jueves, 31 de julio de 2014

Foto del Mes

Fuente: Agencia EFE / vía Clarín.com

Espectacular foto tomada en las fiestas de San Fermín el 6 de julio de este año.  El color "rosadito" de las remeras se debe al vino que toman, se lanzan y riegan las calles de Pamplona cada año, previo a los famosos encierros que se dan entre el 7 y el 14 de julio.
Una fiesta popular polémica, enorme y de la que rescatamos la alegría y el color.



martes, 29 de julio de 2014

"El camino del vino" este jueves por INCAATV


Esto, más que nota es un dato.  Si no viste El Camino del Vino esta es tu oportunidad.  La película se estrenó en 2012 y cuenta la historia de un sommelier (Charlie Arturaola) que pierde el paladar y debe reeducarse y redescubrir el vino.  Un camino distinto, que busca explicar la conexión con los sabores y aromas y que deparará muchas sorpresas.
Se habló mucho de ella, pero duró poco en cartelera y nunca pude engancharla cuando volvían a proyectarla, así que la voy a ver con ustedes.  Si es mala no se enojen conmigo, todavía no la vi.  Un buen momento para descorchar algo.

Canal: INCAATV
Día y horario: Jueves 31 de julio de 00:00 a 01:30 (digamos la medianoche del miércoles)
Trailer:




jueves, 24 de julio de 2014

Sagardi: esencia de Euskadi


San Telmo es uno de esos barrios que siempre te deparan una sonrisa a la vuelta de la esquina ¿Quién puede decir que conoce todas las historias y todos los rincones del barrio?  Seguramente muy pocos.  Por mi parte, tampoco quiero conocerlos todos de golpe, prefiero irlos descubriendo de a poco.  Me gusta ir y admirar las antigüedades, los artistas callejeros, la vieja arquitectura.  Hay una cuadra, por ejemplo, a la que fui descubriendo poco a poco, o es ella la que me va mostrando sus secretos lentamente.  Humberto Primo al 300 (justo antes de Plaza Dorrego) guarda la hermosa Iglesia de San Pedro Telmo, cargada de historias como el Museo Penitenciario que está junto a ella y que les recomiendo que conozcan, y también custodia recuerdos de músicos y tango que no puedo repetirles aquí, porque los instantes son únicos, se viven en el momento justo o se pierden para siempre.
Allí mismo, en Humberto Primo 319 se encuentra Sagardi, un restaurante bien conocido por su surtido de pintxos de alta calidad.  Pero tras su concurrida barra nos encontramos con un amplio salón donde se pueden comer especialidades vascas.  El lugar lo conocí en la degustación de los vinos Barroco que les contaba en la nota anterior. Por no hacerla muy extensa, dejé para una segunda nota el lugar en cuestión.  La gastronomía, el concepto, la sobremesa y el vino de la casa merecían una mención aparte.


Mientras hablábamos de los vinos, el chef Txemi Andrés Alonso nos presentaba algunos de los platos del menú de invierno y nos explicaba la esencia de la comida del País Vasco y lo difícil que es mantener los sabores y la tradición a la distancia.  Para hacer el primer plato, una entrada de Txistorra, pimiento relleno de morcilla y marmitako de bonito necesitaron conseguir un productor de embutidos que quisiera seguir una receta traída de España y así conseguir una chistorra similar a la de allá.
La segunda entrada consistió en una Ensalada de jamón de pato, queso de oveja y manzana asada que además de bonita es muy rica, con diferentes texturas y sabores que se oponen y complementan.  En buena medida, la cocina de Txemi es así de equilibrada, tradicional y moderna, respetuosa y arriesgada.
Luego vino un Pisto a la bilbaína con langostinos ahumados, un tradicional plato español (no solo vasco) de origen campesino donde las verduras de la huerta son pochadas en aceite de oliva.  En este caso, con el aporte de los langostinos que le dan su toque.  Y hablando de platos y cocciones típicas, luego de este pisto llegó una Merluza de Mar del Plata a la donostiarra, simple, directa, de sabores netos.

Geniales las etiquetas de los vinos

Los principales fueron contundentes: Carrillera de vaca al Malbec y Txuletón con pimientos rojos.  El primero corresponde a los músculos maceteros de la mandíbula de la vaca que tras una larga y lenta cocción de hasta 12 horas da como resultado un corte sabroso y que se corta solo con el tenedor.  Ya se está poniendo de moda en muchos lados.  El segundo, quizás no sea para todos los paladares, aunque yo los aliento a probarlo.  Lo voy a explicar a lo bruto: es un corte (bife de chorizo con hueso) de vaca vieja y gorda que se deja madurar mucho tiempo en condiciones de frío y temperatura controladas.  O sea es lo último en lo que piensa un argentino a la hora de elegir la carne.  Nosotros la preferimos de novillo y fresca, no con semanas y semanas de guardado.  Sin embargo, el chuletón de buey (de auténtico buey que trabajó toda su vida) se cotiza muy caro en la alta gastronomía hispana.  Encima apenas si está cocido, para poder apreciar su sabor.  Yo también lo miré con desconfianza, pero hay que reconocer que es muy sabroso y muy tierno.  Uno de los platos más reconocidos de Sagardi y su emblema, no pueden negarse a probarlo.
Estos dos principales vinieron acompañados con vinos de la casa, lo que fue una sorpresa para mí porque no esperaba que tuvieran vinos propios ni que fuéramos a probarlos ese día.  Cuando hablamos de vino de la casa, no esperen el vino barato de los bodegones, ni el famoso "mezcladito" de las parrillas al paso, el grupo Sagardi tiene viñedos en el Valle de Uco de donde salen dos Malbec: Uco Acero y Pago Lobo.
El Uco Acero Malbec 2011 es un vino de intensos aromas frutales, con toques florales y herbales, joven e intenso, con la rica acidez del Valle de Uco que lo vuelve fresco y un compañero versátil a la hora de comer.  El Uco Pago Lobo Malbec 2009, ya tiene una crianza de 12 meses en barricas y una estructura mayor, pero todos estos años en botella lo han redondeado y dejado en un gran momento.  Claramente es un vino más complejo, con aromas de la madera y toques especiados, que evoluciona en la copa y pide carne para acompañar.
Para cerrar esta gran panzada que resume el menú invernal llegó un Surtido de postres, que consistió en un espectacular arroz con leche, goxua (postre típico vasco de crema pastelera, nata y torta), trufas y pantxineta (otro postre típico, como una galleta con almendras).  Todos, los conocidos y los nuevos para mi paladar, me parecieron riquísimos repitiendo la fórmula de lo simple y de sabores netos, pero con una calidad impecable y pequeños detalles que los hacen destacar.
Terminado el almuerzo disfrutamos una larga sobremesa hablando con Roberto Romano, creador de los vinos Barroco, y el chef Txemi Alonso de historias y anécdotas que me hicieron acordar a las que me contaban mis abuelos sobre Asturias.  Si no fuera porque uno tiene obligaciones, hubiésemos seguido hablando hasta que llegaran comensales a cenar.  Como decía al principio, esos son los momentos que no se pueden transmitir, son el instante y cada vez me convenzo más de que la gastronomía es la gran creadora de esos instantes únicos.

Roberto Romano y Txemi Alonso



miércoles, 16 de julio de 2014

Barroco - una suma de detalles

Tres estilos del Barroco

Mucho se ha hablado del Barroco (s. XVII), por lo general con conceptos errados o que se prestan a confusión.  Fundamentalmente el siglo XX fue quien reivindicó uno de los períodos más ricos e influyentes de la historia del arte.  El estilo Barroco es rico en ornamentos, gusta de los contrastes y el claroscuro, es profundo, de formas abiertas y, según Umberto Eco, de una actitud altiva, elegante y refinada que se ganó el nombre de preciosité.
Por supuesto, no pretendo resumir en un par de líneas todo un movimiento artístico que abarcó casi un siglo y es bastante complejo, pero hago esta breve introducción porque hace unos días pude probar una línea de vinos que llevan su nombre y creo que los identifica en más de un sentido.
Barroco es el proyecto personal del sommelier Roberto Romano quien después de muchos años en el oficio se la jugó lanzando sus propia línea de vinos premium destinada a un selecto grupo de restaurantes y vinotecas.  Para hacerlo cuenta con la enología del gran winemaker David Bonomi (Ex Doña Paula, actualmente en Norton), un tipo muy respetado y querido en la industria.

Las mujeres de Alphonse Mucha

Roberto llega al estilo Barroco de la mano de Alphonse Mucha, un ilustrador del Art Nouveau (s. XIX) cuyo estilo tiene ciertos rasgos barrocos en la ornamentación que rodea a sus gráciles mujeres.  Decidido por esa estética encargó a Vanina Klinkovich la ilustración de las etiquetas y tiene la intención de seguir convocando a más artistas, porque el suyo es un proyecto ambicioso, con el énfasis en los detalles, algo que puede volverse de culto.
Barroco cuenta con 4 "expresiones" o estilos que representan los elementos clásicos de la naturaleza: Agua, Fuego, Tierra, Aire.  Hasta ahora salieron los tres primeros representados por un Viognier, un Malbec y un Corte, pero se espera prontamente la salida de la expresión Aire y se rumorea el surgimiento de un misterioso quinto elemento/vino.  Pudimos probar esta excelente triada en Sagardi, un restaurante de cocina vasca, donde Txemi Alonso nos deleitó con unos platos geniales que ameritan una próxima nota.

Barroco Viognier 2012

Expresión Agua - Barroco Viognier 2012 ($160)
¡Cómo me gusta el Viognier! y cuánto le gusta a los que lo prueban, sin embargo sigue siendo la cenicienta de las bodegas.  
Sus uvas provienen de Ugarteche, Luján de Cuyo y han sido fermentadas en barricas y estacionadas un año en tanques de acero sobre sus lías.  Todo esto con el fin de darle complejidad y potencial de guarda.  En la presentación hablábamos de que este vino pareciera combinar las características del Chardonnay y el Sauvignon Blanc en sí mismo: frutas como el durazno por un lado y notas herbales por otro, todo integrado por una agradable acidez que ameniza la charla y hace bajar la botella.
Un vino muy recomendable y les aconsejó que pongan un ojo sobre esta cepa sin esperar que lo descubra "la crítica seria".  Lo vamos a hacer los consumidores, solo necesitan probarlo.

Barroco Malbec 2012

Expresión Fuego - Barroco Malbec 2012 ($190)
Así es nuestro Malbec, pura pasión, por eso el Fuego.  En este caso proveniente de Altamira, una zona de vinos muy delicados que amo, y con un toque de madera para mantenerlo joven y fresco.  Es un Malbec muy frutal y con unos preciosos toques de violetas.  Donde se destaca definitivamente es en boca por su suavidad y equilibrio.  
Ideal para tomar solo o con comida.  Me lo imagino en una charla con un amigo del alma o intentando seducir a alguien (que también puede ser ese amigo), porque es un vino Apto Para Todo Público.  Al que no está acostumbrado a beber vino le encantará su textura sedosa y el conocedor sabrá ver en él eso que tantos estamos buscando en el vino argentino.

Barroco Corte 2012

Expresión Tierra - Barroco Corte 2012 ($250)
El corte o blend siempre es la expresión individualísima de su creador.  La muestra de lo que para él es un gran vino o su búsqueda.  Para hacer este se eligieron Malbec de tres zonas: Altamira, Carrizal del Medio y Vistaflores, que le dieron frescura, complejidad y suavidad.  Para complementarlos le sumaron un estructurado Cabernet Sauvignon de Carrizal del Medio.  De esta manera lograron un blend sólido como la tierra que quiere representar, con intensas notas frutales y florales (atentos a la rosa mosqueta) y una complejidad que va apareciendo en la copa minuto a minuto.  Un gran vino en nariz que no decepciona en boca, es aterciopelado pero con cierto nervio que le augura una buena guarda.


Decía al principio que estos vinos tienen bien puesto su nombre.  Son la expresión de un Barroco bien entendido, el contraste entre el blanco y el tinto, los ornamentos complejos del blend, la profundidad, el guiño misterioso, la suma de detalles, el estilo refinado y elegante que los hace parecer altivos.  Unos vinos y un concepto que pueden volverse memorables, principalmente porque surgen del apasionamiento y saben transmitirlo.



Para contactarse con Roberto Romano:
www.vinosbarroco.com
@vinosbarroco


martes, 8 de julio de 2014

Resumen 1° semestre de 2014


Como hacemos semestralmente, este es un pequeño resumen de lo más relevante de la primera mitad del año.  Fueron unos seis meses moviditos para mí; los que leen habitualmente lo saben bien y los que recién llegan se van a enterar en breve.
El blog no para de crecer y parte de ese crecimiento es el trabajo constante, por eso durante enero y febrero (meses de pocas visitas) trabajamos duro para mantenernos lo más alto posible.  Salieron largas y sabrosas notas llenas de datos como nuestro paso por Vinos de Lujo 2013 y la barrida de todos los vinos de Finca Sohpenia.  También me la jugué con algunas predicciones para el año que ya veremos si fueron acertadas o no.
Febrero fue un mes de locura para mí, primero porque lancé la #SemanaDelTorrontés una semana de notas diarias para homenajear a nuestra cepa blanca emblemática.  Hubo entrevistas, vinos comentados, datos y muchos detalles más.  ¿Repetiremos en 2015? Claro que sí, porque bancamos al Torrontés.
En segundo lugar, en febrero nació mi primer hijo y se imaginarán la alegría que nos llena.  Gracias a él escribí una de las notas más sentidas y reconocidas del blog: El vino y la vida.
Para sumarle locura a febrero, fue mi cumpleaños y tuve el honor de poder tomar un vino del año de  mi nacimiento.
Ojo, no todo es beber, también trabajé un poco y construí un bar a partir de un viejo tocadiscos.  Para que no se diga...
Como la iniciativa de la Semana del Torrontés fue tan bien recibida, en abril lancé una #SemanaDelMalbec doblando la apuesta del Torrontés con notas, recomendados de todo tipo, una entrevista a Marcelo Pelleriti y mucha acción desde las redes sociales.  Fue un gran éxito.
En mayo falleció Miguel Brascó y lo recordamos con cariño.
Continuamos con las notas de las bodegas visitadas durante el invierno 2013: Catena ZapataPulenta Estate y Renacer.  De todo lo visitado solo quedan dos por comentar que espero hacer en breve.
Pero sobre todo tomamos mucho vino bueno, que es lo que tiene que figurar en este blog.  Algunos de excelente RPC como los TOPO o los Febrero Riojano, y otros de excelente expresión como los de Allamand, un Rutini que había que reivindicar y las sanas locuras de Brennan Firth.  Y empezamos a pensar en el Mundial, claro.

¿Qué se viene para la segunda mitad del año?  Una novedad que espero que les guste