viernes, 28 de febrero de 2014

Foto del Mes


Tal vez los nombres de Peter Mayhew y Carrie Fisher no te digan mucho, a menos que seas un gran fan de Star Wars.  Para los que no somos tan conocedores, el que sostiene la botella de vino es el actor que personificaba a Chewbacca y la chica no es otra que la Princesa Leia.  La foto fue tomada durante el rodaje de uno de los episodios de la saga y permaneció guardada hasta que Mayhew la subió a su cuenta de Twitter junto a otras de su archivo personal.


miércoles, 26 de febrero de 2014

Cafayate Gran Linaje, nacidos para ser elegantes

Tal vez te pasó que hay vinos que te gustan mucho. Probás una botella, luego otra y te empezás a preguntar si serán tan buenos sus hermanos, es decir los demás varietales que saca la bodega bajo esa marca. Muchas veces sufrimos la defraudación de haber probado lo mejor de una línea, cuyos demás vinos no están a igual nivel. Es algo normal, las bodegas no pueden hacerlo todo bien y además es parte del marketing "engancharnos" con una etiqueta para que compremos el resto. Si bien es algo normal, esto no es matemática y hay muchas bodegas que sacan vinos excepcionalmente buenos bajo una misma línea.
 
 
Inicialmente, los Gran Linaje ($90) constaban solo de un Torrontés que se llamaba Etchart Gran Linaje. Aparentemente, la marca Cafayate estaba mejor instalada y con una imagen más fuerte entre los consumidores así que hubo cambio de nombre y ampliación de varietales. Primero fue el Malbec y luego se sumó el Cabernet Sauvignon. Al Malbec lo pude probar inicialmente en el Desafío Federal, donde descolló en la primera categoría, y el Cabernet tenía una inminente salida en ese momento.
Pasó un tiempo hasta que pude tomarlos tranquilo en casa. De compras por la vinoteca a la que soy asiduo me encontré una espectacular promoción: comprando seis Cafayate Gran Linaje me regalaban un Grill George Foreman. Si le sumamos que la caja podía ser surtida se imaginarán que no lo dudé ni un segundo, el horno solo cuesta unos $600.
El Cafayate Gran Linaje Torrontés 2012 está entre mis favoritos de siempre y si no salió en la Semana Del Torrontés es porque iba a aparecer junto a sus hermanitos en esta nota. Es un vino de rica nariz. Rica por lo agradable y rica en complejidad: flores blancas, plantas silvestres, cítricos, un toque de ananá y notas minerales. En boca tiene una buena acidez, llena la boca y conserva esos toques rústicos que suman. Un final larguísimo y un regusto a frutos de carozo como el pelón o el durazno blanco completan un Torrontés de alta gama indiscutible. Lo probé con sushi, con picada, con empandas, etc. y siempre cumplió sabiendo adaptarse. Todo un señorito que el tiempo y los maestros supieron educar.
Más fichines para la colección
Si nos metemos con sus compañeros tintos vamos en búsqueda del ímpetu salteño, pero no esperen astringencia sino vinos elegantes. Para más datos, comparten una similar crianza en barricas de roble francés de 10 meses y un pequeño corte que les aporta complejidad, estructura y/o amabilidad. Al Malbec se le suma un 10% de Bonarda y al Cabernet 10% de Tannat, tal vez allí esté parte de su secreto.
Esa elegancia de la que les hablo me sorprendió en el Cafayate Gran Linaje Malbec 2011. Y antes de que alguien salte con el dedo en alto diré que elegancia hay mucha y de diferentes estilos. Afortunadamente, los vinos de Salta tienen una enjundia difícil de disimular y lograr la sutileza y finura no es fácil.
Volviendo a nuestro Malbec, su nariz es intensa, con aromas a frutos negros, toques de la madera bien puesta como la vainilla y el café, más un complejo fondo de especias y pimientos. Para los buceadores que gustan de meterse en el fondo de sus copas buscando un aroma esquivo, pesquen la nota floral, tan común en Mendoza y tan rara en Salta.
En boca entra amable (casi dulce), con correcta acidez y taninos carnosos. Lo que se dice un vino rico, fuerte pero listo para beber. Me gustó acompañarlo con carne al horno, como un lomo, donde las especias como el romero y las papas pueden acompañar. Otro señorito, nacido en una casa bien.
El último que abrí fue el Cafayate Gran Linaje Cabernet Sauvignon 2011. Esperaba esos vinos duros, que se mastican y donde el pimiento morrón se vuelve protagonista. Y otra vez me sorprendió. Tiene unos aromas intensos, pero no avasallantes, tira más hacia la elegancia y lo complejo, la madera aporta matices sin opacar la fruta. El pimiento, típico descriptor de los vinos de la zona, es sutil. En boca es intenso, frutado, con taninos firmes y un largo final.
Ahora, este Cabernet pide un asado, aunque puede adaptarse bien a otras comidas. Está en proceso de educarse, un poco más de guarda lo redondeará y mostrará toda la elegancia para la que está hecho.
 
¡El horno anda de diez!
 
 

jueves, 20 de febrero de 2014

Jugando a ser enólogos

La vida parece transcurrir en su monotonía habitual hasta que de pronto te llega un mensaje por WhatsApp donde te invitan a una "degustación diferente". Pienso "siempre 'son diferentes', aunque después sean iguales" y confirmo mi asistencia algo incrédulo, a pesar de que quien convocaba se merece mis más absolutos respetos.   Encima me rematan la invitación con un "vas a ver que te vas a divertir". Tragué saliva y pensé "esto tiene connotaciones sexuales".
Más allá de bromas, quien convocaba era Marcelo Figueredo, sommelier y docente que conocí de degustación en degustación y de evento en evento.   Un tipo siempre con buena predisposición y una sonrisa atenta, que gusta de transmitir lo que sabe y organizar reuniones así. Alguien dedicado con mucha pasión a su laburo, donde la difusión y la enseñanza son fundamentales. ¿Qué es un sommelier sino?
 
 
El lugar de convocatoria era Lo de Joaquín Alberdi (Jorge Luis Borges 1772), una de las vinotecas más reconocidas y transitadas de Palermo. Allí se llevaría a cabo esta extraña degustación y la acompañaríamos con un exquisito asado hecho por su dueño.
Marcelo, siempre innovando y  con buena onda, nos explico la idea del juego. Frente a nosotros teníamos 3 botellas sin etiquetar que eran muestras de tanques de una conocida bodega del Valle de Uco.   Cada muestra tenía un número de lote y con eso las identificábamos: el Lote 107 era un Malbec 2013 cosechado temprano, filoso y floral; el Lote 113 era una cofermentación de Malbec, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon de 2012, complejo y asentado; el Lote 114 era un Cabernet Sauvignon 2012, intenso y diferente.
 
 
La propuesta consistía en dividirnos en pequeños grupos y competir entre nosotros elaborando un corte o blend a partir de estas muestras. Jugamos a ser enólogos (lo digo sin ánimos de ofender, es solo un juego), haciendo nuestros cortes, nuestras pruebas, cometiendo nuestros errores.
Parece una pavada apenas para pasar el tiempo.  Pero uno aprende mucho, sobre todo en cuanto a humildad: puede que "tu producto final" no le guste a nadie más que a vos, puede que no logrés lo que buscás, puede que no te puedas poner de acuerdo con tus compañeros.   Y te la tenés que aguantar.
Mi equipo se decidió por un corte compuesto en un 50% por la cofermentación, un 35% del Malbec y un 15% del Cabernet Sauvignon. El resultado fue un vino complejo y fresco.  Pero no ganamos.  El corte más votado fue un blend 75% Cabernet Sauvignon y 25% Cofermentación, muy interesante y diferente.
Una vez elegido el corte ganador y entregados los premios (oh sí, hubo premios) se develó la procedencia de las muestras: Finca Sophenia, una exitosa bodega de la que hablé el mes pasado. Ahora se entendía la calidad de los "caldos" y la frescura de su estilo.
 
 
Por supuesto, para comer tomamos nuestros vinos. Y como nos quedamos cortos aparecieron algunos de los vinos de esta bodega: Sophenia Synthesis The Blend 2005, OMG, impresionante; Sophenia Synthesis Cabernet Sauvignon 2011, ojo con los CS de Uco; y Altosur Bonarda 2013, gran exponente de la RPC.   Entre ellos hubo un "colado", un blanco que valía la pena probar con las mollejas de Joaquín Alberdi, el Montesco Verdes Cobardes 2012, un blend blanco extremo y único como todo lo que hace Matías Michellini.
 
 
El cierre de lujo lo puso un whisky (otro de mis vicios) difícil de conseguir, el The Glenlivet The Master Distiller's Reserve, un single malt suave, frutado (pera) y con notas de mazapán.
Finalmente, la velada cumplió con lo prometido. Fue una degustación diferente, sin afanes de lucro, simplemente por el placer de transmitir lo que se sabe y apasiona. ¿Qué hace un sommelier sino?
 
 
Joaquín Alberdi, nuestro asador
 
 

lunes, 17 de febrero de 2014

Balance de la Semana del Torrontés en Vinarquía

Foto vía Bodega Colomé

Ya terminó la Semana del Torrontés y finalizado el proyecto llegó la hora del balance.
El primer impacto fue la gran cantidad de lecturas que se generaron, triplicando el promedio.  En los últimos meses, el blog no para de romper sus records de visitas y que esta semana las triplicara no es poco.
El impacto en las redes sociales fue mucho más alto también, con acciones en Facebook y un tuiteo intenso.  Por lo menos para mí, que soy medio vago con esto de las redes.
Hubo temas que quedaron afuera y tendré en cuenta para un futuro: maridaje, Torrontés con madera, más ejemplos y terruños, aspectos técnicos.  Cualquier acto (en especial, un acto nuevo) implica un aprendizaje y he aprendido mucho esta semana, sobre todo quiénes leen y reconocen el blog.  Afortunadamente, quienes lo leen y lo bancan son quienes yo quiero.  Y no son las bodegas ni las agencias de prensa precisamente.
Solamente tengo palabras de agradecimiento para quienes apoyaron esta pequeña iniciativa.  Gracias a los blogueros por su apoyo, gracias al que tuiteó o retuiteó, gracias al que puso Me gusta en Facebook, gracias al que dejó un comentario, gracias al que aportó información, gracias al que apoyó descorchando y gracias a todos por leer.
 
imagen vía Wine of Mendoza
 
Un comentario final.  Hubo algo que empezó como un chiste y se convirtió en un compromiso: vamos a hacer la Semana del Malbec del 13 al 19 de abril, coincidiendo con los festejos del Día Mundial del Malbec.
¿Y ahora? De acá en más seguimos como siempre.  Tengo muchas notas atrasadas que deben salir prontamente, incluso algunas sobre Torrontés, porque vamos a seguir tomándolo.
 
 
 

sábado, 15 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - Inéditos Torrontés Brutal 2012


Hoy llegamos al final de la Semana del Torrontés y para cerrar quería presentarles algo diferente: un vino blanco vinificado como tinto.  Un vino de lo más particular, un vino naranjo de edición limitada de 600 botellas.
El Inéditos Torrontés Brutal 2012 ($150) es otra de las creaciones únicas, raras, descabelladas y ricas de Matias Michellini.  Destaca por su color naranja y una nariz compleja e interesante como pocas.  Predomina la fruta pasa, el azahar, la miel, los kinotos y cáscara de naranja, más alguna nota de la madera.  En una copa negra, muchos lo confundirían con un tinto (con un tinto diferente, por supuesto). 
Marcela definió sus aromas así: "En mi infancia, vivíamos en una casa tipo chorizo, de tanos, que tenía un corredor con una parra de uva blanca.  En las tardes de verano cuando el sol pega fuerte y la uva ya estaba muy madura, nos bajaba ese aroma a fruta pasa, dulce, al límite."
En boca entra con algo de aguja que no incomoda, alta acidez y sensaciones en el centro de la lengua que recuerdan a un tinto.  El final es de los más largos que haya percibido en un blanco (por decirle de alguna manera).
No es un vino fácil de tomar, ni de esos en que la botella baja rápido.  Su complejidad y estructura lo hacen ideal para acompañar platos más elaborados que los que elegiríamos con un blanco "normal".  Como se suele decir con ciertos vinos experimentales, lo amás o lo odiás.  A mí me gustó la experiencia de probar un vino particular, así de único.

Click para agrandar la ficha técnica

viernes, 14 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - Los Torrontés de mejor RPC

La idea de esta Semana del Torrontés surgió casi espontáneamente. Siempre estoy haciendo planes, armando proyectos e ideas locas para el blog, algunas demasiado grandes, otras muy simples. A esas ideas les doy vueltas y vueltas, hasta llegar a la obsesión y es ahí donde toman forma o son descartadas. Como les decía, la Semana del Torrontés fue una excepción, brotó de la nada y rápidamente logró vida. Una de las primeras personas con las que hablé de esto fue Claudio Carabajal, un enófilo amigo que trabaja en la Cooperativa La Riojana. Apenas enterado de mi idea me ofreció la posibilidad de catar todos (sí, todos) los Torrontés que produce la bodega.
 
 
La Cooperativa La Riojana no necesita presentación para quienes siguen este blog. Ya hablé de ellos en varias oportunidades y lo seguiré haciendo en la medida que continúen con trabajo de hacer buenos vinos a precios accesibles y lejos del glamour y el divismo de otros.
Empezamos desde bien abajo, desde los vinos más simples y económicos que son también lo más vendido de la bodega y lo que consume la mayor parte del país. Miren todo lo que tomamos (nos acompañó Adrián de Vinos en Buenos Aires) y sobretodo miren sus precios.

Viñas Riojanas Torrontés Riojano S/A ($13)
Santa Florentina Torrontés Riojano-Chardonnay 2013 ($18)
Santa Florentina Torrontés Riojano 2013 ($20)
Santa Florentina Reserva Torrontés Riojano 2012 ($35)
Pircas Negras Orgánico Torrontés Riojano 2013 ($40)
Raza Argentina Torrontés Riojano 2012 ($45)
Santa Florentina Brut de Torrontés Riojano ($40)
Viñas Riojanas Blanco Dulce Torrontés Riojano S/A ($13)
Neo White ($18)
Santa Florentina Torrontés Dolce ($40)
Santa Florentina Tardío Otoñal 2009 ($65)
 
Todos los vinos probados tienen una Relación Precio/Calidad intachable y para aplaudir. Al poder probarlos uno tras otro pudimos apreciar los saltos de calidad entre cada línea y a la vez nos contentaba más saber que se puede beber un buen Torrontés sin pagar precios excesivos.
Los Viñas Riojanas representan vinos simples, más al estilo clásico de esta cepa, incluso algo rústico. Sin embargo, por el precio supera a muchos que cuestan el doble o cerca. Vinos ideales para la mesa diaria.
Con los Santa Florentina el salto en calidad y estilo es muy grande. El Torrontés Riojano-Chardonnay es una ricura, más untuoso y con notas cítricas. El Torrontés Riojano tiene una nariz clásica de flores y hierbas y un sabor cítrico con notas minerales. Un Torrontés que tiende a la elegancia que hoy se busca en la cepa.
 
Ideal para una tarde en la terraza
 
El Santa Florentina Reserva fue mi favorito. Un vino de aromas complejos con flores, cítricos, hierbas, mazapán. Con mayor estructura que los demás y un gusto cítrico me pareció un gran exponente de la cepa. Puesto a ciegas le pasa el trapo a muchos y cuando ves el precio no lo podés creer.
De la entrevista a Rodolfo Griguol, su enólogo, se desprende que en la búsqueda de un Torrontés más disfrutable y acorde al estilo internacional "la tendencia nos llevó a elaborar vinos delicados en la faz aromática, frescos (buena acidez) y un toque de CO2, que los hace muy atractivos y fáciles de beber." Esta definición describe a la perfección el Raza Argentina Torrontés Riojano 2012, un vino donde la sutileza llega al extremo (ojo con esto si preferís los Torros más voluptuosos).
Muchos de estos vinos son viejos conocidos para el enófilo argentino, pero hubo un desconocido total para mí, el Pircas Negras. En el año 2002 se convirtió en el primer vino orgánico certificado argentino. Su producción se discontinuó y ahora, con el auge de lo orgánico, volvió a salir al mercado. Diferente a los anteriores, tiene un perfil más meloso, de frutas tropicales y flores.
La versatilidad de este varietal le permite espumosos muy frescos y expresivos como el Santa Florentina Brut de Torrontés o su versión dulce Santa Florentina Torrontés Dolce. Cumplidores en cualquier fiesta. Y si hablamos de versatilidad, fíjense que sacaron una línea llamada Neo de vinos frizzantes. Dulce, sabroso, ideal para la previa o como aperitivo.
Por último, cerramos con el Santa Florentina Tardío Otoñal 2009, una de las joyitas de la bodega. De hecho, es sobre el que más esmero ponen para producirlo: selección de granos, 12 meses de barricas nuevas y 3 años en botella. El resultado es un tardío complejo, con múltiples capas de aromas que incluyen el tilo, el membrillo, los frutos secos, el jazmín y la lista sigue. En boca es un gran representante de lo que se puede hacer en términos de tardíos con la cepa. Sencillamente, de excelencia. Ya tengo uno a la espera para una tabla de quesos.

En torno al mundo de esta noble bebida abundan los prejuicios y las ideas instaladas, que son una forma de prejuicio también. Uno de ellos es el precio que se debe pagar, otro el "halo mágico" que se crea en torno a algunos winemakers y bodegas. Por eso me maravilla la franqueza de estos vinos, porque se alejan de todo eso y logran un producto honesto y de calidad.

 
 

jueves, 13 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - El Torrontés sale al mundo

Foto vía Bodega Tukma

Es increíble, pero todavía hay gente que no toma en serio al Torrontés, que siguen pensando que no puede ser más que un vino regional, que no puede conquistar al mundo.  Para ellos también es esta Semana del Torrontés, para que abran los ojos y noten lo que se están perdiendo.  Porque "afuera" se está hablando mucho del Torrontés y el tren del mercado internacional no da muchas oportunidades.
  
Se pronuncia Tor-RON-taze
 
Al igual que pasó con el Malbec, son los consumidores que buscan buenos vinos a precios bajos quienes primero pusieron los ojos sobre el Torrontés.  Expresivo, fresco y arrebatador, conquistó sus paladares.  Si bien no alcanzó la explosión del Malbec (los tintos venden más) hizo el suficiente ruido como para que los críticos pongan un ojo sobre él y opinen.  Cuando Tim Atkin vino a catar los vinos argentinos para la prestigiosa Wine Advocate de Robert Parker Jr. dijo: "Ésta poco conocida uva argentina tiene el potencial de ser la próxima gran cosa. A todos los que se la muestro en una cata a ciegas la adoran. Adoran su perfume, adoran su sabor y adoran su personalidad", por algo los dos blancos argentinos que encabezaron su listado fueron de esta cepa: Benmarco y Cafayate Gran Linaje.  En su última cata privilegió los Chardonnay, pero los Torros se mantuvieron arriba con dignidad.
De hecho, el mismo Robert Parker Jr. expresó en sus "Predicciones 2014" que "Argentina continuará ofreciendo excelentes Malbec y chispeantes blancos de Torrontés" y todos sabemos el peso que tiene la opinión de este gurú en los mercados y el resto de la crítica.  Quienes no probaron todavía un Torrontés argento irán en su busca.  Yo solo espero que encuentren uno rico.
Muy cercano al mercado norteamericano, Eduardo Arosemena, director del portal Puerto Rico Wine News nos cuenta que allí ya está dando que hablar y que si bien llegan pocas etiquetas le fascina lo que pudo probar.  Su entusiasmo llega lejos y nos confiesa que según él puede pasar "lo que pasó con el Albariño en España", es decir un salto de una pequeña región al reconocimiento y el respeto a mayor escala.

 
Échale la culpa a Río
 
De este lado del Ecuador el mercado donde más penetración tienen los vinos argentinos es Brasil. "Acá en Brasil hubo (y aún perdura) un prejuicio que no sé por qué con los blancos.  La mayor parte del país es quente entonces los blancos y espumantes son los mejores pero...", nos dice Felipe Silva e Silva, autor del blog BebadoVinho y yo tengo ganas de decirle que acá pasa algo parecido.  Felipe nos confiesa que "yo bebo más blancos que tintos" y que "los blogueros y enófilos de verdad trabajan informalmente por la difusión de ellos [los blancos]" y yo tengo ganas de decirle que acá pasa algo parecido.  Pícaro, Felipe dice que muchas personas creen que el Torrontés "es nada más que un vino floral y cítrico, y que no hay complejidad.  Y hay algunos así, en verdad. Pero a muchas chicas les gustan y creo que no hay nada malo con eso, un vino fácil.  Como a mi novia le gusta mucho el Torrontés, vendrán muchos más".  Casanovas del mundo, tomen nota.
Otro que puede opinar con soltura sobre el vino en Brasil es el amigo Manolo Malpartida.  Peruano de nacimiento, hace años que está asentado en Brasil y casado con Cristina, brasileña ella.  Ambos llevan adelante el blog Bitácora Hedonista, dedicado principalmente a la literatura, los vinos y otros placeres de la vida.  Lo que nos cuenta es imperdible: "Hasta hace algunos años el acercarse al área con la banderita albiceleste era estar en su gran mayoría ante tintos de la cepa Malbec de todo rango de precio, y para todos los gustos. Sin embargo, aunque lentamente, esto está cambiando. No es que esto último haya disminuido, pero desde hace un par de años en las vinotecas hay un espacio especialmente destinado para la otra cepa emblemática argentina, la Torrontés, con variadas marcas de diversas regiones de los vecinos sureños. La oferta no es tan amplia como lo es con el Malbec, pero ya se está haciendo de su propio espacio."
Para lograr que el Torrontés gane más espacio es necesario educar al consumidor, mostrar el potencial de la cepa y sus terruños. "En el último Encontro de Vinhos realizado el año pasado aquí en Curitiba", continúa Manolo "en una de las exposiciones, André Rossi, el representante de Wines of Argentina en Brasil mencionaba: 'el público brasilero aún no ha descubierto el vino torrontés, una cepa que tiene todo a ver con el clima tropical del Brasil' y vaya que es cierto. No es masivo, puesto que carga aquel pesado sambenito de: 'no bebo vino blanco', pero bastará probarlo maridando la comida a base de pescado y/o mariscos para que esa máxima no sea tan drástica."

 
¿Con qué quiere acompañar su plato?
 
No hay por qué querer meterle el vino por las orejas a todo el mundo.  Hay comidas que tienen su maridaje instalado a priori (por ejemplo: asado y vino tinto), pero esto no debe ser algo definitivo.  Hay que dar a conocer la cepa, enseñar qué tiene para ofrecer, pero también hay que enseñar con qué acompañarla, buscarle la vuelta.  Ernesto Ramírez, sommelier peruano y redactor del blog El Profe nos sugiere acompañar el Torrontés con unos "Tiraditos (ceviches en salsa de ajíes), que ofrecen sabores complejos que podrían ir con un Chardonnay o un Torrontés.   Igual que los platos con langostinos y otros frutos de mar, acompañadas con guarniciones como choclo o camote que pueden aportar incluso algo de dulces que se casarían perfecto con este vino".  Manolo, más jugado, va un poco más lejos y agrega que "En el Perú el consumo de pescado y mariscos es realmente alto; los precios de los caldos, aunque no tan baratos como en Estados Unidos, no son tan caros como en el Brasil; y, además, en el Perú hay chifas [restaurante de comida china].  ¿Cuál creen que es la combinación ideal con un rollito primavera, un arroz chaufa con mariscos, o una canasta de mariscos? ¿Una Inca Kola? Es la costumbre allá, pero con un vino torrontés, a la temperatura ideal ¡te encantalá!". 
En Argentina los restaurantes de comida peruana se han instalado (por fortuna) definitivamente.  Y es difícil a la hora de sentarse a la mesa pensar con qué acompañar nuestra cena.  Tenemos instalada la idea del Sauvignon Blanc y está bien, pero también podemos hacerle un guiño al Torrontés.
 
Al infinito... ¡y más allá!

¿Qué le falta al Torrontés para terminar de conquistar esos mercados?  De las entrevistas a los enólogos que publicamos en la semana extraemos que necesitamos transitar un camino gradual enseñando el varietal al mundo (cómo si lo hubiéramos hecho con el Malbec).  El Profe Ernesto Ramírez coincide con esta idea y nos dijo que "hay mucho más por trabajar".  Felipe de BebadoVinho apuesta por mostrar la mayor cantidad de estilos de Torrontés posibles para evitar las conclusiones rápidas y apuntar a un público conocedor: "hay que buscar las diferencias de los terruños, y las bodegas tienen que invertir en la calidad, como con el Bonarda, que es un vino fácil y agradable pero pierde con el Malbec que es más complejo."  Manolo Malpartida profundiza esta idea y agrega que "El nicho que el torrontés tiene que hacerse no es en sí el público del Malbec o del vino tinto puesto que son para ocasiones diferentes, y sí el de la cerveza, bebida masificada, armonización típica para comida a base de pescado y/o mariscos en este país continente.  Sería en vano y hasta suicida atacarlo directamente, tendrán que centrarse en un target específico, ofreciendo una nueva opción, creando una necesidad.  Estamos ya en febrero y ya nos han ofrecido tres opciones de Malbec para mediados de abril, y del Torrontés nadie habla."
¿Será que estamos ante la típica zoncera argentina de no ver lo que tenemos hasta que alguien de afuera lo valoriza o lo compra (Wines of Argentina estoy mirando para su lado)? ¿Será que nos creemos los genios del marketing y se nos está pasando algo con un gran potencial? ¿Será que tenemos miedo al éxito en vez de estar condenados a él?
Como diría Roberto Arlt, el futuro es nuestro por prepotencia de trabajo.  Trabajar, trabajamos; bien y mucho; pero si no prestamos atención se nos va a escapar el tren.


 

miércoles, 12 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - Colomé 2013 (Salta)

¡Cuidado con la llama del vino!

Soy una persona que no tiene favoritos de nada.  No tengo un color favorito, un músico favorito, o un vino favorito.  En ese sentido, y siguiendo la idea de esta Semana, cuándo me preguntan cuál es mi Torrontés salteño favorito contesto sin dudar que no tengo un favorito, pero puedo nombrar tres que son los primeros que me vienen a la mente: Cafayate Gran Linaje, Domingo Hnos. y el cada vez más presente entre mis elecciones Colomé Torrrontés.
Colomé es una de las bodegas más antiguas del país.  Se fundó en el año 1831, probablemente a cargo del exgobernador español de Salta, Nicolás Severo de Isasmendi y Echalar. En el año 1854, su hija Ascensión, quien contrajo matrimonio con José Benjamín Dávalos, introdujo en Colomé las vides francesas prefiloxera Malbec y Cabernet Sauvignon.  De esas viñas de 150 años sale, por ejemplo, el Colomé Auténtico, un Malbec del que hablé hace un tiempo.
Colomé perteneció a las familias Isasmendi-Dávalos a lo largo de 170 años, salvo en el período 1969-1982 en que perteneció a la familia Rodó.  Posteriormente, volvió a manos de la familia Dávalos, hasta que en 2001 el Grupo Hess la adquirió y siguió plantando uvas, logrando los viñedos más altos del mundo.
Desde ese momento la bodega no para de crecer en notoriedad y calidad final de sus productos.  En el blog hemos hablado muchas veces de sus vinos, así como también de la bodega Amalaya, perteneciente al mismo grupo norteamericano (aprovecho para decirles que en la barra de la derecha hay un buscador para ver notas viejas).
En esta oportunidad, elegí como fiel representante del terruño salteño y especialmente de los Valles Calchaquíes a la última añada de su Torrontés.  Un vino fresco, con aromas florales intensos acompañados de notas cítricas y de miel.  Los aromas son bien típicos del Torrontés de alta calidad.  En boca se siente con buena acidez, lo que lo hace de fácil de beber, con sabores que recuerdan a la manzana y un largo final.
Según mi forma de ver, éste es ya un clásico de los vinos argentinos de la última década.  Un Torrontés que te garantiza una calidad constante que no baja de los 88-90 puntos según los estándares internacionales.  Y en ese sentido su precio de $90 me parece justo.

 
 

martes, 11 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - Entrevista a 3 grandes enólogos

Vamos llegando a la mitad de esta intensa Semana del Torrontés y es hora de hablar con los expertos.  Por eso les escribí a tres grandes enólogos argentinos, de bodegas que me parecen fundamentales en el mundillo del Torrontés en la actualidad.  Con muy buena predisposición contestaron mis preguntas y espero que sepan aprovechar la información que nos brindan.
Los elegidos fueron el Doctor en Enología Rodolfo Griguol (Cooperativa La Riojana) y los Licenciados en Enología Ignacio López (Bodegas Etchart) y Mariano Quiroga Adamo (El Porvenir de Cafayate).

Foto vía HereWhereWeare
 
El distinguido Dr. Rodolfo Griguol es el responsable del principal productor de vino Torrontés del país y es, además, un investigador incansable que logró descifrar qué levaduras indígenas intervienen en la fermentación del Torrontés.  De esa manera pudo lograr controlar las fermentaciones y los resultados finales de sabor y aromas del Torrontés Riojano, como el consabido amargor.  Por su parte, los jóvenes enólogos Ignacio López y Mariano Quiroga Adamo tienen a sus espaldas intensas carreras en el mundo del vino, pasando por grandes bodegas y aprendiendo de grandes maestros.  Ambos destacan por ser grandes comunicadores de lo que hacen a través de las redes sociales y por sus aptitudes profesionales, lo que les valió sendos 92 puntos Parker para sus Torrontés.

¿Cree que es posible un Torrontés de alta gama?


Dr. Rodolfo Griguol
Rodolfo Griguol- No solo que creo que es posible, sino que ya existen en el mercado vinos Torrontés Riojano de alta gama con un estilo muy definido y especialmente orientado al requerimiento como varietal de exportación.
Mariano Quiroga Adamo- El Torrontés es la única variedad verdaderamente autóctona del país, la implementación de un adecuado diseño del viñedo (orientación, densidad, conducción, etc.) y de su manejo agronómico, (muy importante en el Valle de Cafayate), para lograr un buen equilibrio de canopia y prevenir el asoleado en los racimos, así como determinar el momento oportuno de cosecha en función al vino a elaborar permiten disponer de materia prima de alta calidad. También es verdad que el cuidadoso trabajo en la vinificación será clave para el éxito en ésta variedad tan difícil.
Ignacio López- Totalmente convencido que se pueden elaborar torrontés de alta gama, de hecho, lo estamos haciendo. Frescura, delicadeza, complejidad, franqueza, elegancia. En boca debe tener buen volumen para que sea maridable con comidas más complejas y no sólo un aperitivo.

¿Cree que se ha encontrado un estilo de Torrontés más disfrutable?

RG- Sí, es lo que siempre hemos buscado y la tendencia nos llevó a elaborar vinos delicados en la faz aromática, frescos (buena acidez) y un toque de CO2, que los hace muy atractivos y fáciles de beber. También con este estilo ya hay muy buenos exponentes en el mercado interno y externo.
MQA- Para ser más competitivos y atractivos, debemos razonar la viticultura y enología de este notable vino, ya que se pueden obtener distintos estilos de Torrontés. Hay estilos que se prefieren o se disfrutan más que otros. En la bodega nosotros elaboramos tres vinos totalmente distintos de Torrontés; 1- un Torrontés muy fresco, frutado, floral, con un complejo perfil aromático, 2- un Torrontés fermentado y criado en barriles que presenta otro mundo aromático y 3- un Torrontés de cosecha tardía (en junio) donde la uva llega a la pasificación en la planta y luego fermenta y se añeja en barriles nuevos. Cada uno de éstos vinos, sólo uno lo hace disfrutable ya que se elige el momento , el lugar, la comida y la compañía.
IL- Creo que como todo en la vida y la faz de la tierra, los gustos, tendencias, preferencias y estilos, todo evoluciona y hoy por hoy estamos elaborando los estilos de Torrontés que los diferentes consumidores nos demandan.

¿Cuál es el futuro del varietal?

RG- Nosotros vemos que los requerimientos de éste varietal siguen en aumento, a tal punto que cada vez son más las bodegas que requieren que desde nuestra provincia se les elabore este varietal porque ven necesario incluirlo dentro de los varietales blancos que ofrecen.
MQA- Posee alta potencialidad para desarrollarse como un nuevo varietal emblemático de Argentina y además permite innovar y acercar nuevos productos a los consumidores jóvenes, receptores de otros impactos sensoriales.
IL- Creo que tiene un futuro muy promisorio, es un vino con frescura, aromas muy seductores y con una gran facilidad para adaptarse a distintos maridajes y situaciones de consumo.


Mariano Quiroga Adamo - El Porvenir de Cafayate
¿Cómo ve el Torrontés a nivel mundial?

RG- A nivel mundial también hay muy buenas expectativas porque se está generalizando el requerimiento de vinos blancos frutados y con notas dulces, donde el Torrontés es ideal. Esto es así a tal punto que la mayoría de las bodegas que exportan ya tiene en su porfolio un Torrontés.
Sin duda que aún nos hace falta seguir trabajando para que este excelente varietal se siga conociendo en el mercado externo, lo cual requiere también estar acompañado de una importante inversión y apoyo de todo el sector vitivinícola.
MQA- El Torrontés por su tipicidad tiene todas las condiciones para ser la variedad emblemática de Argentina, pero todavía hay que posicionar su imagen entre los varietales blancos y relacionarla a la diversidad que ofrecen los distintos terroirs.
IL- Necesita que lo demos a conocer, la gran mayoría de consumidores de vinos que lo prueban por primera vez lo suman a sus vinos de consumo habitual porque los seduce muy fácilmente, pero aún es una variedad muy poco conocida fuera de las fronteras de Argentina.

¿Qué tipo de Torrontés gusta en el exterior?

RG- Podríamos decir que en el exterior prevalece el gusto de dos estilos de Torrontés: el primero y en volúmenes muy importantes, sería un Torrontés tipo easy drink (fresco, frutado, bajo alcohol y crispy), ya sea como varietal único o como corte Torrontés – Chardonnay. Con éste último varietal se complementa muy bien y su popularidad ayuda mucho a venderlo y que el consumidor conozca, acepte y muchas veces se deslumbre con el Torrontés. El segundo estilo comprende los vinos de alta gama que tienen 13 o más de alcohol, son complejos y de muy buena estructura.
También tenemos que incluir los espumantes, donde el torrontés está sorprendiendo a muchos consumidores e inclusive ha ganado ya importantes premios compitiendo de igual a igual con prestigiosos Champagnes Franceses.

Lic. Ignacio López - Bodegas Etchart
MQA- Hay todo tipo de paladares, pero así como está la división de: "los del nuevo mundo" y "los del viejo mundo"; acá se encuentra la diferencia en gustos, hay de los típicos "calórico" (alcohol alto), de mucho peso en boca, puede o no tener madera y a los que les gusta fresco, frutado, floral, de alcoholes bajos, de muy buena acidez.
IL- Con buena acidez, un perfil de flores blancas y cítrico. Con gran intensidad aromática pero sin caer en un perfil de frutas muy maduras que canse y aburra.

¿Podemos esperar un boom como sucedió con el Malbec?

RG- Nos gustaría mucho que así sucediera, pero creo que paso a paso irá ganando mercados y consumidores que lo adopten y no muy lejos seguro llegará a tener un éxito similar al que está teniendo ahora en el mercado externo el Pinot Gris. Como antes expresé, la velocidad con que se logre esto dependerá de la inversión que lo acompañe en este tan competitivo mundo del vino.
MQA- Sería muy lindo que crezca el consumo de Torrontés en el mundo, pero todavía falta mucho por estudiar, trabajar , investigar, desarrollar, innovar. Es un trabajo lento, pero creo que para ese "boom" es fundamental el trabajo de la variedad, para crear una "chapa patente" como la tiene el Malbec. En ese camino estamos y así podremos llevar al Torrontés donde se merece.
IL- Ojalá pasara lo mismo, pero personalmente creo que su crecimiento será más bien gradual, basado en educación y soporte a los consumidores. Está en todos nosotros, más allá del lugar o rol que juguemos en la industria del vino, en colaborar y dar a conocer una variedad tan única y nuestra como el Torrontés.


 

lunes, 10 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - El Hijo Pródigo 2012 (Mendoza)


A pesar de haberla iniciado un domingo, la "Semana del Torrontés" de Vinarquía tuvo un gran éxito inicial.  Entremezclados con las notas donde hablaremos de la cepa, voy a ir presentándoles vinos que me parece son buenos referentes de su terruño.  En este caso, será el turno de un vino mendocino 100% Torrontés del Valle de Uco: El Hijo Pródigo Torrontés Selección 2013 ($72).
Los viñedos y bodega de El Hijo Pródigo Winery se encuentran en La Consulta y pertenecen a Alessandro Speri, quinta generación de una reconocida familia de vitivinicultores veroneses que apostaron por nuestros vinos de altura.  Se nota que quieren hacer las cosas en serio, así que trajeron como asesor a Attilio Pagli, uno de los padres de los SuperToscanos.
Sus aromas son los de un perfecto Torrontés, frutos cítricos como la lima, flores blancas como la Magnolia y el Jazmín, y toques de melón.  En boca sorprende porque esperaba algo más modernoso, más light y apareció un Torro seco, equilibrado y con ese regusto amarguito propio de la cepa que muchos desprecian.  Muy rico y fácil de beber, de esos que bajan rápido.  Clásico y de buena factura, lejos de versiones edulcoradas.

Ideal para una empanada gallega en familia

domingo, 9 de febrero de 2014

#SemanaDelTorrontés - Para empezar, hablemos de Torrontés

Foto vía Bodega Viñalba
 
Empezamos la Semana del Torrontés en Vinarquía y para empezar como se debe, hablemos de esta cepa blanca.
El Torrontés es una cepa autóctona argentina surgida en épocas de la Colonia. Los estudios ampelográficos e históricos coinciden en que nace en los viñedos de los jesuitas, producto del cruce entre la uva Moscatel de Alejandría y la Criolla Chica (conocida en Chile como País y en EE.UU. como Mission). El cruce dio 3 variantes: Torrontés Riojano, Torrontés Sanjuanino y Torrontés Mendocino. Por su calidad superior, la primera es la más utilizada para vinificar, mientras que las otras dos se destinan al consumo en fresco o para hacer vinos blancos genéricos. Por eso, si en este momento me acompaña con una copa de buen Torrontés, no importa si es de Mendoza, La Rioja, Salta o Catamarca, podemos estar un 95% seguros de que pertenece a la variedad Torrontés Riojano.

Fuente: Wines of Argentina

El Torrontés se caracteriza por su gran intensidad aromática donde abundan las notas dulces y las flores (rosas) y especialmente las flores blancas (jazmín, magnolia), como también las frutas como el durazno, durazno blanco, ananá, pomelo, lima. Como sabemos, esto puede variar dependiendo de la forma de vinificar y de la región de origen. En ese sentido, el terruño puede aportar otras sutilezas aromáticas como la manzanilla, el orégano, la cáscara de naranja. En boca es más bien seco, a pesar de sus aromas iniciales dulces, con una acidez media y un característico final algo amargo.
Estas características, a veces tan atrayentes, como su intensa nariz floral y su final de cierto amargor, pueden provocar "cansancio" en el consumidor. La enología argentina de las últimas décadas ha puesto el ojo sobre el Torrontés y comenzó un análisis y un trabajo serio con él para lograr un vino de alta calidad enológica. Se trabajó intensamente para hacer de nuestro querido Torro un vino exportable y más agradable.
 
 
Uno de los pioneros fue José Luis Mounier y su trabajo en el viñedo, que lograron ir domando al Indomable. Pero el trabajo fundamental, tozudo y de laboratorio creo que lo hizo el Dr. Rodolfo Griguol, enólogo principal de la Cooperativa La Riojana, quien después de cinco años de investigación pudo aislar cada uno de las cuatro tipos de levaduras indígenas que intervienen en la fermentación del Torrontés. Estas levaduras, que funcionan en un perfecto equilibrio biológico, ahora identificadas permiten lograr finura y delicadeza. Todo depende de la mano del enólogo.
Claro, estos cambios generaron reacciones. Por ejemplo, una muy recordada fue el exabrupto de Miguel Brascó, quien dijo en 2008 que el Torrontés se tornó "un vino gay". No quiero entrar en debates éticos sobre la connotación prejuiciosa de la frase, incluso Brascó reconoció que no quiso que sonara así sino que el prefería el estilo rústico anterior, más macho.  Una postura que solo refuerza la idea de que lo único bueno viene de Europa.
 Como él, son muchos los que piensan que se ha despojando al varietal de su identidad.  Personalmente, considero que lejos de querer enmascararlo o disfrazarlo de lo que no es, hemos aprendido qué es realmente este varietal. Estas posturas reaccionarias y un vino mal entendido le han dado famas erróneas y prejuicios instalados. Por ejemplo, que es un vino dulce, de mesa, rústico y regional. Puede haber todo eso en su copa, pero no necesariamente debe serlo.
 
 
Fuentes:
 

jueves, 6 de febrero de 2014

Ya llega la #SemanaDelTorrontés

Foto: Wikimedia Commons

Amigos, a partir del próximo domingo 9 de febrero empieza la Semana del Torrontés en el blog.  Como ya les anticipé en una nota anterior, será una semana llena de notas que girarán en torno a la cepa blanca emblema de los vinos argentinos: el Torrontés Riojano.
Vamos a tener entrevistas, información, testeo de vinos y siempre algún intercambio de opinión en los comentarios.
Acompáñenme en esta semana descorchando tu Torrontés favorito.  Y si aun no conocen estos vinos, será una buena oportunidad para ir aprendiendo.
 
Las notas ya están casi todas preparadas y programadas, y eso es un gran alivio porque mi vida acaba de complicarse hermosamente gracias a un pequeñín. 
Así que tengan paciencia si tardo en contestar algún comentario, estaré cambiando pañales.




lunes, 3 de febrero de 2014

Video: lluvia de rocas destruye viñedo italiano



El video muestra las consecuencias de un espectacular derrumbe ocurrido en Tramin, cerca de Trento, al norte de Italia.
Los hechos ocurrieron el 21 de enero a las 20:15 y fueron destruidas unas cuatro hectáreas de viñedos.
Si quieren ver un video de cómo destruir un viñedo con un auto de carreras, click aquí.