Vinos en lata: una tendencia que se consolida

Después de algunos debates iniciales, los vinos en lata ya no son algo raro en las góndolas locales. El formato abrió una nueva categoría y se consolida como una tendencia global.

Seamos sinceros, el tamaño de los envases es un problema que al vino le costó (cuesta) mucho resolver.  La botella de 750 cc es demasiado para uno solo y bastante para dos, incluso a veces sobra, dependiendo del estilo de vino.  Las medidas más pequeñas no se consiguen tan fácilmente o no convienen por el precio, y cuando querés tomarte solo una copa o dos la elección se complica.  La tentadora cerveza o la mixología casera terminan siendo una opción rápida y no te duele dejar media botella de buen vino en la heladera.

Se ha intentado con el vino por copa o el bag in box, pero pese al crecimiento de este último nunca se terminaron de incorporar masivamente a  los canales de distribución.  ¿Será porque apuntaron al mismo público que quiere tomar por botella? ¿Será porque recuerdan al tetra? ¿falta de publicidad?

El envase que parece salir airoso en el conservador mercado del vino es la lata.  Este actor (¿o actriz?) impensado hace unos años, supo ganarse en poco tiempo un lugar para cierto tipo de consumo y consumidores y no es un disparate pensar que será protagonista de las próximas temporadas veraniegas.

Vino en lata Santa Julia Chenin Dulce Natural
Acompañamos nuestro Santa Julia Chenin Dulce Natural con una tremenda picada de Ragni

Hace unas semanas tuve la oportunidad de dialogar con Andrés Agnello de Ball Corporation, una compañía global con 138 años de trayectoria y actualmente el mayor fabricante de latas de aluminio del mundo.  Desde  2016 están en nuestro país y son los responsables de la mayoría del vino enlatado que vemos en las góndolas.

Además de la ventaja del formato, fue interesante escuchar que el desembarco de este envase superó las expectativas de Ball Corporation al punto de ver su capacidad sobrepasada.  Lo que demuestra una recepción favorable por parte de los consumidores, para quienes ya no es raro encontrar latitas de vino en el super.  ¡Incluso las venden frías!

En la misma charla estuvo Eliana Maldonado, enóloga de Santa Julia, una de las bodegas pioneras  en esta categoría.  La primera pregunta apuntó a la calidad y, sin dudar, la enóloga aseguró que la calidad del vino en lata y en botella es exactamente la misma.  De hecho, el Santa Julia Chenin Dulce Natural es el mismo para la botella que para la lata.

El primer vino que pensamos para lanzar en lata fue el Santa Julia Chenin Dulce Natural

Eliana Maldonado, enóloga de Santa Julia

Parece sencillo eso de cambiar el envase y vender la bebida en otro formato, sin embargo requiere un riguroso análisis de las propiedades físico-químicas del líquido e interacciones con el envase que el INV también se ocupó de monitorear. En este contexto, Ball Corporation tiene experiencia en el envasado de vino de calidad, a través de su laboratorio especializado en donde se realizan dichas investigaciones del vino, liderado por el PHD en Enología, Brent Trella, en la casa matriz de la empresa en Denver.   Además el proceso de enlatado del vino es más delicado que con otras bebidas, por ejemplo, hay que tener cuidado con el contacto con el oxígeno.

Vinos en lata Santa Julia Chenin Dulce Natural
¿Será la tendencia piletera 2020/2021?

La bodega apunta a un cambio en la experiencia de beber, pero no puede resignar calidad.  Lo piensan como una opción más para que el consumidor pueda aprovechar otras y nuevas ocasiones, como eventos en estadios, eventos deportivos, lugares donde el vidrio no es oportuno: playas, piscinas, parques, festivales/actividades al aire libre, como caminatas o camping.  Es una opción más, como el vino para degustar en esos momentos, quizá menos “vínicos”.

Los blancos dulces y los gasificados ya coparon el segmento y todavía falta que algunos actores de peso en la industria sumen sus etiquetas.  Los tintos vienen más remolones, pero ya se asoman algunos nombres.  La facilidad para enfriarse, la medida acorde al consumo individual, la desacralización del vino, su portabilidad, sustentabilidad y hermeticidad la vuelven un envase con características convenientes para ampliar las situaciones de consumo y la base de consumidores.   No debemos pensarla como un envase para vinos de guarda ni situaciones elegantes en un restaurante, pero es una buena opción para todas aquellas ocasiones donde descorchar un vino “no da”.


Algunos blogs amigos escribieron también sobre el vino en lata:

Sr. Vinito: El vino en lata

El ángel del vino: Yes, we CAN. 15 vino en lata

Nicolás Orsini – Vino en lata, que no sea el nuevo BiB

Ariel Rodriguez

http://www.vinarquia.com.ar

Profesor de Literatura y entusiasta del vino, su cultura y la gastronomía. Llevo adelante este blog desde 2011 y colaboro con diversos medios online. Autodidacta, soñador.

Relacionado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *