viernes, 12 de agosto de 2016

Hablemos de Malbec

Fuente: Pausa Magazine


El Malbec, como muchísimas otras cepas, tiene origen francés. Según quienes investigaron su historia, en Europa recibió hasta un millar de nombres dependiendo de la zona de cultivo, pero el más famoso fue el de Côt, en Cahors. Tuvo su mayor auge entre los siglos XII y XIV cuando los reyes y papas lo elegían para engalanar sus mesas y su exportación representaba el 50% de los vinos que salían del puerto de Bordeaux. Entre el surgimiento de nuevas zonas, la epidemia de filoxera (una plaga que se comió la mayoría de los viñedos europeos) del siglo XIX y la gigantesca helada de 1956 el Malbec venía en picada y cedía su terreno a otras cepas más valoradas. Su futuro era oscuro como los vinos que dan sus uvas hasta que en los 90 reapareció ante el mundo de la mano de los vinos argentinos y reescribió la historia. Sin embargo, en nuestro país su camino había empezado bastante antes. El 17 de abril de 1853 Domingo F. Sarmiento presentó una propuesta para ampliar y diversificar la industria vitivinícola nacional junto al agrónomo francés Michel Aimé Pouget.De la mano de Pouget se introdujeron cepas francesas y se enseñaron métodos científicos para la producción y cuidado de la uva. Entre las cepas introducidas hubo una que se adaptó mejor que otras y que mostraba bondades sobresalientes entre los viñedos. Sí, era el Malbec o “uva francesa” como le decían en aquella época.
Actualmente es la uva más plantada de nuestro país y fue la que nos catapultó a todas las vidrieras del mundo. Son muy pocas las bodegas que no tienen plantado algo de Malbec y es absolutamente imposible ir a un supermercado/vinoteca/restaurante y no encontrar varias etiquetas del varietal.¿Por qué? Porque es gentil, agradable, comprador; porque va de diez con las carnes; porque mostró ser muy versátil a la hora de buscar otros estilos; porque es explosión de color, aromas y sabor. El color del Malbec tiende a ser de un profundo rojo-violáceo, por ello en la Edad Media se lo conocía como el “vino negro de Cahors”.Sus aromas son claramente frutados, dependiendo de la vinificación nos recordarán a los frutos rojos maduros o algunos frutos negros: ciruelas, moras y hasta arándanos y frambuesas pueden presentarse en nuestra copa. Pero no se queda allí, nuestra cepa de bandera también sabe mostrar interesantes notas de especias y la belleza de las flores cuando no se lo cultiva demasiado maduro.
Por lo general, el Malbec es un vino suave, un poquito dulce y de textura aterciopelada al paladar. Todo eso lo vuelve tan seductor y fácil de beber. Su adaptación a todos los suelos del país ha abierto el abanico a decenas de versiones que superan este espacio y que prometo comentar en otra nota. El Malbec no es argentino, pero es nuestro. No es argentino porque es un varietal de origen francés, pero es nuestro porque es nuestro estilo y nuestro terruño el que cautivó a los consumidores y luego a la crítica.

5 Malbec recomendados

Para darse un gusto: DV Catena Malbec Nicasia Vineyard 2007.Una de las grandes añadas de una de las bodegas que mejor maneja el Malbec. Toda una gama de frutos del bosque dicen presente y acompañan un vino con un balance increíble en boca. Difícil de explicarlo sin una copa en la mano.

Para sorprenderse: Synthesis Sophenia Malbec 2011. Un vino fresco, apabullantemente floral y complejo.La buena acidez es una marca de agua de los viñedos de Gualtallarylo que lo hace apto para una buena guarda (si uno vence la ansiedad de abrirlo)

Para lucirse: Tinto Negro Finca La Escuela Malbec 2012. Un vino que enamora por igual a quien recién empieza el camino del vino como a los conocedores. Toda la elegancia que brinda el terruño de Altamira en su botella. Por ser un vino que sacó 94 puntos Parker tiene un muy buen precio.

Para ir sobre seguro: Altos las Hormigas Clásico 2014. Nada mejor que volver a los viejos conocidos para pisar sobre terreno firme entre tanto mar de vinos. Alto las Hormigas Clásico es cumplidor, consistente año a año y una buena referencia a la hora de pensar en Malbec.

Para todos los días: Alma Mora Malbec 2015. Un vino fácil de conseguir en cualquier góndola y de muy buena relación precio/calidad. Lo que mejor lo define es “carnoso”, como que se mastica, con unos taninos dulces y un final acorde al rango de precios.



Nota publicada originalmente en Pausa Magazine

6 comentarios:


  1. Muy Bien Ariel..!!

    Siempre tan claro y preciso en tus artículos, notas, reseñas...
    y sobre todo, muy didáctico y éso es lo bueno para quién te lee:
    aprender un poco más en cada lectura.-

    De los vinos que indicas, sólo he tomado los dos últimos:
    Altos... y Alma...

    He leído -no recuerdo bien dónde- que la única cepa originaria
    de nuestro país, es la Torrontés ¿es así.??

    Bueno, hacía algún tiempo que no me comunicaba contigo,
    pero siempre es muy agradable para mí, enviarte algunas líneas.-

    Te dejo un saludo cordial y abrazo.-


    pd : también debo decir, gracias a vos por leerme (leernos)









    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un día volvió Jorge a la casa de Vinarquía, jaja. La Torrontés es una cepa autóctona, cruza de la Criolla Chica y Moscatel de Alejandría. Agregaría que en realidad hay 3 Torrontés: Torrontés Riojano, Torontés Mendocino y Torrontés Sanjuanino. El que mejor se presta para vinificar es el Riojano. Acá le dejo un enlace con toda la información:
      http://www.vinarquia.com.ar/2014/02/semanadeltorrontes-caracteristicas.html

      Abrazo

      Eliminar

    2. Estaba medio borrao..!!

      Ya leí "Hablemos de Malbec" y algo del enlance que adjuntas.-

      Los aprecios (lindo nombre pa' una finca) me llevaron primero,
      a Miguelito Brascó y su "Un torrontés de caballos desbocados".-

      Nada nos dice adiós, nada nos deja... JLB

      Bueno muy bien Ariel, muchas gracias por tu siempre amable
      respuesta y ya me voy yendo por donde "vino", como quién encara
      pa'l lao de la Ecia. El Rezongo...

      Saludo cordial. Abrazo..!!

      pd : supo haber un vino "Finca Los Escasos", cuando le pago al
      bodeguero, me acuerdo muy, mucho de ese nombre...




      Eliminar
  2. Ariel, tuve la suerte de probar el DV Catena Malbec Nicasia Vineyard aunque de añada 2011, es como decís vos, sin copa en mano es difícil de explicar.
    Del resto me falta probar el Sophenia. El Altos las Hormigas Clásico 2014 es un gran malbec que no falla.

    Buena nota.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nico, muchas gracias.
      No te lo pierdas. El Nicasia 11 está tremendo, con mucho por delante.

      Abrazo

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!