Breve guía para invertir en vinos argentinos

Algunos no solo mejoran con el tiempo, también aumentan su valor ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de invertir en vinos argentinos como ahorro y posibilidad de retorno?

Una posibilidad real

Una de las ingeniosas frases que dejó Benjamin Franklin fue que “si quieres ser rico, no aprendas solamente a saber cómo se gana, sino también cómo ahorrar”.  Parece una obviedad, pero si no sabemos guardar parte de nuestras ganancias las cosas terminarán mal.  Ejemplos sobran.

Más allá del plazo fijo, el oro, los dólares y otros métodos tradicionales, los vinos pueden ser una buena alternativa de ahorro.  Basta fijarnos en cómo es un sector que se ajusta fácilmente a la inflación, cómo crece en reconocimiento internacional y con un valor agregado que se acrecienta con el tiempo. 

Recuerdo que hace unos años pasé a visitar a un vinotequero amigo y me encontré con una pila increíble de cajas de vino.  Era una cantidad mayor a la normal para esta vinoteca bastante afianzada.  A los minutos de charla me explicó que había hecho una fuerte inversión de sus ahorros en vinos de alta calidad y reconocimiento.  Era su forma de hacer frente a la inflación galopante de los últimos años y su resguardo para posibles crisis al mediano plazo.  Hoy puedo decir que le fue muy bien y que de a poco va largando esos vinos y manejando su precio.

Invertir en vinos argentinos

Liv-ex es el benchmark, o índice comparativo, tomado como referencia a nivel mundial para entender la evolución de precios de los vinos más reputados del mundo.  Establecen su referencia teniendo en cuenta las evoluciones del mercado, subastas, demanda y rankings de una selección de 100 vinos considerados los top: Cheval Blanc, Haut Brion, Lafite Rothschild, Penfolds, Opus One, etc.  Principalmente toman los grandes vinos franceses, con Bordeaux a la cabeza, y algunos referentes de otras partes del mundo.  Según Liv-ex los precios no han parado de crecer en los últimos 5 años, aunque haya altibajos  especialmente en el último año.

Como todo mercado de inversiones tiene sus altibajos, pero a la larga quien supo invertir saldrá ganando.  Claro, el truco está en ese “quien supo invertir” que nadie te cuenta.  Esta nota trata de echar una mano a quien quiere invertir en vinos argentinos que son los que tenemos a mano y cuyo potencial es increíble.  Básicamente hay que tener en cuenta unos pocos aspectos: guarda, puntajes y reconocimiento.

Consejos y advertencias

  • Conocer el mercado.  Más allá de qué vino te guste, estamos hablando de pensarlos como una inversión así que debemos prestar atención a los favoritos del mercado.
  • Invertir en Magnum.  Invertir en botellas de formatos grandes (1.5 litros o más) es una opción interesante porque este tipo de botellas permiten guardas más largas.
  • Tintos sobre blancos. Amo los blancos guardados, pero admitamos que los tintos son más atractivos para el mercado y soportan más las largas guardas.
  • Alta gama.  Seamos sinceros, más allá de alguna sorpresa positiva, vamos a tener que dirigir nuestra atención al segmento top del mercado porque es el que nos asegura los factores que analizamos a continuación.
  • Liquidez.  Vender vinos de alta gama no es tan fácil como vender otros productos.  Pretender liquidar todos tus vinos guardados de un día para otro no va a ser tarea fácil.
  • Falsificaciones.  Nuestro mercado no es tan grande, pero puede haberlas, especialmente vinos rellenados o etiquetas reemplazadas.  Comprar en un lugar de confianza será fundamental y mi recomendación es vinoteca o bodega.
  • El vino está vivo. Seguramente lo escuchaste decir más de una vez y eso quiere decir que se puede morir. Hay que ser cuidadoso con la guarda para evitar roturas, pérdidas y defectos generados por una estiba incorrecta.

La guarda

Este será un factor fundamental.  Si queremos invertir en vinos y que después podamos tener algún retorno, será importantísimo saber estibarlos.  Tengamos en cuenta que hablamos de guardar vinos por varios años para no solo recuperar  su valor, sino para que este suba.

Lo primero a tener en cuenta es comprar vinos pensados para largas guardas.  El tiempo de crianza en barricas y la calidad de la uva son fundamentales para lograrlo.  Luego hay que tener especial cuidado en conservarlos a una temperatura constante de 14° C, 75% de humedad y lejos de la luz solar.

Hay etiquetas clásicas que no podemos dejar de mencionar y que suelen dar grandes satisfacciones a quienes las guardan: Montchenot, Cheval des Andes, Yacochuya, Catena Zapata Estiba Reservada, AltaVista Alto, Felipe Rutini, Trapiche Iscay, Alfa Crux, Mendel Unus.

Cómo guardar vinos

Los puntajes

A la hora de comprar añadas vintage, los inversores/fanáticos/coleccionistas prefieren las que hayan obtenido altos puntajes.  Sabemos que los rankings de la crítica tienen un valor relativo, pero…

Para saber cuáles comprar se pueden hacer búsquedas por sitios especializados, comprar los reportes o hablar con su vinotequero de confianza.  En nuestro país hay etiquetas que siempre logran altísimos puntajes como Cobos, los Finca de Achával Ferrer, Gran Enemigo, Chacra 32, Per Se, Nosotros de Susana Balbo, los single vineyard de Zuccardi y Altos las Hormigas, los vinos de parcela de Catena Zapata.

Ir por los vinos argentinos que han logrado 100 puntos de críticos reconocidos internacionalmente es una apuesta segura: Viña Cobos Malbec 2017, Adrianna Vineyard River Stones Malbec 2018, Adrianna Vineyard River Stones Malbec 2016, Adrianna Vineyard White Bones Chardonnay 2018, Chacra Treinta y Dos Pinot Noir 2018, Cheval des Andes 2017,  Gran Enemigo Gualtallary Single Vineyard Cabernet Franc 2013, Zuccardi Piedra Infinita 2016.

El reconocimiento

Este es un aspecto que no debemos menospreciar.  Hay grandes vinos de Bordeaux que obtienen menos puntaje que muchos vinos nacionales y siguen costando diez o cien veces más.  El reconocimiento logrado con los años y la oferta/demanda son factores que inciden en este aspecto.  Lograr ese prestigio no es tarea fácil.  Pongámoslo así, quizá la bodega la pegó un año, le salió un vino espectacular y después no pudo volver a repetirlo.  Se convertirá en una perlita, pero no habrá consistencia.

Poco a poco nuestro país va creciendo en prestigio internacional y no solo como origen de vinos buenos y baratos.  El gran reto de unos años a esta parte es ganar la confianza de los coleccionistas del mundo como vinos de guarda y alta calidad.  Si leemos los medios especializados del mundo vemos que lentamente se lo va logrando, aunque todavía hay un largo camino por recorrer.

Vinos argentinos de 100 puntos
Presentación de los vinos de 100 puntos de Catena Zapata en la Muralla China

Finalmente podemos decir que más allá de las etiquetas y bodegas tradicionales hay muchos jugadores ascendiendo fuerte y que cumplen con los requisitos de los que veníamos hablando.  Invertir en ellos es una apuesta arriesgada aunque interesante porque las primeras añadas de vinos que se convierten en icónicos suelen ser las más codiciadas.

Con un incipiente mercado de subastas y coleccionismo local, más un crecimiento del reconocimiento internacional, invertir en vinos argentinos es una posibilidad real y en ascenso.  Y nunca queda descartada la posibilidad de beberlos y disfrutarlos.

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *