miércoles, 30 de abril de 2014

Foto del Mes


La foto de este mes pertenece a Irving Penn (1917-2009), uno de los fotógrafos más reconocidos del ambiente de la moda y un brillante retratista.  La foto en cuestión data de 1949 y encarna parte su estilo: blanco y negro, fondo simple, estilo de vida, moda.  Un clásico varias veces imitado.



miércoles, 23 de abril de 2014

Un balance de la Semana del Malbec


Llegó la hora de hacer un balance de la Semana del Malbec que impulsó este blog desde su modesto espacio en Internet.  El trabajo y las responsabilidades familiares me hicieron transpirar un poco, porque algunas notas se construyeron durante la semana misma y debía acompañar lo escrito con promoción en las redes sociales en las que estamos presentes.  Menudo trabajo, por lo menos para mí.

Un resumen de lo que pasó:

  • Tenía programadas siete notas, y salieron ocho.  
  • Logramos cuatro veces más visitas.
  • Me entrevistaron de RAE (Radiodifusión Argentina al Exterior), perteneciente a Radio Nacional.  La entrevista se puede escuchar aquí (yo no soy el que tiene voz de locutor, se entiende)
  • Lanzamos en Facebook y en Twitter una serie de postales que pongo al final de la nota por si no las vieron.  
  • Para los que no me leen desde Argentina, aclaro que todas esas postales juegan con refranes muy conocidos aquí.  Para mantener el espíritu de Someecards no les puse la dirección del blog y por eso ya dan vueltas por las redes.  No importa, las postales son para regalar.
  • Un diario online nos copió sin autorización y sin citar la fuente una nota.  Ya se solucionó, pero habla del alcance de la propuesta.
  • Las notas más leídas fueron la entrevista a Marcelo Pelleriti y las curiosidades sobre el Malbec.
  • En este mundo de lo fugaz e instantáneo extendimos el Día del Malbec a una semana, con éxito parejo.  Y en castellano.
  • Aprendí sobre mis límites y posibilidades, y sobre la buena onda de gente que me apoya

A los que me acompañaron con su apoyo, dando una mano, dejando un comentario, compartiendo en las redes o simplemente leyendo,


¡¡¡Gracias!!!











No quiero olvidarme de nuestra #SelfieMalbec, con la que acompañamos esa movida twittera:

Salí algo bigotón


Todas las notas de la #SemanaDelMalbec:

Malbec por todo el país
Colomé Auténtico x 2
Visita a Bodega Renacer
6 curiosidades sobre el Malbec
Gran vertical de Alta Vista Terroir Selection para el Día del Malbec
Entrevista a Marcelo Pelleriti o como llegar a los 100 puntos con un Malbec
Dulce San Juan
Extra: Día del Malbec con Fabre Montmayou




domingo, 20 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Extra: Día del Malbec con Fabre Montmayou

Ayer terminamos oficialmente la Semana Del Malbec, pero permítanme un extra, un bonus track de la semana.  Desde hace unos quince días que hay evento tras evento para festejar al Malbec y quien dispusiera de tiempo y ganas podía ir a mini-ferias en vinotecas, el Malbec Making Noise, el Malbec Open Day (en castellano vale, también) y un largo etcétera.  Personalmente, estuve algo complicado toda la semana y no pude ir a todo lo que quería e incluso a lo que me había comprometido.  Afortunadamente pude estar en uno muy especial como fue el anticipo del Día Mundial del Malbec de Fabre Montmayou en el Alvear Palace Hotel.


Hervé Joyaux Fabre, bordelés de origen, se vio seducido por los vinos del Nuevo Mundo y decidió invertir en nuestro país en 1992 comprando unos viñedos de Malbec plantados en 1908 en Luján de Cuyo. Hoy suena obvio, pero hace 20 años, apostar fuerte a una cepa que todavía no había “explotado” le valió el mote de “el francés loco”. Así, tranquilo, este francés loco (como le decimos los argentinos a quienes no entendemos) construyó los que muchos consideran la primera bodega boutique del país y empezó a consolidar su imagen como productor de unos vinos imbatibles. En una nota anterior definí sus vinos como modernos, pero a la vez con toques clásicos en perfecta armonía. Elegancia y potencia. Viejo y Nuevo Mundo combinados.


Por supuesto, en esta ocasión se sirvieron solo los Malbec de Fabre, algunos de ellos formando parte de un pequeño corte.  En la nota del año pasado comento algunos vinos que no estuvieron esta noche.
Los primeros que llamaron mi atención fueron los H. J. Fabre Reserva porque eran los que todavía no había probado y no me iba a perder esta oportunidad de tomarlos tranquilo y compartir mi parecer.  Empecé por el H. J. Fabre Reserva Malbec-Merlot 2011, porque me pareció que el Merlot lo haría el más ameno y no me equivoqué.  Tiene una hermosa nariz floral, fresca y una boca carnosa, de ciruela, intensa y a la vez de suave tacto.  Justo cuando estaba disfrutando su largo regusto saludé a Hervé Fabre y le di mi parecer.  Me confió que ama el Merlot aunque el mercado global no sea tan amable con la cepa, pero ve un gran potencial en el corte con Malbec.
Luego pasé a los H. J. Fabre Reserva Malbec-Cabernet Franc 2011 y Malbec-Petit Verdot 2011.  Debo aclarar acá que la predominancia en estos cortes corresponde al Malbec, que llega a un 80%.  Al Malbec-Cabernet Franc le costó abrirse en al copa y cuando lo hizo se mostró elegante, algo astringente aun, pero muy equilibrado y con un largo final.  El Malbec-Petit Verdot mostraba una nariz compleja, con algo cárnico y el Malbec firma Fabre al frente.  En boca tienen unos taninos marcados, pero no astringentes y un final muy largo.

Hervé Joyeaux Fabre hablando del Malbec

De esta nueva línea mi preferencia recae sobre el corte con Merlot, y dejo los cortes con Cabernet Franc y Petit Verdot en segundo y tercer lugar respectivamente.  Estos dos van a crecer mucho con la guarda, en un año podemos llevarnos la sorpresa de tener que cambiar el podio.
Luego pasé al clásico Fabre Montmayou Malbec Reserva 2011, un vino de nariz compleja, difícil de descifrar, donde aparece la fruta roja y detalles de especias.  En boca es ágil, interesante, moderno y clasico.  El cierre lo hice con el Fabre Montmayou Gran Reserva 2010, un vino más "importante" en muchos aspectos.  Apenas abierta la botella pude percibir aromas propios del aporte de la madera como el café, al rato aparece la fruta, pero siempre con el roble presente de diferentes maneras y detalles florales como la rosa mosqueta.  En boca es un vino más pesado, estructurado y que necesita guarda.  Dos vinazos, cada uno en su categoría.  

Saliendo del Alvear me preguntaba ¿existe un "estilo Fabre"?  Yo creo que sí.  Vinos con gran concentración de color, aromas amalgamados donde sobresale lo floral y la fruta roja, vinos intensos con alcohol algo presente pero gentiles.  A las añadas en curso las guardaría uno o dos años en la cava, a los H. J. quizás un poco menos.  Un estilo que se ha vuelto identificable y respetado.  Para aplaudir.




sábado, 19 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Dulce San Juan

El jueves fue el Día Mundial del Malbec y ya parece que se les pasó el furor a todos, Vinarquía prometió una Semana y lo vamos a cumplir.  Ya hablamos de Malbec de Salta y Mendoza y quisiera recomendar uno de San Juan, como para que figure una tríada de las principales provincias productoras.  Aprovechemos también para hablar de las posibilidades del Malbec, porque nuestra cepa de bandera da para todo y algo que me gusta mucho, aunque no esté tan desarrollado, son los vinos de postre.  Disfruto de un Malbec de cosecha tardía acompañado de unos quesitos y frutos secos como postre, tal vez mirando una película o leyendo un libro.
Recientemente probé uno que me gustó mucho y que se apartó algo de los modelos típicos de vinos tintos tardíos.  El Graffigna Centenario Malbec Tardío 2012 ($76) escapa al estilo pesado y meloso, eso lo diferenció y le permitió ganarse un lugarcito en nuestra Semana del Malbec.


Lo primero que nos llamó la atención fue su perfil frutado.  Por lo general, estos vinos nos dan aromas a mermeladas, fruta cocida o miel, pero acá aparecía una fruta fresca y roja como la frambuesa, con toques de fruta negra y balsámicos.  Se sentía claramente el varietal.
En boca era obviamente dulce, pero no empalagoso, liviano para el tipo de vino que es y con los sabores a la fruta roja presentes.  Un tardío equilibrado, agradable, tan ágil que no cansa y que se corre del paradigma tradicional.  Un vino para disfrutar dulcemente.
Ya que estamos aprovecho para animarlos a jugar con el maridaje y experimentar.  Ármense una tabla o plato con algunas frutas secas (nueces, almendras, castañas) que quizás sobraron de las fiestas de fin de año, agreguen unos chocolates y bombones, y no se olviden de los quesos.  Sobre este punto arriesguen y juéguense por quesos fuertes: queso azul, camembert, gruyere, etc.  Verán que la combinación con un vino tardío logra algo mágico, equilibrando los sabores y ofreciendo nuevas sensaciones al paladar.



viernes, 18 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Entrevista a Marcelo Pelleriti o como llegar a los 100 puntos con un Malbec

Fuente: In Vino Veritas

En el mundo del vino argentino y más precisamente de la enología argentina debe haber unos cinco nombres que no necesitan presentación.  Estoy hablando de un puñado de tipos que tienen todo el respeto y la atención.  A ellos no se les permiten errores o distracciones, miles de personas están juzgando cada botella que sale de sus manos.  Debe ser la presión de mil barricas (llenas) sobre sus hombros.  Podemos polemizar sobre miles de aspectos, pero ese puñado de tipos hace los mejores vinos del país.  Por eso hablamos de ellos.
A veces, uno rompe con los parámetros esperados, supera límites y sorprende.  Ya deja de hacer los mejores vinos del país, para hacer los mejores vinos del mundo.  Este es el caso de Marcelo Pelleriti enólogo de la bodega Monteviejo, también creador de sus propios vinos, y además enólogo en Pomerol, Francia.  El año pasado nos sorprendió la noticia de que dos de sus vinos franceses, Château Le Gay 2010 y Château La Violette 2010 lograron 99 y 100 puntos Parker respectivamente.
Para nuestra Semana del Malbec quisimos hacerle una breve entrevista.  Entre tanto reconocimiento que se te puede subir a la cabeza y en un momento del año donde las bodegas están trabajando más que nunca, nuestras esperanzas de que responda eran pocas.  Sin embargo, Marcelo contestó nuestras preguntas, lo que no solo habla de su calidad como enólogo sino como persona.
Disfruten está breve entrevista a alguien que es un orgullo para todos y que está muy lejos de ser la estrella (con todos los defectos del estrellato) que algunos quieren pintar.


¿Algún día veremos un Malbec de 100 puntos? ¿Qué le hace falta para llegar?
Algún día, vos lo has dicho, es más hoy Argentina comienza a ser un referente en vinos de alta gama con potenciales de guarda nunca visto antes.  Nuestros vinos pueden tener un envejecimiento superior a lo esperado, hoy lo estamos demostrando y todo el conjunto ayudará a llegar a los 100 puntos, lo único que falta es tiempo y no perder la estrategia que venimos haciendo hasta ahora.  Es el momento de poner los pies en la tierra y ser conscientes de que la situación actual nos puede perjudicar, no tenemos rango de error, ¡un error más en la vitivinicultura nos puede significar perdidas económicas y de imagen irreversibles!

¿Creés que existe un paladar argentino y un paladar internacional para el Malbec?
Creo que existe identidad país, porque tenemos un Malbec único en el mundo, y luego tenemos muchas bodegas con identidad propia y eso es lo que le seduce al paladar argentino y al internacional.

¿Cuál es el próximo terruño a desarrollar?
Nos falta tanto todavía para hablar de terruño, recién estamos descubriendo zonas.  En unos años cuando las bodegas entiendan que los equipos deben ser de por vida, cuando ya tengamos bien diferenciados nuestros propios terroirs, nuestros propios pequeños lugarcitos que pensamos que dan lo mejor, cuando tengamos un trabajo planificado durante muchos años vamos a tener muchos terroirs. Hoy hay zonas, dentro de las cuales empezamos a descubrir subzonas, es un largo trabajo.  El próximo terruño a desarrollar son los que cada bodega está desarrollando hoy.
Puedo hablarte de zonas que fueron, son y serán referentes, La Consulta, Altamira, Agrelo, Vista Flores, Gualtallary, Las Compuertas, etc. Antes hablábamos de Valle de Uco, Primera Zona, etc.¡hoy ya detallamos más!

Sabemos que sos músico, te propongo un juego de maridaje: elegí un Malbec tuyo y una canción que combine con él.
Aclaro, ¡aficionado fanático de la música!
Malbec de Ángeles, viñedo del año 1924 y Angel de Jimi Hendrix.


Dejando de lado los premios y reconocimientos ¿Cuál es el vino que más gratificación te ha generado?
Sinceramente, La Violette de Pomerol, Francia. ¡No puedo decir otro vino!

Contanos un poco de tu proyecto con Pedro Aznar.
Con Pedro hemos creado más que un proyecto, una ilusión, un sueño por el momento, que ya empezó a ser realidad con los vinos que estarán en el mercado pronto.
Son 2 hectáreas en donde plantaremos 11 varietales distintos, construiremos una bodega, un tasting room y un par de lindas habitaciones para disfrutar del lugar, ¡que te aseguro es mágico!
Tendremos un lugar donde tocar música para nuestros invitados y la bodega se llama Abremundos, con sus vinos Octava Bassa, Octava Alta y Octava Superior.
Serán vinos con cantidad limitada de alta calidad en donde obviamente predomina el Malbec y también un varietal que nos apasiona a ambos, el Cabernet Franc.



jueves, 17 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Gran vertical de Alta Vista Terroir Selection para el Día del Malbec

Señoras y Señores, llegamos al punto central de la Semana del Malbec.  Hoy es el Día Mundial del Malbec y me guardé para contarles hoy algo especial que organicé una semana atrás.  Entusiasmado con lo que iba a ser esta semana armé una cata vertical (varias añadas de un mismo vino).  Sé que no suena muy espectacular, pero nunca lo había hecho, siempre estuve del lado cómodo de la mesa.  Quien nunca lo hizo no sabe lo que es conseguir el lugar de reunión, los nervios porque no te falle ningún vino, la aventura que puede ser buscar algunas añadas, las dificultades de la convocatoria, etc.

Imagen de la convocatoria

El vino elegido fue el Alta Vista Terroir Selection, un vino que se consigue relativamente fácil en vinotecas y que entra en una gama de precios ($180) donde buscamos complejidad, estructura, sutilezas.  En mi cava tenía las añadas 2007, 2008 y 2009.  Martín, uno de los asistentes a la cata, ofreció un 2005 que tenía guardado; desde la distribuidora Lutecia se enteraron de la vertical y ofrecieron aportar el cosecha 2010; y, aprovechando su viaje a Mendoza, el Guerrillero Culinario nos trajo un 2011 todavía sin etiquetar gracias a las gestiones de la enóloga Julia Halupczok.  A todos ellos mis más sinceros agradecimientos por todas las diligencias y haberme aguantado.


El lugar elegido fue Abemus (Cullen 4801, esquina Álvarez Thomas), un pequeño y coqueto restaurante de Villa Urquiza.  Nos armaron un menú especial que consistía en unas Bruschettas a modo de amuse-bouche y Gravlax como entrada, Bondiola de cerdo u Ojo de bife como principal y como postre una Roja tentación con reducción de malbec y frutos rojos.  Ya he probado su comida en otra oportunidad y debo decir que es impecable, generosa y de buen precio.  Un lugar muy recomendable con simpática carta de vinos, incluso por copa.


Decidimos empezar desde la añada más joven hasta la más vieja, así que el primero de la noche fue el Alta Vista Terroir Selection Malbec 2011.  Todavía no está en el mercado, pero ya fue premiado en los Argentina Wine Awards con un Trophy para la categoría Malbec de entre 20 y 30 dólares.  En este vino abunda la fruta negra, con la madera todavía muy presente y astringente en boca.  Definitivamente necesita guarda, pero se presiente un vinazo que está agazapado.
El Alta Vista Terroir Selection Malbec 2010 y 2009 mostraron perfiles similares entre sí.  Otra vez la fruta negra y el agregado de un aroma cárnico, salvaje.  Se abren y muestran muy lentamente.  En boca son intensos, el 2009 algo más goloso, con gran estructura y largos.
Otro que venía con galardones a cuestas era el Alta Vista Terroir Selection Malbec 2008 que hubo obtenido 91 puntos Parker en su momento.  Un vino más expresivo en nariz, con notas florales y de fruta negra exquisitas.  Un vino equilibrado y elegante, pero todavía contundente.
Nos maravillábamos de la solidez de estos vinos y nos preguntábamos a partir de qué añada esos taninos se tornarían sedosos hasta que llegamos a los dos últimos.  El Alta Vista Terroir Selection Malbec 2007 todavía conservaba sus aromas a fruta roja fresca que se sumaban a las flores y una sutil mineralidad.  Un vino largo, sedoso y fresco.  Definitivamente el 2007 está en un gran momento, apto para todos los paladares.  El último de la vertical fue el Alta Vista Grande Reserve Malbec 2005, que era el nombre que tenía esta línea de vinos hasta la añada 2007.  Aún con el corcho algo filtrado el vino todavía se sostenía impecable.  Mostraba signos de evolución normales y la presencia de cierto bouquet que entrega la crianza en roble.  Por supuesto, fue el vino más amable y redondo de la noche.

De izq a der: Gonzalo, Verónica, Yo, Cynthia, Marcelo, Martín, Diego y Claudio. ¡Gracias! 

A pesar de conocerlos (nota anterior sobre el 2008) estos vinos no dejaron de sorprender a todos los asistentes.  Había un claro hilo conductor que podemos definir en la potencia y estructura, en la buena acidez, la fruta fresca, la complejidad y el gran potencial de guarda.  Son vinos que impactan, pero con la correcta guarda se tornan elegantes.  Para tener siempre uno en la cava.
Si tengo que elegir mi podio de lo catado esta noche mi elección sería: 2007, 2008, 2005, 2011, 2009, 2010.  Me gustaron mucho todos, pero el 2007 era el más redondo, el 2008 me fascina, el 2005 aportaba otras cosas y era una seda, el 2011 promete ser una bomba, el 2009 y 2010 necesitan domarse con la guarda.

Hoy no se olviden de brindar con Malbec y sigan junto a Vinarquía porque hay más en esta #SemanaDelMalbec, incluso un bonus track (yo avisé).



miércoles, 16 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - 6 curiosidades sobre el Malbec

Fuente: Wikimedia

¿Sabías que nuestro país salvo al Malbec del olvido?
El momento de mayor auge del Malbec francés fue entre los siglos XII y XIV cuando los reyes y papas lo elegían para engalanar sus mesas y su exportación representaba el 50% de los vinos que salían del puerto de Bordeaux.  Entre el surgimiento de nuevas zonas, la epidemia de filoxera del siglo XIX y la gigantesca helada de 1956 el Malbec venía en picada y cedía su terreno a otras cepas más valoradas.  Su futuro era oscuro como los vinos que dan sus uvas hasta que en los 90 apareció el Malbec argentino y reescribió la historia.

¿Sabías que el Malbec gana mucho con la altura?
Como leemos en el sitio de la bodega Colomé: "La altitud impacta positivamente en la calidad de la uva ya que a mayor altura hay una mayor exposición a rayos ultravioletas que por la altura se encuentran concentrados con mayor intensidad que en otras latitudes o zonas con más bajo nivel sobre el mar.  La uva para protegerse de los rayos genera una piel más gruesa y oscura lo que le otorga luego mayor intensidad al vino, en colores, aromas y sabores."  La mayor altura favorece también el desarrollo de buena acidez.

¿Sabías que en Sudáfrica hay unas 400 hectáreas de Mabec y en Nueva Zelanda 80?
No se limita a nuestro país y la región francesa de Cahors, hay muchos países que lo están plantando y probando.  Después de Francia y Argentina los que más Malbec tienen plantado son Estados Unidos y Chile.

¿Sabías que en la DO Ribera del Duero (España) está autorizada la plantación de Malbec?
Si bien la mayoría del contenido de los vinos de está Denominación de Origen debe ser Tempranillo, se autoriza el corte con pequeñas cantidades de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec.

¿Sabías que el Malbec tiene unos mil sinónimos?
Casi todas las cepas tienen sinónimos, pero el Malbec (muy difundido en la Edad Media) tiene alrededor de mil sinónimos documentados.  Los más usuales son Côt Noir, Auxerrois y Pressac, pero también podemos encontrar en el listado nombre como Medoc Noir, Queue Rouge, Agreste, Gourdaux, Negrera, etc.

¿Sabías que el Malbec es considerada una de las 18 cepas nobles?

Fuente: WineFolly

martes, 15 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Visita a Bodega Renacer


Recuerdo perfectamente el día que llegamos a la bodega.  Dos noches atrás había nevado sobre Mendoza como desde hacía años no pasaba, la nieve ya se había derretido pero perduraba un frío intenso.  Habíamos visitado otra bodega y salimos algo decepcionados por la atención recibida, pero sabíamos que nos esperaban en Renacer con los brazos abiertos.  Siempre tuvieron buena onda con este blog y sentía casi la obligación ética (yo soy así) de ir a visitarlos.  Allí nos esperaba Patricio Pato Reich (h) para compartir sus vinos y charlar.  Fue más una conversación de amigos que una cata profesional y me dejó otros recuerdos de ese día.  Son como postales: el abrazo amplio, las sonrisas, la pasión.  El marco no puede ser mejor, Renacer es una de las bodegas más bonitas de esta parte de Mendoza, aunque quizás el duro invierno disminuye un poco su belleza.


Primero hicimos la recorrida de rigor por la bodega.  Paseamos entre tanques y barricas y descubrimos una bodega moderna, con mucha tecnología y una capacidad de 1.700.000 litros entre tanques de acero inoxidable y de cemento.  Pequeña en dimensiones, pero bien organizada y funcional, lo que genera un fuerte contraste con el preciosismo de la decoración de la parte frontal.  Nos contaron que Renacer nació en 2004 como una bodega especializada en producir Malbec de alta gama con el asesoramiento del enólogo toscano Alberto Antonini.  De a poco fueron introduciendo en su portfolio un Cabernet Sauvignon, un Sauvignon Blanc (importado desde Chile) y, próximamente, un Cabernet Franc.
También recorrimos el sector donde se hace uno de sus vinos más famosos, el Enamore.  Allí hay unas "plataformas" destinadas a dejar secar las uvas, técnica llamada apassimento, lo que las hace perder 1/3 de su peso.  Así se concentra el azúcar de las uvas y se logra un vino ligeramente dulce.  El corte con Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Bonarda le da complejidad.  Pero hoy no vamos a hablar de él, sino de los Malbec que por eso organizamos esta semana.

Mucho arte en la bodega

Empezamos con el Punto Final Malbec Rosé 2012.  Un rosado de Malbec que me gustó mucho por lo fresco que es en boca y sus sutilezas aromáticas frutales y florales.  Con este abrimos boca y nos preparamos para el plato fuerte, la escalada por sus Malbec.  Tienen tres y toda esta línea está muy bien pensada y claramente se siente la diferencia entre una etiqueta y otra.  El Punto Final Malbec Clásico 2012 es el más simple, pura fruta típica del Malbec y algunos toques minerales.  Digo simple y suena a poco, pero recientemente WineEnthusiast le otorgó 89 puntos, lo que lo vuelve un best buy.  Un poco mejor le fue a su hermano mayor, el Punto Final Malbec Reserva 2011 llegó a los 92 puntos.  No creo en los puntajes, pero debemos tomarlos como una referencia de la calidad de estos vinos.  Cuando lo probamos notamos que estamos ante una etiqueta donde la crianza en roble logró aportar complejidad y estructura.  El gran cierre fue el Renacer 2010, su vino ícono con 24 meses de crianza en barricas francesas.  Es de esos vinos que probás y hablás de él durante toda la cena sin que deje de sorprenderte a cada revolución de la copa.  Necesita botella, pero va a sobresalir en unos años.  A todos los une un hilo conductor de concentración de color, fruta fresca, frescura en boca y prolijidad general.

Catando con Pato Reich

En la misma semana que visité Renacer, visité Catena Zapata.  Allí fuimos muy bien atendidos por el enólogo Pablo Sánchez en otra charla amena que podríamos haber extendido por horas.  Casualmente, mientras decidía qué notas presentar en esta Semana del Malbec me enteré de que Pablo es el nuevo Jefe de Enólogos de la la bodega.  Por sus conocimientos y por su persona creo que está en el lugar correcto.  "Estoy muy contento de comenzar en Bodega Renacer.  Es una bodega donde se trabaja de forma artesanal, es una gran boutique del Malbec, veo un excelente equipo de trabajo, mucho entusiasmo, todos hacemos un poco de todo y eso me encanta.  Es un gran desafío para mí, es como volver a empezar", dijo Pablo Sánchez.  Nosotros esperamos ansiosos que rumbo tomarán estos vinos bajo su dirección. 

Pablo Sánchez, foto de la bodega


Notas relacionadas:
Renacer en el Palacio de los Patos - nuestra primer aproximación a estos vinos, maridando con chocolate
Un Renacer del asombro - vertical de Renacer



lunes, 14 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Colomé Auténtico x 2

Cuando comencé a planificar la Semana del Malbec tuve que decidir qué vinos presentar.  Hay mucho Malbec muy bueno para mostrar y toda selección termina siendo arbitraria e injusta.  Así que decidí presentar pocas etiquetas, pero que muestren diversidad.  A lo largo de la semana verán un par de exponentes de las provincias productoras más tradicionales, Mendoza, Salta y San Juan.


Arranquemos con Salta, la más clara representante del Malbec del norte argentino.  Sus vinos tienen una impronta única, inconfundible, que los tornó en los primeros exponentes del Malbec de alta gama.  Los vinos salteños de esta variedad son más concentrados, "jugosos" por su acidez, minerales, especiados e intensos.  Todo depende de cómo se lo trate en el viñedo y cómo se vinifique, pero a grandes rasgos estas características se repiten.  Algunos de los factores que determinan esto son la pobreza del suelo, la gran amplitud de temperaturas (unos 18-20° de diferencia entre el día y la noche), el clima seco y la altura.  Todas son condiciones que determinan estos vinos oscuros y vertiginosos; por ejemplo, la altura da mayor exposición al sol y sus rayos ultravioletas, por lo que la uva genera una piel más gruesa y oscura que luego se convierte en vinos más intensos de aroma, sabor y color.
Una de las cosas maravillosas de Salta es que todavía hay viñedos centenarios y hectáreas de vides plantadas donde se mezclan varietales sin saber qué son.  De hecho, la bodega Colomé data de 1831 y es la más antigua de nuestro país, hoy en manos del suizo Donald Hess quien la compró en 2001 y extendió sus viñedos hasta las 140 hectáreas, apostando a desarrollar nuevas zonas con políticas sustentables (ecológicas y humanas).  Entre las plantaciones originales, que rodean el edificio de la bodega a 2300 metros sobre el nivel del mar, hay unos Malbec de más de 150 años que han sido embotellados bajo el nombre de Auténtico.


Los Colomé Auténtico pretenden ser la expresión verdadera de nuestra cepa insignia, concentrados, oscuros, intensos.  Para mantener esa esencia decidieron no criarlos en barricas.  Pura fruta, puro vino que con solo dos añadas en la calle ya es muy conocido y respetado entre los enófilos.

Colomé Auténtico Malbec 2011.  Un tinto de color prácticamente negro con bordes violáceos, cayendo en intensidad, pero pronosticando buena guarda.  Sus aromas tienden a la fruta madura, roja y negra, con toques especiados y minerales.  En boca es sabroso, ameno, con acidez correcta, una buena estructura que llena la boca y un largo final.

Colomé Auténtico Malbec 2012.  Profundo color, casi negro, con bordes púrpura.  Los aromas de fruta roja y la ciruela siguen presentes y algo menos madura, aparecen notas de higo y herbáceas propias del terruño y una mineralidad más presente que en la anterior.  En boca es sabroso, carnoso, robusto, con muy largo e intenso final.

Poder probarlos juntos, te permite pensar en su progresión y evolución.  Tienen puntos en común como la acidez crujiente y ser una bomba frutal que es su esencia, y puntos que los diferencian como una mayor mineralidad en el 2012.  Vinos para probar hoy o guardar para mañana, vinos que hablan de nuestra historia, vinos que son de nuestra tierra.



domingo, 13 de abril de 2014

#SemanaDelMalbec - Malbec por todo el país


Por si no lo sabían este 17 de abril próximo se celebra un nuevo Día del Malbec. La fecha se eligió porque un 17 de abril de 1853 Domingo F. Sarmiento presentó una propuesta para ampliar y diversificar la industria vitivinícola nacional junto al agrónomo francés Michel Aimé Pouget.  En 2011 Wines of Argentina eligió la fecha para difundir nuestros vinos a nivel global y desde que este blog está en línea nunca nos perdimos un festejo.  En 2012 lo hicimos tímidamente con un vino, en 2013 duplicamos la apuesta incluso con dos notas, y en 2014 nos aventuramos con esta #SemanaDelMalbec que recién empieza y que incluirá vinos representativos de las principales provincias productoras, la entrevista a un enólogo genial, la visita a una bodega "malbequera", y algunas perlitas más que (no lo comenten) todavía se están produciendo.
No voy a contarles qué es el Malbec porque todos lo conocemos.  Sabemos que viene de Francia y que encontró su mejor hogar en nuestro país; sabemos que es la uva más plantada en Argentina; sabemos que es un boom en los mercados externos; sabemos que es nuestra cepa tinta de bandera; sabemos que es gentil, agradable, comprador; sabemos que la información abunda y, a veces, confunde.

¿Dónde encontrar el Malbec?

En todos lados.  Son muy pocas las bodegas que no tienen plantado algo de Malbec y es absolutamente imposible ir a un supermercado/vinoteca/restaurante y no encontrar varias etiquetas del varietal.  Si se fijan en el mapa verán que la mayoría de las provincias tienen plantado algo de Malbec.  No a todas le sale bien, pero no debemos culparlos por intentar.  A nivel global se está viviendo un gran auge del vino fortalecido por el entusiasmo de mercados tradicionalmente poco habitués de nuestro concepto de vino como China e India y todos quieren prenderse en el negocio.
El Malbec tira.  El consumidor lo conoce y lo pide.  Por eso algunas bodegas de zonas no muy aptas para esta uva (como Entre Ríos, zonas de Córdoba y Buenos Aires) se resignan y lo plantan.  En estos lugares especialmente el turismo interno es el gran respaldo que tienen los productores para poder vender sus vinos.

Datos: INV

¿Para dónde vamos?

Los argentinos solemos tener una memoria corta.  O nos acordamos y nos hacemos los tontos.  Pero es la memoria de los hechos pasados en la que se basa la experiencia de todo ser humano.  Hasta hace unos años, cuando estábamos entrando en la actual y brillante etapa enológica hacíamos vino por imitación.  Hay quien se enojará, sin embargo es bastante claro que teníamos modelos exitosos en mente y queríamos repetir su fórmula.  Una vez consolidada la industria, ganado un respeto y ampliado el conocimiento empezamos a valorizar nuestra identidad.  Es un proceso totalmente entendible.  Pasamos de disfrazar todos los vinos con madera a buscar la identidad del terruño.  Ahora queremos que nuestros vinos tengan características propias del lugar de procedencia, su suelo, su clima, su gente.  Se empieza a profundizar el conocimiento de las zonas, yendo cada vez a puntos más precisos del mapa.  Luján de Cuyo hace mucho que dejó de ser una zona, dentro de él debemos distinguir Agrelo, Perdriel, Lunlunta, etc. y lo mismo pasa con, por ejemplo, Valle de Uco, el lugar de moda.


El problema de la zonificación es que nuestra patria es tan grande que las clasificaciones de este tipo pueden equivocarse.  Por eso muchos prefieren profundizar en el conocimiento y clasificación de los suelos.  Hace poco, convocados por el sommelier Marcelo Figueredo, nos juntamos algunos enófilos a probar unas muestras cedidas gentilmente por Leonardo Erazo Lynch, enólogo de Altos Las Hormigas.  Las tres muestras correspondían a distintas zonas del Valle de Uco: Altamira, Gualtallary y Vista Flores.  Las tres fueron vinificadas de forma similar y buscan ser una clara expresión de la zona.  Y las tres eran muy distintas.  Altamira era fruta negra y delicadeza; Gualtallary, mineral y extremo; Vista Flores, corpulento y con la fruta intensa.  Además de la altura, la diferencia está en la composición de los suelos.  Comprenderlos nos permite ir un nivel más alto, no importan los nombres sino qué hay bajo tierra.

Estamos en un punto de la discusión donde muchos consumidores levantan la ceja, empinan el vaso y dejan la mesa.  Es que se está volviendo tan técnico, preciso y hasta obsesivo que a muchos deja de interesarles el tema.  Pareciera que repetimos el viejo modelo de que el vino es solo para entendidos.  Personalmente me parece excelente esta profundización en el conocimiento de nuestros terroirs y la experimentación con nuevas técnicas.  Lo que no debemos dejar de hacer nunca es vinos para disfrutar.




jueves, 10 de abril de 2014

50 recetas para disfrutar el vino


Leyendo el muy recomendable blog español de Garbancita me encontré con este libro de recetas pensado en torno al vino.
La idea es parte de la campaña Quien sabe beber, sabe vivir, una iniciativa del sector vitivinícola español "que tiene como objetivo incrementar el conocimiento del vino y transmitir las pautas de consumo del mismo, ligadas al disfrute con moderación, destacando su valor en nuestra sociedad, cultura, paisaje y dieta mediterránea".  Las 50 recetas vienen recomendadas por chef y personalidades ibéricas y están pensadas para maridar o cocinar con vinos.
Por su concepto y la facilidad de las recetas me pareció interesante para compartir con ustedes.

Para leer o descargar el libro click aquí.



martes, 8 de abril de 2014

Se viene la #SemanaDelMalbec en Vinarquía

Fotografía vía Wines of Argentina

En febrero se me ocurrió hacer una humilde movida desde este blog para promocionar al Torrontés.  Decidí hacer una seguidilla de siete notas durante siete días y lo llamé la #SemanaDelTorrontés, obteniendo una buena repercusión.  Bromeando me comprometí a preparar una Semana del Malbec, y esa broma se convirtió en un compromiso que arranca el próximo domingo.
Este blog no cuenta con grandes presupuestos para hacer ferias u otro tipo de movida pública, pero cuenta con mucho entusiasmo.  Así que esta semana encontraremos información sobre terruños, una mini-vertical salteña y una linda vertical de un clásico mendocino, entrevista a un enólogo top y más.
Todo esto en medio de una agitada agenda laboral y familiar, invitaciones para festejar el Día Mundial del Malbec y definiendo un nuevo proyecto vínico paralelo.  Voy a terminar con la lengua afuera... o divorciado.




jueves, 3 de abril de 2014

Nuestra visita a Pulenta Estate

 
Una de las bodegas que sí o sí quería visitar cuando recorrimos Mendoza el año pasado era Pulenta Estate. Sus vinos siempre me habían conmovido y sorprendido, por eso me preocupé bastante por conocerlos y poder probar todos sus vinos. La bodega queda en la zona sur de Agrelo, conocida como Alto Agrelo, pequeña región famosa por sus Malbec, pero con capacidad para mucho más, como los excelentes Petit Verdot que pudimos probar en la zona.
 
Entrando a la bodega
 
Apenas llegados nos recibieron con una copa de su Pulenta Estate Sauvignon Blanc 2012 ($110) y copa en mano recorrimos la bodega y sus diferentes salas. El lugar es de una pulcritud que asombra y aquí y allá uno encuentra detalles decorativos de buen gusto: adornos y cuadros modernos, barricas intervenidas, muebles de diseño, vistas panorámicas meticulosamente estudiadas y hasta el motor de una Ferrari. Una linda bodega para llevarse hermosas postales. Como nosotros fuimos en invierno el aspecto de los viñedos puede parecer desolador, pero es parte del ciclo que estas nobles plantas deben cumplir para alegrarnos la vida con sus frutos.
El Sauvignon Blanc de Pulenta siempre estuvo entre los más reconocidos del país. Un vino principalmente cítrico y con un gran equilibrio en boca que fue un espectacular punto de partida para catar gran parte de sus tintos. Lamentablemente no pudimos probarlos todos (tampoco los blancos) y quedan pendientes para una próxima visita o hasta que los vea en la vinoteca, pero esa lista parcial de sus vinos podrá darles una buena perspectiva de lo que hacen aquí.
 
 
Ya metiéndonos en los tintos probamos uno de los vinos de la gama baja de la bodega: La Flor Cabernet Sauvignon 2012 ($90). Un vino interesante, donde la fruta está bien marcada y se conjuga con aromas balsámicos.  En boca es de cuerpo liviano, taninos juguetones y una persistencia media.
De aquí subimos un escalón hacia dos tintos de la gama media, que cuenta con 12 meses de crianza en barricas de 2° uso: el Pulenta Estate Malbec-Cabernet Sauvignon 2010 ($186) y el Pulenta Estate Merlot 2008 ($186). El primero es un clásico corte 60% Malbec y 40% Cabernet Sauvignon donde la fruta roja se siente fresca y presente con toques balsámicos. Al beberlo notamos inmediatamente que ya estábamos en un nivel superior al La Flor, taninos y acidez más marcados y un largo final con un recuerdo latente.  De todo lo probado quedó último en mi selección, no por ser malo sino porque lo que seguía era muy superior.
Tras él pasamos a ese Merlot que tenía algo de guarda y ya mostraba algunos destellos caoba muy tenues. Hubo que esperar a que se abriera y saliera de su letargo para mostrar su gran tipicidad merlotera. A lo largo de la cata volví varias veces sobre este vino porque iba mutando en la copa y se ponía cada vez mejor.
 
Maravillosa vista

Por último, nos quedaba el plato fuerte, la línea Gran Pulenta, vinos que han descansado 18 meses por barricas nuevas y atravesaron una rigurosa selección para dar de sí caldos de excelencia. El primero que probamos fue el Pulenta Estate Gran Malbec 2010 ($310) y casi doy por terminada la cata. Este vino reavivo mi gusto por el Malbec. Sus aromas a fruta fresca recordaban al que se respira en las bodegas cuando están fermentando los vinos. Ese impacto frutal se mezclaba con notas florales y el aporte de la madera, dando una nariz muy compleja. En boca nos sorprendió con sus taninos redondeados, buena acidez y largo final.  Sin dudarlo, el que más me impactó en esta rápida barrida.
 
 
Luego le llegó el turno a uno que viene dando mucho tema de conversación entre quienes han podido probarlo y que ya tuvo una nota en nuestro blog, donde destacó entre otros de la misma cepa: el Pulenta Estate Gran Cabernet Franc 2010 ($280). Una nariz compleja, donde aparecen pimientos, notas mentoladas, mermeladas y mucho más.  Al beberlo se siente muy presente la fruta, con un larguísimo final.
Para cerrar probamos su vino ícono, un complejo corte 37% Malbec, 25% Cabernet Sauvignon, 23% Merlot, 10% Petit Verdot y 5% Tannat con una crianza de 18 meses en barricas de primer uso. El Pulenta Estate Gran Corte 2009 ($375) es un vino de gran complejidad, para beberlo lentamente e ir descubriendo sus múltiples capas aromáticas. Aunque predomina la fruta, todavía la madera está algo presente en sus aromas. La gran estructura mostrada al beberlo le augura una larga guarda por delante.

En conclusión, una linda bodega para conocer, con unos vinos sobresalientes que podría sintetizar en cuatro palabras: sobriedad, sutileza, elegancia y expresión.  Imposible quedarse inmutable ante la copa.