6 tips para elegir el mejor aceite de oliva

El del aceite de oliva es un mundo bastante grande y sabroso del que muchas veces tenemos poca información. En esta nota veremos 6 claves para ayudarte en tu próxima compra

Durante mucho tiempo viví engañado y creía que el aceite de oliva debe oler y saber a aceitunas (de esas que vienen en frasco).  Seamos sinceros, tenemos mucha herencia italiana y española, pero poca información gastronómica y las grandes empresas nos venden lo que quieren.  Afortunadamente de a poco aparecieron productores más honestos, legislación y la Internet que nos desasna.

El del aceite de oliva es un mundo bastante grande y sabroso del que muchas veces tenemos poca información. Si a esto le sumamos una góndola nos tienta con una gran dispersión de precios y etiquetas dudosas, la elección es difícil. Pero cuando tenemos un buen oliva en nuestra cocina entendemos su verdadero valor: realza los platos, nos ofrece nuevas posibilidades, sus aromas invaden la habitación.

Aceite de oliva

En próximas entregas profundizaremos en sus características, pero primero quisiera compartir seis tips para reconocer un buen aceite de oliva:

Virgen Extra siempre: los aceites de oliva se clasifican en Virgen Extra, Virgen y Aceite de Oliva a secas (hay otras clasificaciones intermedias, pero poco usuales en nuestro país).  El de mayor calidad es el Virgen Extra que contiene todas las propiedades de la oliva y se hace con las mejores bayas.

Almacenamiento: a la hora de comprar observá cómo estuvo almacenado.  Si está al rayo del sol en una vidriera o la calle, si su tapa no es hermética o si está ahí desde hace mucho tiempo, no lo compres.  La luz, el calor, el oxígeno y el tiempo no son buenos compañeros del aceite de oliva.  Tenelo también en cuenta en tu cocina.

Olor y sabor a aceituna: ese es el error del que hablábamos al principio.  Un aceite muy “aceitunoso” seguramente es de baja calidad y podemos encontrarlo en los más baratos de la góndola que se realizan a través de medios mecánicos y químicos para extraer aceite de donde ya parece no haber más.  Dejando de lado las múltiples variedades un buen aceite de oliva debería oler a manzana, pasto, hierbas, frutas, heno.

Precio: ya te lo habrán dicho, un buen aceite de oliva no es barato.  Tampoco quiere decir que haya que gastar una fortuna porque los hay de buen precio, pero siempre desconfiemos de esos envases de 1,5 litros a precio de ganga.

Acidez: según el Código Alimentario Argentino la acidez libre máxima expresada en ácido oleico para un Virgen Extra debe ser menor a 0,8 g cada 100g.  Un buen aceite indica eso en su etiqueta.  Según el INTI “la acidez es otro parámetro importante que diferencia un aceite de oliva extra virgen de uno virgen. La acidez es un parámetro químico que determina la cantidad de ácidos grasos libres expresados en ácido oleico. Está relacionado con el proceso de elaboración. Una acidez alta indica anomalías en el estado de los frutos, en el tratamiento y/o en la conservación.”

Color: no te guíes por el color.  Muchos creen que esto podrá revelarles algo, pero no es así.  El color puede estar dado por el varietal utilizado.  Sí es bueno que no tenga ninguna turbidez.

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *