jueves, 21 de marzo de 2019

Eran días de verano (10 vinos 10)

Se sabe, con la llegada del estío vuelven las comidas livianas, el horno se toma vacaciones y aparecen las improvisaciones de terraza. De la misma manera, tendemos a buscar vinos más frescos y refrescables que nos permitan acompañar esos platos. No es que dejemos de comer asado y tomar Cabernets con cuerpo, como tampoco dejamos los blancos en invierno, sin embargo la tendencia es clara.
Todo lo que tomo, me guste o no, pasa por las redes sociales (Twitter e Instagram) y siento que deben ser como mi filtro para que los mejores vinos o los más interesantes lleguen a ocupar un espacio en el blog (espero tener la conducta para que el ejercicio se sostenga en el año).
Aprovechando la llegada del otoño, vaya un racconto con lo más interesante del verano:


Arrancando la temporada: Saurus Pinot Noir Rosé
Dicen que quien inspiró este rosado neuquino fue el mismísimo Paul Hobbs y el vino tuvo gran aceptación en el mercado externo. Es un estilo de rosado con un gran equilibrio general, donde predominan los aromas a flores blancas y la fruta roja. Un vino amable al paladar y también al bolsillo que a partir de esta cosecha podemos disfrutar en la góndola local.


Un rosado elegante: Las Perdices Rosé
Riquísimo vino de Las Perdices en la tendencia actual de rosados a la manera de Provence. Ya de entrada su presentación es muy bonita, con su etiqueta sobria, botella importada y color lánguido. Está elaborado con uvas Malbec de Agrelo, Luján de Cuyo, logrando gran equilibrio, cierto volumen y sabores a guinda y cereza. Este lanzamiento busca posicionar a la bodega en el creciente nicho de rosados de alta gama y creo que lo logra con un producto con acidez equilibrada que gustará a un público amplio.


El distinto: Sobrenatural frisante
La incesante búsqueda de Chakana por vinos cada vez menos intervenidos y auténticos ahora los llevo a probar con una nueva línea de vinos naturales. Los viñedos de donde se obtiene este Bonarda son biodinámicos y se lo elabora sin el agregado de sulfitos, de allí lo de “vino natural”, un concepto que hablamos en una nota anterior. Este Bonarda está pensado además al estilo de los lambruscos italianos frizantes. Con pizza y comidas grasas que necesiten unas burbujas y acidez que limpien, va muy bien. Con picantes, ojo.


Una perlita: Ver Sacrum Monastrell
En Ver Sacrum vienen haciendo un trabajo de vinificación y comunicación increíble, con vinos que distienden e interrogan al mismo tiempo. Elaboran vinos más livianos, bebibles e interesantes en su expresión y este Monastrell (uno de los ¿dos? que hay en la góndola local) no iba a ser la excepción: elegante, con la fruta al frente y una acidez vibrante. Gran disfrute para el enófilo.


El cumplidor: Gaia White Blend
Domaine Bousquet presentó una nueva añada de este corte blanco elaborado a base de uvas orgánicas 50% Chardonnay, 35% Pinot Gris, 15% Sauvignon Blanc provenientes de Alto Gualtallary, Tupungato. El vino en cuestión apela a cierta complejidad de aromas, mucha frescura y fruta. “El Chardonnay, componente mayoritario en el corte, da el perfil frutado que buscamos con notas tropicales y de fruta blanca. Aporta un gran volumen de boca gracias a su paso por una cuidada crianza en barricas y posterior reposo sobre lías. El Pinot Gris suma complejidad, con notas de durazno blanco y un soporte de mineralidad. Finalmente, el Sauvinon Blanc nos ayuda a mantener la frescura y aporta un perfil cítrico con notas herbáceas”, explica Rodrigo Serrano Alou, enólogo de la bodega. Como siempre, gran RPC garantizada con esta bodega.


El Torro diferente: Susana Balbo Signature Barrel Fermented Torrontés
No hay tantos “torronteses” fermentados en barrica en el mercado y siendo sincero a muy pocos les queda bien. Sin embargo, la expertise de Susana Balbo en la materia la llevaron a lograr un blanco de altísima calidad y que a mi entender es el mejor del estilo que podemos encontrar. Bien cítrico, aparecen algo de flores blancas y la madera está ahí como un vago recuerdo ahumado. Tiene una acidez mordiente y es algo untuoso a la vez. El Torrontés me gusta que sea del año, pero a este se lo perdonamos por su forma de elaboración que lo hace estar en un momento increíble y seguirá evolucionando muy bien.


El tapado: Livverá Bequignol
Germán Massera viene haciendo unos vinos que me encantan. Su naranjo de Malvasía es una cosa de locos y sus tintos apuntan a un estilo moderno y frutado que le dan una vuelta de rosca y de frescura a lo que encontramos en la góndola. Esta uva de origen incierto y nombre raro es más común de lo que creemos en nuestros viñedos (en 2018 se cosecharon 4.400.000 kilos de la variedad), donde se la cultiva para dar color a los tintos. Creo que el trabajo de Germán la valoriza, logrando un producto liviano, frutado y moderno, ideal para el verano.


El que sorprendió: Osado Blend de Tintas
Muy interesante propuesta de la mano de Salentein, una bodega que tiene vinos de apariencia seria, pero que siempre se te descuelga con algo joven, moderno y descontracturado. En esta oportunidad lanzaron una nueva línea llamada Osado y que, entre otras etiquetas, contiene un blend de Malbec, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot de La Consulta. Su estilo es sabroso, jugoso, con la fruta al frente y un toque de madera que acompaña. Un vino joven, fresco y con personalidad. RPC imbatible


El campeón de la RPC: Blanchard & Lurton Les Fous
Uno de los mejores blancos que podés conseguir por alrededor de $300 ($330 al cierre de esta nota) es este corte bordelés de Andrés Blanchard y François Lurton elaborado con un 80% de Sauvignon Blanc de Los Chacayes y un 20% de Semillón, del Valle de Tupungato. El blend integra frescura con cuerpo, notas cítricas y herbales. Vale la pena tomarlo no tan frío. Se disfruta a cada sorbo, qué más decir.


Uno para el asado: Altosur Red Blend
El asado debe ser una de las pocas comidas argentinas que no tienen época del año que las frene. Si querés sorprender a los amigos y disfrutar un vino de calidad, anotate esta novedad de Finca Sophenia. Se trata de un blend de Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah, todo de Gualtallary, Valle de Uco. Su estilo es jugoso, frutado y amable, sumado a una relación precio/producto impecable. Roberto Luka, fundador de la bodega, dijo: ““El segmento de vinos de $275 es una categoría muy competitiva del mercado destacándose aquellos que ofrecen una buena ecuación entre la calidad-precio en un consumo impulsado en parte por clientes jóvenes quienes prefieren productos más frescos y frutados”. Lo único que se olvidó de advertirnos don Roberto L. es que este vino se evapora mágicamente ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!