¿Hay una forma correcta de beber el whisky?

Una de las dudas de muchos consumidores de whisky es cómo beberlo. Más allá de los gustos personales, podemos repasar varias opciones y ver qué aporta cada una.

Puro, con agua, con hielo, con soda… cualquier forma es válida a la hora de beberlo.  Parece una obviedad, cada uno lo toma como más le gusta, pero también podemos abrir las botellas con un martillo y eso no quiere decir que esté bien.  Sin embargo, los expertos del mundo sobre esta espirituosa coinciden en que no hay una única forma de beberla. De hecho, en Escocia (que de whiskys algo saben) lo beben de mil maneras y nadie se escandaliza.  Como pasa con toda bebida, hay formas que permiten disfrutar más sus virtudes que otras.  

Puro

Muchos beben su whisky puro, un poco por debajo de la temperatura ambiente o “como venga”.  Hay que tener en cuenta que cuanto más caliente más se siente el alcohol y la potencia del whisky.

Por más que vayas a beberlo con agua o hielo te recomiendo que cuando compres una botella o antes de sumar cualquier agregado disfrutes los aromas de un whisky neat.  Meter la nariz como con un vino puede ser molesto, hay que encontrar el punto de comodidad.  Asimismo un pequeño sorbo te permitirá tener una primera impresión de su carácter.  Después, como más te guste.

Con agua

Los expertos recomiendan que una vez que hicimos lo que precede en líneas anteriores agreguemos un poquito de agua a nuestra espirituosa.  El agua no debe ser de la canilla sino lo más inerte posible, en especial unas llamadas oligominerales que no le aportarán ningún sabor al whisky.  Al agregarla los aromas y sabores se “abren” como cuando usamos un decantador para el vino.  De esta manera haremos aparecer aromas nuevos, sutilezas que antes se veían tapadas.

Cuánta agua agregar es todo un debate.  ¿A cuánto equivale un “chorrito”? algunos hablan de la mitad de la medida servida, otros de un pequeño toque (incluso de gotas) que se puede ir rectificando hasta encontrar “el punto”.

Por otra parte, el agua hace bajar el grado alcohólico y la temperatura, si la tenemos refrigerada, lo que hace más bebible al whisky.

whisky con hielo

Con hielo

Este es el gran debate a la hora de beber el “agua de vida”.  Aparentemente la práctica comenzó de la mano de la destilación misma.  Algunos escoceses, para bajarle la temperatura a su bebida introducían pequeñas piedras enfriadas en el río en sus vasos.  De allí la expresión “on the rocks”, en las rocas.

El debate con el hielo es que al enfriar demasiado nuestra bebida anula muchas de sus cualidades y de nuestra capacidad de percibirlas.  Sobre todo cuando se usan esos bloques grandes de hielo.  Por supuesto, queda muy fácil de beber, pero debemos evaluar si vale la pena.

Mezclado

El whisky puede ser una gran opción para la mixología y de hecho es el ingrediente principal de algunos cócteles clásicos: Old fashioned, Manhattan, Rob Roy o Mint Julep. Junto a infusiones calientes puede llevarnos al clásico y sabroso Café Irlandés o al Hot Toddy. Y si andas un poco apurado, simplemente mezclarlo con bebida cola, como hacía Lemmy Kilmister, cantante de Motörhead. Excede el espacio de esta nota, pero prometo ir compartiendo estas recetas con ustedes.

Vasos, copas

En las catas profesionales se emplean unas pequeñas copas en forma de tulipa, con la punta bien cerrada que permiten captar hasta el más mínimo aroma.  La más reconocida es la Glencairn (que ilustra esta nota), pero hay otros modelos similares.

Las copas para vino también sirven y atrapan bien los aromas, aunque su tamaño las vuelve algo incómodas (salvo que nos sirvamos bastante, ejem).

Sin embargo, si no vamos realizar una cata profesional, un buen vaso bajo y ancho es el favorito para beber en casa o el bar.  Conocido como old fashioned o rock glass, es el que mejor nos queda entre las manos.  Porque beber whisky es también una cuestión de actitud, sino pregúntenle a los rock stars.

keith richards whisky jack daniels

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *