miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Espumante o espumoso?


En artículos web, notas periodísticas, libros especializados y hasta etiquetas encontramos la palabra “espumante”, al punto de que casi se ha instalado, pero su uso es incorrecto. Vamos sin rodeos, se dice espumoso y no espumante. De hecho, la palabra espumante ni siquiera existe en el diccionario.
El tema no requiere complicadas explicaciones. Si existiera la palabra espumante, debiera referirse a aquello que produce espuma, por ejemplo el detergente o la sal de frutas. Espumoso sería aquello que contiene espuma (o burbuja, para el caso). Por eso decimos gaseosa y no gaseante para las bebidas carbonatadas.
Aparentemente el origen proviene de una mala traducción del italiano spumante. Pero en nuestro idioma el sufijo –nte se usa para formar adjetivos a partir de verbos que expresan qué o quién ejecuta la acción. En todo caso, espumante podría ser aquel que le agrega gas carbónico a los espumosos de baja calidad. De la misma manera, el sufijo –oso también sirve para formar adjetivos, pero que expresan que se contiene algo en abundancia, como aceitoso o temeroso.
El uso pareciera haber instalado la palabra al punto de que nos llega a “sonar feo” decir espumoso. Si bien es muy positivo celebrar las oralidades y las nuevas incorporaciones idiomáticas, debemos diferenciar lo que es un neologismo (palabra nueva) o regionalismo de lo que es algo simplemente mal escrito.


Nota publicada originalmente en Pausa Magazine

6 comentarios:

  1. Sería interesante si levantásemos más información para recordar que incluso la palabra "espumoso", antes no existía, y que su uso también fue considerado como incorrecto por los jerarcas de la antigua lengua, ya que sugerían como correcta la palabra “espumado” (que a mi parecer es horrible para categorizar un vino). Por lo tanto, tenemos dos acepciones cuya raíz parecen ser correctas, y a las cuales podemos aferrarnos. Pero hay otra más. Más allá de la clasificación de sufijos asociados a verbos y otros, son palabras que nacen como una especie de participios activos. En ese contexto, y si queremos buscar rigidez, la palabra nativa sería "espumar", que es un verbo transitivo. Sin embargo, y saliéndonos de las clasificaciones por terminación, hay algo de correcto y etimológico en la palabra “espumante”. Es que viene, al igual que todas las palabras que tienen la raíz “spuma” de un origen latín y vulgar antiguo, que es “spume” (periférico y marginal) que luego sale y es adoptado a todas las lenguas hasta llegar a otras raíces similares como “spuma” en italiano, o “espuma” en español.
    Con respecto a una de las derivantes que mencionas, la palabra “spumante” (de “spuma”), parece a simple vista, un adjetivo de origen itálico. Pero cabe señalar y recordar, que esta palabra fue adoptada originalmente en el Piamonte, considerada al igual que acá, como una forma de sintetizar algo de manera incorrecta (el vino que da espuma), pero que tras un largo uso, fue reconocida como de uso global para los italoparlantes y lenguas heredadas, para calificar a cualquier vino que dé burbujas o contenga gas carbónico. Por lo tanto, me haría mucho sentido que dado su uso global heredado, pueda adaptarse a otro idioma o forma de lenguaje sin problemas. Las corrientes migratorias hacen eso, enriquecen y sustentan a otra forma de lenguaje. Permite transculturarlo, más allá de la clasificación Ibérica normada (RAE). Que actualmente, corre más para la los hispano parlantes del Viejo Mundo, que para las marginales de las américas (recordemos que son ellos quienes “aceptan” y estudian incorporar palabras, que usamos diariamente en Latinoamérica). Si revisamos a fondo qué son y cómo se forman las palabras que reconocen a los vinos distintos vinos con burbujas del mundo, como champagne, sparkling wine (que viene de spumante), sekt, y otras, por ejemplo, nos daremos cuenta que, al igual que “espumante”, nacen de una transculturación o por la simple y llana forma de ver las cosas, a veces incluso por un error. Pero son palabras que con el tiempo van quedando reconocidas por el uso y el significado que da el uso cotidiano en un determinado lugar. Por ejemplo, en Chile, como era de esperarse, se trató por años de usar la palabra espumoso (apoyados por un sommelier de origen español) y claro, no duró demasiado. ¿Los motivos? La forma negativa a la que se asocia a las palabras de terminación “oso”, a algo que pueda dar espuma. A rabioso, baboso o asqueroso. Etc.

    Es cultura de los pueblos, son las que han ido dándole forma al español (que es castellano) argentino, chileno o mejicano. En ese sentido, vale recordar siempre, que el diccionario de la RAE se encuentra al servicio del lenguaje, y no el lenguaje al servicio del diccionario de la RAE. (Eso último, reconocido por la misma academia).

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que suena mas fino decir espumante...buen dato y salud!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena aclaración. gracias.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena aclaración! Buen artículo.

    ResponderEliminar
  5. Buenas.... Hace un tiempo colaboré con el Sommelier uruguayo Pablo Dotta en una nota similar que transcribo. El texto completo y links lo encontrarán en http://www.pablodottasommelier.com/novedades/espumoso-espumante-o-champagne/


    ¿Espumoso, Espumante O Champagne?

    ¿Espumoso, espumante o champagne?
    Hace pocos dìas estuve en un salòn de vinos en Argentina y cada vez que pedìa un espumoso, me ofrecìan un espumante. A eso le sumo que el dìa anterior a dicho salòn, terminaba el XV Salòn del Vino Gèant, una feria de vinos nacionales e importados en el hipermercado, donde la gente me pedìa Champagne a la hora de señalar el vino de este estilo que tenìa la bodega para la que trabajaba. Entonces, ¿còmo debemos decirle?, o mejor dicho, ¿cuàl es la justificaciòn para decirle de una u otra manera?

    Comencemos por descartar uno. De los tres tèrminos que titulan el artìculo, el que està 100% incorrecto para referirnos a la generalidad de estos vinos es Champagne. Este tèrmino refiere a una Denominaciòn de Origen francesa, por lo que cualquier vino de esta naturaleza proviente de otro lugar ajeno a esa zona no puede denominarse asì. Pràcticamente todos los paìses, incluyendo el nuestro, utilizaron el tèrmino en algùn momento, pero la Denominaciòn de Origen pudo màs y hoy no està permitido utilizarlo. Hubo un lugar donde fue utilizado con un poco màs de justificaciòn. Se trata del pueblo suizo de Champagne, donde durante muchos años los viticultores escribìan Vins de Champagne en sus etiquetas. Màs allà de que los habitantes de esta zona declaran que su vino tiene este nombre desde hace doce siglos, bastante antes que los vinos franceses, la Uniòn Eurpoea estima que el vino francès de la zona de Champagne es una marca registrada, por lo que desde el año 2004 tienen prohibido utilizar esa palabra en sus etiquetas.

    Hay quienes afirman que en nuestro paìs (al igual que sucede con la denominaciòn Cognac) se pudo usar la palabra Champagne gracias a un gesto del gobierno francès por el haberles perdonado una serie de deudas provenientes de la època de la guerra. Pero ni en INAVI ni en la Embajada de Francia pude obtener una confirmaciòn oficial de este hecho que aparece salpicado en la web sin presencia de fuentes fidedignas. Lo que sì pudieron informarme desde el Departamento de Jurìdica de INAVI es que hubo en su momento una marca llamada Cognac Champagne en Uruguay, y seguramente de allì provenga la informaciòn de Internet, que segùn este dato serìa errònea.

    Vayamos a espumante vs espumoso. Comienzo aclarando que le digo y le dirè espumoso. Podrìa justificarme en los recuadros que se ven al final del pàrrafo donde la Real Academìa Española indica que la palabra espumante no està registrada. Alguno podrà decirme que la palabra espumoso se puede aplicar tanto a un vino, como a un jabòn, un shampoo o como lo indica la definiciòn, cualquier cosa que haga espuma. Algùn otro podrà decirme que el lenguaje es un sistema vivo en constante construcciòn por parte de las personas, por lo que la palabra espumante podrìa ser utilizada perfectamente. Ambos argumentos son vàlidos.

    Vayamos ahora a la norma. La OIV no hace referencia a los vinos espumantes, mientras que sì encontramos el tèrmino espumoso para referirse a Vinos especiales producidos a partir de uvas, de mostos o de vinos tratados segùn las tècnicas aceptadas por la OIV, caracterizados, en el descorche, por la producciòn de una espuma màs o menos persistente resultante del desprendimiento de diòxido de carbono de origen exclusivamente endògeno… màs info aquì.

    ResponderEliminar
  6. Siempre vienen bien estas aclaraciones ;)

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!