martes, 4 de noviembre de 2014

Un Tinelli más

La historia de Marcelo Tinelli con el vino empezó de la mano de un Vega Sicilia, uno de los vinos más afamados, finos y caros de España. Siempre dijo que fue su favorito, pero algo me dice que las cosas pueden ir cambiando. La semana pasada, Marcelo presentó en sociedad el proyecto de su flamante bodega Lorenzo de Agrelo y su primer vino de alta gama, FEDE.
Como todo lo que tiene que ver con el presentador de Showmatch, el proyecto es a lo grande. Se asienta sobre 500 hectáreas en Alto Agrelo de las cuales ya hay 160 con viñedos en producción e incluirá una bodega cuya construcción comienza en 2015. Además, el emprendimiento incluye una propuesta inmobiliaria que brinda la posibilidad de adquirir parcelas de viñedos y hacer vino propio, más un hotel y spa cinco estrellas con el único restaurante en Argentina del premiado Mauro Colagreco (Mirazur). Marcelo Tinelli, Hernán de Laurente y Young Woo, los tres socios, no se andan con chiquitas a la hora de invertir en un desarrollo que apunta al consumo de lujo.
Su primer vino de alta gama es FEDE Cosecha 2011, un 100% Malbec del que solo hay 1250 botellas. Un vino impecable e irreprochable, que se acomoda en el nicho de los vinos super exclusivos de arriba de los $1000. La enología está a cargo de Alejandro Vigil (Catena Zapata, Aleanna) y su ingeniero agrónomo es Matías Prieto (Hacienda del Plata, Reginato), con quien pude cruzar unas palabras en la presentación. “Tenemos un terruño privilegiado, en la parte de Agrelo que se recuesta contra la montaña”, nos explicaba quien lleva sobre sus espaldas la gran responsabilidad de estos viñedos y agrega que “elegimos lo mejor de esas 160 hectáreas para hacer este vino”. No solo seleccionaron las mejores uvas sino que utilizaron barricas Taransud para criar durante 12 meses este Malbec y el resultado es de impacto. Ya desde los aromas se reconoce la firma de Alejandro Vigil, frutado, floral, complejo, todo un perfume. Al beberlo destaca mucho su vigorosa elegancia y su perfecto balance. Es muy agradable de beber, con fresca tersura que invita a servir una copa más. Sin dudas, un gran vino que en un concurso no puede obtener menos de 93 puntos.
El emprendimiento está todavía en ciernes y se viene con mucha fuerza. Que la figura de Marcelo Tinelli esté detrás garantiza visibilidad, contactos y calidad. Son cuestiones de negocios que ellos comprenden mejor que yo, que me limité a catar su vino.
Tinelli siempre tendrá una porción de su corazón para aquel tinto icónico de la madre patria, pero ahora que tiene uno propio creo que al amor tendrá que repartirlo.

Hernán de Laurente, Marcelo Tinelli y Young Woo

2 comentarios:

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!