa que organiza la distribuidora.  Grandes vinos y quesos para comentar.
Quedarán en el camino, porque no puedo estar en todos lados, muchas miniferias y otros eventos grandes como el Salón de Vino de Altura.

Degustaciones y vinos
Estuve en un lindo almuerzo con Matias Riccitelli en Aldo's y pude probar varios de sus vinos, entre ellos el rico y vistoso Hey Malbec! y un rosado espectacular que no pueden dejar de probar.
Por otro lado, vengo tomando varios vinos que quiero comentar en detalle, especialmente dos Cabernet Franc que podrían ser un lindo auto-regalo navideño.

Degustación de vinos del Valle Calchaquí 2014
Invitado por el Co.Pro.Vi. (Consejo de Profesionales del Vitivinícolas del NOA) pude estar en el evento que muestra lo más representativo de la cosecha actual de los Valles Calchauíes. Por supuesto, aproveché el viaje para recorrer bodegas y conocer más a fondo la actualidad de Cafayate.  Pasé por El Porvenir, Etchart, San Pedro de Yacochuya, El Tránsito, Domingo Molina, El Esteco y Amalaya.  Mucho vino en pocos días, hablando con quienes los hacen y probando unas perlitas increíbles.
Ya irán saliendo notas detalladas de cada visita y los vinos catados, pero puedo anticiparles que hay que estar más atentos que nunca a los vinos salteños.  La añada 2013 fue muy buena y la 2014, excelente.  Hay cuestiones climáticas que definen esto, pero sobre todo es el trabajo que viene haciendo en la viña una generación de jóvenes enólogos y agrónomos que han cambiado la cara de Cafayate.
Es una banalidad decirlo, pero me enamoré de ese lugar.





4 comentarios:

  1. No creo que sea banal enamorarse de Cafayate (yo también me enamoré).

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ARIEL:

    Yo también amo a Cafayate, desde que estuve por primera vez en 2009 !!
    Parece que somos varios los que compartimos amante... jeje

    Hablando en serio, tengo que agendar este evento sí o sí para el 2015 !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto,
      shhh que no se enteren nuestras respectivas señoras.
      yo te aviso para la próxima.
      Abrazo

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!