lunes, 30 de mayo de 2016

¿Cuál es el secreto tras la piedra?

Cinco amigos se juntan una vez por semana a disfrutar del vino. Me los imagino hablando de música, de trabajo, de mujeres, de fútbol. Sobre todo me los imagino hablando de vinos, porque cuando sos un amante de la noble bebida y tus amigos también, te juntás a hablar de vinos copa de por medio. Cuando va promediando la noche notan que hay botellas que todavía conservan un resto. No es que fueran malos vinos y por eso sobró, no. Hasta es posible que fuera uno de los grandes, pero sobró “un culito” en el fondo de la botella. Tal vez también te pasó, hay vinos muy buenos pero más difíciles de tomar y vinos que te hacen mirar la etiqueta porque capaz que traían menos de 750 cc.


Uno de esos amigos era Juanfa Suárez, un joven que lleva adelante buena parte del trabajo de Finca Suárez, un proyecto bastante nuevo que viene haciendo ruido en las redes. Su familia es propietaria de unos famosos viñedos en Altamira donde crecen Malbec sobresalientes y sus amigos empezaron a insistirle en que haga un vino con ellos. Después de hacer números se lanzaron a la aventura con la finalidad de divertirse, según me aseguraron.
Con el asesoramiento de Felipe Stahlschmidt se reservaron algunas parcelas de uva de las fincas de Suárez Lastra en Altamira, se compraron tres huevos de hormigón y empezaron a fantasear con lo que querían. Su idea era “un vino de sed”, un vino con nada o casi nada de madera, mucha fruta, expresión del terroir y, principalmente, fácil de beber. No querían ver sus botellas con un resto sobre la mesa.
Si algo define el paisaje de Altamira es la piedra, el lugar es casi un desierto y estas rocas blanquean las matas de la flora local. Incluso si subimos más a la montaña se pueden hallar restos fósiles marinos. “Empezamos a jugar con la idea del desierto marino, un oxímoron que nos volvía locos” me dijo Germán Cohen, uno de los responsables del proyecto. Un oxímoron es una figura retórica que consiste en complementar una palabra con otra que tiene un significado contradictorio u opuesto.
El primer vino de estos amigos (porque se vendrán más) se llama Traslapiedra Blend 2015, un corte de 46% Malbec, 40% Cabernet Sauvignon, 12% Merlot y 2% Pinot Noir. Lo fermentaron todo en huevos de hormigón y dejaron el 70% en esos mismos huevos durante 12 meses. El resto se guardó en unas barricas usadas para darle un aporte leve de madera. El vino está una locura, con gran complejidad de aromas y muy fácil de beber. Abundan la fruta fresca y las flores con unos toques especiados y de piedra mojada. Entre toda esa maraña de aromas aparece el terruño, Altamira dice presente. Al beberlo se siente fluido, con una agradable textura y final. No puedo dejar de decir que la botella voló.


Un párrafo aparte se merece el arte de Federico Lamas, el autor de las etiquetas. Su proyecto en desarrollo es “Visión Infernal” donde los personajes develan una realidad cuando los vemos a través de un visor rojo del mismo nombre. La botella de Traslapiedra viene con una “piedra” de plástico rojo y cuando vemos su etiqueta a través del cristal se devela otra realidad: la ballena es y está rodeada de fósiles, como el desierto marino del que hablábamos. Del otro lado un marinero se convierte en otro que recuerda a Barba Negra o a esos personajes de Piratas del Caribe. Yo miré “la etiqueta tras-la-piedra” como me dijeron y vi terruño y fantasía, algo que tienen los buenos caldos.
Mucho se ha hablado de la caída del consumo de vinos, en especial entre los jóvenes. “Había que buscarle la vuelta” me dijo Cohen, buscarle una nueva estética, un nuevo concepto al vino de calidad, una nueva forma de comunicar. Altamira es un lugar fascinante. Yo también me siento cautivado por todo lo que proviene de allí y me pregunto siempre cuál es el secreto tras la piedra. Estos cinco amigos también y lo intentaron descifrar creando un vino.
Y vos, ¿podrás descubrir el secreto tras la piedra? No te duermas, son solo 5000 botellas.




6 comentarios:

  1. Querido ARIEL:

    Que propuesta tan original !!
    Voy a ver si consigo alguna botella por Córdoba, aunque lo veo bastante dificil... Si no, le escribiré a JuanFa para que me separe alguna !!

    Coincido en lo imprescindible que se vuelven hoy por hoy los vinos más livianos y bebibles !! (Pero para que el éxito esté asegurado, el precio del vino también debe ir en sintonía, si no me parece que el concepto pierde un poco de coherencia).

    Buena nota, como nos tienes acostumbrado !!
    Abrazo desde Córdoba. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto,
      este me parece que tiene un gran precio para lo que es. Tampoco es un vino super liviano, creo que está en un punto óptimo en ese sentido.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Qué buena pinta!!!

    Qué precio tiene Ariel?

    Abrazo y salute,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy rico y con una presentación super original. Entre 200 y 250

      Abrazo

      Eliminar
  3. Puchuzuna@hayoo.com.ar12/2/17 13:47

    Donde podria conseguir en Caba este vino ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      en lo de Musu (Mr. Wines): http://www.lodemusu.com.ar/
      o en Ozono Drinks: http://www.ozonodrinks.com.ar/

      Saludos!

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!