¿Cómo llegan nuestros vinos a EE.UU.?

Los varietales argentinos y chilenos siguen atrayendo el mercado de consumo de vino en los E.E.U.U. La logística para que lleguen a la perfección a sus góndolas no es tan simple como parece.

¿Alguna vez se ha preguntado cómo llega una botella desde los viñedos de Argentina o Chile hasta las mesas de los EE.UU.? Implica mucho más que ir a su tienda local. De hecho, se necesita experiencia en la logística especializada y la planificación para que llegue en su deliciosa condición.

Los Malbecs argentinos se hicieron populares en los E.E.U.U. hace más de una década y ahora son más conocidos que muchos vinos nacionales estadounidenses. En cambio, Chile se conoce por los Sauvignon Blanc, Merlot, Pinot Noir así como por el que se ha convertido en el varietal de firma de Chile: Carménère. Los varietales chilenos siguen siendo un favorito en los E.E.U.U. debido a sus perfiles de sabor accesibles y complejos.

Dachser logística

En 2019, Argentina contaba con exportaciones de vino valoradas en más de $797.6 millones de dólares, representando al 2,2% del mercado vinícola mundial. Malbec es la variedad más exportada, con 79,3 millones de litros y $327 millones de dólares a 124 países. De hecho, las exportaciones totales de vino a los E.E.U.U. sumaron $284 millones de dólares. Además, Chile también es país exportador líder con la mayor producción en América del Sur. Exportó $1.9 mil millones de dólares, lo que representa un 5,3% del total mundial y particularmente las exportaciones totales de Chile a los E.E.U.U. representaron $249 millones de dólares en 2019.  

Los verdaderos amantes del vino esperan que sus importaciones de vino argentino Malbec y chileno lleguen sin problemas de control de temperatura u otras contingencias durante el transporte que puedan afectar la acidez, niveles de dulzura o la duración del acabado. Por tanto, es esencial colaborar con un socio logístico que entienda los matices de almacenar y transportar vino correctamente para asegurar su integridad durante el proceso de transportación

Vincent Touya, Managing Director de Dachser USA

Los proveedores de logística comprobados, como Dachser, se encargan de cada detalle para asegurar que estos vinos populares latinoamericanos lleguen a sus destinos finales norteamericanos en las mejores condiciones:

  1. Temperatura del contenedor: una variedad de condiciones, como el clima del país de origen y la ruta de transportación, determina si el transporte del vino requerirá equipos con temperatura controlada. Por ejemplo, si un envío está destinado a una ubicación de clima cálido o tropical, el transporte requerirá un contenedor refrigerado ya que las altas temperaturas perjudican la calidad del vino. Las principales compañías de logística con experiencia considerable en el transporte de vino, como Dachser, ofrecen varias soluciones para el transporte seguro del vino:
    • Contenedores secos: utilizados para el vino embotellado. Pueden revestirse con mantas térmicas o material aislante cubriendo el interior del contenedor para controlar la temperatura.
    • Contenedores refrigerados: utilizados para vinos de calidad superior que requieren una temperatura específica o sufrirán varios cambios de temperatura a lo largo de su transporte. Los contenedores refrigerados previenen los cambios bruscos de temperatura que podrían perjudicar la calidad del vino, manteniendo una temperatura constante de entre 10° y 20°C, lo que  permite que el vino retenga todos sus sabores y aromas.
    • Flexitanques: una bolsa o tanque de gran tamaño hecho con material flexible ubicado dentro de un contenedor de 20 pies puede transportar el vino a granel. La capacidad de carga de estos contenedores es de hasta 24 mil litros de vino.
  2. Almacenamiento: el almacenamiento del producto depende de factores climáticos, desde el origen hasta el destino. Cuando el producto se exporta a granel, llega a los centros de distribución para ser embotellado y después distribuido a minoristas y compradores finales. Por otro lado, el vino embotellado llega a los almacenes.
  3. Cantidad de vino por envío: dado que el vino se puede exportar a granel o embotellado, la cantidad y el peso de cada envío varía, lo que afecta el proceso de planificación. Por ejemplo, cuando se transporta en camión el proveedor logístico es consciente de las restricciones de peso. El vino embotellado se suele transportar en contenedores de 40 pies y una capacidad de 22 pallets por contenedor lo que, a su vez, contiene 84 cajas por pallet. Cada caja contiene 12 botellas de 750ml. Tales detalles importantes deben ser atendidos por proveedores logísticos expertos con procesos eficientes como Dachser, una organización líder de logística global con cuantiosa experiencia en el transporte de vino.

Para llegar desde el viñedo hasta la estantería, estos amplios detalles deben ser abordados por proveedores logísticos expertos con procesos eficientes como Dachser, una organización líder en logística global con una experiencia considerable en el transporte de vino.

Como consumidores, tenemos la impresión de que el vino llega y ya. Nos imaginamos camiones y contenedores al rayo del sol y a merced de las más variadas condiciones climáticas algo que no aceptaríamos, por ejemplo, con los lácteos. Sin embargo, la logística del vino, que es un alimento al fin y al cabo, también requiere de cuidados específicos y soluciones acordes a cada segmento del mercado.

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *