jueves, 5 de marzo de 2015

Sabor de verano

Este año más que otros he disfrutado mucho de los rosados. Salieron notas de algunos que me gustaron mucho, otros no pasaron el estándar y varios tal vez tengan su lugar más adelante. Sigo creyendo firmemente en el futuro del rosado argentino. Nuestra calidad de uvas y la “imaginación al poder” de nuestros enólogos están haciendo cosas muy interesantes. Además, el mercado internacional está muy sediento de rosados de calidad según nos aseguraron desde varias bodegas y no hay que desaprovechar esa oportunidad.
Afortunadamente hay una gran diversidad en la oferta de rosados nacionales. Predomina el rosado de Malbec, pero ya hemos hablado en este espacio de rosados de Bonarda, Cabernet Franc y varios que incorporan un pequeño corte de vino blanco para aportar complejidad y frescura.


El último rosado que probé es el Penitente Malbec Rosado 2013 y no podía dejar de hablar de él en este blog porque fue uno de los vinos más ricos del verano. Sus aromas agradables van desde los frutos rojos, como la frambuesa y la frutilla, hasta detalles especiados y de rosas. El pequeño paso por roble de 3 meses le dio un buen volumen y untuosidad. Es un vino de larga duración con un claro regusto a vainilla.
Líneas arriba dije “rico” y con rico me refiero a sabroso, gustoso. Es la primera sensación que me causó. Un rosado perfecto para tomar en la terraza/balcón/patio con una picadita o una pizza mientras se van yendo los últimos días de calor. Servido entre 6 y 8°C se vuelve un vino “peligroso” en estos días veraniegos por lo rico y fácil de beber.
Si sos de los que gustan de tener siempre un rosado fresco a la espera del momento justo este es una buena opción. Un estilo con más cuerpo, que se aparta de los que venía recomendando, pero que no defraudará a los tintófilos.
Yo ya tengo uno en la heladera.



10 comentarios:

  1. Los rosados no me terminan de convencer pero me anoto éste para probar. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás,
      creo que este es un rosado que puede gustar a un público al que no le cierran los rosados, tiene más cuerpo, más volumen y color. Dale una oportunidad.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Contame Ariel, se consigue fácil?, porque lograste intrigarme, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariana,
      gracias por leer y comentar. No es un vino que se consiga en supermercados barriales, pero Cavas La Capilla tiene buena presencia en las vinotecas y en especial recomiendo su tienda online donde hacen descuentos.
      http://www.cavaslacapilla.com/index.php/wineStore/index

      Espero que te sirva.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Ariel, siempre me estas obligando a probar un nuevo vino...Te mando un gran abrazo, muy bueno tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José,
      ¡esa es la idea! difundir y contagiar el gusto por el vino. Me alegro que llegue el mensaje

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola Ariel! solo paso a dejar un mensaje de aliento para el próximo número de la Revista!!! ... y ya que estoy comento tambien el rosado, lo probé en Vino Sub 30 en Buenos Aires, me gustó mucho, fue el primer vino que probé esa tarde...y de yapa ya de noche luego de estar hablando una hora y media con un muchacho sobre vinos, me termina diciendo que era el hijo del dueño de Cavas La Capilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego,
      ¡qué casualidad!
      Gracias por el apoyo, lo estoy necesitando.
      Abrazo

      Eliminar
  5. ARIEL:
    No lo tengo a este rosado !!
    Conozco varios vinos de la Bodega -y me gustan un par de ellos- (pues me mandaron una caja surtida para probar cuando desembarcaron por Córdoba), pero se ve que este es un producto nuevo...
    Lo agendo para cuando lo cruce !!
    Saludos. ROBERTO

    ResponderEliminar
  6. Rosado con madera.... como el Rosa de maimará de Dupont ? Hay que apostar a este estilo, apeans pueda lo pruebo.
    Abrazo

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!