Coplas del vino – Nicanor Parra

© Berta López Morales, Universidad de Bío Bío
El gran poeta chileno (o antipoeta como le gusta que lo llamen) hoy cumple 100 años y es una buena excusa para cerrar la semana con uno de sus poemas sobre el vino.  Cuando cumpla 101 no escribiré nada, porque como dijo Borges, somos devotos del sistema decimal.
En serio, no se priven de leer a este poeta poderoso, irreverente, genial.

Coplas del vino


Nervioso, pero sin duelo
A toda la concurrencia
Por la mala voz suplico
Perdón y condescendencia.

Con mi cara de ataúd
Y mis mariposas viejas
Yo también me hago presente
En esta solemne fiesta.

¿Hay algo, pregunto yo
Más noble que una botella
De vino bien conversado
Entre dos almas gemelas?

El vino tiene un poder
Que admira y que desconcierta
Transmuta la nieve en fuego
Y al fuego lo vuelve piedra.

El vino es todo, es el mar
Las botas de veinte leguas
La alfombra mágica, el sol
El loro de siete lenguas.

Algunos toman por sed
Otros por olvidar deudas
Y yo por ver lagartijas
Y sapos en las estrellas.

El hombre que no se bebe
Su copa sanguinolenta
No puede ser, creo yo
Cristiano de buena cepa.

El vino puede tomarse
En lata, cristal o greda
Pero es mejor en copihue
En fucsia o en azucena.

El pobre toma su trago
Para compensar las deudas
Que no se pueden pagar
Con lágrimas ni con huelgas.

Si me dieran a elegir
Entre diamantes y perlas
Yo elegiría un racimo
De uvas blancas y negras.

El ciego con una copa
Ve chispas y ve centellas
Y el cojo de nacimiento
Se pone a bailar la cueca.

El vino cuando se bebe
Con inspiración sincera
Sólo puede compararse
Al beso de una doncella.

Por todo lo cual levanto
Mi copa al sol de la noche
Y bebo el vino sagrado
Que hermana los corazones.

Las botellas vacías del autor, parte de una instalación de 2006

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

8 Comments

  • Gran salú. Me lanzaré a escribir hoy sobre un poquito de lo mismo, a si que andaremos de diálogo a-coplado.
    Será Parra una moda, pero puchas que es bueno y puchas que dio un vuelco a la poesía chilena y latinoamericana.

    • Javiera, la falta de tiempo está atentando contra mi prosa. Apenas si pude escribir dos líneas antes de ir a dormir, pero lo merece. No sabía que había una especie de moda con él, pero sus poemas son muy interesantes y claros.

      ¡Saludos!

  • Hola ARIEL:
    Yo también subí al blog estas glosas hace un par de semanas, pues las descubrí por casualidad pero me encantaron !!
    Me debo leer más de este autor (y de varios escritores latinoamericanos) !!
    Abrazo. ROBERTO

    • ¡Tenés razón, no me acordaba!
      Bueno, nunca viene mal un poema.

      Abrazo

  • Tiene estrofas brillantes!

    • Realmente sí, hay algunas que destacan sobre otras, dignas de ser dichas en voz alta en cualquier reunión (con mucho vino de por medio, claro).

      Abrazo

  • Llamarse Nicanor "Parra" y escribir tan bellamente
    "Coplas del Vino" es toda una promesa de buena poesía.-
    ¡Salú..!! Don Nicanor…

    • jajaja, así es. Cómo no escribir de vinos con ese apellido.

      ¡Salú, Jorge!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *