La nieve y los viñedos

En nuestro reciente viaje a Mendoza tuvimos la suerte de que nevara en la ciudad.  En nuestra imaginación bonaerense Mendoza es sinónimo de nieve, sin embargo es bastante raro que pase en la ciudad.  Así que nos sumamos a la algarabía de los mendocinos que jugaban arrojándose bolas de nieve y hacían monigotes sobre los techos de los autos.  Son recuerdos bien vívidos de un paseo que pronto empezaré a contarles.
Mientras escribía la primera de las notas volvimos a vivir una nueva oleada de “frío polar” y me llegó un mail del que quiero compartir información.  Pertenecía a Casa Palmero – Custom Winery, un proyecto que apunta a la producción de tu propio vino en Valle de Uco.  No he probado nada de ellos, pero parece que están haciendo algo copado según me contaron.
En ese mail su enóloga Mariela Ardito explica los beneficios de las nevadas en los viñedos y me pareció muy instructivo poder compartirlo con ustedes:

Todavía queda algo de nieve entre los viñedos de Finca Decero

«La nieve es muy importante porque el frío hace que su receso en invierno sea total. La savia deja de fluir por completo y todas las plantas comienzan a hacer su reposo invernal. Esto permite que, al despertar, la floración sea totalmente pareja, lo que hará que los racimos sean uniformes ya que madurarán al mismo tiempo. Esto resultará en que obtengamos vinos elegantes y homogéneos. Otro factor es que en vendimia vamos a poder exigir a todos los granos la misma extracción en aromas, color y cuerpo y así poder evitar las famosas aristas vegetales o «verdes» y los taninos agresivos.
La nieve y el frío nos aseguran una próxima temporada de crecimiento productivo, lo que también es beneficioso para la capacidad del suelo para retener agua. Una gran acumulación permite la fusión lenta y constante, lo que permite que el agua penetre el suelo. La acumulación de agua es fundamental, ya que actúa como una reserva cuando las plantas brotan y comienzan a desarrollarse.
Por otra parte, el deshielo de las montañas es muy importante. Si bien no lo vemos reflejado a corto plazo, en 4 o 5 años nos veremos favorecidos porque estas nevadas hacen que las napas de agua subterráneas crezcan para así tener reservas para los años en los en que nieva poco. 
Al mismo tiempo, el frío ayuda a eliminar algunos insectos, como los ácaros, que a menudo se instalan en la corteza de la vid y pueden dañar a la planta cuando las temperaturas suben en primavera y verano».

Mientras tanto yo sigo escribiendo la primera de las notas de mi visita a Mendoza.  Estén atentos, abríguense y gracias por estar del otro lado.
Huevo para vinificar en Valle de Uco.  Adivinen a quién pertenece…

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

5 Comments

  • Creo que en Zuccardi estan en testes con eso, no?

    • Felipe, puede ser que Zuccardi tengo de estos novedosos huevos. Pero éste no es de ellos.

      Pista: es de unos hermanos bastante "locos", los únicos capaces de dejar fermentando un vino en medio de la nieve.

      Sigan arriesgando, ya tiré bastantes pistas

  • Very interesting your article about Spanish wine. Keep up this wine blog.

    Regards,
    Spanish wine

    • Thanks,
      the Vinarquia's focus is the argentinian wines, but this kind of posts could be applied to the enology in general.
      Thanks for your comment.
      Kind regards

  • Como nadie arriesgo a quien pertenece el huevo, voy a tener que develar el misterio (?): es del proyecto de los Michellini Bros, unos locos lindos que le están cambiando la cara a los vinos argentinos.

    Sigan participando 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *