lunes, 31 de julio de 2017

Comentarios sobre la vendimia 2017

por Roberto de la Mota

La cosecha 2017 será recordada por tres características principales; en primer lugar una vendimia muy reducida en cantidad, (la segunda de menor volumen en los últimos 20 años), en segundo lugar y como consecuencia de lo anterior, de precios muy altos en sus uvas y en tercer lugar y sin dudas lo más importante, de muy buena calidad de vinos.

Cierre de la cosecha con Petit Verdot de Drummond

Primavera de temperaturas medías, pero con algunas heladas

La brotación fue normal en cuanto a las fechas para los distintos cepajes, algo húmeda, pero el crecimiento fue muy bueno y todo hacía parecer que tendríamos una muy buena oración. Sin embargo tanto en el mes de Octubre como en Noviembre se registraron temperaturas muy bajas, así en plena floración tuvimos un par de madrugadas de 1°C y las variedades que se encontraban en este estado fenológico sufrieron de un corrimiento por abortos orales muy marcado y por ello muy pocos racimos y a su vez pocos granos en cada uno de ellos. Este fenómeno pudo observarse tanto en la zona central de Luján de Cuyo y Maipú como en el Valle de Uco y la zona sur de Mendoza y Patagonia en general.
Las variedades más afectadas fueron Chardonnay, Pinot Noir y Malbec, pues seguramente coincidieron las fechas en que florecieron con las madrugadas más frías.
La pluviometría fue mayor a la media para el trimestre de Septiembre, Octubre y Noviembre ya que se registraron 91 mm en nuestra finca de Drummond, 105 mm para la de Perdriel y 94 en la de Altamira.

Verano también de temperaturas medias pero con algunos días muy calientes

Los meses de Diciembre, Enero y Febrero se caracterizaron por ser medios en cuanto a las temperaturas, pero con sólo algunos días muy calientes y de pluviometría más elevada que la media de las distintas zonas.
Si observamos la suma de temperaturas por encima de 10°C (valor de referencia en viticultura) no resulta muy superior a los valores referencia, pero debemos tener en cuenta que en Drummond la temperatura máx. registrada en diciembre fue de 40C° y tanto en Perdriel como en Altamira se registraron temperaturas cercanas a los 39C° en enero, pero en esta última zona siempre las noches fueron frescas.
Tanto el crecimiento de los brotes como el desarrollo de los racimos fueron muy buenos. Así la canopia alcanzó buen desarrollo con brotes que rápidamente superaron las 15 hojas o el metro veinte de longitud y la sanidad en general también fue muy buena.
Si bien la pluviometría del trimestre superó los valores habituales ya que se registraron 92 mm para Drummond, 105 para Perdriel y 128 para Altamira, la sanidad fue excelente ya que luego de las lluvias se sucedieron vientos que secaron el ambiente y el follaje.
Así la madurez se llevó a cabo con normalidad y dentro de los términos habituales y si bien hubo algo de adelanto en el envero y la madurez este adelanto no fue proporcional a la disminución de los rendimientos.
Los meses de Marzo y Abril fueron frescos y con mayores precipitaciones, por eso el adelanto en la vendimia no fue tan marcado como muchos productores pensaron.
Se registraron 147 mm de lluvia en Drummond, 137 en Perdriel y 266 mm en Altamira, especialmente en semana Santa y si bien la mayoría de los viñedos ya se habían cosechado en los que aún no se vendimiaban estas lluvias no tuvieron efectos negativos en la sanidad, pues las temperaturas se mantuvieron bajas.

Cosecha de Semillon en Altamira

El resultado

En cuanto a las condiciones climáticas, más allá de los fríos en floración que produjeron el “corrimiento” y la reducción drástica en algunos rendimientos, debemos mencionar que la pluviometría volvió a estar muy por encima de la media para la zona. (330 mm para Drummond, 347 en Perdriel y 388 mm para Altamira desde brotación hasta cosecha). Sin embargo el estado sanitario de las uvas fue muy bueno. Ello se explica por las temperaturas bajas y los vientos luego de las lluvias que secaron la humedad, pero más aún por un trabajo cada vez mejor en los viñedos de la zona. Así las uvas mejor repartidas, expuestas a la luz y aireadas y los rendimientos menores dieron como resultado uvas de excelente madurez y sanidad.
Los vinos blancos elaborados en Mendel fueron de muy buena calidad. De buena madurez aromática y gustativa con notas a flor blanca, acacia y un toque de fruta tropical en el Chenin Blanc, pero de una acidez bien presente. De tal suerte que tanto en esta variedad como en el Semillon la corrección fue innecesaria y el pH natural logrado menor a 3,20.
Los tintos se destacan por un color muy intenso, aromas a frutos frescos, florales y muchas especias en los Cabernet tanto Sauvignon como Franc y taninos muy presentes. El 2017 fue tan rico en taninos que hubo que estar muy atentos en la maceración para no extraer en demasía. Así con trabajos o pisoneos suaves y maceraciones un poco más cortas, se lograron vinos muy equilibrados de buen potencial de guarda donde hubo que esforzarse más en la obtención de graso y untuosidad que en
la concentración. Pero que en general serán de excelente potencial de guarda pues tienen complejidad aromática, frescura y muy buena acidez al igual que los blancos.



2 comentarios:

  1. Interesante siempre es aprender de los que saben, como en este caso de Roberto de la Mota.

    ResponderEliminar
  2. Qué gran aporte para nosotros las palabras de Roberto de la Mota y qué lujo para Vinarquía. Felicitaciones Ariel.

    ResponderEliminar

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!