Presentaron Casa Boher Rosé 2020

Tras varias vendimias de prueba, Rosell Boher sacó su primer rosado que se integra a la línea Casa Boher. A continuación te cuento todos los detalles.

Con la presencia de Matías Torres García, presidente de Cavas Rossell Boher, Alejandro Martínez Rosell y Nicolás Calderon, enólogos de la bodega, se presentó vía Zoom el nuevo integrante.  Un integrante nuevo por partida doble, porque nunca habían comercializado un rosado y aunque parezcan decisiones rápidas, el concepto tardó varios años en consolidarse.  Según Pepe Martínez Rosell realizaron muchas microvinificaciones a lo largo de los años, sacando perfiles distintos de rosados hasta encontrar lo que les gustaba (algunas de esas microvinifcaciones que no salieron a la venta pude probarlas y eran exquisitos ensayos).

El experimentado enólogo dijo que “el rosado no tiene un ADN, no responde a un perfil, ni a un varietal, ni a un estilo único” y, fiel a su estilo siempre picante, agregó que esto les permitió “hacer nuestro propio rosado, experimentar y que tenga personalidad.  Que no sirva solo para calentar el pico”.

Sinceramente, tiene razón.  No estamos ante otro rosado piletero, sino que buscaron darle complejidad, personalidad y un estilo que permite acompañar cualquier comida.

Hemos llegado a este producto tras varios años de pruebas, y estamos convencidos que sin dudas se trata de un Rosé a la altura de los Casa Boher.

Alejandro Martínez Rosell, enólogo

Nicolás Calderon explicó que el vino fue realizado con tres variedades de uva, blendeadas a partes iguales.  Un Merlot y Pinot Noir de Los Árboles cosechados tempranamente y elaborados casi como un blanco; y la sangría de un Malbec de Agrelo, cosechado maduro y agregado para que cofermente con los anteriores.  La expertise ganada en la elaboración de espumosos les ha servido de mucho para manejar las cepas de una manera cuidadosa.

Por su parte, Matías Torres García aseguró que este nuevo integrante fue todo un desafío logístico además de enológico: botella transparente, nueva etiqueta, tapa a rosca y correrse de la monovarietalidad en la línea Casa Boher.

Casa Boher Rosé

 El Casa Boher Rosé 2020 tiene unos aromas sutilmente florales y, sobre todo, de frutas rojas como la cereza.  En boca tiene buen peso, es redondo, y a la vez una correcta acidez que le da equilibrio.  Al beberlo resulta sabroso, se percibe bien la fruta y tiene un buen final para su gama.

“Entendemos que se trata de un rosado de buen cuerpo y características muy particulares que lo hacen ideal para acompañar una comida completa”, dijo Nicolás Calderón, algo con lo que no puedo dejar de coincidir.  Su estructura permite acompañar platos más contundentes que los que llamamos con cariño pileteros.  Y, en ese sentido, ofrece una buena alternativa en el mercado.

Son solo 8500 botellas a un valor de $720 que se consiguen en vinotecas o en la web de Rosell Boher.

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *