jueves, 20 de octubre de 2016

Kalós: lo bello y bueno


A los griegos les gustaba beber, se sabe. Beber y comer, porque los banquetes o simposios eran habituales. Se celebraban con motivo de fiestas familiares, celebrar victorias, despedir a un amigo o porque sí. Entre entretenimientos varios, música y etairas los griegos solían beber mucho vino y siempre agradecían a Dioniso por semejante regalo divino. Las características de los simposios nos han llegado de la mano de la literatura y de la decoración en vasos y jarras. En estos últimos no es raro que aparezca la palabra kalós, para designar algo hermoso o de gran belleza. La palabra tenía una significación erótica o de belleza física, pero empezó a hacerse extensiva para describir un ideal de conducta personal, en especial entre los aristócratas (kalós kai agathos, bello y bueno).
Más acá en el tiempo, la familia Losada eligió para su proyecto vitivinícola el acertado nombre de Kalós Wines, enfocado en hacer vinos de calidad. En el marco siempre distendido y copado de la vinoteca Vinology compartimos una presentación de la bodega junto a Pablo Benavides, enólogo, y Juan Ignacio Losada, de la familia propietaria.
El primer vino que probamos fue el 59N Malbec 2015. El curioso nombre se debe a una anécdota familiar. El abuelo Calixto siempre contaba a sus nietos, no sin ánimos de desafío, que él tuvo 59 novias antes de casarse y en recuerdo a esta historia se eligió el nombre.
El vino está elaborado con uvas provenientes de San Pablo y Rodeo del Medio y un porcentaje del mismo se guarda 6 meses en barricas. Es un Malbec joven y fresco, de sabores intensos y un buen caudal de aromas que recuerdan a las ciruelas y los higos. Al precio que se lo consigue en vinotecas es de una gran RPC.
Como entre el 59N y su vino ícono tenían un vacío decidieron lanzar un nuevo producto. Se trata de un corte (que tampoco tenían) aún sin nombre ni etiqueta que por sus características encajaría perfectamente en medio. Vamos a decirle Blend 2015 provisoriamente y contiene en un 45% Malbec de Altamira, 35% Cabernet Franc también de Altamira y 20% Petit Verdot de Barrancas. Este vino pasó 12 meses en barricas de varios usos y pudimos probar una muestra de tanque, donde comprobamos su gran potencial.
Combina la suavidad del Malbec con el punch de las otras cepas. La nariz todavía tiene la impronta de la madera, pero se nota que no va a ser invasiva. Donde muestra toda su furia es en boca, lo que demuestra un vino aún sin terminar pero que genera expectativas. Hay que ver que otra anécdota tiene Don Calixto para contar e inspirar el nombre.
El nacimiento de este blend nos muestra cómo va creciendo el proyecto y off the record nos contaron que están tanteando la posibilidad de un blanco no tradicional. Crucemos los dedos por el bien de la diversidad del vino argentino.


Finalmente probamos el vino que lleva el nombre de la bodega, su línea reserva, en la que se pone más esmero. Pudimos comparar dos añadas del Kalós Cru, hecho con la mejor selección posible de uvas de Altamira, una crianza de 16 meses en barricas francesas y 24 meses de estiba en la botella.
Empezamos por la añada más reciente, el Kalós Cru Reserva Malbec 2012. Es un vino muy ameno, que se abre lentamente. Es de esos para ir disfrutando de a poco y ver cómo sus aromas se expresan con el tiempo. Primero se muestra cerrado, luego aparecen las notas propias de la larga crianza, la fruta, el higo y ese aroma peculiar del terruño de Altamira. En boca se siente suave, aterciopelado y con algo de esa sensación de tiza que tanto se busca hoy. Se siente también una mayor tensión que en el 2011.
Por su parte el Kalós Cru Reserva Malbec 2011 fue menos tímido a la hora de desenvolverse en la copa. Sus aromas se mostraron más expresivos y dieron una paleta floral, de ciruela, higo y algo de tabaco. Al paladar se siente una buena estructura, con esa textura de tiza de la que hablábamos y buen final. Nunca había probado estos vinos, pero tenía una buena referencia del WineMDQ Malbec Tasting 2016 donde el Kalós Cru 2011 ganó la tercera etapa.
De la mano del Malbec Kalós Wines se fue abriendo un camino que ahora crece en iniciativas y estilos. Van de a poco y pisando sobre firme, una buena variable para los consumidores que cada vez exigimos más vinos de calidad y bien pensados.



2 comentarios:

  1. Tuve el placer de probarlos a todos y son realmente fantasticos! Altamente recomendables

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charly, gracias por leer y comentar.
      Coincido con vos, son muy buenos vinos. Muy bien hechos.

      Saludos

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!