jueves, 28 de mayo de 2020

Traful, la renovación de un clásico


Traful en sus presentaciones de 375, 750 y 1125 cc

Decir clásico no es decir anticuado, decir clásico es decir que algo es imperecedero, que marca épocas sin perder vigencia.  Por eso, ¡qué lindo cuando los clásicos se reinventan y le hablan a un nuevo público!


Muchas bodegas están relanzado sus líneas de mayor tiraje, algunas con décadas en la mesa de los argentinos. Las “marcas” consolidadas y de alta gama, cambian muy poco su estética, su imagen es algo valorado por el público. En cambio, en el segmento “de batalla” las etiquetas siempre se están renovando y siguiendo nuevas tendencias estéticas. Pero, digámoslo todo, el contenido pocas veces se renueva, como si todo fuera una cuestión de marketing.

Con Traful se hizo una de esas excepciones que vale la pena valorar, renovándolo por dentro y por fuera. Las etiquetas perdieron formalidad, aunque no su toque de naturaleza, y mantuvieron el nombre, que en mapuche significa “Unión”. El contenido, lo más importante, tuvo un lindo vuelco: a los clásicos blends de uvas blancas y uvas tintas, se les sumó un dulce natural en lata, un Malbec y un Chardonnay-Semillón.

Hagamos un repaso de la línea:

Traful Blend de uvas blancas: un corte de Torrontés, Chardonnay y Semillón de Maipú, de estilo joven y frutado. La combinación de Torrontés y Chardonnay, poco explorada en el país por cierto, da buenos resultados con vinos muy redondeados en boca.

Traful Blend de uvas tintas: en este caso las uvas provienen de Maipú y Agrelo y, fiel al estilo de López, se les dio un toque de 3 meses de paso por sus toneles. Aunque el corte incluye Tempranillo, Merlot y Sangiovese, se le dio bastante protagonismo al Malbec, aportándole esa frutosidad que tan bien le conocemos.

Traful Blanco dulce: el primer vino en lata de Bodegas López, con lo que se suman a una tendencia que viene creciendo fuerte para el segmento de precios y el estilo dulce natural. Ideal para tener una siempre en la heladera y beber sin reglas. A mí me gusta como opción para postres.


Traful Chardonnay-Semillón: una de las búsquedas más logradas de esta línea con la frescura de las uvas de Tupungato sumadas al balance y cuerpo de Maipú. Un blanco agradable, con interesantes notas melosas y de frutas de carozo, que al probarlo sabés que estás obteniendo bastante más de lo que pagás si lo comparás con sus vecinos de góndola.

Traful Malbec: junto con el blanco anterior, este Malbec es mi favorito. Concentrado, profundo, lleno de fruta y con detalles de especias y de la tonelería de la bodega. Un tinto moderno, perfecto para los platos de todos los días.

Si los clásicos están vigentes es porque saben reinventarse y ese es el proceso que viene haciendo Bodegas López con uno de sus vinos más gondoleros. Estamos hablando de un producto que se disfruta más en su juventud, ideal para la mesa diaria, donde buscamos la mejor relación precio/calidad. En ese sentido, creo que cumplen muy bien y suman el plus de venir en botellas de 375, 750, 1125 cc y también en lata.

Animate a dejar tu recomendado para todos los días en los comentarios así lo tengo en cuenta para próximas notas ;)