lunes, 26 de junio de 2017

¡Oh, qué ricos vinos! Voy a conquistar este reino


Se calcula que Ricardo III consumía tres litros de alcohol diarios; Carlos I de España y V de Alemania tomaba una cantidad similar para saciar su sed; Amadeo VIII de Saboya era un alcohólico tal que asume el papado como Félix V, luego declarado antipapa, ebrio; José I Bonaparte recibió el apodo de Pepe Botella y en su época se acuñó el dicho “Pepe botella baja al despacho / no puedo, que estoy borracho”. Historias de nobles alcohólicos hay muchas, pero seguramente una de las más curiosas sea la del sultán otomano Selim II.
Selim II llegó al poder tras una serie de intrigas palaciegas y traiciones familiares. Sin embargo, su ambición no era el poder o el éxito militar, sino el goce. Delegó en sus ministros los destinos del Imperio y él se dedicó a una vida donde abundaba la buena mesa, la bebida, el sexo y cuanto placer mundano pueda haber. Así pasó a la historia como Selim II el Borracho.
Aparentemente su vino favorito era el Commandaria, un vino dulce fortificado que se hace en Chipre dejando secar al sol las uvas Xynisteri y Mavro (a que no las conocías). Tal era la afición, algunos hablan de adicción, a este vino de postre que Selim II mandó invadir Chipre en 1570 para asegurarse un suministro permanente. Los reinos cristianos de España, Venecia, Génova, Estados Pontificios y Malta se unieron en una Liga Santa para evitar el avance otomano y los enfrentaron en la gran batalla de Lepanto.   Allí resultó herido Cervantes entre miles de anónimos y representó una victoria para los reinos cristianos, aunque no pudieron recuperar Chipre y sus vinos.
Quizá sea solo una leyenda. Muchos creen que no, tal era la afición y los caprichos de Selim II, que vivió y murió ebrio al caerse y golpearse la cabeza. Si yo fuera un emperador todopoderoso como él iría a conquistar Bordeaux o Champagne, ¿y vos?



6 comentarios:

  1. Totalmente! Reclamo todo Francia para mi reino. Sería una pésima emperatriz, pero vino no va a faltar a nadie... que mis súbditos pongan en la balanza... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, quizá seriamos más felices.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Que buena historia, muy loco Selim...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un loco del vino, como nosotros.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Yo sería mas terrenal e iría a conquistar Mainqué en Río Negro. A por las vides de Pinot Noir de Chacra ! jeje
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos metemos una noche de verano y hacemos nuestro propio vino, te parece?

      Eliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!