martes, 16 de abril de 2019

#AWBDescorcha Malbec de extrema altura

Cuando una vez más todos los Argentina Wine Bloggers nos propusimos la tarea conjunta de recomendar Malbec para conmemorar su día, la duda me invadió como siempre. Hay tanto Malbec y tan bueno que uno no sabe por dónde empezar. ¿Qué recomiendo, lo top de lo top? ¿lo que está al alcance de buena parte de los consumidores? ¿lo que compro añada tras añada con confianza? ¿los últimos lanzamientos? Pensalo, es como que un extranjero te pare en la calle y te pida que le recomiendes un par, ¿vas a lo seguro o das opciones de estilo, precio, bodega, etc? Las dudas existenciales (?) del recomendador de vinos son variopintas.
Por eso esta vez me decanté por dos Malbec que me volvieron loco en los últimos tiempos. Coincidentemente combinan uvas de diferentes terruños de extrema altura calchaquí, un terruño (si se puede hablar de uno y no de cientos en el NOA) que viene dando qué hablar, sorprendiendo con la nueva cara que muestra desde hace unos años a esta parte. El boom del Malbec tiene gran carga de ADN salteño así que no es de extrañar que sigan haciendo historia con vinos que siempre le dan una vuelta de tuerca más.


Cola de Zorro Malbec 2018. Este tinto es un blend de diferentes Malbecs de la zona alta del valle calchaquí salteño, son en total tres vinos que se elaboran por separado y antes de embotellar se decide el porcentaje y corte final. “La idea del proyecto es mostrar en esa etiqueta el potencial de la variedad en diferentes zonas del valle” dice el Álvaro Dávalos, un joven enólogo perteneciente a uno de los apellidos más vínicos de Salta. Las uvas provienen mayoritariamente de Angastaco a 2400 msnm, “de donde creo que sale toda la potencia y la estructura”, aclara Álvaro; Seclantás, un pequeño viñedo al fondo de una quebrada a 2100 msnm “que nos da todo el aporte de fruta y la frescura”; y finalmente una porción de Molinos, a 2500 msnm, que aporta “la fruta madura y los toques especiados”.
Su etiqueta juega entre la planta conocida como Cola de Zorro y la figura del animal, dos típicos habitantes de la extrema altura salteña, con un aire moderno y divertido. Se trata de un vino potente, que te lleva puesto y muestra un Malbec desnudo, sin madera, con todo el ímpetu de estos terruños. Es pura fruta y estructura, más concentrado que 2017 y, a mi entender, con mucho por delante para crecer y ser una añada memorable. Me guardé una botella para probar dentro de dos años y no sé si podré aguantarme las ganas.


Sunal Ilógico Malbec 2017. Luego de vinificar en Italia, Agustín Lanús volvió con la idea clara de explorar aquellas zonas extremas y poco consideradas de nuestro país. Su amor se volcó especialmente hacia el norte donde se conjuga gran potencial general, poca exploración y zonas de difícil acceso. “Es realmente ilógico producir vinos en esos lugares, no tiene lógica desde el punto de vista económico, de logística, de trabajo enológico y un montón de otros factores, de allí el nombre”, me indica el enólogo que no deja de entusiasmarse/nos cada vez que describe esos rinconcitos cuya uva muchas veces no tenía los mejores destinos.
Para el Sunal Ilógico combinó tres terruños de los Valles Calchaquíes que para él “son los de mayor potencialidad enológica del Valle”. Por un lado está Angastaco (2400 msnm), Salta, que aporta el cuerpo, color, largor y medio de boca más muchos de los aromas que impactan primero; los suelos pedregosos y salinos de Amaicha (2200 msnm), Tucumán, aportan la textura de tiza; finalmente Hualfín (2100 msnm), Catamarca, aporta la acidez natural necesaria para balancear tanta potencia. A este equilibrado blend de Malbecs se le da luego una crianza de repartida entre barricas sin tostar y huevos de concreto de unos 15 meses.
Cuando lo probé la primera impresión que tuve es la de que estaba ante un vino “rico”(por más genérico que pueda sonar esto), agradable, sabroso, con la potencia justa y mucha fruta.  Me sedujeron todo su abanico de aromas, entre frutales, aceituna negra, romero y sutiles notas ahumadas. Lo sentí redondeado, pero vigoroso y que llena la boca. Un gran vino, a un precio ilógico por todo lo que aporta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Opiná con libertad!
Voy a tratar de que tu comentario aparezca en la entrada cuanto antes
¡Gracias!